Josh Hom­me

El mú­si­co aca­ba de pu­bli­car un dis­co ex­tra­or­di­na­rio con su ban­da Queen of The Sto­ne Age, que con­tó con la pro­duc­ción del pres­ti­gio­so Mark Ron­son. El tra­ba­jo lle­va por tí­tu­lo “Vi­llains” y con­fir­ma al ar­tis­ta co­mo uno de los sa­ga­ces re­na­cen­tis­tas del rock a

VOS - - VOS | CINCO RAZONES - Ger­mán Arras­cae­ta ga­rras­cae­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

1 Hom­bre y cir­cuns­tan­cias

Josh Hom­me es uno de los gran­des re­na­cen­tis­tas del rock & roll del úl­ti­mo tiem­po. Y lo vuel­ve a con­fir­mar en Vi­llains, el nue­vo dis­co de Queens of The Sto­ne Age (Qot­sa), un pro­yec­to que su­peró el ni­cho sto­ner por­que, pre­ci­sa­men­te, su lí­der su­po elas­ti­zar el cor­sé de rock pe­sa­do y fu­món. ¿Có­mo fue que lo lo­gró? De­ján­do­se atra­ve­sar por vi­bra­cio­nes del en­torno, sa­can­do pro­ve­cho de sus pro­duc­cio­nes pa­ra ter­ce­ros y prio­ri­zan­do el pro­pio ins­tin­to por so­bre las ex­pec­ta­ti­vas del sen­ti­do co­mún. Es por eso que Vi­llains ac­tua­li­za su fas­ci­na­ción por el glam bru­mo­so que re­fie­re el trán­si­to del Bo­wie alie­ní­ge­na al de la tri­lo­gía ber­li­ne­sa. Es el mis­mo ta­miz que Hom­me usó con Iggy Pop en Post Pop De­pres­sion.

2 Sa­car pro­ve­cho

En la pre­via de la edi­ción de Vi­llains, el nom­bre de Mark Ron­son co­mo pro­duc­tor ge­ne­ró cier­ta des­con­fian­za en­tre la bri­ga­da squa­re que le exi­ge a Hom­me que Qot­sa sue­ne a re­gla­men­to. Y esa sen­sa­ción se acre­cen­tó cuan­do se oyó el pri­mer cor­te, The way you used to do, un rock pri­mi­ge­nio que agi­ta pal­mas y cul­ti­va cier­to groo­ve bai­la­ble. Esa de­man­da dog­má­ti­ca omi­tió que la ban­da siem­pre tu­vo rit­mo y, por so­bre to­do, hu­mor, por más que en las ver­sio­nes de­fi­ni­ti­vas de sus dis­cos no se im­pon­gan a cier­to cor­te mar­cial y me­cá­ni­co. Eso no cam­bia sus­tan­cial­men­te en Vi­llains: que el pro­pio Hom­me ti­re unos pa­sos en el vi­deo­clip de The way you used to do no lo ha­ce per­der ner­vio ni so­ni­do ex­pan­si­vo.

3 Re­fe­ren­cia a sí mis­mo

Mark Ron­son (el pro­duc­tor de­trás de Amy Wi­nehou­se y Bruno Mars, por ejem­plo) no des­pla­za a Hom­me de su eje. Ni le ha­ce ol­vi­dar al pe­li­rro­jo que na­ció “en el de­sier­to, el 17 de ma­yo del 73”, tal cual ex­pre­sa en la aper­tu­ra Feet don’t fail me. A fin y al ca­bo, Vi­llains es un dis­co de re­afir­ma­ción de una es­tre­lla de rock que se crea un uni­ver­so pro­pio y fan­tás­ti­co pa­ra en­mar­car a ca­da uno de sus dis­cos. Só­lo que aquí se ubi­ca a años luz del po­li­to­xi­có­mano de Feel Good Hit of the Sum­mer, aquel himno do­cu­men­ta­do en Ra­ted R (edi­ta­do en 1999) que blan­quea el va­de­mé­cum con el que Hom­me afron­ta el fre­ne­sí co­ti­diano. El de Vi­llains es otro via­je, que se per­mi­te agui­jo­neos de the­re­mín, in­clu­so.

4 Rock y sen­ti­do

“Es tan di­fí­cil de ex­pli­car/ tan fá­cil de sen­tir” es uno de los ver­sos que Hom­me usa en el si­nuo­so y ame­na­zan­te te­ma Vi­llains of Cir­cums­tan­ce. Es una fra­se que des­cri­be co­mo po­cas de qué va ese in­tan­gi­ble co­no­ci­do co­mo “rock & roll”. Es­ta con­tun­den­cia li­te­ra­ria ser­pen­tea por to­do el nue­vo dis­co de Queens of the Sto­ne Age, y se vuel­ve es­pe­cial­men­te ar­do­ro­sa en el me­dio tiem­po sin­te­ti­za­do Hi­dea­way, don­de se ex­pre­sa: “La inocen­cia es lo que per­dés/ co­mo lla­ves, sue­ños y vie­jos ta­tua­jes/ con un rá­pi­do gi­ro el amor se vuel­ve ci­ca­triz”. ¿Quie­ren otra de­fi­ni­ción de ese otro in­tan­gi­ble co­no­ci­do co­mo amor? Es­tá en el men­cio­na­do The way you used to do: “¿Es el amor la en­fer­me­dad men­tal o un afor­tu­na­do sue­ño fe­bril?”.

5 Un te­ma, nin­gu­na du­da

Por si aca­so es­te res­pal­do no lle­ga­ra a con­ven­cer al que cree que la alian­za en­tre Mark Ron­son y Josh Hom­me ha ro­bus­te­ci­do a Queens of the Sto­ne Age más que ablan­dar­lo, que­da co­mo úl­ti­mo re­cur­so in­vi­tar a una es­cu­cha pri­va­da de The evil has lan­ded. Va­le ani­mar es­ta fan­ta­sía: sen­tar al in­cré­du­lo fren­te a un equi­po de al­ta fi­de­li­dad y re­pro­du­cir a al­tí­si­mo vo­lu­men es­ta ac­tua­li­za­ción de Led Zep­pe­lin, mis­te­rio­sa y en­tre­cor­ta­da. Así, con el ob­je­ti­vo de ates­ti­guar có­mo en­tra en el re­cep­tor el neo­lo­gis­mo “ma­ca­ba­ret”. ¿Hay un con­cep­to más le­tal pa­ra apro­xi­mar­se al pan­de­mo­nio que nos cir­cun­da? Y es­ta in­ven­ción va­le más en un al­ma co­mo la de Hom­me, a la que le tan­gen­cial­men­te le to­có el es­pan­to de Le Ba­ta­clan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.