Los pro­pie­ta­rios

VOS - - PANTALLAS - Ro­ger Ko­za

La de­mo­cra­ti­za­ción ab­so­lu­ta que su­po­nen las cá­ma­ras di­gi­ta­les per­mi­te que cual­quier per­so­na pue­da fil­mar.

Al­go si­mi­lar su­ce­de con las pla­ta­for­mas de pu­bli­ca­ción vir­tual en las que se pue­de pu­bli­car lo que se es­cri­be. ¿Có­mo se trans­for­ma un texto per­so­nal en li­te­ra­tu­ra o al­go fil­ma­do en ci­ne? La pre­gun­ta es in­có­mo­da, y no exis­te nin­gu­na epis­te­mo­lo­gía con­fia­ble para ha­llar un cri­te­rio fir­me de de­mar­ca­ción.

Cam­ping no es una pe­lí­cu­la de Rosendo Ruiz, ci­neas­ta que no te­me ser iden­ti­fi­ca­do con al­gu­nas pe­lí­cu­las que lle­van su nom­bre pe­ro que en un sen­ti­do es­tric­to no son de él. De ca­ra­va­na y Tres D sí lo son, por­que fue él quien las con­ci­bió, más allá de que la ma­yo­ría de las pe­lí­cu­las son el re­sul­ta­do de un tra­ba­jo en con­jun­to.

Más di­fí­cil es si­tuar Ma­tu­ri­tà y To­do el tiem­po del mun­do, pe­lí­cu­las que na­cie­ron de un va­lio­so em­pren­di­mien­to pe­da­gó­gi­co del di­rec­tor y una ins­ti­tu­ción edu­ca­ti­va. Co­mo El De­por­ti­vo, Cam­ping es un fil­me na­ci­do en un ta­ller dic­ta­do por Ruiz, el crí­ti­co de ci­ne y guio­nis­ta Alejandro Coz­za y la pro­duc­to­ra Inés Mo­yano. ¿Es en­ton­ces un fil­me co­lec­ti­vo o de Ruiz? ¿Es un fil­me ama­teur o pro­fe­sio­nal?

Qui­zás no se pue­da dar una res­pues­ta uní­vo­ca. Lo que sí se pue­de afir­mar es que la re­la­ción en­tre la eco­no­mía de re­cur­sos y los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos se­rá mo­ti­vo de cu­rio­si­dad y asom­bro, y a na­die se le ocu­rri­ría du­dar del es­tán­dar de su fac­tu­ra. Ca­da en­cua­dre evi­den­cia cui­da­do y el tra­ba­jo so­bre el so­ni­do es im­pe­ca­ble; el re­la­to tie­ne un rit­mo ama­ble y lo que se po­ne a con­si­de­ra­ción en él es un tó­pi­co hu­ma­na­men­te de­ci­si­vo: la cues­tión de la pro­pie­dad.

Unas sie­rras dis­tin­tas

Ha­bría que de­cir dos co­sas más. Cam­ping es el primer fil­me he­cho en Cór­do­ba que se apro­pia de las vis­to­sas sie­rras de la pro­vin­cia para trans­mi­tir an­sie­dad e ines­ta­bi­li­dad, más que so­sie­go y reen­cuen­tro con la na­tu­ra­le­za.

Al eco­sis­te­ma se le res­ta el es­te­reo­ti­po y es en to­do ca­so un mo­ti­vo de fu­tu­ra dispu­ta o in­clu­so de si­tua­cio­nes más ver­gon­zo­sas. En es­to hay un mé­ri­to de to­do el equi­po, y tam­bién de los con­duc­to­res del ta­ller, que fue­ron eli­gien­do cier­tos mo­dos de re­gis­tro para des­alen­tar la ti­pi­fi­ca­da pre­po­ten­cia del pai­sa­je.

En se­gun­do lu­gar, aquí se es­bo­za una con­fron­ta­ción de cla­se en cier­nes, no exen­ta de zo­nas gri­ses, que su­ma al re­la­to un tono de­sen­can­ta­do. La visita de la jo­ven pro­ta­go­nis­ta a un cam­ping per­te­ne­cien­te a su fa­mi­lia con la mi­sión de es­par­cir las ce­ni­zas de su ma­dre en ese re­cin­to se­rá so­la­men­te el pun­ta­pié de otros even­tos ines­pe­ra­dos y des­pro­vis­tos de es­pi­ri­tua­li­dad.

Pe­lí­cu­la pe­que­ña, sin du­da, dis­cre­ta e in­tere­san­te; pe­lí­cu­la que no pro­fun­di­za ni com­ple­ji­za los ma­te­ria­les que dis­po­ne, tam­bién (se­gu­ra­men­te no era ese el ob­je­ti­vo). Pe­ro Cam­ping se de­ja ver en to­do mo­men­to, y en al­gu­nas se­cuen­cias has­ta se des­cu­bre un ade­mán es­té­ti­co que les ha arran­ca­do al bos­que y al río in­ter­pre­ta­cio­nes (se­cun­da­rias) más que aten­di­bles.

Sin com­ple­ji­da­des. “Cam­ping” es una pe­lí­cu­la pe­que­ña, dis­cre­ta e in­tere­san­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.