¿Có­mo es “Bla­de Run­ner 2049?”

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Car­los Schi­lling cs­chi­lling@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

En cual­quie­ra de sus ver­sio­nes Bla­de Run­ner fue y si­gue sien­do una de las me­jo­res pe­lí­cu­las de cien­cia fic­ción de la his­to­ria. Más allá de al­guno que otro anacro­nis­mo tec­no­ló­gi­co, man­tie­ne su po­der vi­sual y dra­má­ti­co tre­men­da­men­te vi­vo. Es in­dis­cu­ti­ble que se tra­ta de una obra maes­tra de Rid­ley Scott, só­lo com­pa­ra­ble, en la dé­ca­da de 1980, a Ter­mi­na­tor.

La va­ra es­ta­ba tan al­ta que re­sul­ta ló­gi­co que ha­yan pa­sa­do 35 años has­ta que se es­tre­na­ra una se­cue­la. El pro­duc­tor eje­cu­ti­vo es el mis­mo Scott, quien eli­gió a uno de los ci­neas­tas más sen­si­bles y efi­ca­ces que hoy ofre­ce la in­dus­tria: De­nis Villeneuve, el ca­na­dien­se que ya de­mos­tró su ta­len­to en el gé­ne­ro con La lla­ma­da.

La ori­gi­nal se desa­rro­lla­ba en Los Án­ge­les en 2019 y la nue­va en Ca­li­for­nia, 30 años des­pués, en 2049. El pai­sa­je ur­bano y la at­mós­fe­ra de la Tie­rra es­tán más de­te­rio­ra­dos, su­mer­gi­dos en una nie­bla tó­xi­ca y una llu­via per­ma­nen­tes. Pe­ro aquel es­ti­lo re­tro­fu­tu­ris­ta y pos­mo­derno, que tan­to ha­bía im­pac­ta­do en la pri­me­ra pe­lí­cu­la, si­gue sien­do fas­ci­nan­te. Una me­lan­có­li­ca com­bi­na­ción de fan­ta­sías eró­ti­cas, cha­ta­rra, pu­bli­ci­dad, ho­lo­gra­mas in­ter­ac­ti­vos y cria­tu­ras ge­né­ti­ca­men­te ma­ni­pu­la­das, que tra­du­cen a la per­fec­ción el mun­do alu­ci­nan­te de Phi­lip K Dick, au­tor de ¿Sue­ñan los an­droi­des con ove­jas eléc­tri­cas?, la no­ve­la que ins­pi­ró to­do ese uni­ver­so.

Sin du­das, la re­crea­ción de ese fu­tu­ro cer­cano es lo me­jor de Bla­de Run­ner 2049. Los ru­bros téc­ni­cos y ar­tís­ti­cos re­sul­tan so­bre­sa­lien­tes y, por su­pues­to, el pro­gre­so de los efec­tos es­pe­cia­les des­de 1982 has­ta el pre­sen­te es apro­ve­cha­do al má­xi­mo pa­ra que el es­pec­ta­dor ten­ga una ex­pe­rien­cia de in­mer­sión en ese mun­do a la vez re­co­no­ci­ble y ex­tra­ño don­de se desa­rro­lla la his­to­ria.

Pe­ro, jus­ta­men­te, la his­to­ria es el pro­ble­ma. Si en la pri­me­ra pe­lí­cu­la Ham­pton Fan­cher lo­gra­ba con­den­sar en su guion la no­ve­la di­gre­si­va de Dick en un re­la­to ten­so y enig­má­ti­co, aho­ra el mis­mo guio­nis­ta no en­cuen­tra un con­flic­to a la me­di­da de las am­bi­cio­nes es­té­ti­cas del pro­duc­tor y del director, y lo que ofre­ce es la de­ri­va de su per­so­na­je prin­ci­pal, Joe K (in­ter­pre­ta­do por Ryan Gos­ling), una bús­que­da cons­tan­te en la que se van su­ce­dien­do va­rias es­ce­nas de di­ver­so te­nor dra­má­ti­co.

Los di­le­mas éti­cos que pro­du­cían en Rick Dec­kard (Ha­rri­son Ford y par­te del elen­co de la ori­gi­nal re­apa­re­cen en es­ta se­cue­la) es­tar obli­ga­do a eje­cu­tar a unos an­droi­des re­bel­des, co­no­ci­dos co­mo re­pli­can­tes, se trans­for­man en una in­da­ga­ción so­bre la iden­ti­dad y la me­mo­ria en Joe K.

Esa trans­for­ma­ción re­sul­ta ser un las­tre pa­ra el rit­mo de la na­rra­ción, por­que una co­sa es la fi­lo­so­fía que atra­vie­sa una pe­lí­cu­la y otra muy dis­tin­ta que sus per­so­na­jes se vuel­van fi­ló­so­fos.

Si bien en nin­gún mo­men­to se lle­ga a la in­de­cen­cia de ha­cer­los pen­sar en voz al­ta, al­gún que otro diá­lo­go afo­rís­ti­co y la ex­tre­ma len­ti­tud de la ac­ción de­la­tan el pe­so de la so­lem­ni­dad, tan po­co to­le­ra­ble en el ci­ne.

Pro­ta­go­nis­ta. Ryan Gos­ling en­car­na a Joe K, el per­so­na­je prin­ci­pal de es­ta se­cue­la de “Bla­de Run­ner”, di­ri­gi­da por De­nis Villeneuve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.