Ti­ni, el gran éxi­to des­pués de Vio­let­ta

Mar­ti­na Stoes­sel lle­ga­rá al Or­feo por pri­me­ra vez co­mo so­lis­ta. Có­mo afron­tó el cam­bio, có­mo de­ci­de ca­da pa­so “con amor y con el co­ra­zón”, aun a ries­go de equi­vo­car­se. El 21 en Cór­do­ba.

VOS - - VOS + MÚSICA - Rodrigo Ro­jas rro­jas@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Lue­go de con­quis­tar La­ti­noa­mé­ri­ca ba­jo el man­to de Vio­let­ta, Mar­ti­na Stoes­sel de­jó atrás su tra­je de es­tre­lla de Dis­ney y re­lan­zó su ca­rre­ra mu­si­cal sim­ple­men­te co­mo Ti­ni.

Y una vez más, el mun­do in­fan­to ju­ve­nil se rin­dió a sus pies y la con­quis­ta aho­ra se ex­pan­dió al otro la­do del océano, lle­gan­do a los prin­ci­pa­les pues­tos en dis­tin­tos ran­kings eu­ro­peos.

Hoy, ya con el sem­blan­te de una jo­ven que ca­mi­na ha­cia la adul­tez, Mar­ti­na sien­te ha­ber de­ja­do atrás ese pa­pel que la con­vir­tió en una de las fi­gu­ras más im­por­tan­tes de la te­le­vi­sión. “La ver­dad es que fue un pro­ce­so. Cuan­do ter­mi­na­mos la gi­ra de tres años, en la que llegamos a ha­cer 400 shows y tres tem­po­ra­das de te­le­vi­sión, fue muy in­ten­so. Mu­chas ve­ces ha­bía­mos he­cho un su­pues­to úl­ti­mo show, sa­bien­do que íba­mos a vol­ver, pe­ro en el úl­ti­mo de Eu­ro­pa sa­bía­mos que no ha­bía re­torno. Me cos­tó un tiem­po en­ten­der­lo”, di­ce a VOS an­tes de lle­gar a Cór­do­ba pa­ra pre­sen­tar­se en la Pla­za de la Mú­si­ca el 21 de oc­tu­bre, por pri­me­ra vez co­mo so­lis­ta.

Con­ver­tir­se en Ti­ni no fue de un día pa­ra otro, y ese pro­ce­so de trans­for­ma­ción no fue a es­pal­das de su pú­bli­co: ella mis­ma le mos­tró a sus fans en un lar­go­me­tra­je có­mo y por qué se apo­de­ra­ba de su nom­bre pro­pio pa­ra se­guir ade­lan­te. “Lue­go del fin de la gi­ra lle­gó la gra­ba­ción de la pe­li y en to­dos esos me­ses en­ten­dí que to­do lle­ga­ba a su fin. Fil­mar ese cam­bio de Vio­let­ta me ayu­dó a com­pren­der. Hay que en­ten­der que arran­qué a los 13 años, una edad muy im­por­tan­te en que una ado­les­cen­te se va co­no­cien­do y en­con­tran­do, va to­man­do sus de­ci­sio­nes. Y to­do eso lo vi­ví co­mo Vio­let­ta. Hoy, en mi in­te­rior ya me qui­té esa ca­pa y lo­gré rein­ven­tar­me”, di­ce.

Lo que ella quie­re

De­jar atrás el per­so­na­je le tra­jo tam­bién nue­vas e im­por­tan­tes res­pon­sa­bi­li­da­des. Pa­ra ella eso, le­jos de una pre­sión, es una ce­le­bra­ción: “Aho­ra es mi dis­co y aho­ra de­ci­do yo. Es­tá­ba­mos to­dos acos­tum­bra­dos a que Vio­let­ta era un per­so­na­je y to­do se de­ci­día por un li­bre­to. Aho­ra es lo que yo quie­ro, fue un gran cam­bio”.

Aun­que a par­tir de aho­ra la de­ci­sión es­tá en sus ma­nos, por de­trás Ti­ni cuen­ta con un res­pal­do in­con­di­cio­nal. “To­do fue muy rá­pi­do y me hi­zo cre­cer de gol­pe. A los 15 ya vi­vía co­sas que los chi­cos no es­tán acos­tum­bra­dos: de­jar mi ca­sa, el co­le­gio... re­la­cio­nar­me con gen­te adul­ta... fue muy de gol­pe. Pe­ro siem­pre, siem­pre y siem­pre es­tu­vie­ron mis pa­pás por de­trás de to­do. En to­do mo­men­to pa­ra ayu­dar­me, guiar­me, dar­me los sí y los no”.

–¿En al­gún mo­men­to te dio mie­do que la co­sa no fun­cio­ne co­mo Ti­ni?

–Siem­pre es­tu­ve se­gu­ra de ha­ber he­cho en to­do mo­men­to lo que amé y lo que me ha­cía sen­tir có­mo­da. Nun­ca me obli­ga­ron a na­da. Cuan­do es­tás se­gu­ro de eso, acep­tás lo que pa­se y lo que ven­ga. Co­mo siem­pre to­mé las de­ci­sio­nes con amor y con el co­ra­zón, los re­sul­ta­dos los iba a to­mar bien.

–¿Le en­con­trás al­gu­na res­pues­ta a es­te fe­nó­meno que sos?

–La ver­dad que no. Las co­sas pa­san por al­go, pe­ro nun­ca pen­sé que me iba a pa­sar to­do es­to a mí. Ni des­de que­dar en ese pri­mer cas­ting de Vio­let­ta, en el que ju­ro que me sen­tí una más del mon­tón. Aho­ra con mi dis­co y mis shows tam­po­co lo pue­do creer. Voy ca­yen­do de a po­co.

–¿Y cuan­do la re­vis­ta nor­te­ame­ri­ca­na “The Holly­wood Re­por­ter” te po­ne co­mo una de las mu­je­res más in­flu­yen­tes de la te­vé?

–Na­die en­cuen­tra una ex­pli­ca­ción a eso. Las co­sas pa­san por al­go, yo to­do lo ha­go con amor, es­fuer­zo y tra­ba­jo. Sin que­rer las­ti­mar a na­die y desean­do que to­dos crez­can. Asi­mis­mo, cuan­do las co­sas no sa­lie­ron tan bien me ha­cía más fuer­te y apren­día pa­ra la pró­xi­ma.

–Es­ta­dios lle­nos, gi­ras mun­dia­les, ré­cords, pre­mios... ¿Po­dés dar­le lu­gar a la tris­te­za en tu vi­da?

–Es­tu­ve vien­do los do­cu­men­ta­les de Be­yon­cé, Lady Ga­ga y Amy Wi­nehou­se y ha­bla­ban de eso, de que la gen­te pien­sa que uno sien­do fa­mo­so­que no hay tie­ne lu­gar una pa­ra vi­da la tris­te­za per­fec­ta, y la­sSe ol­vi­dan­co­sas ma­las.que so­mos¡Eso es per­so­nas,tan fal­so! que te­ne­mos un co­ra­zón, que nos en­fer­ma­mos... por eso exis­te ese lu­gar y es­tá bueno que así sea, sino pa­sás a ser un ro­bot. Que na­da te sen­si­bi­li­ce te ha­ce una per­so­na de men­ti­ra. –¿Lo­grás de­jar atrás rá­pi­do lo que su­ce­de en los es­ce­na­rios?

–A mí nun­ca me cos­tó ter­mi­nar los shows y vol­ver a ser la que se po­ne la jog­gi­ne­ta, el sué­ter gran­de de pa­pá y po­ner­me a ce­nar y ha­blar con mi fa­mi­lia. Tra­tar de se­guir mi vi­da nor­mal, nun­ca me cos­tó ha­cer ese clic. Mi pa­pá nun­ca en­ten­dió có­mo ha­go pa­ra ba­jar de to­da esa adre­na­li­na. –Re­sal­tás mu­cho a tu fa­mi­lia, pa­re­ce ser una pie­za clave.

–Son ab­so­lu­ta­men­te ellos el sos­tén, la educación que me die­ron, el afec­to y el apo­yo. En lo emo­cio­nal, en to­do. Mis amigas tam­bién, que son las mis­mas des­de que era chiquita. Es fun­da­men­tal te­ner cer­ca per­so­nas que te en­tien­den, que te co­no­cen, que sa­ben lo que ne­ce­si­tás. Te­ner unos vie­jos que me en­tien­dan en to­do fue la ben­di­ción más gran­de que me pue­de ha­ber pa­sa­do. –¿Ellos tam­bién es­tán en las de­ci­sio­nes mu­si­ca­les?

–En to­do es­tán ellos, por­que mi vie­jo es mi re­pre­sen­tan­te. Ha­bla­mos to­do jun­tos, y yo lo es­cu­cho mu­cho por­que es­tá ha­ce 40 años en el me­dio y en­tien­de mu­cho más que yo, ob­vio. Pe­ro la úl­ti­ma de­ci­sión la ten­go yo y eso a él le en­can­ta, y a mí me ha­ce más fuer­te. –¿Có­mo se­rá el show en Cór­do­ba?

–Es muy mo­vi­li­za­dor pa­rar­me en el es­ce­na­rio y ver a los fans que me acom­pa­ñan des­de que te­nía­mos 15 años. Vol­ver a Cór­do­ba des­pués de ha­ber he­cho tan­tos shows ahí es muy emo­cio­nan­te. Pre­sen­tar es­te show que tie­ne to­do lo que siem­pre so­ñé, tan­to las can­cio­nes de mi dis­co co­mo al­gu­nas de Vio­let­ta y un par de co­vers de ar­tis­tas que amo. Lu­ces, pan­ta­llas, bai­la­ri­nes, co­reo­gra­fías, cam­bios de vestuario, ban­da en vi­vo, vi­deos. Es­tá lleno de emo­cio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.