“Barry Seal”, dis­pues­to a desafiar los lí­mi­tes

VOS - - Comentarios De Cine - Ju­lia Can­de­lle­ro ju­can­de­lle­ro@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Hay quie­nes de­di­can su vi­da a lo­grar al­gún des­cu­bri­mien­to, re­fle­xión o in­no­va­ción que in­mor­ta­li­ce su nom­bre (y po­cas ve­ces lo lo­gran) y otros que, ca­si sin bus­car­lo, pa­san a la his­to­ria por ha­ber to­ma­do ca­mi­nos que es­ca­pan a la ima­gi­na­ción co­lec­ti­va. Es­te es el ca­so de Barry Seal.

Barry, per­so­na­je que in­ter­pre­ta Tom Crui­se en Barry Seal: so­lo

en Amé­ri­ca, fue un pi­lo­to de la Trans World Airlines que pa­só de tra­ba­jar pa­ra la CIA y la DEA a con­ver­tir­se en uno de los nar­co­tra­fi­can­tes más bus­ca­dos por las fuer­zas de se­gu­ri­dad es­ta­dou­ni­den­ses.

Su in­trin­ca­da vi­da co­mo do­ble agen­te, la im­pu­ni­dad con la que ne­go­ció con las fuer­zas de Es­ta­dos Uni­dos, al tiem­po que abría nue­vas ru­tas y le fa­ci­li­ta­ba la co­mer­cia­li­za­ción de dro­gas al car­tel de Me­de­llín en los años 80, y el he­cho de ha­ber­se col­ga­do la me­da­lla por ser el pri­mer in­for­man­te en fo­to­gra­fiar a Pablo Escobar con las “ma­nos en la ma­sa”, son al­gu­nos pun­tos fuer­tes de su cu­rrí­cu­lum que lo ca­ta­pul­ta­ron a la pan­ta­lla ba­jo la di­rec­ción de Doug Li­man. Uno de los gran­des acier­tos de

Barry Seal es ex­cluir del re­la­to los jui­cios mo­ra­les pre­vios. El pro­ta­go­nis­ta no se pre­sen­ta co­mo un hé­roe, ni tam­po­co co­mo un an­ti­hé­roe. Por mo­men­tos es las dos co­sas, por mo­men­tos nin­gu­na. Es un hom­bre co­mún, con sus cla­ros y os­cu­ros, pe­ro con un co­ra­je, in­cons­cien­cia y una sed por desafiar los lí­mi­tes y ter­mi­nar con la mo­no­to­nía de su ru­ti­na que lo lle­van a to­mar de­ci­sio­nes que los hom­bres co­mu­nes no to­man. Es un de­lin­cuen­te, pe­ro tam­bién es un in­for­man­te cla­ve que lo­gró po­ner tras las re­jas a te­rri­bles cri­mi­na­les. El fil­me re­fle­ja con fres­cu­ra la do­ble mo­ral del per­so­na­je, y la en­mar­ca en una co­rrec­ta re­crea­ción de los es­ce­na­rios de la épo­ca que per­mi­ten el via­je en el tiem­po.

Una fi­gu­ra

Crui­se in­ter­pre­ta de ma­ne­ra ve­ro­sí­mil su pa­pel, y es­ta es una vir­tud que se agra­de­ce. Barry Seal ex­pe­ri­men­ta un ex­tre­mo

ping- pong de es­ta­dos de áni­mo has­ta con­cre­tar es­ta ¿os­cu­ra? ver­sión de su “sue­ño ame­ri­cano” y, aun­que Tom no con­se­gui­rá un Os­car, su tra­ba­jo man­tie­ne la ten­sión y aten­ción del es­pec­ta­dor. Des­pués de tan­tos años de ca­rre­ra, el mag­ne­tis­mo de Crui­se es­tá in­tac­to y le per­mi­te se­guir po­si­cio­nán­do­se co­mo una fi­gu­ra fuer­te de Holly­wood, pe­se a al­gu­nos de sus úl­ti­mos fra­ca­sos en ta­qui­lla.

Barry Seal: so­lo en Amé­ri­ca

al­ter­na en­tre to­ques de dra­ma, co­me­dia y ac­ción. Re­crea si­tua­cio­nes tan dis­pa­ra­ta­das e in­creí­bles que, aun­que son fun­cio­na­les al di­na­mis­mo y la es­pec­ta­cu­la­ri­dad de una pe­lí­cu­la en­tre­te­ni­da, in­vi­tan a “goo­glear” pa­ra co­rro­bo­rar si real­men­te su­ce­die­ron. Aler­ta de spoi­ler: sí ocu­rrie­ron.

In­tac­to. Tom Crui­se man­tie­ne su mag­ne­tis­mo in­tac­to en la pan­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.