Có­mo es la nue­va se­rie “The Pu­nis­her”.

Net­flix es­tre­nó “The Pu­nis­her”, se­rie os­cu­ra, vio­len­ta y dra­má­ti­ca que es­tá en­tre lo me­jor del uni­ver­so Mar­vel.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Da­niel San­tos dsan­tos@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Es di­fí­cil des­tro­nar a Da­re­de­vil del po­dio de las me­jo­res se­ries de su­per­hé­roes de Net­flix, sur­gi­das de esa can­te­ra inago­ta­ble lla­ma­da Mar­vel.

Pe­ro en la al­tí­si­ma es­ti­ma que lo­gró la se­rie pro­ta­go­ni­za­da por Char­lie Cox so­bre el abo­ga­do cie­go que es­con­de ha­bi­li­da­des ex­tra­or­di­na­rias, hay va­rios pun­tos que le per­te­ne­cen al gran desa­rro­llo se­cun­da­rio de

The Pu­nis­her, el cas­ti­ga­dor, en la se­gun­da tem­po­ra­da.

Era de ca­jón que el per­so­na­je ten­dría vi­da pro­pia. Pri­me­ro por­que los de­re­chos es­ta­ban com­pra­dos ha­ce tiem­po (en reali­dad, fue­ron re­cu­pe­ra­dos por Mar­vel), y se­gun­do por­que ese uni­ver­so he­roi­co pre­pa­ró an­tes se­ries pro­pias para Jes­si­ca Jones (muy bue­na), a Iron Fist (bue­na) y a Lu­ke Ca­ge (bue­na), y des­pués a to­dos jun­tos en

De­fen­ders (re­gu­lar). So­bre es­ta úl­ti­ma ha­bía una ex­pec­ta­ti­va enor­me, pe­ro la­men­ta­ble­men­te el re­sul­ta­do fue una fas­ti­dio­sa reunión de in­di­vi­dua­li­da­des fren­te a un enemi­go co­mún, pe­ro ca­da uno por se­pa­ra­do fue mu­cho más fuer­te que to­dos jun­tos.

The Pu­nis­her me­re­cía su se­rie. Y con to­dos los epi­so­dios a la mano y al pu­ño en Net­flix, es po­si­ble pre­de­cir que se ga­na­rá el be­ne­plá­ci­to de los fa­ná­ti­cos de Mar­vel, de los se­gui­do­res de su­per­hé­roes y has­ta para pe­lear­le el primer puesto a

Da­re­de­vil, que aguar­da co­ne­xión para la ter­ce­ra tem­po­ra­da.

Jon Bernt­hal (gran ad­ver­sa­rio de Rick Gri­mes en el ini­cio de The Wal­king Dead) in­ter­pre­ta con dureza y ru­de­za a Frank Castle, un per­so­na­je con sed de ven­gan­za que se en­car­ga de com­ba­tir el cri­men sin pie­dad y con vio­len­cia.

A Frank Castle lo mue­ve la odio, y no hay na­die que pue­da de­te­ner­lo. Él per­dió a su es­po­sa e hi­jos, y se en­car­gó de co­brar una a una las vidas de sus res­pon­sa­bles. Pe­ro la his­to­ria pa­re­ce nun­ca que­dar sal­da­da.

Bernt­hal des­cri­bió el mo­do de com­po­ner a su cas­ti­ga­dor: “Sim­ple­men­te ima­gí­na­te a la gen­te que amas, pien­sa en ellos. Y lue­go ima­gí­na­te qué pa­sa­ría si al­guien te los arre­ba­ta­ra ¿Có­mo te ha­ría sen­tir?”.

Eso es exac­ta­men­te lo que se trans­mi­te en la se­rie, lo que el ac­tor in­si­nuó en Da­re­de­vil y aho­ra tie­ne a mano va­rios epi­so­dios para de­mos­trar esa mez­cla de do­lor, ira, arre­pen­ti­mien­to, ver­güen­za y tris­te­za.

Por­que ade­más de la fa­mi­lia trá­gi­ca­men­te ase­si­na­da, hay una tra­ma mi­li­tar en Kan­dahar (Af­ga­nis­tán), don­de él in­te­gra­ba un su­pues­to cuer­po de eli­te con­vo­ca­do para co­me­ter crí­me­nes en nom­bre de la pa­tria.

Por eso las historias se cru­zan tam­bién con las se­cue­las que de­jan las gue­rras en los ve­te­ra­nos, le ofre­ce ma­ti­ces pro­fun­dos, tam­bién crí­ti­cos, que po­nen el ojo so­bre un sis­te­ma cues­tio­na­ble.

Pe­ro cla­ro, es una his­to­ria de hé­roes y ven­ga­do­res, y no un dra­ma so­cial. Sim­ple­men­te los ca­pí­tu­los de The Pu­nis­her van de­cons­tru­yen­do a es­te cas­ti­ga­dor, para co­no­cer sus mo­ti­va­cio­nes y esa os­cu­ri­dad de la que nun­ca sa­le, ni quie­re sa­lir.

Jon Bernt­hal ase­gu­ró que vio ver­sio­nes an­te­rio­res del per­so­na­je para cons­truir el pro­pio “Pu­nis­her”, le­yó los có­mics ori­gi­na­les, y se preo­cu­pó por ofre­cer una ver­sión per­so­nal.

“Más im­por­tan­te que có­mo ha­bla, es el si­len­cio. Hay que ser eco­nó­mi­co con ello. Él só­lo va a de­cir lo jus­to, por­que no es­tá in­ten­tan­do ha­cer ami­gos”, des­cri­be el ac­tor, que des­ta­có que de to­da la ex­pe­rien­cia pre­via ha­blar con ve­te­ra­nos de gue­rra reales le abrió el ca­mino.

Otro de los gran­des acier­tos de la se­rie es que es­te so­li­ta­rio ven­ga­dor no es­tá so­lo. Cla­ro que no hay se­cun­da­rios tan bue­nos co­mo fue el su­yo en Da­re­de­vil, por­que nin­guno me­re­ce­ría su spin off, pe­ro to­dos cum­plen para pin­tar el cua­dro os­cu­ro y pe­li­gro­so.

Ebon Moss-Ba­chrach es Da­vid Lie­ber­man, un exa­na­lis­ta de la Agen­cia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal que convence a Castle para tra­ba­jar jun­tos, con el ob­je­ti­vo de re­cu­pe­rar sus vidas . Am­ber Ro­se Re­vah es la agen­te Di­nah Ma­da­ni, quien cru­za su ca­mino con The Pu­nis­her mien­tras in­ten­ta su pro­pia cruzada para re­sol­ver un cri­men.

Y es­tá Ka­ren Pa­ge, la úni­ca so­bre­vi­vien­te de Da­re­de­vil, que con­ti­núa tra­ba­jan­do en el

New York Bu­lle­tin en el que in­ves­ti­ga des­de que de­jó el es­tu­dio de abogacía de Matt Mur­dock (Da­re­de­vil).

La se­rie

Aun­que los he­chos es­tán vin­cu­la­dos, aquí no se tra­ta so­la­men­te de en­fren­tar­se a la red ma­fio­sa que se lle­vó a su fa­mi­lia. Aho­ra la tra­ma mi­li­ta­ris­ta ga­na mi­nu­tos y le da ma­yor sen­ti­do al dra­ma de El Cas­ti­ga­dor. “Tam­bién hay re­cha­zo por sí mis­mo, por­que se sien­te res­pon­sa­ble por lo que le ocu­rrió a su fa­mi­lia y car­ga con mu­cha cul­pa”, di­ce Bernt­hal.

The Pu­nis­her cum­ple a ra­ja­ta­blas las nor­mas de cons­truc­ción de hé­roes: pri­me­ro, ele­gir los po­de­res, un en­tre­na­mien­to le­tal y un ca­rác­ter te­me­ra­rio; se­gun­do, una de­bi­li­dad, que si­guen sien­do su fa­mi­lia y sus ami­gos; su iden­ti­dad ocul­ta, ca­si fun­da­men­tal a la ho­ra de pen­sar un per­so­na­je de gé­ne­ro. Y, por úl­ti­mo, un vi­llano. Aun­que en­ca­ra­do en una per­so­na, aquí es to­do un sis­te­ma... lo que lo vuel­ve to­do más com­ple­jo y atra­pan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.