Por­ce­la­na oní­ri­ca,

Des­cu­bre la tra­di­ción de la ca­sa Her­mès que se tra­du­ce en es­ta oca­sión en va­ji­llas de lu­jo.

VOGUE Latinoamerica - - Contentido - LO­RE­NA VERGANI

Un pa­seo en el jar­dín es la historia de un en­glish gar­den, don­de flo­re­cen for­mas y flo­res. Un te­rri­to­rio en el que los co­lo­res se amal­ga­man y la fir­ma Her­mès los plas­ma en sus va­ji­llas. A lo lar­go de los ma­to­rra­les y ca­mi­ni­tos, el ar­tis­ta ca­na­dien­se Ni­gel Peak ha de­ja­do des­li­zar su lá­piz. Una lí­nea a mano al­za­da que des­apa­re­ce ba­jo el es­mal­te de la va­ji­lla. So­bre la pa­le­ta de co­lo- res, cua­tro tin­tes su­ti­les, ca­si pri­ma­rios: el na­ran­ja vi­vo, el ver­de fo­lla­je, la go­ta de oro y el azul de Pru­sia. “El jar­dín es ese lu­gar en el que cre­cen for­mas y co­lo­res. Un lu­gar crea­do pa­ra la ima- gi­na­ción. Be­llo, en su des­or­den es­tu­dia­do”, ex­pli­ca el cóm­pli­ce de la mai­son Her­mès, que es igual­men­te ar­tí­fi­ce de va­rios de los fa­mo­sos ca­rrés, ca­tá­lo­gos e ins­ta­la­cio­nes pa­ra es­ta.

En A Walk in the Gar­den, los di­bu­jos se cru­zan por me- dio de jue­gos ar­qui­tec­tó­ni­cos que dan lu­gar a com­po­si­cio­nes

des­en­la­za­das. Ra­mi­tas, ho­jas y gra­mí­neas ger­mi­nan a tra­vés de las cua­drí­cu­las, los ta­ble­ros de da­mas y las vi­gas. Una or- ga­ni­za­ción es­tu­dia­da, de­trás de un ai­re es­pon­tá­neo, es lo que de­fi­ne exac­ta­men­te a un jar­dín in­glés. El equi­li­brio na­tu­ral ope­ra so­bre vein­te pie­zas y otros tan­tos es­tam­pa­dos, real­za­do ca­da vez por un hi­lo de luz, en­tre li­ber­tad or­gá­ni­ca y es­truc­tu- ra grá­fi­ca. Un úni­co ob­je­to de por­ce­la­na pro­vo­ca una mi­ra­da con­cen­tra­da que, al ins­tan­te si­guien­te, se eva­de ha­cia nue­vas en­so­ña­cio­nes. El ser­vi­cio en­te­ro, por lo tan­to, crea en un mis- mo mo­vi­mien­to un jar­dín so­bre la me­sa.

Un jar­dín d’ai­lleurs des­ta­ca en­tre los on­ce ser­vi­cios de me­sa crea­dos por la ca­sa Her­mès por ser una co­lec­ción “li­ge­ra”, fá­cil, y que nos in­vi­ta, in­me­dia­ta­men­te, a un via­je oní­ri­co en nues­tra pro­pia ca­sa. El co­men­sal se ve rá­pi­da­men­te trans­por­ta­do ha­cia unas va­ca­cio­nes cam­pes­tres, en las que la pro­ta­go­nis­ta in­dis­cu- ti­ble es la na­tu­ra­le­za.

De­ta­lles del ja­rrón y de la ban­de­ja en mim­bre, crea­dos es­pe­cial­men­te pa­ra es­ta co­lec­ción. La va­ji­lla des­ta­ca por su ca­rác­ter desen­vuel­to a la vez que di­ver­ti­do, y se com­po­ne de pla­tos de ce­na de va­rios ta­ma­ños y un ser­vi­cio de té y ca­fé. La mai­son Her­mès, una vez más, sor­pren­de sin nun­ca de­frau­dar: una por­ce­la­na “ri­ca en emo­cio­nes” que ha­bla por sí mis­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.