La no­che de Joa­quín en el Or­feo.

Joa­quín Sa­bi­na pre­sen­ta­rá “Lo nie­go to­do”, un dis­co en el que ce­le­bra ha­ber so­bre­vi­vi­do. Es­ta no­che, en el Or­feo Su­per­do­mo.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Ger­mán Arras­cae­ta Ga­rras­cae­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Joa­quín Sa­bi­na cum­pli­rá en Cór­do­ba con un ri­tual ex­tra­ño y muy inusual en ar­tis­tas co­mo él, que tie­nen el há­bi­to de vi­si­tar­nos ca­da dos años o más. Efec­ti­va­men­te, el can­tan­te an­da­luz ac­tua­rá hoy en el Or­feo Su­per­do­mo a po­co más de ocho me­ses de ha­ber­se pre­sen­ta­do en el Fes­ti­val de Pe­ñas de Vi­lla Ma­ría.

Pe­ro si aquel con­cier­to (el úni­co que ofre­ció en to­do el con­ti­nen­te por en­ton­ces, a cam­bio de un ca­ché abul­ta­do) se en­fo­có en sus gran­des éxi­tos, con el de es­ta no­che pre­sen­ta­rá for­mal­men­te Lo nie­go to­do, su úl­ti­mo dis­co. Es la obra pro­du­ci­da por el roc­ker Lei­va, en que le po­ne pa­ños fríos con la idea de vi­vir un renacimiento en el oca­so que su­po­ne ca­mi­nar man­sa­men­te ha­cia los 70 (va por los 68).

Pa­ra apun­ta­lar ese con­cep­to, Sa­bi­na re­in­ci­de en la es­cri­tu­ra a cua­tro ma­nos con el poe­ta Ben­ja­mín Pra­do, quien lo ayu­da a se­pul­tar au­ra bohe­mia e ins­tau­rar un nue­vo or­den en el que es­te crea­dor, al­gu­na vez apun­ta­do co­mo cul­tor del des­bor­de, llo­ra “con las más cur­sis pe­lí­cu­las de amor”.

Es más, ma­ña­na en el Or­feo es­ta­re­mos an­te un Joa­quín Sa­bi­na que se ale­gra de ha­ber su­pe­ra­do las ca­la­mi­da­des que pro­du­ce una vi­da so­bre­sal­ta­da. Si lle­ga­ra a in­cluir en la lis­ta el te­ma Lá­gri­mas de már­mol, le oi­re­mos el verso “Su­per­vi­vien­te, mal­di­ta sea / nun­ca me can­sa­ré de ce­le­brar­lo”. Su­per­vi­vien­te pe­ro no pleno, a juz­gar por la lí­nea “con­se­guí lle­gar a vie­jo ver­de men­di­gan­do amor”. Por otro la­do, es pro­ba­ble que Lo nie­go to­do se re­cuer­de co­mo el dis­co en el que Sa­bi­na se des­pren­de del ró­tu­lo “Dy­lan es­pa­ñol”. Más allá de sus pro­pó­si­tos ex­plí­ci­tos, va­le ob­ser­var que su voz aja­da y mal­tra­ta­da rin­de co­mo nun­ca arri­ba de una im­pron­ta rock & folk ro­bus­te­ci­da por Lei­va.

Tam­po­co es­ta­mos fren­te a una pues­ta as­cé­ti­ca de Joa­quín Sa­bi­na, ni emo­cio­nal­men­te co­rrec­ta. De he­cho, en el dis­co vie­ne un vals que ex­pre­sa “quien más, quien me­nos / pa­gó ca­ras 500 no­ches ba­ra­tas / y cam­bió a su fa­mi­lia por dos mu­la­tas / de cu­lo obs­ceno”, ver­sos que po­drían re­car­gar las acu­sa­cio­nes de mi­só­gino que sue­len pe­sar en su con­tra.

La opi­nión so­bre Ca­ta­lu­ña

En la pre­via de es­te con­cier­to, Sa­bi­na ofre­ció muy po­cas en­tre­vis­tas, en las que re­sul­tó inevi­ta­ble pre­gun­tar­le por los agi­ta­dos días que vi­ve Ca­ta­lu­ña. Y es­to fue lo que Sa­bi­na le di­jo a Infobae: “Es­toy com­ple­ta­men­te en con­tra del na­cio­na­lis­mo di­vi­sor, del na­tu­ra­lis­mo que di­vi­de, creo que el si­glo 21 es­tá he­cho pa­ra ten­der puen­tes y pa­ra qui­tar fron­te­ras co­mo la Unión Eu­ro­pea y no pa­ra ha­cer pe­que­ños paí­ses pe­que­ñi­tos que se crean su­pe­rio­res a los de al­re­de­dor. Es­toy ra­di­cal­men­te en con­tra, creo que el na­cio­na­lis­mo en Eu­ro­pa ha traí­do to­da la gue­rra del si­glo 20 y creo que lo que te­ne­mos que ha­cer es ser to­dos li­bres e igua­les y que los te­rri­to­rios no tie­nen de­re­chos. Quie­nes tie­nen de­re­chos son los ciu­da­da­nos”.

Con el co­ra­zón en la Gran Vía. Sa­bi­na po­sa a po­cas cua­dras de su ca­sa, en Ma­drid. El ar­tis­ta se opo­ne al in­de­pen­den­tis­mo ca­ta­lán, por­que cree en “ten­der puen­tes y qui­tar fron­te­ras”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.