Se­bas­tián Ras­pan­ti es­tá de es­treno.

Es­te miér­co­les se es­tre­na el do­cu­men­tal “¿Qué te preo­cu­pa?”, de Se­bas­tián Ras­pan­ti, un re­co­rri­do fil­ma­do des­de La Quia­ca has­ta Us­huaia con una pre­gun­ta uni­ver­sal co­mo eje.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Juan Ma­nuel Pai­ro­ne jm­pai­ro­ne@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

“Mi preo­cu­pa­ción es­tá en dar­me la po­si­bi­li­dad de es­tar ex­plo­ran­do sin caer en lu­ga­res que me arrin­co­nen o me aco­rra­len”, ase­gu­ra Se­bas­tián Ras­pan­ti. Él es abo­ga­do, pro­fe­sor de Fi­lo­so­fía del De­re­cho y, tam­bién, es­tan­da­pe­ro. Pe­ro ade­más, en al­gún mo­men­to de 2014 se le ocu­rrió ha­cer una pe­lí­cu­la.

A con­tra­mano de la ma­yo­ría, la idea no fue so­lo una fan­ta­sía. Lo pen­só ca­da vez más en serio, le dio con­cre­ta y lo hi­zo. El re­sul­ta­do, más de dos años des­pués, es ¿Qué

te preo­cu­pa?, do­cu­men­tal que re­co­rre la Ar­gen­ti­na de nor­te a sur in­da­gan­do, pre­ci­sa­men­te, las preo­cu­pa­cio­nes de la gen­te que Ras­pan­ti se fue cru­zan­do en el ca­mino.

“Me pa­re­ce que en un do­cu­men­tal la idea es una par­te mí­ni­ma, no es co­mo en una fic­ción. Ca­si to­do es­tá en la ac­ción, lo más se­duc­tor es lo que va de­vol­vien­do la reali­dad”, ase­gu­ra el di­rec­tor, quien via­jó du­ran­te 80 días jun­to al ci­clis­ta Ga­briel Ma­ra­si­ni. En ca­da pa­ra­da, am­bos se con­ver­tían en los pro­ta­go­nis­tas del es­pec­tácu­lo hu­mo­rís­ti­co con el que fi­nan­cia­ron un re­co­rri­do que, por ra­zo­nes fí­si­cas y na­rra­ti­vas, de­bía mul­ti­pli­car sus pa­ra­das.

“To­do es­ta­ba coor­di­na­do mi­li­mé­tri­ca­men­te por­que no­so­tros te­nía­mos que ha­cer fun­cio­nes a la no­che, pe­ro a la vez Ma­ra­si­ni te­nía que lle­gar y te­ner ener­gía, y yo te­nía que en­tre­vis­tar gen­te se­gún el plan de ro­da­je. Era un vér­ti­go cons­tan­te, ca­da día era un uni­ver­so nue­vo, un lu­gar di­fe­ren­te, per­so­nas di­fe­ren­tes”, re­me­mo­ra es­te abo­ga­do con­ver­ti­do en ci­neas­ta.

“Yo iba con la ca­be­za de ha­cer una pe­lí­cu­la si­mi­lar a 7 mil mi­llo­nes de otros. Cuan­do vol­ví a Cór­do­ba, me en­con­tré con 400 gi­gas de me­mo­ria de imá­ge­nes y de vi­ven­cias jun­to a Ma­ra­si­ni. La idea ori­gi­nal se vio afec­ta­da com­ple­ta­men­te por el via­je”, con­fie­sa.

De­ve­nir di­ver­so

“En el mo­men­to en el que es­ta­ba fil­man­do te­nía una idea apro­xi­ma­da de lo que bus­ca­ba, pe­ro no te­nía la cer­te­za de que lo fue­ra a en­con­trar”, de­ter­mi­na Ras­pan­ti.

Su ob­je­ti­vo era es­bo­zar una suer­te de teo­ría uni­ver­sal de la preo­cu­pa­ción, al­go así co­mo un tra­ta­do en for­ma­to au­dio­vi­sual so­bre la con­di­ción hu­ma­na y uno de sus prin­ci­pa­les obs­tácu­los en la vi­da dia­ria. Sin em­bar­go, la di­ver­si­dad de tes­ti­mo­nios lo ale­jó de ese plan pri­ma­rio.

“A lo lar­go de to­do el te­rri­to­rio hay tes­ti­mo­nios muy di­fe­ren­tes. Hu­bie­ra si­do un ma­ma­rra­cho ha­cer una teo­ría de un aná­li­sis de cam­po tan li­mi­ta­do. Eso tam­bién hi­zo que cam­bia­ra el guion. A las per­so­nas les preo­cu­pan co­sas tre­men­da­men­te di­fe­ren­tes de acuer­do a la edad, al lu­gar don­de vi­ven, al cli­ma, a la oro­gra­fía, a si su lu­gar es­tá más den­sa­men­te po­bla­do o no. Un pa­trón co­mún es di­fí­cil de de­ter­mi­nar. Pen­sé que iba a en­con­trar mu­chí­si­mas más si­mi­li­tu­des”, aco­ta.

Ras­pan­ti no du­da en afir­mar que la ex­pe­rien­cia cam­bió su vi­sión so­bre el ci­ne, al pun­to que co­men­zó a es­tu­diar for­mal­men­te el len­gua­je au­dio­vi­sual. Aho­ra bien, ¿qué des­cu­brió so­bre su país?

“Des­cu­brí que las per­so­nas son muy di­fe­ren­tes en el nor­te o en el sur. Es más si­mi­lar un pa­ta­gó­ni­co ar­gen­tino a un pa­ta­gó­ni­co chi­leno que a un cor­do­bés o un ca­ta­mar­que­ño. Hay par­tes don­de se des­di­bu­ja la idea de na­cio­na­li­dad. Es un país muy gran­de, que es­tá mal dis­tri­bui­do. Hay lu­ga­res en los que no vi­ven per­so­nas, y si pen­sás en el conurbano bo­nae­ren­se es to­do lo opues­to. Es un país tre­men­da­men­te rico, pe­ro ex­tra­ña­men­te dis­tri­bui­do en tér­mi­nos geo­grá­fi­cos o po­lí­ti­cos”.

Por fin en Cór­do­ba

A más de dos años de aquel via­je tras­cen­den­tal, y lue­go de pa­sear por di­fe­ren­tes fes­ti­va­les –des­de Gre­cia a Ba­ri­lo­che–, ¿Qué te preo­cu­pa? lle­ga fi­nal­men­te a nues­tra ciu­dad, don­de po­drá ver­se tan­to en el Ci­ne­club Mu­ni­ci­pal co­mo en el Cen­tro Cul­tu­ral Cór­do­ba.

Ras­pan­ti dis­fru­ta del mo­men­to y, una vez más, no le te­me a lo des­co­no­ci­do: “La pre­via del es­treno la vi­vo con mu­chí­si­mas ex­pec­ta­ti­vas. Yo pen­sa­ba que uno ter­mi­na­ba la pe­lí­cu­la y lis­to, pe­ro siem­pre hay un tra­ba­jo ex­tra, y es­tre­nar­la es un tra­ba­jo enor­me. Que la gen­te se en­te­re, la di­fu­sión, ca­da co­sa en es­ta pe­lí­cu­la es­tá he­cha a trac­ción a san­gre, con mu­cha gen­te co­la­bo­ran­do. Es­ta es una pe­lí­cu­la he­cha a ba­se de ami­gos”, re­don­dea.

De pun­ta a pun­ta. Se­bas­tián Ras­pan­ti di­ce que es di­fí­cil de­ter­mi­nar un pa­trón co­mún pa­ra las co­sas que le preo­cu­pan a la gen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.