Na­die es in­di­fe­ren­te

Ri­car­do Ar­jo­na se pre­sen­ta hoy y ma­ña­na en Cór­do­ba con el re­per­to­rio de su úl­ti­mo dis­co. ¿Por qué el ar­tis­ta ge­ne­ra amor in­con­di­cio­nal y odio pro­fun­do? Opi­nio­nes an­tes de su vi­si­ta.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Jo­sé Pla­yo jpla­yo@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

O es “ma­lí­si­mo” o es un “ge­nio”. La lle­ga­da de Ri­car­do Ar­jo­na a Cór­do­ba pa­ra su re­ci­tal de hoy y ma­ña­na en el Or­feo reavi­va una po­lé­mi­ca ve­la­da que tie­ne en el ojo de la tor­men­ta a su ta­len­to. Amor u odio. Esas dos ve­re­das, bien dis­tan­tes, es­tán se­pa­ra­das por una ca­lle en la que tran­si­tan al­gu­nos po­cos in­di­fe­ren­tes, por­que a la ho­ra de ha­blar del gua­te­mal­te­co hay de dos sa­bo­res: o dul­ce amor u odio vis­ce­ral.

Los ar­gu­men­tos de uno y otro la­do sue­len apo­yar­se en cues­tio­nes bien ra­cio­na­les, co­mo una crí­ti­ca a sus le­tras, o en cues­tio­nes más hu­ma­nas, co­mo las sen­sa­cio­nes en el co­ra­zón que pro­du­ce su tra­ba­jo.

Acom­pa­ña­do de un pú­bli­co en el que se ha­ce di­fí­cil en­con­trar ex­po­nen­tes mas­cu­li­nos, el gua­te­mal­te­co tran­si­tó el ca­mino de los me­teo­ros, y así pa­só de des­ga­ñi­tar­se en pea­to­na­les can­tan­do a la go­rra, a con­quis­tar la ta­qui­lla de lu­ga­res im­pen­sa­dos, y con se­gui­di­llas de

shows en los que no ca­ben al­fi­le­res.

Pero in­clu­so es­te fe­nó­meno des­pier­ta opi­nio­nes en­con­tra­das en­tre sus co­le­gas. Al­gu­nos, ni bien es­cu­chan su nom­bre, se aga­rran la ca­be­za. Y pa­ra mues­tra al­can­za el bo­tón pre­jui­cio­so de Fi­to Páez, que de­cla­ró: “Si la ciu­dad (Bue­nos Ai­res) le da 35 es­ta­dios Lu­na Park a Ar­jo­na y a Charly Gar­cía le da dos, te­nés que pen­sar qué sig­ni­fi­can la po­lí­ti­ca, los dia­rios en es­ta ciu­dad, en la que hay va­lo­res que fue­ron ani­qui­la­dos”.

El dis­pa­ro te­nía co­mo blan­co el amor pro­pio de Ar­jo­na y una crí­ti­ca abier­ta a sus se­gui­do­res (que son tan­tos co­mo pa­ra lle­nar va­rios Lu­na Park), pero la res­pues­ta de Ar­jo­na an­te el opro­bio se re­su­mió a un: “Pue­de ser que us­ted mis­mo se crea su far­sa de in­te­lec­tual osa­do, pero de­trás de su arro­gan­cia ha­bi­ta el irres­pe­tuo­so dic­ta­dor de creer­se due­ño de las de­ci­sio­nes po­pu­la­res”.

La cla­ve del éxi­to

¿En­can­ta­dor de ser­pien­tes o ga­lán sen­ci­llo? ¿Ge­nio de la poe­sía ras­po­sa u opor­tu­nis­ta de­ma­go­go? Cual­quie­ra sea la ba­se del fe­nó­meno, hay que re­cor­dar que Ar­jo­na no es­tá so­lo, que su le­gión de ad­mi­ra­do­res es lar­ga. Y ade­más es me­nes­ter con­tem­plar que la ofer­ta de sus shows es­tá car­ga­da de re­cur­sos, y lo que po­ne en es­ce­na as­pi­ra a una ca­li­dad: bue­nos mú­si­cos, bue­nas es­ce­no­gra­fías y bue­na co­ne­xión con las mu­je­res que en­cuen­tran en su mú­si­ca una voz que le ha­bla só­lo a ellas.

“El ma­chis­mo per­dió su ba­ta­lla, el fe­mi­nis­mo arran­có y hoy es­ta­mos en un asun­to sin tí­tu­lo, que de­be­rá ser ma­ne­ja­do por nues­tros hi­jos”, re­fle­xio­nó en una entrevista. Y esas de­cla­ra­cio­nes hi­cie­ron efec­to bu­me­rán cuan­do rom­pió su re­la­ción con Les­lie To­rres, su com­pa­ñe­ra des­de 2005. El di­vor­cio se con­vir­tió en un fue­go cru­za­do de acu­sa­cio­nes de vio­len­cia y abu­so de dro­gas, de la cual el can­tan­te sa­lió bas­tan­te gol­pea­do, ya que la jus­ti­cia ter­mi­nó fa­llan­do a fa­vor de su ex. Es­te pun­to es un mo­jón en su ca­rre­ra por­que mos­tró que ha­bía un hom­bre de­trás de la más­ca­ra se­duc­to­ra.

Pa­ra na­da so­lo. Jun­to con Abel Pin­tos, Ri­car­do Ar­jo­na se­rá el úni­co ar­tis­ta que es­te año pu­do ha­cer do­ble­te en el Or­feo Su­per­do­mo. Su con­vo­ca­to­ria en Cór­do­ba si­gue in­tac­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.