Hi­jos de la LUZ

El bri­llo iri­dis­cen­te y fo­go­so de los ÓPA­LOS es­con­de se­cre­tos que van mu­cho más allá de la be­lle­za que des­pren­den a sim­ple vis­ta y el va­lor que po­seen en el mun­do de la jo­ye­ría. Ca­ta­li­za­do­res del co­no­ci­mien­to in­te­rior, sus po­de­res má­gi­cos los han con­ver­ti

VOGUE Latinoamerica - - Punto de Vista - Fo­tó­gra­fos COP­PI BAR­BIE­RI

Co­no­ci­da co­mo la pie­dra del ar­coí­ris, el ópa­lo es una vo­rá­gi­ne de re­fle­jos, ma­ti­ces y bri­llos en­ce­rra­dos en un mi­ne­ral cu­yo efec­to hip­no­ti­za­dor es fa­mo­so des­de el prin­ci­pio de los tiem­pos de los hom­bres. Su nom­bre de­ri­va del ter­mino sáns­cri­to: upa­la, que sig­ni­fi­ca “pie­dra pre­cio­sa”, así co­mo del grie­go: opa­llios, que se tra­du­ce co­mo “cam­bio de co­lor”. Tal ha si­do el im­pac­to del ópa­lo a tra­vés de la historia y las cul­tu­ras, que no es ex­tra­ño que se ha­ya eri­gi­do co­mo pro­ta­go­nis­ta de mul­ti­tud de le­yen­das, siem­pre ro­dea­do de un ha­lo de su­pers­ti­ción al que se le atri­bu­yen cien­tos de pro­pie­da­des má­gi­cas, fe­nó­me­nos mís­ti­cos y orí­ge­nes di­vi­nos. Una de las le­yen­das más fa­mo­sas que na­rra el na­ci­mien­to del ópa­lo pro­vie­ne de la In­dia. Tres de los dio­ses más im­por­tan­tes de la mi­to­lo­gía hin­duis­ta: Brah­ma, Shi­va y Vis­nú, se con­su­mían dis­pu­tán­do­se el amor de una her­mo­sa don­ce­lla a la que el Eterno, har­to de sus dispu­tas, de­ci­dió trans­for­mar en una nu­be. Pa­ra di­fe­ren­ciar­la de las otras nubes ca­da uno de los tres dio­ses la ti­ñó de un co­lor. Ya co­lo­rea­da se di­sol­vió en una lluvia que ca­yó so­bre la tie­rra, ti­ñén­do­la y crean­do así la pie­dra de los mil co­lo­res. Su origen ce­les­tial es com­par­ti­do por los abo­rí­ge­nes aus­tra­lia­nos que cuen­tan que el Crea­dor lle­gó a la Tie­rra en un ar­coí­ris con el fin de traer un men­sa­je de paz a to­dos los se­res hu­ma­nos. En el mis­mo lu­gar don­de su pie to­có el sue­lo por pri­me­ra vez, las pie­dras re­vi­vie­ron y co­men­za­ron a des­pe­dir des­te­llos mul­ti­co­lo­res crean­do los ópa­los. Fuen­te de pu­re­za, se di­ce que limpia el al­ma y la ha­ce bri­llar. Tie­ne fa­ma de am­pli­fi­car las cua­li­da­des de quien la por­ta, obli­gan­do a su due­ño a po­ten­ciar lo me­jor de sí mis­mo, li­brar­se de sus de­fec­tos y de­jar­se ilu­mi­nar por los de­seos de su sub­cons­cien­te. Su lu­ci­mien­to re­quie­re una res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral, pues­to que to­do lo que se pro­yec­te con ella le se­rá de­vuel­to a quien la luz­ca. Tie­ne efec­to boo­me­rang. Qui­zás es­te fue el mo­ti­vo que lle­vó al se­na­dor ro­mano No­nius a ne­gar­se ro­tun­da­men­te en reite­ra­das oca­sio­nes a des­pren­der­se de su afa­ma­do ópa­lo, a pe­sar de las ge­ne­ro­sas ofer­tas que le hi­zo el em­pe­ra­dor Mar­co An­to­nio, que que­dó pren­da­do al ver­lo en la co­lec­ción per­so­nal del se­na­dor y se ob­se­sio­nó con la idea de ob­se­quiár­se­lo a su que­ri­da Cleo­pa­tra. Fue tal la obs­ti­na­ción de Mar­co An­to­nio por con­se­guir el ópa­lo de No­nius, y tal el ape­go que es­te sen­tía por su pie­dra, que el se­na­dor ro­mano pre­fi­rió par­tir rum­bo al exi­lio pa­ra po­der dis­fru­tar de su pre­cia­da po­se­sión en paz y evi­tar nue­vos en­fren­ta­mien­tos con el em­pe­ra­dor. Bien por or­gu­llo, bien por su em­bru­jo, lo cier­to es

que a con­se­cuen­cia del ópa­lo, Ro­ma per­dió a uno de sus me­jo­res po­lí­ti­cos. Na­po­león I ob­se­quió a Jo­se­fi­na un ópa­lo lla­ma­do El In­cen­dio de Tro­ya, de­bi­do a su pro­nun­cia­do jue­go de co­lo­res. Otros que han ad­qui­ri­do gran fa­ma por su ta­ma­ño o co­lo­ri­do son el Au­ro­ra Aus­tra­lis, el más va­lio­so de los ópa­los ne­gros; La Rei­na del fue­go, ad­qui­ri­da por Roc­ke­fe­ller en 1940; o el Rei­na de la lla­ma, que Ch­ris­tie’s Nue­va York subas­tó en 2003, ven­dién­do­lo por un pre­cio no re­ve­la­do pe­ro es­ti­ma­do en unos 250.000 dó­la­res. El va­lor del ópa­lo va­ría en fun­ción de sus co­lo­res, for­mas y ta­ma­ños. Exis­ten múl­ti­ples va­rie­da­des: el ópa­lo de fue­go, con bri­llos anaran­ja­dos; el ópa­lo precioso, el más co­mún y más uti­li­za­do en jo­ye­ría por sus bri­llos iri­sa­dos; el ópa­lo le­ño­so: con ve­tas de co­lo­res oscuros y cuer­po ma­rrón; el lla­ma­do pra­só­pa­lo: de co­lor ver­de… Hay tan­tos co­mo com­bi­na­cio­nes de co­lo­res sea­mos ca­pa­ces de ima­gi­nar. Con una du­re­za de 6 en la es­ca­la de Mohs, es una pie­dra de­li­ca­da pe­ro de una gran fuer­za in­te­rior.

Aus­tra­lia es el país dón­de en­con­tra­mos con­cen­tra­do el 98% del mer­ca­do mun­dial de ópa­lo. El pue­blo de Coo­ber Pedy, en el de­sier­to de Aus­tra­lia Me­ri­dio­nal, de­pen­de ca­si ex­clu­si­va­men­te del mer­ca­do de los ópa­los. El otro 2% se en­cuen­tra re­par­ti­do por al­gu­nas zo­nas de Amé­ri­ca, co­mo en Mé­xi­co, don­de se pro­du­ce la va­rie­dad del ópa­lo de fue­go, o en Honduras, don­de se en­cuen­tran dos va­rie­da­des, blan­co y ne­gro. En 1829, los ru­mo­res ori­gi­na­dos por el cuen­to Ana de

Geirs­tein, del es­cri­tor es­co­cés Wal­ter Scott, de­sig­na­ban al ópa­lo co­mo por­ta­dor de ma­la suer­te, lo que nu­bló su po­pu­la­ri­dad ha­cien­do que sus ven­tas ca­ye­ran en pi­ca­do. Pe­ro en­ton­ces la Rei­na Vic­to­ria de In­gla­te­rra, fan in­con­di­cio­nal de es­ta ge­ma, de­ci­dió im­pul­sar la ex­trac­ción de ópa­los, su pro­duc­ción en jo­ye­ría y su co­mer­cia­li­za­ción, dan­do ejem­plo al lu­cir gran­des y be­llos ópa­los en­gar­za­dos en opu­len­tas jo­yas, es­pe­cial­men­te en en­cuen­tros di­plo­má­ti­cos pa­ra in­cen­ti­var la cu­rio­si­dad so­bre es­ta pie­dra a ni­vel eu­ro­peo. En po­co tiem­po el ópa­lo se con­vir­tió en ob­je­to de de­seo. Has­ta el día de hoy, las in­te­gran­tes de la fa­mi­lia real bri­tá­ni­ca lle­van ópa­los de es­tu­pen­da ca­li­dad que per­te­ne­cen a la co­lec­ción de jo­yas de la co­ro­na de la rei­na Vic­to­ria, con­so­li­dan­do con el tiem­po su con­di­ción de im­pres­cin­di­ble en el mun­do de la mo­da y, so­bre to­do, en el de las jo­yas. Sin du­da, la ma­la suer­te es­ta­ría en no po­seer uno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.