Vol­ver al pa­sa­do

“El Fla­co” Pai­los y “el Zur­do” Cas­tagno rea­li­za­rán dos pre­sen­ta­cio­nes de “De vuel­ta al pub”, un es­pec­tácu­lo en el que re­cuer­dan sus ini­cios en el cir­cui­to cor­do­bés.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Ger­mán Arras­cae­ta ga­rras­cae­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Fer­nan­do “Fla­co” Pai­los y Da­niel “Zur­do” Cas­tagno son ami­gos des­de 1991, año en el que nues­tro en­tre­te­ni­mien­to ciu­da­dano se con­cen­tra­ba en la mo­vi­da de los pubs. Pubs a la cordobesa, con “Fer­nan­dos” es­pu­man­tes y es­pec­tácu­los na­da so­lem­nes con es­pí­ri­tu de ca­fé con­cert.

Fue en ese con­tex­to, con Pi­za- rrón de la ca­lle Bel­grano co­mo cen­tro, que Pai­los pa­só de mú­si­co chis­pean­te a hu­mo­ris­ta he­cho y de­re­cho, y Cas­tagno de tro­va­dor ob­se­sio­na­do con Ba­gliet­to a so­lis­ta funk con pro­yec­ción la­ti­na.

“El Fla­co” y “el Zur­do” sien­ten una per­ma­nen­te año­ran­za por aque­llos tiem­pos de bohe­mia erran­te y tras­no­ches en “La Co­va­cha”, la ca­sa familiar de los Pai­los en ba­rrio Güe­mes que se con­ver­tía en al­ber­gue per­ma­nen­te pa­ra los ar­tis­tas afi­nes que no te­nían don­de pa­rar.

Pe­ro es­tos per­so­na­jes no fo­si­li­za­ron la evo­ca­ción sino que la re­crea­ron con la pro­duc­ción de un es­pec­tácu­lo en con­jun­to pa­ra ofre­cer ca­da fin de año en La Car­lo­ta, el pue­blo na­tal de Cas­tagno. “Li­ving” e “Hi­jo na­tu­ral/ hi­jo adop­ta­do” fue­ron al­gu­nos de los tí­tu­los ele­gi­dos pa­ra nom­brar es­ta ofer­ta de tres blo­ques: can­cio­nes, hu­mor, reunión de am­bos al cie­rre.

El re­sul­ta­do fi­nal de ca­da jun­ta­da, por su­pues­to, pro­du­cía un cos­qui­lleo es­ti­mu­lan­te pa­ra re­pe­tir la ex­pe­rien­cia en la ca­pi­tal pro­vin­cial. Y lle­gó el día que eso se vol­vió in­con­te­ni­ble; tan­to, que se de­bió con­se­guir una fe­cha pa­ra el Pun­go Ur­bano, que fi­nal­men­te se rea­li­za­rá hoy.

¿Por qué ra­zón se des­en­ca­de­nó to­do? Con­tes­ta Pai­los: “Ha­ce cin­co años que nos reuni­mos en La Car­lo­ta; por su­pues­to, siem­pre hu­bo que ade­cuar­lo a mis tiem­pos, por las gi­ras y las de­man­das que me sur­gían por las tem­po­ra­das de ve­rano. Pe­ro pa­só que es­te año me pro­pu­se ir a Chile. Fue por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, por ami­gos que me lo su­ge­rían, por los chi­le­nos que se acer­ca­ban al fi­nal de las fun­cio­nes. Y me fui a un pub de San­tia­go, lo­co. 150 per­so­nas bien cer­qui­ta y ac­tuan­do so­bre una ta­ri­mi­ta”.

“Me gus­tó tan­to, la pa­sé tan bien, que lo agi­té al ‘Zur­do’ al to­que. Pa­ra col­mo, a una se­ma­na de lo de Chile hi­ce La Tras­tien­da. De nue­vo, el es­pí­ri­tu de ca­fé con­cert, yo ha­blan­do bo­lu­de­ces con la viola en la mano. Se me res­pi­ró un po­co la ca­be­za, por­que úl­ti­ma­men­te lo mío es el tea­tro, con más pro­duc­ción y con­mi­go re­clui­do en el ca­ma­rín mien­tras la gen­te se va”, am­plía.

–¿Cuá­les fue­ron las par­ti­cu­la­ri­da­des de su en­cuen­tro co­mo per­so­nas y ar­tis­tas?

–(Pai­los) Nos co­no­ce­mos des­de ese año sí, cuan­do yo to­ca­ba en Sal­sa Group y él era un can­tau­tor re­co­no­ci­do en el am­bien­te. Pa­só que un buen día vino Jor­ge Gue­rre­ro, mi pro­duc­tor que por en­ton­ces te­nía un bar en Mi­na Cla­ve­ro y an­da­ba bus­can­do gru­pos pa­ra lle­var en la tem­po­ra­da del ‘92, y lo lla­mó al “Zur­do” y tam­bién nos lle­vó a no­so­tros. En­ton­ces, se ga­ran­ti­zó al tro­va­dor y al gru­po de jo­da. Sa­lió un ve­rano es­pec­ta­cu­lar, ac­tuá­ba­mos de mar­tes a do­min­go. Jor­ge ha­bía al­qui­la­do una ca­sa en la que nos dor­mía­mos co­mo 14. ¿Sa­bés có­mo le de­cía­mos a esa ca­sa? ¡La Leo­ne­ra!

–(Cas­tagno) A la vuel­ta de esa tem­po­ra­da, la gen­te que com­par­tía con­mi­go el al­qui­ler en Cór­do­ba ha­bía res­cin­di­do el con­tra­to y se ha­bía mudado a un pub que ellos mis­mos ha­bían inau­gu­ra­do: era Che Ta­xi, que só­lo du­ró unos po­cos me­ses. Bueno, el “Fla­co” me acom­pa­ñó a mi nue­vo “ho­gar” y cuan­do vio el lu­gar en el que yo iba a dor­mir (un al­ti­llo irres­pi­ra­ble), me di­ce “ni lo­co te que­dás acá, ve­ni­te a vi­vir a ca­sa”. Y así fue que ter­mi­né en La Co­va­cha, que era la em­ba­ja­da de to­do bo­rra­cho que an­da­ba por ahí. En esa ca­sa re­cuer­do ha­ber­me en­con­tra­do a las Azú­car Mo­reno y al cha­bón que can­ta­ba el te­ma de Ita­lia ’90 (Edoar­do Ben­na­to).

–(Pai­los) La ca­sa de mis vie­jos es­tá en Güe­mes, en ca­lle Pe­rú. Has­ta Wil­kins pa­só por ahí. El cha­bón fue a co­mer un asa­do por­que sus mú­si­cos ca­ye­ron a Ma­ría Ma­ría des­pués de un show. Siem­pre que un ar­tis­ta le pe­día a un pro­duc­tor que le mos­tra­ra la no­che de Cór­do­ba, me lo man­da­ban a mí a Güe­mes. Con Fito Páez me pa­só lo mis­mo. Ru­bén Al­va­raz me lo man­dó a Fito. –¿El es­pec­tácu­lo tie­ne una

‘EL FLA­CO’ TIE­NE UNAS CAN­CIO­NES MUY BO­NI­TAS, ES UN GRAN COM­PO­SI­TOR. LO CO­NO­CÍ CO­MO MÚ­SI­CO. “Zur­do” Cas­tagno ‘EL ‘ZUR­DO’ TIE­NE UN MON­TÓN DE TE­MAS ALUCINANTES PA­RA APOR­TAR DE LA ÉPO­CA POS­TE­RIOR A PI­ZA­RRÓN. Fer­nan­do Pai­los

cua­dra­tu­ra pre­ci­sa?

–(Cas­tagno) Es­to sur­ge por­que ya fue el quin­to o sex­to año que lo pro­ba­mos en La Car­lo­ta, mi pue­blo, don­de lle­ga gen­te del in­te­rior que tie­ne la mis­ma año­ran­za que no­so­tros. Siem­pre nos pre­gun­tan “¿Cuándo vol­ve­rán a ha­cer es­to en Cór­do­ba?”

–(Pai­los) En La Car­lo­ta, pri­me­ro ac­tua­ba él, lue­go ha­cía yo una par­te de hu­mor y des­pués nos reunía­mos al fi­nal. En la ta­ri­ma ar­ma­mos una es­pe­cie de bar, don­de uno de los mú­si­cos es mozo, el otro bar­man. La pri­me­ra par­te era con dos vio­las, y de­cía­mos “¿te acor­dás ese te­ma?”. Y así él re­crea­ba a Ba­gliet­to, yo a Fon­to­va…Lo cier­to es que un día me lla­ma Gus­ta­vo del Pun­go en­te­ra­do de to­do es­to y me di­ce “¿Con quién me es­tás go­rrean­do?”

–Ten­go la sen­sa­ción de que en tus fun­cio­nes tea­tra­les te que­dás con las ga­nas de can­tar y to­car.

–(Pai­los) Sí, acá me sa­có la leche. Él (se­ña­la a “Zur­do”) siem­pre me di­ce “te­nés que vol­ver a to­car la viola, vol­ver a can­tar”.

–(Cas­tagno) El “Fla­co” tie­ne unas can­cio­nes muy bo­ni­tas, es muy buen com­po­si­tor. De he­cho, yo lo co­no­cí co­mo mú­si­co.

–(Pai­los) Vol­vien­do al ’92, des­pués de Mi­na Cla­ve­ro, “Zur­do” ar­ma un gru­po y yo no que­ría sa­ber más na­da con Sal­sa Group por­que el pro­yec­to me ha­bía sa­tu­ra­do. Pe­ro que­ría se­guir sin­tién­do­me mú­si­co, así que le pe­dí to­car la pan­de­re­ta en su nue­vo gru­po que se lla­ma­ba Zur­do y El Be­so. Fui muy fe­liz sien­do su per­cu­sio­nis­ta.

–Pe­ro an­tes de eso, Zur­do, eras un can­tan­te más de tro­va ur­ba­na, ¿no?

-Sí, cla­ro. Las mo­vi­das de Pi­za­rrón te­nían un con­di­men­to Ba­gliet­to a full. Me con­sus­tan­cié tan­to con él, que lle­gué a can­tar igual. A (e dis­co) Ayúdame a

mi­rar, de só­lo viola y voz, lo hacíamos de pun­ta a pun­ta. Me cos­tó años de fo­no­au­dió­lo­ga y pro­fes de can­to sa­car­me los ma­nie­ris­mos de Ba­gliet­to. Aho­ra pue­do vol­ver a in­ter­pre­tar ese re­per­to­rio sin pro­ble­mas, pe­ro en un mo­men­to fue una pe­sa­di­lla. Fue un re­per­to­rio que lle­gué a odiar. Aho­ra lo dis­fru­to; so­bre to­do si se da en el mar­co de una pe­ña co­ol co­mo era la mo­vi­da de un pub de los ’90. –¿Tu­vo un mar­co con­tra­cul­tu­ral aque­lla mo­vi­da?

–(Cas­tagno) No hu­bo na­da, lo­co. Yo te­nía una pe­lo­tu­dez muy gran­de en la ca­be­za. Nos chu­pa­ba un hue­vo to­do, a de­cir ver­dad. A la dis­tan­cia, la grie­ta no exis­tía por­que era fá­cil es­tar a la iz­quier­da. No te­nía una ba­ja­da has­ta que lle­gó Ki­ke Ga­da­mes, de Illa­pu, y me­tió una piz­ca de la­ti­noa­me­ri­ca­nis­mo. Tra­jo un co­lor muy lin­do ese lo­co.

–(Pai­los) Los pubs eran un lu­gar de en­cuen­tro. Aho­ra, des­pués de las fun­cio­nes cha­bo­nes de nues­tra edad que tie­nen has­ta nie­tos me dicen “pu­di­mos de­jar los chi­cos y te vi­ni­mos a ver, pe­ro có­mo ex­tra­ña­mos ver­te en un pub”. En un pub, mien­tras uno del pú­bli­co subía a can­tar y re­pen­ti­za­ba to­do, me sa­lió el Can­dom­be pa­ra el Fer­net. Le pe­dí que me lo arre­gla­ra al (mú­si­co y pro­duc­tor) Ne­gro Bra­vo, que so­lía ve­nir a ca­sa a las cua­tro de la ma­ña­na y me de­cía “hos­pe­da­me” (imi­ta la to­na­da de Tras­la­sie­rra). En La Co­va­cha siem­pre ha­bía fer­net, así que em­pe­za­mos a to­mar y, des­pués de es­cu­char el te­ma, el Ne­gro me di­ce “es­tá bien así, no hay que arre­glar­le na­da”. Es­te pue­de ser mi apor­te, pe­ro el “Zur­do” tie­ne un mon­tón de te­mas alucinantes pa­ra apor­tar de la épo­ca pos­te­rior a Pi­za­rrón.

(Cas­tagno) No te­nía­mos la no­ción de pro­fe­sio­na­lis­mo, pe­ro cuan­do em­pie­zan a de­caer los pubs, am­ré una ban­da de la ban­da y gra­bé La­tin Funky, que ya cum­plió 20 años.

–“Zur­do”, ¿sen­tís que “el Fla­co” se ba­ja sin pro­ble­mas del es­tre­lla­to?

–Cla­ro. “El Fla­co” si­gue te­nien­do los mis­mos ami­gos de la se­cun­da­ria, una gran bol­sa de per­so­na­jes. Y se si­gue preo­cu­pan­do por to­dos no­so­tros.

(NI­CO­LÁS BRA­VO)

Hoy co­mo ayer. Da­niel “Zur­do” Cas­tagno y Fer­nan­do “Fla­co” Pai­los quie­ren vol­ver a ha­cer de las su­yas en una “ta­ri­mi­ta”. Aquí, reuni­dos en El Pun­go.

(NI­CO­LÁS BRA­VO)

Cóm­pli­ces. Cas­tagno y Pai­los se co­no­cie­ron en 1991, en Mi­na Cla­ve­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.