Cur­va del de­seo,

Te re­ve­la­mos el se­cre­to de las me­le­nas con on­das más vo­lu­mi­no­sas y bien de­fi­ni­das.

VOGUE Latinoamerica - - Contentido - Fo­tó­gra­fo: PHI­LIP­PE SA­LO­MON Es­ti­lis­mo: AN­NA KATSANIS

Grue­sas y de­fi­ni­das co­mo la que a me­nu­do lle­va­ba Ma­don­na en los 90’s; des­pei­na­das co­mo Penélope Cruz en el fil­me Ni­ne o mar­ca­das y suel­tas co­mo Sop­hia Lo­ren en Ma­tri­mo­nio a la

ita­lia­na, las on­das se lle­van en to­das sus ver­sio­nes des­pués de va­rios años de ca­be­llos plan­cha­dos, ¿por qué? Es­ta nue­va on­da se ins­pi­ra en el es­ti­lo de Holly­wood de los años de oro, gla­mour y fe­mi­ni­dad. Sin im­por­tar la fuen­te de la ins­pi­ra­ción, las on­das son una reali­dad aquí y aho­ra, en­can­tán­do­nos por­que, ade­más de rein­ven­tar nues­tra ima­gen (se­duc­to­ra y so­fis­ti­ca­da) se­gún sea más abier­ta o me­nos, más sua­ve o más mar­ca­da, tie­nen una mul­ti­tud de be­ne­fi­cios pa­ra nues­tro ca­be­llo. Le apor­ta vo­lu­men y mu­cho mo­vi­mien­to, pe­ro siem­pre con una idea de con­trol. Tam- bién juega con el co­lor crean­do un mun­do de lu­ces y som­bras que pro­por­cio­nan mu­cho bri­llo y di­fu­mi­nan re­fle­jos y me­chas.

Por re­gla general, tien­den a sua­vi­zar las fac­cio­nes, dan­do un to- que más fres­co, al con­tra­rio que los li­sos, que re­sal­tan más los án­gu- los del ros­tro. ¿Al­gu­na con­tra­in­di­ca­ción? Las ca­ras muy re­don­das no de­ben de lle­var on­das en el ca­be­llo cor­to por­que acen­túan su re­don­dez. El cor­te ad­quie­re mu­cho pro­ta­go­nis­mo, ya que las ca­pas lar­gas fa­vo­re­cen más y le dan es­truc­tu­ra a la me­le­na. Lo prin­ci­pal es te­ner en cuen­ta la geo­me­tría del ros­tro y po­ner én­fa­sis en los vo- lú­me­nes a la ho­ra de cor­tar. Y... Cui­da­do con los fle­cos ex­tre­ma­da- men­te cor­tos, que no sue­len ser fa­vo­re­ce­do­res con las on­das.

Pa­ra el ma­le­tín de he­rra­mien­tas, el mer­ca­do ofre­ce una ga­ma de pro­duc­tos e ins­tru­men­tos pa­ra tra­ba­jar las ca­be­lle­ras on­du­la- das. La ba­se es un spray de vo­lu­men y a con­ti­nua­ción te­na­zas o plan­chas. Pa­ra re­crear es­tos looks es ne­ce­sa­rio una plan­cha o ru­los ca­lien­tes gran­des pa­ra ma­xi­mi­zar el ta­ma­ño de la on­da. Se em­pie- za por la raíz y se tra­ba­ja ha­cia la pun­ta. Ojo. ¡No ce­pi­llar, que se des­ha­cen! Que­da­rán unas on­das per­fec­tas que con el tac­to de los de­dos se ali­ge­ran pa­ra ob­te­ner un es­ti­lo de los años 90.

En re­su­men, el tí­pi­co mo­vi­mien­to on­du­la­do se re­pro­du­ce y nos de­vuel­ve al pun­to de par­ti­da. ¡Pro­ce­da­mos con pre­cau­ción! ¡Las cur­vas vie­nen pa­ra mu­cho ra­to!

So­lo pa­ra me­le­nas cos­mo­po­li­tas que ne­ce­si­tan los me­jo­res es­pa­cios y pro­duc­tos. Des­de arri­ba: En Mé­xi­co, Lax­co­work (www.lax­co­work.com); en París, Bal­main Hair Sa­lon (www.bal­main­hair­sa­lon.pa­ris); en Ar­gen­ti­na, Sa­lón Ce­ri­ni (www.ce­ri­ni.net). Sue­ro ca­pi­lar, Nu­tri­ti­ve Oleo-re­lax, de Ké­ras­ta­se; Sty­ling Pas­te, de R+CO; Da­ma­ge Re­medy Split End Re­pair, de Ave­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.