Sa­len a es­ce­na

11ª edi­ción del Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Tea­tro Mer­co­sur 2017

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Bea­triz Mo­li­na­ri bmo­li­na­ri@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La Co­me­dia Cor­do­be­sa es­tre­na “Seis per­so­na­jes en bus­ca de au­tor”, de Luigi Pi­ran­de­llo, pa­ra la aper­tu­ra del even­to que se rea­li­za­rá has­ta el do­min­go 15.

Co­ri­na Fio­ri­llo re­ci­bió la in­vi­ta­ción pa­ra di­ri­gir la Co­me­dia Cor­do­be­sa y la so­la men­ción de Luigi Pi­ran­de­llo la lle­vó a sus lec­tu­ras de ado­les­cen­te pre­coz. Poner en es­ce­na Seis per­so­na­jes en bus­ca

de au­tor (1921) la ten­tó a pe­sar de que te­nía po­co tiem­po pa­ra en­sa­yar.

“Yo te­nía mu­chas ga­nas de ha­cer Pi­ran­de­llo y Raúl San­si­ca (director del Tea­tro Real) ha­bía pen­sa­do en es­ta obra pa­ra el año pró­xi­mo, pa­ra la Co­me­dia”, di­ce Co­ri­na.

El mis­mo día en que co­men­za­ron los en­sa­yos, in­gre­sa­ron las ac­tri­ces y ac­to­res que ga­na­ron los con­cur­sos en 2016. La di­rec­to­ra in­cor­po­ró a va­rios, que en­tran a la Co­me­dia con la mis­ma fuer­za con que los per­so­na­jes de Pi­ran­de­llo pi­den aten­ción. En la obra, mien­tras se en­sa­ya

El jue­go de los pa­pe­les, co­me­dia del mis­mo au­tor, se pre­sen­tan en el es­ce­na­rio sus per­so­na­jes: el pa­dre, un cin­cuen­tón; la ma­dre, muy afli­gi­da; la hi­jas­tra, re­bel­de; el hi­jo, so­ber­bio; el ni­ño y la ni­ña. Sor­pren­di­do, el director de la obra es­cu­cha al pa­dre que le ex­pli­ca que ellos vie­nen en bus­ca de al­guien que quie­ra dar­les reali­dad en su obra ya que su pro­ble­ma ra­di­ca en que to­dos ellos vie­nen de la fan­ta­sía del es­cri­tor. Es­te, des­pués de con­ce­bir­los en su ima­gi­na­ción, no los pa­só al pa­pel, no los ins­cri­bió en una obra. Por eso es­tán allí, an­he­lan­do exis­tir.

Una y otra vez la di­rec­to­ra re­pi­te que es­tá muy con­ten­ta con el elen­co y la pa­sión pa­ra en­ca­rar un mes y al­go más de en­sa­yos.

“Son 18 ac­to­res en es­ce­na y mú­si­ca en vi­vo, com­pues­ta por Lau­ta­ro Me­tral. Hay mu­cha in­ves­ti­ga­ción con res­pec­to a lo es­pa­cial y al di­se­ño de lu­ces. Es la pri­me­ra vez que mon­to un Pi­ran­de­llo. Es un au­tor que me acom­pa­ña des­de los 12 años. Mi tía me re­ga­ló las obras com­ple­tas, así que fue uno de los pri­me­ros au­to­res tea­tra­les que leí. Es­ta obra tie­ne una enor­me sa­bi­du­ría, que es la li­ber­tad en el en­tra­ma­do, una es­truc­tu­ra per­fec­ta, una idea de cir­cu­la­ri­dad, el tea­tro den­tro del tea­tro, que pue­de leer­se de mu­chas ma­ne­ras di­fe­ren­tes. Creo que eso se ve en nues­tra pues­ta. Se lo­gró un len­gua­je es­cé­ni­co ac­tual, con una obra que tie­ne 100 años”, se­ña­la Co­ri­na.

Vi­gen­cia, ac­tua­li­dad y es­pí­ri­tu del au­tor apun­ta­lan el tra­ba­jo de la di­rec­to­ra que es­te año pu­so

El ava­ro de Mo­liè­re en Caba. La obra ba­jó de cartelera dos se­ma­nas atrás.

“El ma­yor desafío pa­ra mí es ser fiel al es­pí­ri­tu del au­tor. Mi ma­yor preo­cu­pa­ción. Pi­ran­de­llo tie­ne la sa­bi­du­ría de pro­po­ner un ma­te­rial abier­to. Nun­ca men­cio­na cuán­tos ac­to­res en­sa­yan. Hay di­das­ca­lias (in­di­ca­cio­nes del au­tor en el tex­to) que son abier­tas y per­mi­ten al director ju­gar de di­fe­ren­tes ma­ne­ras. Se ha­cen ver­sio­nes con sie­te ac­to­res, por ejem­plo”, co­men­ta la di­rec­to­ra.

Los tó­pi­cos pi­ran­de­llia­nos En Seis per­so­na­jes en bus­ca de au­tor, Pi­ran­de­llo ha­bla del ins­tan­te eterno, del eterno re­torno, de la po­si­bi­li­dad de de­cir quién es quién. La pues­ta gi­ra en torno a ese men­sa­je fi­lo­só­fi­co.

“¿Pa­ra qué es­toy? ¿Es­to es la reali­dad? ¿Dón­de em­pie­za mi reali­dad, dón­de, la tu­ya? Veo un hom­bre y ese hom­bre pa­ra mí no es na­da. Yo pa­ra él, soy na­da. Pi­ran­de­llo ha­bla de la de­fi­ni­ción de los uni­ver­sos. El si­glo pa­sa­do es­tu­vo mar­ca­do por esa idea en la fi­lo­so­fía, las ar­tes y las cien­cias. No so­mos un uni­ver­so úni­co. Te­ne­mos uni­ver­sos pa­ra­le­los”, di­ce Co­ri­na.

El mon­ta­je de la Co­me­dia fue pen­sa­do pa­ra los ac­to­res del elen­co. “Lo hi­ci­mos a me­di­da de los en­sa­yos. Hay un gru­po gran­de de ac­to­res que ter­mi­nan re­pli­cán­do­se en los per­so­na­jes, en un pa­ra­le­lis­mo. Es lo que le su­ce­de a to­do ac­tor que tie­ne que com­po­ner un per­so­na­je. Y le su­ce­de al director cuan­do em­pie­za a mi­rar qué ac­tor pa­ra un per­so­na­je, có­mo va a ser la pues­ta. Hay mul­ti­pli­ci­dad de sig­nos en el mon­ta­je que tie­ne que ver con los ro­les en un pro­ce­so crea­ti­vo, y la pa­sión. Có­mo el tea­tro se me­te en la vida del ar­tis­ta y có­mo la vida se me­te en el tea­tro”.

Co­ri­na Fio­ri­llo res­pon­de so­bre el sen­ti­do del tea­tro en su vida y las pre­gun­tas que la mo­vi­li­zan.

“Soy una gran admiradora del au­tor, del tea­tro de tex­to. Me en­can­ta me­ter­me en un uni­ver­so que me pro­vo­que la ne­ce­si­dad de con­tar. Soy admiradora del ac­tor. Yo so­lo con­duz­co, sa­co lo que el ac­tor tie­ne aden­tro, lo me­jor que pue­de ha­cer. Me di­vier­to mucho, en el buen sen­ti­do de la pa­la­bra ‘di­ver­tir’. Du­ran­te una ho­ra se pue­de ha­cer un cor­te en el co­ti­diano y el ar­te, en ese mo­men­to te tras­la­da, co­mo el tren de Harry Pot­ter, a un uni­ver­so que no sa­bés si exis­te. Creo que el tren nos tras­la­da ha­cia no­so­tros mis­mos. Creo en la ho­nes­ti­dad. Es­tos via­jes son po­si­bles si el ar­tis­ta es ho­nes­to, fran­co, si en­tre­ga su al­ma. Agra­dez­co co­mo di­rec­to­ra que me to­que un elen­co que se di­vier­te y jue­ga, que tie­ne la fres­cu­ra de creer en la ma­gia de la re­pre­sen­ta­ción, de la cual tan­to ha­bla es­ta obra que cues­tio­na qué es real. ¿Es­to es ver­dad? ¿Es un jue­go, un tra­ba­jo? Es­tas pa­la­bras las di­ce Pi­ran­de­llo. Es­tá muy orien­ta­do a mi éti­ca ha­cia el ar­te. Tie­ne que ver con esa ne­na de 12 años que leía Pi­ran­de­llo. Mi his­to­ria es esa y que­da re­fle­ja­da en es­te mon­ta­je por­que hay mucho del ni­ño mi­ran­do”, re­fle­xio­na.

A Co­ri­na le to­có abrir la puer­ta a los ac­to­res que lle­ga­ron al Tea­tro Real, que eran es­pe­ra­dos des­de ha­cía me­ses. Co­mo en la obra de Pi­ran­de­llo, lle­ga­ron en bus­ca de es­ce­na­rio, con ham­bre de tea­tro. La di­rec­to­ra qui­so que se que­da­ran pa­ra su Pi­ran­de­llo. “Qui­zá fue un ges­to ma­ter­nal, pro­pio de una mu­jer que per­te­ne­ce a una fa­mi­lia gran­de, de ori­gen ita­liano. Me enamo­ré de la cir­cuns­tan­cia. Me dio intriga y lue­go pla­cer, por ver có­mo iban a fun­cio­nar. Unos se co­no­cen ha­ce ca­si 20 años y otros, no se co­no­cían na­da. Lo­grar una uni­dad crea­ti­va con tan di­fe­ren­tes va­ria­bles era muy desafian­te. Y que se co­no­cie­ran. Es­toy muy con­ten­ta por­que he asis­ti­do a una ge­ne­ro­si­dad enor­me de las dos par­tes. Y que­dó una puer­ta abier­ta, muy gran­de, pa­ra cual­quier director que ven­ga des­pués. Es­toy sor­pren­di­da ade­más por la ca­li­dad ar­tís­ti­ca de los ac­to­res. Des­pués del en­sa­yo les di­go ‘gra­cias’ por la en­tre­ga, por la ener­gía. Cuan­do to­dos cree­mos en lo mis­mo, eso se ve en el es­ce­na­rio. No su­ce­de siem­pre. Es co­mo un re­ga­lo que me ha­cen ellos co­mo di­rec­to­ra”.

Te­nien­do en cuen­ta que los ‘nue­vos’ en­tran con es­ta obra que ha­bla del tra­ba­jo del ac­tor, la di­rec­to­ra no cree en las coin­ci­den­cias.

“Es una con­fa­bu­la­ción de nues­tro gran ti­ti­ri­te­ro, que va­ya a sa­ber có­mo ca­da uno lo de­fi­ne. Creo que to­do es cau­sal. Te­ne­mos que es­tar acá por al­go y pa­sar por es­ta ex­pe­rien­cia”.

Aper­tu­ra

Con Seis per­so­na­jes en bus­ca de au­tor, la Co­me­dia Cor­do­be­sa abre el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Tea­tro Mer­co­sur 2017, un fes­ti­val que la di­rec­to­ra con­si­de­ra muy im­por­tan­te pa­ra el país.

Luigi Pi­ran­de­llo Luigi Pi­ran­de­llo (Agri­gen­to, 28 de ju­nio de 1867 Ro­ma, 10 de di­ciem­bre de 1936). Dra­ma­tur­go, no­ve­lis­ta y es­cri­tor de re­la­tos cor­tos, ga­na­dor en 1934 del Pre­mio No­bel de Li­te­ra­tu­ra. La obra se es­tre­na a 150 años del na­ci­mien­to de Pi­ran­de­llo.

SOY ADMIRADORA DEL AU­TOR. ME EN­CAN­TA ME­TER­ME EN UN UNI­VER­SO QUE ME PRO­VO­QUE LA NE­CE­SI­DAD DE CON­TAR. ES­TA OBRA TIE­NE UNA ENOR­ME SA­BI­DU­RÍA, QUE ES LA LI­BER­TAD EN EL EN­TRA­MA­DO, UNA ES­TRUC­TU­RA PER­FEC­TA.

La Co­me­dia ten­drá el gran es­treno de es­te año, con di­rec­ción de Co­ri­na Fio­ri­llo.

(PREN­SA TEA­TRO REAL)

A me­di­da. La di­rec­to­ra ase­gu­ra que el mon­ta­je fue pen­sa­do pa­ra los ac­to­res del elen­co pro­vin­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.