El ar­tis­ta inau­gu­ra una mues­tra en la Fe­ria.

Tu­te ha­bla de la mues­tra re­tros­pec­ti­va de más de 20 años de tra­ba­jo que abre en Cór­do­ba. La pre­sen­ta es­ta tar­de.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Da­niel San­tos dsan­tos@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Tu­te na­ció en­tre lá­pi­ces y co­lo­res. Con un her­mano ape­nas ma­yor, Cle­men­te, crea­do por su pa­dre (Ca­loi) un año an­tes de su na­ci­mien­to, y otros dos her­ma­nos de car­ne y hue­so pa­ra com­ple­tar una fa­mi­lia am­plia­da de per­so­nas y per­so­na­jes.

Ma­tías Loi­seau con­vi­vió con el di­bu­jo to­da su vi­da, has­ta que lo eli­gió co­mo pro­fe­sión y co­mo ar­te en el que su­po in­ven­tar­se, rein­ven­tar­se, di­fe­ren­ciar­se. Y desafiar­se.

Su pri­mer Cle­men­te lo di­bu­jó a los dos años y me­dio. “Era un círcu­lo con ra­yas y dos pun­ti­tos, pe­ro di­je que era Cle­men­te. El di­bu­jo y el de­seo de di­bu­jar es­tá des­de el prin­ci­pio”, ase­gu­ra a

VOS an­tes de su­bir­se a un avión con rum­bo a Cór­do­ba, don­de abri­rá una mues­tra re­tros­pec­ti­va por 20 años de la­bu­ro. La mues­tra es un la­be­rin­to que atra­vie­sa al­gu­nas de las múl­ti­ples fa­ce­tas de su obra. Sus cua­dros, sus pá­gi­nas, sus vi­ñe­tas, sus per­so­na­jes, su vi­da, sus cor­to­me­tra­jes, su mú­si­ca.

Es fá­cil per­der­se en ese la­be­rin­to mon­ta­do en un do­mo en el co­ra­zón de la pla­za San Mar­tín, que rea­li­za­ron Ma­ría Emi­lia Mar­cón (su pri­ma) y Pi­lar Ve­llón (su mu­jer), que abri­rá to­das las puer­tas que Tu­te ha atra­ve­sa­do en es­tas dé­ca­das, co­mo la poe­sía, el ci­ne, el pro­gra­ma de en­tre­vis­tas, las can­cio­nes.

Mien­tras Ca­loi prác­ti­ca­men­te sos­tu­vo a su Cle­men­te to­da su vi­da, Tu­te no pa­re­ce ha­ber elegido ese mis­mo ca­mino pa­ra que­dar­se con uno. “En ése sen­ti­do ten­go un es­pí­ri­tu dis­tin­to al de mi viejo, más in­quie­to, no sé. Sa­bía que el per­so­na­je de Ba­tu no lo iba a di­bu­jar por mucho tiem­po. En el dia­rio me pi­die­ron que les ase­gu­ra­ra dos años. Se los ase­gu­ré, hi­ce cin­co y un año de Tri­fo­nia y Bal­do­me­ro y qui­se vol­ver a la li­ber­tad del es­pa­cio sin per­so­na­je fi­jo”, ase­gu­ra.

En la mues­tra pue­de ver­se un po­co de esa li­ber­tad de la que ha­bla. Las pá­gi­nas pu­bli­ca­das en la re­vis­ta de La Nación son tan má­gi­cas co­mo ecléc­ti­cas. “Siem­pre fue un es­pa­cio lin­do y muy li­bre, al pun­to que fui di­se­ñán­do­lo a mi me­di­da y a mi gus­to, con­vir­tién­do­se en un es­pa­cio muy lú­di­co. Ahí he he­cho chis­tes de un gran cua­dro, en blan­co y ne­gro o co­lor, con dis­tin­tas téc­ni­cas, car­tón co­rru­ga­do... una vez lo di­vi­dí en más de 300 cua­dri­tos; he ilus­tra­do poe­mas míos, aje­nos; chis­tes, no–chis­tes. Has­ta me des­pe­dí de mi viejo des­de ese es­pa­cio. Ima­gi­na­te la li­ber­tad que sien­to allí”.

Ese po­qui­to de to­do se tra­du­ce en un re­co­rri­do pa­ra per­der­se en­tre bo­ce­tos ol­vi­da­dos o ca­jo­nea­dos, que al­gu­na vez pue­den vol­ver o no; en pie­zas crea­das por la ar­tis­ta y pri­ma Emi­lia; vi­deo­clips, cor­to­me­tra­jes, un ci­clo de en­tre­vis­tas, un dis­co de so­cie­da­des ar­tís­ti­cas que ve­rá la luz pri­me­ro en Cór­do­ba (Can­cio­nes di­bu­ja­das), una es­pe­cie de dia­rio ín­ti­mo en el que mues­tra los pro­ce­sos crea­ti­vos, la fa­mi­lia, los afec­tos y los sue­ños.

Ha­cia atrás

–¿Sos de mi­rar en re­tros­pec­ti­va tu obra?

–Es­tas mues­tras sir­ven pa­ra eso. Es lin­do ver la can­ti­dad de ma­te­rial pro­du­ci­do, la di­ver­si­dad. Es lla­ma­ti­va la ex­ten­sión de es­te la­be­rin­to, por­que de­fi­ni­ti­va­men­te no es cier­to que 20 años no es na­da. Que­da a las cla­ras que hay mucho ma­te­rial, de dis­tin­tas eta­pas.

–¿Te re­co­no­cés en to­do lo que hi­cis­te? ¿En tra­ba­jos que tie­nen 15 o 20 años?

–Me re­co­noz­co yo y re­co­noz­co a al yo que otras ve­ces fui. Mu­chas ve­ces le­yen­do co­sas de ha­ce 20 años en­cuen­tro al pi­be lleno de sue­ños que fui. Y tam­bién re­co­noz­co co­sas que aún con­ser­vo, que es­te adul­to que soy con­ser­va de aquel jo­ven in­quie­to. La mues­tra tie­ne que ver con eso, con la in­quie­tud. –¿Cos­tó en al­gún mo­men­to

ser el hi­jo de Ca­loi?

–Hu­bo una eta­pa en la que se me hi­zo di­fí­cil, des­de el pun­to de vis­ta de la in­fluen­cia es­ti­lís­ti­ca. Me lle­vó tiem­po, pe­ro fui en­con­tran­do mi pro­pio ca­mino, mi pro­pia iden­ti­dad. Uno en­cuen­tra un es­ti­lo per­so­nal en la me­di­da que en­cuen­tra su pro­pia iden­ti­dad. Cuan­do uno em­pie­za a co­no­cer­se y a re­co­no­cer­se, em­pie­za a di­bu­jar so­bre esas co­sas que a uno le in­tere­san o lo in­ter­pe­lan de al­gu­na ma­ne­ra. Na­tu­ral­men­te, se va ges­tan­do una voz per­so­nal, una voz pro­pia.

–Su­pon­go que es lo mis­mo que nos pa­sa a to­dos los hi­jos, no só­lo a los ar­tis­tas.

–A to­do el mun­do... Oscar Wilde de­cía que to­dos so­mos hi­jos de al­guien, y en mi ca­so do­ble­men­te: soy artística y sanguíneamente hi­jo de mi viejo.

Im­pul­so crea­dor

Hay ma­ña­nas en las que Tu­te se des­pier­ta con una me­lo­día en la ca­be­za y la gra­ba con su ce­lu­lar pa­ra otra opor­tu­ni­dad. Pa­ra di­bu­jar y es­cri­bir es dis­tin­to. Si es­tá, co­mo ayer, en un ae­ro­puer­to, nor­mal­men­te eli­ge lle­var­se li­bros pa­ra leer, pe­ro no di­bu­ja. “Pue­de ser en un bar, en un via­je dis­ten­di­do, que me pon­ga a es­cri­bir o a sa­car ideas, pe­ro lo más ha­bi­tual es que me sien­te fren­te al ta­ble­ro y me pon­ga a la­bu­rar”.

¿Ri­gu­ro­so con los ho­ra­rios de tra­ba­jo? “Pa­ra na­da, pe­ro sí ten­go una suer­te de caos fun­cio­nal. Pue­do per­der un avión, pe­ro siem­pre voy a lle­gar con el di­bu­jo an­tes del cie­rre... o so­bre el cie­rre”, di­ce Tu­te.

La mú­si­ca lle­gó ac­ti­va­men­te a su vi­da en los úl­ti­mos años, aun­que lo acom­pa­ña des­de siem­pre. Su in­gre­so ca­si for­mal se pro­du­jo ha­ce unos años con el tan­go, jun­to al ami­go can­tan­te Her­nán Lu­ce­ro. “Me ofre­ció po­ner­le le­tras a unas mú­si­cas que él te­nía. Era un desafío que no sa­bía si lo po­dría ha­cer, por­que nun­ca me ha­bía pues­to a es­cri­bir una can­ción. Lo in­ten­té, fun­cio­nó, y ter­mi­na­mos ha­cien­do 30 tan­gos que gra­ba­mos en Tan­gos nue­vos. Le­tras mías, mú­si­ca su­ya, di­bu­jos míos, él can­ta­ba”.

Co­men­zó a pa­sar que, de tan­to tra­ba­jar con me­lo­días, em­pe­za­ron a apa­re­cer en su ca­be­za. Esa fue la se­mi­lla que ger­mi­nó en

Can­cio­nes di­bu­ja­das, dis­co/li­bro/DVD/vi­deo­clips que se edi­ta­rá an­tes de fin de año pe­ro que ten­drá un an­ti­ci­po en la sa­la de pro­yec­ción del do­mo en la fe­ria.

“Em­pe­cé a po­ner­le le­tras a las me­lo­días que me iban apa­re­cien­do, y las fui unien­do pa­ra ar­mar can­cio­nes. Eso se ter­mi­nó con­vir­tien­do en es­te pro­yec­to au­dio­vi­sual de 11 can­cio­nes, 11 vi­deo­clips de di­bu­jos ani­ma­dos, he­chos por mí o por di­bu­jan­tes que con­vo­qué (Jor­ge Gon­zá­lez, Lu­cas Ni­ne, Max Agui­rre), en dis­tin­tas téc­ni­cas. Uno de los vi­deo­clips lo hi­zo mi her­ma­na Al­da­na en ar­ci­lla, con la téc­ni­ca de stop mo­tion”.

Jai­me To­rres, Ri­car­do Mo­llo, Inés Es­té­vez, Ro­lo Sar­to­rio, Gi­lles­pie, Cha­ro Bo­ga­rín, Víc­tor He­re­dia, Ke­vin Johan­sen, Miss Bo­li­via o Li­san­dro Aris­ti­mu­ño son al­gu­nos de los “so­cios” ele­gi­dos pa­ra el pro­yec­to. “Ar­mé un se­lec­cio­na­do”, ase­gu­ra.

Ver (o es­cu­char) pa­ra creer.

OSCAR WILDE DE­CÍA QUE TO­DOS SO­MOS HI­JOS DE AL­GUIEN, Y EN MI CA­SO SOY ARTÍSTICA Y SANGUÍNEAMENTE HI­JO DE MI VIEJO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.