Ro­jo so­bre blan­co

VOS - - COMENTARIO DE CINE - Car­los Schi­lling cs­chi­lling@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Los pai­sa­jes ne­va­dos y de­sola­dos de los paí­ses nór­di­cos ya for­man par­te de la cul­tu­ra pop del mis­te­rio. Va­rios li­bros y se­ries po­li­cia­les lo de­mues­tran, des­de la tri­lo­gía Mi­llen­nium, de Stieg Lars­son, pa­san­do por las no­ve­las de He­ning Man­kell y su de­tec­ti­ve Wa­llan­der, has­ta pro­duc­tos te­le­vi­si­vos co­mo Trap­ped, Broen ola ori­gi­nal de The Ki­lling.

La su­po­si­ción bá­si­ca es que al­go re­tor­ci­do de­be es­con­der­se en esos se­res que son ca­pa­ces de so­por­tar tem­pe­ra­tu­ras ba­jo ce­ro du­ran­te ca­si to­do el año. En El mu­ñe­co de

nie­ve, que se desa­rro­lla en No­rue­ga, To­mas Al­fred­son, que ha­bía des­lum­bra­do al mun­do con su be­llí­si­ma y me­lan­có­li­ca De­ja­me

en­trar, no des­mien­te en absoluto esa mi­to­lo­gía.

Al con­tra­rio, re­po­sa so­bre ella pa­ra no te­ner que apor­tar na­da nue­vo al gé­ne­ro del po­li­cial de sus­pen­so con ase­sino se­rial in­clui­do. Re­pi­te to­das las fór­mu­las, cons­cien­te de que tan­to el pai­sa­je geo­grá­fi­co co­mo el psi­co­ló­gi­co ya es­tán de su par­te. Ade­mas, y no es un de­ta­lle me­nor, cuen­ta con el mag­ne­tis­mo de su pro­ta­go­nis­ta, Mi­chael Fass­ben­der, quien en­car­na a Harry Ho­le, un ve­te­rano de­tec­ti­ve, al­cohó­li­co y di­vor­cia­do, una de esas cria­tu­ras ator­men­ta­das que tan bien que­dan en una at­mós­fe­ra de nie­ve y bru­mas per­ma­nen­tes.

Pe­se a al­gu­nos em­bro­llos de la tra­ma, el guion es bas­tan­te ele­men­tal en su for­ma de con­du­cir to­das las sos­pe­chas a de­ter­mi­na­do per­so­na­je pa­ra lue­go sor­pren­der con la ver­da­de­ra iden­ti­dad del ase­sino, que es­tu­vo to­do el tiem­po an­te nues­tros ojos y que no su­pi­mos ver.

Es el clá­si­co for­ma­to del rom­pe­ca­be­zas, tan­tas ve­ces in­ten­ta­do y tan po­cas ve­ces lo­gra­do. Pa­ra col­mo, Al­fred­son no ter­mi­na de de­ci­dir­se si quie­re ser ho­nes­to o si quie­re ma­ni­pu­lar al es­pec­ta­dor. Así de­di­ca la pri­me­ra es­ce­na, an­tes de los tí­tu­los, a mos­trar el mo­men­to en que se con­fi­gu­ra el trau­ma del fu­tu­ro ase­sino se­rial.

Es una es­ce­na fuer­te, pe­ro es­tá años luz de ser bri­llan­te, y tal vez su úni­ca vir­tud sea ex­pli­ci­tar las mo­ti­va­cio­nes del cri­mi­nal des­de el prin­ci­pio pa­ra evi­tar­se ro­deos pos­te­rio­res. Pe­ro en el res­to de la his­to­ria el di­rec­tor no jue­ga con los nai­pes so­bre la me­sa sino que tien­de a es­con­der­los con tru­cos no de­ma­sia­do con­vin­cen­tes.

Esa in­de­ci­sión en­tre ho­nes­ti­dad y ma­ni­pu­la­ción, fa­tal en otras pe­lí­cu­las, aquí se to­le­ra pre­ci­sa­men­te por el frío exo­tis­mo del mun­do que nos mues­tra y por la cru­de­za con que se ex­po­nen tan­to los ase­si­na­tos co­mo los sen­ti­mien­tos.

Hay al­go alie­nan­te y va­cío, hue­co –tal vez por eso el ape­lli­do del de­tec­ti­ve es Ho­le– que ge­ne­ra una dis­tan­cia en­tre los per­so­na­jes, aun cuan­do se be­sen, llo­ren, se abra- cen o se ma­ten. Tal vez só­lo sea un efec­to co­la­te­ral de que ac­to­res in­gle­ses o nor­te­ame­ri­ca­nos ha­gan de no­rue­gos. Pe­ro tam­bién pue­de ser una for­ma más o me­nos obli­cua de de­cir que en una so­cie­dad apá­ti­ca no ha­ce fal­ta ma­tar a na­die pa­ra eli­mi­nar­nos los unos a los otros.

El de­tec­ti­ve Ho­le. Fass­ben­der to­ma el rol del ve­te­rano in­ves­ti­ga­dor, una cria­tu­ra ator­men­ta­da que se lu­ce en una at­mós­fe­ra de nie­ve per­ma­nen­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.