Vino y sexo, una re­la­ción es­tre­cha

Gui­ller­mo Ga­lla­rá dic­ta­rá la char­la “Vino pa­ra des­nu­dar­te” en la fe­ria Sex­poE­ró­ti­ca, una apro­xi­ma­ción li­bre a la re­la­ción en­tre el vino y las re­la­cio­nes se­xua­les.

VOS - - VOS + COMER & BEBER - Ni­co­lás Mar­chet­ti nmar­chet­ti@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El som­me­lier Gui­ller­mo Ga­lla­rá ofre­ce­rá hoy y ma­ña­na (es­ta no­che des­de las 21 y el sá­ba­do a las 22) una char­la en la 12º edi­ción de la fe­ria Sex­poE­ró­ti­ca, que se rea­li­za­rá en Es­pa­cio Qua­lity (Cruz Ro­ja 200) am­bos días des­de las 19.

Ga­lla­rá pro­me­te que se­rá una di­ser­ta­ción di­ver­ti­da y agra­da­ble, “sin tec­ni­cis­mos”. Y ese en­tre­co­mi­lla­do sir­ve muy bien pa­ra des­cri­bir su pro­pio es­ti­lo a la ho­ra de re­fe­rir­se al mun­do del vino, ya que en la úl­ti­ma dé­ca­da han pro­li­fe­ra­do las des­crip­cio­nes ví­ni­cas en­crip­ta­das que, se­gún Gui­ller­mo, “ale­jan al con­su­mi­dor co­mún de la be­bi­da na­cio­nal”.

“Siem­pre me gus­tó ha­blar y que la gente en­tien­da lo que di­go, y es­ta char­la, en la que va­mos a de­ba­tir la re­la­ción en­tre el vino y las re­la­cio­nes de pa­re­ja, no se­rá la ex­cep­ción”, arran­ca el pro­fe­sio­nal de las be­bi­das, quien ti­tu­la a su char­la de hoy co­mo “Vino pa­ra des­nu­dar­te”.

Y em­pie­za: “No ha­ce fal­ta to­mar el vino más ca­ro en la pre­via pa­ra ase­gu­rar­nos un mo­men­to de pla­cer, so­la­men­te hay que sa­ber ele­gir qué ti­po de vino ne­ce­si­ta­mos pa­ra ca­da oca­sión. A las mu­je­res ge­ne­ral­men­te les gus­ta más los sa­bo­res y aro­mas de­li­ca­dos y ar­mo­nio­sos, y a los hom­bres nos gus­tan más los aro­mas in­ten­sos fuer­tes y rús­ti­cos”.

Lo que Gui­ller­mo quie­re de­cir es que si se eli­ge un vino muy ca­ro, lo más pro­ba­ble es que ten­ga mu­cho tiem­po de crian­za en ba­rri­cas de ma­de­ra, por lo tan­to lo que ob­ten­dre­mos son aro­mas de cho­co­la­tes, ca­fé, vai­ni­llas y fru­ta co­ci­da, que son aro­mas fuer­tes e in­ten­sos. En cam­bio, si ele­gi­mos un vino jo­ven, que por lo ge­ne­ral son más eco­nó­mi­cos, es­tos sue­len te­ner aro­mas de fru­tas, flo­res y lác­teos que son aro­mas más de­li­ca­dos. Y esos son los que le gus­tan a las chi­cas.

“Cla­ro que hay mu­chos gri­ses por­que exis­ten vi­nos con crian­za que son de­li­ca­dos, pe­ro pa­ra es­to ya hay que in­da­gar mu­cho más. Es­ta re­gla sim­ple que pre­sen­to sir­ve pa­ra los que es­tán co­men­zan­do”, ex­pli­ca el som­me­lier con una vas­ta ex­pe­rien­cia la­bo­ral en Eu­ro­pa, tan­to en res­tau­ran­tes co­mo en vi­no­te­cas es­pe­cia­li­za­das.

No ha­ce fal­ta ser ri­co

Gui­ller­mo es de los que ase­gu­ran que pa­ra en­trar en el mun­do del vino no ha­ce fal­ta te­ner una sú­per po­si­ción eco­nó­mi­ca. “Es­ta­mos en la Ar­gen­ti­na y hay vi­nos pa­ra to­dos los gus­tos y bol­si­llos. Só­lo hay que pro­bar y en­con­trar, pres­tar­le aten­ción a los sen­ti­dos por­que siem­pre hay un vino que nos gus­ta y al cual po­de­mos ac­ce­der. Hay que usar he­rra­mien­tas sim­ples: el sen­ti­do co­mún y nues­tra per­cep­ción”, opi­na.

Vol­vien­do al te­ma de la char­la, ha­bría que sa­ber qué pien­sa el

som­me­lier so­bre la gra­dua­ción al­cohó­li­ca que de­ben te­ner los aman­tes.

“Hay que te­ner en cuen­ta que el vino tie­ne en­tre 11 y 15 gra­dos de gra­dua­ción al­cohó­li­ca –di­ce Gui­ller­mo–. Se re­la­jan los múscu­los y hay que te­ner cui­da­do con el con­su­mo. No hay que re­la­jar­se de más y es­tar a pun­to pa­ra amar. Ca­da per­so­na sa­be has­ta dón­de puede to­mar pa­ra dis­fru­tar a pleno. Di­ría que una bo­te­lla pa­ra dos es su­fi­cien­te”.

–¿Es lo mis­mo el vino pa­ra una pri­me­ra ci­ta que después de 10 años de ca­sa­dos?

–No. Después de 10 años es­ta­mos en otra si­tua­ción. En una pri­me­ra ci­ta te­nés que des­cu­brir qué le gus­ta a tu pa­re­ja, pa­ra lle­gar a un pun­to in­tere­san­te en el sexo. Después de 10 años ya sa­bés por dón­de hay que ir y el vino puede

Ca­da per­so­na sa­be has­ta dón­de puede to­mar pa­ra dis­fru­tar a pleno. di­ría que una bo­te­lla pa­ra dos es su­fi­Cien­te.

ser me­jor ma­ne­ja­do. No hay ner­vios y só­lo cuen­ta el es­ta­do de re­la­ja­ción de las per­so­nas. Ya co­no­ce­mos muy bien los lí­mi­tes de ca­da uno y en­tre los dos ad­mi­nis­tran el vino y el pla­cer de la me­jor ma­ne­ra.

–¿Qué hay de eso de que el cham­pán nos po­ne mi­mo­sos?

–Es cier­to. Hay aci­dez y bur­bu­jas, se des­pier­tan las pa­pi­las gus­ta­ti­vas y las glán­du­las sa­li­va­les. Nos ac­ti­va el cuer­po a ni­vel sen­sa­cio­nes y por eso lo re­co­mien­do siem­pre co­mo ape­ri­ti­vo, pa­ra em- pe­zar a re­la­jar des­de el prin­ci­pio. Eso sí, a lo hom­bres siem­pre les re­co­mien­do no to­mar­lo tan rá­pi­do. Es muy fres­co y nos po­de­mos sa­car la sed con él, pe­ro si nos pa­sa­mos nos po­de­mos ma­rear, se nos puede apa­gar el te­le y el mo­men­to de amar se­gu­ra­men­te que­da­rá pa­ra otra opor­tu­ni­dad.

–¿Sin al­cohol no hay buen sexo?

–No, pe­ro es­ta char­la va por el la­do de que el vino, por el al­cohol, que des­in­hi­be, re­la­ja y pa­ra una pri­me­ra ci­ta es fun­da­men­tal. Y pa­ra después de 10 años de ca­sa­do tam­bién, sir­ve siem­pre co­mo es­ti­mu­la­ción. Igual, no hay re­ce­tas, siem­pre hay que po­ner a to­do en su de­bi­do con­tex­to.

En fin, Ga­lla­rá con­clu­ye di­cien­do que lo su­yo es “co­mu­ni­car el vino de una ma­ne­ra di­fe­ren­te pa­ra que to­das las per­so­nas pue­dan dis­fru­tar de la ex­pe­rien­cia de to­mar un vino sin la ne­ce­si­dad de ser un ex­per­to. Po­der aga­sa­jar de una ma­ne­ra es­pe­cial a per­so­nas que les in­tere­sa, en di­fe­ren­tes mo­men­tos y re­la­cio­nes. Co­mo ma­ri­dar ca­da vino con ca­da mo­men­to es­pe­cial”.

Pre­via perfecta. Se­gún Ga­lla­rá, un buen vino puede ayu­dar mu­cho al mo­men­to de lo­grar quí­mi­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.