Thierry Fré­maux, de Can­nes a Cór­do­ba.

El di­rec­tor de Can­nes pa­só por Cór­do­ba para pre­sen­tar su li­bro “Se­lec­ción ofi­cial” y dar una char­la en La Voz. Diá­lo­go con el pro­gra­ma­dor del fes­ti­val de ci­ne más im­por­tan­te del mun­do.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Ja­vier Mat­tio jmat­tio@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ca­da año la crè­me del ci­ne mun­dial pi­sa la acol­cha­da al­fom­bra ro­ja del Fes­ti­val de Can­nes, el even­to fran­cés que es­te año lle­gó a su re­don­da 70ª edi­ción y que con sus se­lec­cio­nes, competencias y pre­mia­cio­nes de­sig­na en tér­mi­nos ofi­cia­les al me­jor ci­ne de au­tor sin re­sig­nar es­pec­tácu­lo y pur­pu­ri­na. En­tre el buen gus­to y la fan­fa­rria, la fa­ma y el re­co­no­ci­mien­to, el ar­te y la fri­vo­li­dad, el ci­ne del pa­sa­do y el del fu­tu­ro (o al me­nos del pre­sen­te), Can­nes es li­te­ral­men­te un cen­tro de atracción glo­bal de mi­ra­das que tie­ne co­mo má­xi­mo res­pon­sa­ble a Thierry Fré­maux, di­rec­tor ar­tís­ti­co del even­to des­de 2000. De tra­je os­cu­ro y ca­nas re­ful­gen­tes, Fré­maux pa­só el viernes por pri­me­ra vez por Cór­do­ba –pa­ra­da in­ter­me­dia en­tre el Fes­ti­val de Mar del Pla­ta y Bue­nos Ai­res– para pre­sen­tar su li­bro Se­lec­ción ofi­cial y dar una char­la en La Voz.

Dia­rio de un año que se ini­cia y con­clu­ye con la ba­ja­da de te­lón de Can­nes –en­tre ma­yo de 2015 y 2016–, Se­lec­ción ofi­cial re­fle­ja la lu­jo­sa­men­te es­for­za­da vi­da del pro­gra­ma­dor del “fes­ti­val más im­por­tan­te del mun­do” a la vez que ofi­cia de mi­ni­me­mo­rias en las que leen su primer en­cuen­tro con el inefa­ble y hoy hun­di­do pro­duc­tor Har­vey Weins­tein (“Su repu­tación era sul­fu­ro­sa, pe­ro tam­po­co era Ca­lí­gu­la”, es­cri­be Fré­maux an­tes del es­cán­da­lo); la visita a la Ar­gen­ti­na en la de­le­ga­ción de Fra­nçois Ho­llan­de con ce­na en la ca­sa de Pa­blo Tra­pe­ro in­clui­da; su abu­rri­mien­to en avio­nes o el en­vío que le ha­ce Da­vid Lynch de fil­mes de su hi­jo Austin para pe­dir­le opi­nión y al que Fré­maux no le au­gu­ra mu­chas chan­ces en Can­nes. “Así es la vi­da en la se­lec­ción”, re­co­no­ce.

Ha­bi­tual­men­te cues­tio­na­do por la crí­ti­ca y la pren­sa, Fré­maux gus­ta de pro­vo­car y así man­te­ner la aten­ción pues­ta en su cria­tu­ra, tan­to a mo­do de acon­te­ci­mien­to co­mo de pu­bli­ci­dad: ya sea en 2002, cuan­do ex­hi­bió los pri­me­ros fil­mes del en­ton­ces re­sis­ti­do for­ma­to

di­gi­tal –las es­té­ti­ca­men­te con­tra­pues­tas El ar­ca ru­sa de So­ku­rov y Star Wars Epi­so­dio II: El ata­que de los clo­nes de Geor­ge Lu­cas­co­mo es­te año, cuan­do le dio lu­gar a dos fil­mes de Net­flix – Lo­sMe­ye­ro­witz: la fa­mi­lia no se eli­ge

(historias nue­vas y se­lec­tas) de Noah Baum­bach y Ok­ja de Bong Joon-ho–, desatan­do la furia de la Fe­de­ra­ción Na­cio­nal de Ci­nes Fran­ce­ses, y al for­ma­to se­rie con

To­pof theLa­ke y Twin Peaks. “Can­nes in­clu­ye dos gé­ne­ros, las es­tre­llas por un la­do y el ci­ne de au­tor por el otro, el ci­ne de Fe­lli­ni, Ku­ro­sa­wa y Scor­se­se. Es­tos dos mun­dos es­tán le­jos y a ve­ces cer­ca, co­mo cuan­do Ni­co­le Kid­man tra­ba­jó para Lars Von Trier en

Dog­vi­lle. El ci­ne ne­ce­si­ta del pres­ti­gio de las es­tre­llas para pro­te­ger la idea de que es un ar­te he­cho por di­rec­to­res”, apun­tó Fré­maux en su visita cor­do­be­sa.

Y agre­gó: “Lo que me gus­ta de Can­nes es que es un lu­gar abier­to en el que no se pue­de pre­de­cir lo que va a pa­sar, ni si­quie­ra yo pue­do. Ca­da año es di­fe­ren­te y la gen­te hoy ads­cri­be a la idea de que el fes­ti­val es el lu­gar de to­do el ci­ne, de to­dos los ti­pos de pe­lí­cu­la, ya sea do­cu­men­ta­les, ani­ma­ción o ci­ne de gé­ne­ro, por­que para mí hay au­to­res en el ci­ne de gé­ne­ro y no só­lo en el ci­ne de au­tor. Can­nes es to­da­vía un lu­gar de co­mu­ni­ca­ción

mun­dial, du­ran­te 12 días se trans­for­ma en un pueblo mun­dial. 50 mil per­so­nas vie­nen a Can­nes para ol­vi­dar­se de dón­de vie­nen y de­di­car­se úni­ca­men­te al ci­ne. La mi­sión del even­to es po­ner­lo fren­te al mun­do y creo que lo ha­ce­mos”.

La ca­lle del ci­ne

Fré­maux es tam­bién re­co­no­ci­do por su con­di­ción de di­rec­tor del Ins­ti­tut Lu­miè­re de Lyon, mu­seo­ci­ne­ma­te­ca que in­clu­ye en sus in­me­dia­cio­nes la lla­ma­da Rue du Pre­mier Film (“ca­lle de la pri­me­ra pe­lí­cu­la”), la ve­re­da don­de Louis Lu­miè­re plan­tó su cá­ma­ra pio­ne­ra para fil­mar la sa­li­da de obre­ros de una fá­bri­ca. El de­le­ga­do ge­ne­ral de Can­nes pa­só jus­ta­men­te por el ac­tual Fes­ti­val de Mar del Pla­ta para pre­sen­tar ¡Lu­miè­re!

Co­mien­za la aven­tu­ra ,do­cu­men­tal que re­cu­pe­ra más de un cen­te­nar de cor­tos res­tau­ra­dos de los le­gen­da­rios her­ma­nos fran­ce­ses ro­da­dos en­tre 1895 y 1905.

“En el ci­ne de Lu­miè­re es­tá pre­sen­te la esen­cia del ci­ne, la ma­ne­ra de con­tar el mun­do con una cá­ma­ra, que no es tea­tro, no es fo­to­gra­fía, no es li­te­ra­tu­ra, es un ar­te es­pe­cí­fi­co. Louis Lu­miè­re fue un di­rec­tor, sus pe­lí­cu­las son obras de ci­ne, con ellas in­ven­tó un len­gua­je. Su ci­ne di­jo en­se­gui­da dos co­sas im­por­tan­tes: el ci­ne di­ce quién soy yo y quié­nes son los otros”, di­ce Fré­maux.

–¿Qué su­po­ne es­tar en­car­ga­do de la se­lec­ción ofi­cial de Can­nes, co­mo se­ña­la el tí­tu­lo de su li­bro?

–Tra­ta­mos de te­ner las pe­lí­cu­las que para no­so­tros son im­por­tan­tes y que al es­tar en Can­nes se­rán im­por­tan­tes para el mun­do. Hay pe­lí­cu­las que no te­ne­mos por­que no es­tán lis­tas en el bre­ve pla­zo. Yo y mis com­pa­ñe­ros de tra­ba­jo co­no­ce­mos bien el ci­ne. No nos de­di­ca­mos a de­cir qué es bueno y ma­lo, lo que ha­ce­mos es prio­ri­zar lo que cree­mos re­pre­sen­ta la ac­tua­li­dad enel­ci­nehoy. –¿Qué im­pli­ca esa ac­tua­li­dad?

–Du­ran­te el pro­ce­so de pro­duc­ción de es­te año tu­vi­mos la cos­tum­bre de de­cir “es­ta pe­lí­cu­la es una pe­lí­cu­la del si­glo 20” y “ah, es­ta es del si­glo 21”. The Squa­re (ga­na­do­ra de la Pal­ma de Oro, es­tre­na­da la se­ma­na pa­sa­da en la Ar­gen­ti­na) es del si­glo 21. Por el pun­to de vis­ta de la na­rra­ción por ejem­plo, o en la ma­ne­ra del guion, del diá­lo­go. Es una pe­lí­cu­la muy mo­der­na y ne­ce­si­ta­ba ser mo­der­na para ha­blar de un te­ma co­mo el ar­te con­tem­po­rá­neo y la sin­gu­lar ac­ti­tud de ese mun­do. –¿Có­mo ve al ci­ne ar­gen­tino?

–El de Ar­gen­ti­na es un ci­ne im­por­tan­te y muy mi­ra­do por es­pe­cia­lis­tas, con nom­bres des­ta­ca­dos co­mo Pa­blo Tra­pe­ro y Lu­cre­cia Mar­tel. Ca­da año apa­re­cen nue­vos di­rec­to­res ar­gen­ti­nos y eso es un signo de bue­na sa­lud. El ci­ne ar­gen­tino no tie­ne una so­la

ca­ra, siem­pre os­ten­ta un con­te­ni­do sor­pre­sa. Es­te año La no­via del

de­sier­to (Ce­ci­lia Atán y Valeria Pi­va­to) fue una bue­na sor­pre­sa. –¿Qué pien­sa de las crí­ti­cas por la en­tra­da del strea­ming?

–Es­ta­mos en un mo­men­to im­por­tan­te del es­ta­do del ci­ne, que pue­de ser una cri­sis. Pe­ro el ci­ne co­no­ció un mon­tón de cri­sis y so­bre­vi­vió. El ci­ne ne­ce­si­ta rein­ven­tar­se, exis­tir en nue­vas di­rec­cio­nes, y eso in­clu­ye la ex­hi­bi­ción en las pla­ta­for­mas de internet. La exis­ten­cia del ci­ne no pue­de se­pa­rar­se de las sa­las. Lu­miè­re in­ven­tó tres ve­ces el ci­ne, con la téc­ni­ca, el ar­te y las sa­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.