El so­ni­do pues­to en pa­la­bras

Si­mon Rey­nolds, uno de los crí­ti­cos de mú­si­ca más in­flu­yen­tes de los úl­ti­mos años, es­tá en Cór­do­ba pa­ra par­ti­ci­par de la Fe­ria del Li­bro y el Co­no­ci­mien­to. En un diá­lo­go ex­clu­si­vo, re­fle­xio­na so­bre “Co­mo un gol­pe de ra­yo”, su en­sa­yo so­bre el glam rock.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Ja­vier Mat­tio jmat­tio@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Se tra­ta de “Co­mo un gol­pe de ra­yo”, en el que es­tu­dia el gé­ne­ro des­de sus co­mien­zos has­ta sus ma­ni­fes­ta­cio­nes más re­cien­tes.

Dis­cos, re­me­ras, li­bros de rock: Si­mon Rey­nolds (Lon­dres, In­gla­te­rra, 1963) al­ter­na dis­tin­tos de­co­ra­dos afi­nes a su tra­ba­jo de crí­ti­co mu­si­cal den­tro de la dis­que­ría al­ter­na­ti­va cor­do­be­sa La­do B en plan fotográfico pa­ra

VOS, en una pa­ra­da de su pri­mer pa­so por la ciudad que lo tie­ne co­mo in­vi­ta­do de la Fe­ria del Li­bro y el Co­no­ci­mien­to.

El pa­so de Rey­nolds es to­do un acon­te­ci­mien­to: por más que su nom­bre se res­trin­ja al cir­cui­to de mú­si­ca es­pe­cia­li­za­da, el bri­tá­ni­co –que ac­tual­men­te vi­ve en Los Án­ge­les, Es­ta­dos Uni­dos– es el in­vi­ta­do ex­tran­je­ro des­ta­ca­do de la Fe­ria de es­te año y una fi­gu­ra ya po­pu­lar en­tre los lec­to­res de li­bros de rock en el país, que lo abor­dan y pi­den sa­car­se fo­tos con él co­mo si fue­ra una ex­cén­tri­ca es­tre­lla de rock: edi­ta­do de ma­ne­ra im­pe­ca­ble por Ca­ja Ne­gra e in­tro­du­ci­do en in­dis­pen­sa­bles ar­tícu­los y pró­lo­gos por Pa­blo Schan­ton, Rey­nolds se ha con­ver­ti­do en un pe­rio­dis­ta de re­fe­ren­cia pa­ra pen­sar el con­su­mo cul­tu­ral ac­tual (que di­sec­cio­nó en Re­tro­ma­nía, don­de ana­li­za la ubi­cua y ob­se­si­va ex­pan­sión de lo re­tro, y en los en­sa­yos reuni­dos en Des­pués del rock) y fe­nó­me­nos de­ci­si­vos de la mú­si­ca contemporánea co­mo la elec­tró­ni­ca (Energy flash), el post-punk (Post­punk, To­tally wi­red) y, aho­ra, el

glam en Co­mo un gol­pe de ra­yo, el vo­lu­mi­no­so li­bro con vo­ca­ción de com­pen­dio de­fi­ni­ti­vo que pre­sen­ta en la Fe­ria.

Las 700 pá­gi­nas del tex­to –que, sí, se leen co­mo un ra­yo– re­cuer­dan por qué Rey­nolds re­sul­ta tan ne­ce­sa­rio co­mo adic­ti­vo: con pro­sa ame­na y de lu­mi­no­sa pre­ci­sión el au­tor re­cons­tru­ye el mo­vi­mien­to an­glo­sa­jón de la dé­ca­da de 1970 tam­bién co­no­ci­do co­mo glit­ter que des­tro­nó al rock clá­si­co a fuer­za de eva­sión he­do­nis­ta, ex­hi­bi­cio­nis­mo an­dró­gino y es­te­ti­cis­mo aris­to­crá­ti­co. Marc Bo­lan de T. Rex, Da­vid Bo­wie, Ali­ce Coo­per, Lou Reed, Iggy Pop y Br­yan Ferry de Roxy Mu­sic son al­gu­nos de los me­ga­ló­ma­nos pro­ta­go­nis­tas de un li­bro que com­pri­me una era en pe­ri­pe­cias di­ver­ti­das, do­cu­men­ta­ción qui­rúr­gi­ca y re­fle­xio­nes sa­ga­ces. En esen­cia, Co­mo un

gol­pe de ra­yo mues­tra có­mo el glam le in­fun­dió so­fis­ti­ca­ción al rock ele­van­do el dis­fraz y el ar­ti- fi­cio a ver­dad ab­so­lu­ta por so­bre la pre­ten­sión au­tén­ti­ca y com­pro­me­ti­da, pe­ro tam­bién có­mo el ges­to obe­de­ció a un gi­ro de­ca­den­te y de­ca­den­tis­ta na­ci­do de las ce­ni­zas de los idea­les re­vo­lu­cio­na­rios de la dé­ca­da de 1960. Ha­cia el fi­nal, Co­mo un gol­pe

de ra­yo le si­gue los pa­sos al glam has­ta el pre­sen­te, pro­ban­do que los va­lo­res de su le­ga­do si­guen frí­vo­la­men­te vi­gen­tes. ¿Ado­ra­ción por imá­ge­nes em­be­lle­ci­das y nar­ci­sis­tas de un mun­do en rui­nas? Sue­na mu­cho a… Ins­ta­glam.

“‘Ins­ta­glam’, ¡me en­can­ta! –di­ce Rey­nolds, que en el li­bro aso­cia la ló­gi­ca glam al man­da­to del “cul­to a uno mis­mo” que ob­ser­vó el his­to­ria­dor Tho­mas Carly­le en la ci­vi­li­za­ción ro­ma­na–. Aque­llo que cree­mos sú­per con­tem­po­rá­neo vuel­ve en reali­dad so­bre cues­tio­nes de ha­ce si­glos. Las re­des so­cia­les, in­ter­net y los te­lé­fo­nos só­lo han pro­vis­to una nue­va are­na en las que es­tos im­pul­sos hu­ma­nos an­ces­tra­les, los sie­te pe­ca­dos ca­pi­ta­les, pue­den in­vo­car­se y crear dra­mas. Cuan­do vi la película Red so­cial pen­sé de ma­ne­ra in­me­dia­ta que, si sa­cás los tru­cos tec­no­ló­gi­cos, la his­to­ria po­dría si­tuar­se en la an­ti­gua Ro­ma. Es so­bre el ego, la com­pe­ten­cia, la bús­que­da de po­der y la glo­ria mun­dial, el di­ne­ro y la con­quis­ta se­xual. Las mo­ti­va­cio­nes bá­si­cas que im­pul­san a la na­rra­ción son las mis­mas hoy que en­ton­ces”.

Y con­ti­núa: “En la Ro­ma Im­pe­rial só­lo los em­pe­ra­do­res y la aris­to­cra­cia es­ta­ban lo su­fi­cien­te­men­te li­bres del de­seo ma­te­rial co­mo pa­ra desa­rro­llar el des­or­den de per­so­na­li­dad nar­ci­sis­ta o la ego­ma­nía, que los lle­vó a an­siar con trans­for­mar­se en dio­ses en el más allá mien­tras de­di­ca­ban la vi­da te­rre­nal a in­dul­gen­cias y per­ver­sio­nes. La ma­yor par­te de la po­bla­ción su­da­ba la go­ta gor­da y co­lap­sa­ba al tér­mino de la jor­na­da. Só­lo la aris­to­cra­cia se per­mi­tía ser de­ca­den­te. Hoy una pro­por­ción mu­cho más am­plia de la po­bla­ción es­tá li­be­ra­da de las ne­ce­si­da­des ma­te­ria­les y se dis­po­ne a gas­tar ener­gía en la au­to­glo­ri­fi­ca­ción y a se­guir ob­se­sio­nes y de­seos per­so­na­les. La de­ca­den­cia se ha vuel­to fe­nó­meno de ma­sas en el úl­ti­mo tra­mo del si­glo 20 y el pri­me­ro del 21”.

Ac­ción bi­po­lar –¿Cuál es tu po­si­ción per­so­nal res­pec­to al glam?

–El li­bro de­ja en cla­ro que soy am­bi­va­len­te res­pec­to al te­ma. Amo la mú­si­ca y la po­lí­ti­ca se­xual y los jue­gos con la ima­gen y el abu­so mi­to­ló­gi­co de esos íco­nos le­gen­da­rios, pe­ro me in­co­mo­da que es­ca­sas es­tre­llas glam ha­yan si­do se­res hu­ma­nos ad­mi­ra­bles y me ha­ce pre­gun­tar si exis­ten lí­mi­tes al fin­gir ser al­guien que no se es. En mu­chos as­pec­tos pa­re­cen gen­te per­di­da. A ni­vel psi­co­ló­gi­co, el an­sia de fa­ma y el es­ti­lo de vi­da fan­ta­sio­so y gla­mo­ro­so ca­si siem­pre con­du­cen al da­ño es­pi­ri­tual. La per­se­cu­ción bi­po­lar de la fa­ma de Bo­wie y su pos­te­rior re­plie­gue, que lle­va a ca­bo una y otra vez, mues­tra lo adic­ti­vo que pue­de re­sul­tar es­tar en el ojo pú­bli­co y al mis­mo tiem­po lo in­to­le­ra­ble de ser el cen­tro de aten­ción. Es iró­ni­co que en to­do su pe­rio­do de fa­ma Bo­wie ha­ya si­do un bu­dis­ta pro­cla­ma­do. No sé có­mo lo­gró con­ci­liar la au­to-ab­ne­ga­ción de la es­pi­ri­tua­li­dad orien­tal con la mag­ni­fi­ca­ción del ego sur­gi­da de ser un per­for­mer es­cé­ni­co y una su­per­es­tre­lla.

–El glam fue so­bre to­do un rock de gui­ta­rras. ¿En qué me­di­da per­ma­ne­ce vi­gen­te ese so­ni­do?

–El rock se ha vuel­to un gus­to mi­no­ri­ta­rio. No pue­do pen­sar en una ban­da de for­ma­to clá­si­co de gui­ta­rras re­mar­ca­ble de los úl­ti­mos 15 años. Hay al­gu­nas po­pu­la­res co­mo Mu­se, otras que so­bre­vi­ven y hacen gran­des shows de otras épo­cas co­mo Me­ta­lli­ca y U2. Has­ta Ra­diohead pa­re­ce una ban­da de los ’90. Vam­pi­re Wee­kend es téc­ni­ca­men­te una ban­da de gui­ta­rras pe­ro su mú­si­ca no se oye co­mo rock y sus dis­cos es­tán ca­da vez más me­dia­dos por la tec- no­lo­gía. El rock co­mo con­cep­to en el sen­ti­do de es­tre­lla de rock, co­mo ex­ce­so de­sen­fre­na­do y li­ber­tad sal­va­je, es hoy pro­pie­dad del rap. Allí es­tá Future ha­cién­do­se lla­mar “Future Hen­drix” o Rae Srem­murd di­cien­do que es los Beatles Ne­gros. Pa­ra ejem­plos de ac­tua­les íco­nos glam só­lo ca­be ver a aque­llos con­su­mi­dos por la ob­se­sión con­si­go mis­mo y de­di­ca­dos a ju­gar in­ter­mi­na­bles jue­gos con su ima­gen pú­bli­ca. ¡Hay pa­ra ti­rar pa­ra arri­ba! Kan­ye West, Dra­ke, Tay­lor Swift, Lady Ga­ga, Be­yon­cé.

–¿Exis­te el pe­rio­dis­mo “glam”? ¿Có­mo de­fi­ni­rías tu éti­ca pro­fe­sio­nal?

–Han ha­bi­do crí­ti­cos de rock que han si­do es­tre­llas de rock. Desa­rro­llan una per­so­na, un al­ter ego en el que se su­mer­gen. Es­cri­bir pue­de ser una per­for­man­ce. Cier­tos crí­ti­cos de rock co­mo Nick Kent lo han si­do de ma­ne­ra se­ria, han te­ni­do fa­ná­ti­cos y exis­tió gen­te que que­ría ser co­mo ellos. Es una ver­sión a pe­que­ña es­ca­la del es­tre­lla­to del rock, una ma­ne­ra dis­tin­ta de al­can­zar no­to­rie­dad y ex­po­si­ción, no pa­vo­neán­do­se en las ta­blas sino adop­tan­do pos­tu­ras críticas des­pam­pa­nan­tes y rea­li­zan­do gran­des afir­ma­cio­nes. De to­dos mo­dos la ma­yor par­te de los pe­rio­dis­tas de rock de re­nom­bre tien­den a ser me­nos lla­ma­ti­vos en per­so­na que en los tex­tos. En la pá­gi­na pue­den con­ju­rar una suer­te de sú­per ego, co­mo al­guien ca­ris­má­ti­co o una fi­gu­ra de au­to­ri­dad. Al­guien di­jo una vez des­pués de una apa­ri­ción pú­bli­ca mía que yo no me pa­re­cía a Si­mon Rey­nolds, que es lo mis­mo a de­cir que yo era más mo­des­to y tran­qui­lo y dis­cre­to que en mis es­cri­tos. Me re­cor­dó a la anécdota de una mu­jer que se acos­tó con el lí­der de los Ro­lling Sto­nes y a la que cuan­do le pre­gun­ta­ron có­mo ha­bía es­ta­do di­jo “Bien, pe­ro no era Mick Jag­ger”.

(ra­mi­ro pe­rey­ra)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.