Me­cá­ni­ca po­pu­lar pa­ra psi­có­pa­tas

VOS - - Comentarios De Cine - Car­los Schi­lling cs­chi­lling@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La idea de que tor­tu­rar a una per­so­na pue­de li­be­rar­la de sus pe­ca­dos tie­ne el se­llo de pro­pie­dad in­te­lec­tual de la Igle­sia Ca­tó­li­ca y se co­no­ció co­mo San­ta In­qui­si­ción. En el ci­ne, la adap­ta­ción más ren­ta­ble de ese con­cep­to ha si­do sin du­das El jue­go del mie­do.

La sa­ga in­ven­ta­da por Ja­mes Wan y pro­ta­go­ni­za­da por el ase­sino se­rial Jig­saw tu­vo sie­te en­tre­gas en­tre 2004 y 2010 y mar­có una es­pe­cie de sal­to en una di­rec­ción a la vez ma­quí­ni­ca y mo­ral del gé­ne­ro slasher (de psi­có­pa­tas en­mas­ca­ra­dos que ma­tan con mo­to­sie­rras, cu­chi­llas, gua­da­ñas, et­cé­te­ra).

En es­te ca­so el ase­sino no era un trau­ma­do se­dien­to de san­gre sino un hom­bre in­te­li­gen­te, con pro­fun­dos co­no­ci­mien­tos de me­cá­ni­ca y elec­tró­ni­ca, que de­ci­día ajus­ti­ciar a per­so­nas de­plo­ra­bles me­dian­te dis­po­si­ti­vos in­ge­nio­sos que so­me­tían a la víc­ti­ma a una prue­ba éti­ca que de­bía su­pe­rar si que­ría con­ser­var su vi­da. El he­cho de que Jig­saw (in­ter­pre­ta­do por el in­quie­tan­te To­bin Bell) pa­de­cie­ra un cán­cer ter­mi­nal le in­fun­día un au­ra de os­cu­ra tra­ge­dia a la his­to­ria, más allá de que el pro­duc­to era de du­do­sa ca­li­dad na­rra­ti­va,

Pa­sa­ron sie­te años de la úl­ti­ma en­tre­ga y la tec­no­lo­gía avan­zó en la di­rec­ción de la es­pec­ta­cu­la­ri­dad que mar­ca­ba El jue­go del mie­do

VII en 2010. Pe­ro es­ta nue­va en­tre­ga pa­re­ce un re­tro­ce­so, me­nos que un ho­me­na­je, la di­la­pi­da­ción de una he­ren­cia de la que tal vez só­lo que­da­ba la nos­tal­gia del pe­río­do más san­grien­to del ci­ne de te­rror.

Sal­vo el ce­re­mo­nio­so y per­ver­so per­so­na­je de Bell, re­sul­ta di­fí­cil res­ca­tar al­go de es­ta pe­lí­cu­la en la que lo úni­co que tie­ne vi­da y ca­rác­ter son la má­qui­nas de tor­tu­rar, por­que tan­to los per­so­na­jes prin­ci­pa­les co­mo los secundarios, pé­si­mos ac­to­res, no ge­ne­ran la mí­ni­ma em­pa­tía ne­ce­sa­ria pa­ra que com­par­ta­mos sus des­ti­nos.

La tra­ma, que pre­ten­de com­pli­car­se vuel­tas de tuer­ca adi­cio­na­les, pa­re­ce in­ti­mi­dar a los pro­pios guio­nis­tas, por­que a ca­da ra­to se sien­ten obli­ga­dos a ex­pli­car­la me­dian­te diá­lo­gos y flash­back que ter­mi­nan sien­do un in­sul­to al coe­fi­cien­te in­te­lec­tual de un es­pec­ta­dor me­dio. Co­mo Ja­son, Freddy o Mi­chael Myers, Jig­saw es un em­ble­ma que so­bre­vi­vi­rá a va­rias de las pe­lí­cu­las de­cep­cio­nan­tes. Tal vez, al­gún día, en­cuen­tre una his­to­ria que le ha­ga jus­ti­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.