“No hay que es­tan­car al pen­sa­mien­to”

Re­si­den­te ha­bla de to­do lo que sub­ya­ce en su de­but co­mo so­lis­ta y de lo sa­lu­da­ble que con­si­de­ra cam­biar de opinión. Y con­fía ple­na­men­te en que la hu­ma­ni­dad me­jo­ra­rá.

VOS - - VOS + MÚSICA - Ger­mán Arras­cae­ta garrras­cae­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Re­né Pé­rez Jo­glar, más co­no­ci­do co­mo Re­si­den­te, es un ar­tis­ta con­tro­ver­sial al que se le pue­den con­tar las cos­ti­llas en mu­chos as­pec­tos. Pe­ro hay que con­ce­der­le que le po­ne el cuer­po a sus alu­ci­na­cio­nes en cuan­to mú­si­co po­pu­lar.

Por­que así co­mo en los años del es­ta­lli­do de Ca­lle 13 via­jó por la La­ti­noa­mé­ri­ca pro­fun­da pa­ra to­mar­le el pul­so a la re­gión y pu­bli­car un do­cu­men­tal (Sin ma­pa, de 2009), aho­ra que se lan­za co­mo so­lis­ta se ha­ce un ADN pa­ra des­cu­brir las ra­zas que se mez­clan en su san­gre y vol­ver a desa­rro­llar un via­je de­li­ran­te y am­bi­cio­so. En es­te ca­so, sur­có los cie­los con el fin de des­cu­brir qué tie­ne él de la vi­bra­ción cul­tu­ral de esas geo­gra­fías de pro­ce­den­cia: Tu­vá (ple­na Si­be­ria), Ose­tia, Geor­gia, Ar­me­nia, Chi­na, Bur­ki­na Fa­so, Ni­ge­ria y Gha­na. To­dos des­ti­nos que se su­ma­ron a su Puer­to Rico na­tal y que le per­mi­tie­ron con­se­guir ma­te­rial pa­ra un dis­co y un do­cu­men­tal. El pri­me­ro es epó­ni­mo y fue pu­bli­ca­do me­ses pa­sa­dos por Sony Mu­sic; el se­gun­do es­tá dis­po­ni­ble en Re­si­den­te.com, con un alu­ci­nan­te des­plie­gue car­to­grá­fi­co e in­ter­ac­ti­vo.

“Soy Re­si­den­te. De­ci­dí ha­cer mú­si­ca ba­sa­da en mi ADN. Via­jé a di­fe­ren­tes par­tes del mun­do re­co­lec­tan­do so­ni­dos y en­con­tran­do his­to­rias. To­dos so­mos re­si­den­tes del es­pa­cio que ocu­pa­mos y en nues­tro es­pa­cio las fron­te­ras no exis­ten”. Esa es la fun­da­men­ta­ción que el bo­ri­cua le da a una ex­pe­rien­cia rea­li­za­da jun­to al pro­duc­tor ar­gen­tino Ra­fa Ar­cau­te. “¡Fue una idea de Re­né! Fue apa­sio­nan­te ser tes­ti­go pri­vi­le­gia­do de có­mo se ges­tó la idea, de có­mo se pro­yec­tó ca­da via­je. Y, des­de lue­go, par­ti­ci­par y ter­mi­nar en Asia, Eu­ra­sia, Áfri­ca y Eu­ro­pa pa­ra su con­cre­ción”, con­fie­sa Ar­cau­te al ser con­tac­ta­do por VOS.

“Ca­da lu­gar fue tan di­fe­ren­te… Ca­da ex­pe­rien­cia fue tan úni­ca e irre­pe­ti­ble co­mo a la vez muy na­tu­ral. El mun­do no tie­ne lí­mi­tes y siem­pre es mu­cho más de lo que apa­ren­ta y de lo que no­so­tros mis­mos po­da­mos de­cir de él, co­mo Re­né”, con­clu­ye el pro­duc­tor con un pi­ro­pa­zo le­tal pa­ra su ami­go, que en la dé­ca­da pa­sa­da se con­vir­tió en re­fe­ren­cia in­sos­la­ya­ble por el im­pac­to del gru­po de fu­sión ur­ba­na que for­mó con sus her­ma­nos Vi­si­tan­te e Ile. Por el im­pac­to de Ca­lle 13. Or­gá­ni­co y pre­ci­so

“Que­ría sen­tir­me más in­có­mo­do y em­pe­zar al­go de ce­ro. Es­ta­ba bus­can­do al­go que no se pa­re­cie­ra a Ca­lle 13 pe­ro, ob­via­men­te, era di­fí­cil por­que soy yo ra­pean­do y ha­cien­do la mú­si­ca. De to­dos mo­dos, que­ría otra co­sa más or­gá­ni­ca y pre­ci­sa”, dis­pa­ra Re­si­den­te del otro la­do de la lí­nea.

“Me sien­to bien con­ten­to de ha­ber lo­gra­do es­te so­ni­do. Y de te­ner una ban­da que pue­de re­crear­lo. Con­tar con gran­des mú­si­cos ha­ce to­do más fá­cil, te per­mi­te aco­plar­te a cual­quier si­tua­ción. De he­cho hay un mú­si­co ar­gen­tino en la ban­da. Es Leo Ge­no­ve­se, de Ve­na­do Tuer­to. Es muy du­ro lo su­yo, es un jaz­zis­ta de los bue­nos”, aña­de Re­si­den­te, quien lue­go va más allá de re­sal­tar el re­cur­so hu­mano ar­gen­tino. “Ten­go fa­mi­lia en Ar­gen­ti­na y, a ve­ces, vi­vo allá –com­ple­ta–. Y me sien­to ar­gen­tino por mi hi­jo, que es mi­tad ar­gen­tino y mi­tad puer­to­rri­que­ño, aun­que aho­ra ha­bla más co­mo us­te­des. Me sien­to bien con­ten­to de to­car en Ar­gen­ti­na, ha si­do un país que ha en­ten­di­do la pro­pues­ta des­de el prin­ci­pio. La ener­gía que me pro­vo­ca es es­pec­ta­cu­lar. Ya ten­go mu­cha ener­gía en el es­ce­na­rio de por sí, pe­ro en Ar­gen­ti­na me la de­vuel­ven mu­cho más al­ta. Se sien­te bien es­pe­cial”.

El hi­jo de Re­si­den­te se lla­ma Mi­lo. Fru­to de su re­la­ción con la ac­triz ro­sa­ri­na So­le­dad Fan­di­ño, el ni­ño ha ins­pi­ra­do un te­ma del nue­vo dis­co que tie­ne una lí­nea de tex­to ca­te­gó­ri­ca: “Lo que nun­ca tu­ve yo/ quie­ro que lo ten­gas tú”. “Por so­bre to­das las co­sas, de ni­ño tu­ve el ca­ri­ño de mis pa­dres, que se ter­mi­nó im­po­nien­do a cual­quier fal­ta ma­te­rial”, con­fie­sa Re­si­den­te co­mo pa­ra po­ner pa­ños fríos a la idea de que vi­vió una in­fan­cia de pri­va­cio­nes.

“En la can­ción no me re­fie­ro a la fal­ta de co­sas ma­te­ria­les sino a la im­po­si­bi­li­dad de vi­vir ex­pe­rien­cias –acla­ra–. Por ejem­plo, la fal­ta de pre­su­pues­to de la ca­sa me pri­vó de co­no­cer el mun­do. Me vi­ne a co­no­cer el mun­do tar­de, em­pie­zo a via­jar con 20 y pi­co de años. Quie­ro que mi hi­jo sal­ga de la is­la des­de chi­qui­to, que co­noz­ca otras cul­tu­ras. Es al­go que no tu­ve, me lo tu­ve que bus­car por mi cuen­ta. Co­sas ma­te­ria­les no tu­ve mu­chas, él ten­drá lo ne­ce­sa­rio”.

–¿Ima­gi­nas­te que tu hi­jo se ten­dría que desen­vol­ver en un mun­do im­pre­vi­si­ble, con un me­ga­ló­mano ines­ta­ble pre­si­dien­do la má­xi­ma po­ten­cia glo­bal?

–En Es­ta­dos Uni­dos ya ha ha­bi­do go­ber­nan­tes con ni­ve­les si­mi­la­res a los de Trump en ra­cis­mo e in­di­fe­ren­cia ha­cia los pro­ble­mas de la gen­te. Ya pa­sa­ron pre­si­den­tes que no tu­vie­ron a la gen­te den­tro de sus pla­nes, a no ser que les ha­yan ga­ran­ti­za­do vo­tos o di­ne­ro. No me sor­pren­de tan­to por­que con­si­de­ro a Es­ta­dos Uni­dos uno de los paí­ses más in­cul­tos que hay, en el sen­ti­do “bur­bu­ja”. Quie­ro de­cir, ellos no en­tien­den qué pa­sa afue­ra. Igual, a ni­vel de vo­tos no sa­lió elec­to Trump sino Hi­lary, que tam­bién era ma­lí­si­ma.

–En otra par­te del dis­co plan­teás que el “el fu­tu­ro es nues­tro”. ¿Tan op­ti­mis­ta sos?

–No me ate­rro­ri­za el fu­tu­ro. Hay co­sas que es­tán muy jo­di­das... Có­mo la tec­no­lo­gía ha jo­di­do la co­mu­ni­ca­ción en­tre tú a tú, por ejem­plo. La co­ne­xión per­so­nal en­tre se­res hu­ma­nos se ha per­di­do. Aun así, si me pre­gun­tas si quie­ro vol­ver a los años en los que pi­ca­ban ca­be­zas, no, no quie­ro. Aho­ra las si­guen pi­can­do, pe­ro hay reac­cio­nes que tien­den a pa­rar lo­cu­ras de ese ti­po. Sien­to que pa­sa­mos por la Pri­me­ra Gue­rra, Se­gun­da Gue­rra, el Ho­lo­caus­to, las per­se­cu­cio­nes des­me­di­das, su­ce­sos que tien­den a re­pli­car­se pe­ro que rá­pi­do se in­ten­tan de­te­ner. Por otro la­do, la gen­te se es­tá ali­men­tan­do me­jor, a pe­sar de que la tien­tan con co­mi­da cha­ta­rra.

Hay una preo­cu­pa­ción por ali­men­tar­se me­jor, hay di­vul­ga­ción de in­for­ma­ción en ese y otros sen­ti­dos. Si lo me­di­mos bien, bien, bien, se su­po­ne que es­to va de mal en peor, pe­ro aun así lo veo bas­tan­te po­si­ti­vo. Mi sen­sa­ción es que to­do tien­de a me­jo­rar más que a em­peo­rar, aun­que hay co­sas preo­cu­pan­tes que aten­der. –¿Te­més a caer en con­tra­dic­cio­nes?

–Es nor­mal que con el tiem­po uno ma­du­re y vuel­va so­bre sus pa­sos pa­ra re­de­fi­nir co­sas. Se­ría de­ma­sia­do abu­rri­do es­tan­car el pen­sa­mien­to, no desa­rro­llar las opi­nio­nes, no per­mi­tir­les que crez­can. Las ideas cam­bian con el mun­do, de­be­rían desa­rro­llar­se a ese rit­mo. Se­ría lo más nor­mal.

Mien­tras pre­pa­ra­ba el lan­za­mien­to de Re­si­den­te, el dis­co, a Re­né Pé­rez Jo­glar le to­ca­ron el or­gu­llo. Fue cuan­do un reg­gae­to­ne­ro gra­bó un track pa­ra res­pon­der a una crí­ti­ca del ex­lí­der de Ca­lle 13 so­bre el es­ta­do de la mú­si­ca ur­ba­na ac­tual. Ca­lle sin sa­li­da se lla­ma el te­ma en el que Tem­po, el reg­gae­to­ne­ro que se con­vir­tió en el por­ta­voz de los que se sin­tie­ron alu­di­dos, acu­sa a Re­si­den­te de va­rias co­sas; en­tre ellas, de usar al reg­gae­tón pa­ra su be­ne­fi­cio, de ir al pa­ro na­cio­nal de Puer­to Rico a “ro­bar cá­ma­ra” y de “com­prar” al­gu­nos Grammy.

Esa reac­ción abrió for­mal­men­te una “ti­ra­de­ra” (“ti­rae­ra” en el uso co­lo­quial), lo que en el slang bo­ri­cua se co­no­ce co­mo re­sol­ver bron­cas me­dian­te tracks ra­pe­ros. La res­pues­ta de Re­si­den­te fue co­lo­sal. Tan­to, que una de esas crea­cio­nes su­peró a Emi­nen en el uso de can­ti­dad de pa­la­bras pa­ra un rap. La cá­te­dra fue un alu­ci­nó­geno tour de for­ce li­te­ra­rio. –¿Qué fue lo que te ofen­dió de Tem­po?

–Na­da, no me ge­ne­ró na­da. No te­nía una mo­les­tia en sí. En el rap, es­tá la com­pe­ti­ti­vi­dad de sor­pren­der con rit­mos y ver­sa­ti­li­dad en el ma­ne­jo de las ri­mas. Qui­zás pa­rez­ca un com­por­ta­mien­to in­ma­du­ro, pe­ro es par­te de la cul­tu­ra del rap eso de res­pon­der­le a un ad­ver­sa­rio sin que te im­por­te en qué ni­vel es­té. A ve­ces, pue­des ig­no­rar­lo, pe­ro en es­te ca­so ne­ce­si­ta­ba ejer­ci­tar. Por­que si bien ten­go te­mas de rap en el dis­co, no hay na­da en “es­ti­lo li­bre” co­mo lo que ge­ne­ré con Tem­po. Lo hi­ce bas­tan­te rá­pi­do por­que esos te­mas me to­man me­nos tiem­po. Es lo ma­lo de ese ti­po de te­mas, arre­glas con la per­so­na me­dian­te ellos, pe­ro no es­tán en tu con­cier­to. Fue­ron bue­nos co­mo ejer­ci­cio de rap. Prac­ti­car las ri­mas y ver có­mo es­ta­ba pa­ra me­dir­me con al­guien. Fue ché­ve­re a ni­vel de­por­ti­vo, en­tre­te­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.