Sie­te pre­gun­tas a Fe­li­pe Pig­na

FE­LI­PE PIG­NA

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Juan Ma­nuel Pai­ro­ne jm­pai­ro­ne@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El his­to­ria­dor vuel­ve a Cór­do­ba jun­to al fi­ló­so­fo Da­río Sz­tajnsz­raj­ber. Jun­tos se pre­sen­ta­rán en Qua­lity pa­ra char­lar so­bre el amor, la re­li­gión, el po­der y la muerte.

–¿Có­mo sur­gió el en­cuen­tro con Da­río y es­ta ac­ti­vi­dad en con­jun­to?

–No­so­tros lo lla­ma­mos con­ver­sa­to­rio por­que en de­fi­ni­ti­va es una char­la en­tre los dos y nues­tras dis­ci­pli­nas. Ha­ce­mos un re­co­rri­do por te­mas tras­cen­den­tes de la hu­ma­ni­dad, co­mo el amor, la muerte, la re­li­gión y el po­der. Sur­gió a par­tir de nues­tra amis­tad, ve­ni­mos ha­cien­do co­sas jun­tos y nos pa­re­ció in­tere­san­te abor­dar es­tas te­má­ti­cas. Cree­mos que a la gen­te le atrae mu­cho y de he­cho vie­ne mu­cho pú­bli­co jo­ven que nos es­pe­ra y nos con­sul­ta por más lec­tu­ras. Eso des­mien­te el es­te­reo­ti­po de que a los chi­cos no les in­tere­sa pen­sar. A no­so­tros nos pa­sa to­do lo con­tra­rio.

–En una era vi­sual, ¿có­mo se lo­gra con­vo­car a los más jó­ve­nes con una char­la?

–Es cu­rio­so. A no­so­tros no nos de­ja de sor­pren­der la gran con­vo­ca­to­ria. Creo que tie­ne que ver con bus­car es­pa­cios de re­fle­xión. Si la pro­pues­ta es in­tere­san­te y se sien­ten in­vo­lu­cra­dos, los jó­ve­nes par­ti­ci­pan. No­so­tros ve­ni­mos de mu­cha ex­pe­rien­cia do­cen­te tam­bién, y sa­be­mos que hay pre­jui­cios so­bre nues­tras materias, pe­ro se des­ac­ti­van rá­pi­da­men­te en la me­di­da en la que los chi­cos se dan cuen­ta de cuán­to tie­ne que ver con ellos, de cuán­to hay de his­to­ria y fi­lo­so­fía en lo co­ti­diano, de có­mo ellos es­tán in­mer­sos en am­bas co­sas.

–¿Qué he­rra­mien­tas pro­por­cio­nan la his­to­ria y la fi­lo­so­fía en una épo­ca mar­ca­da por la pos­ver­dad?

–La pos­ver­dad es jus­ta­men­te un ele­men­to pa­ra tra­ba­jar fi­lo­só­fi­ca e his­tó­ri­ca­men­te. En la char­la men­cio­na­mos qué im­pli­ca la pos­ver­dad y có­mo se fue­ron cons­tru­yen­do las ver­da­des a lo lar­go de la his­to­ria. Es al­go que vie­ne sien­do des­crip­to ha­ce mu­cho tiem­po. Um­ber­to Eco en la dé­ca­da del 90 ha­bla­ba de la “no­ti­cia desea­da”, es­ta idea de que no im­por­ta si es cier­to por­que que es lo que yo quie­ro creer, y que ele­gi­mos el me­dio que nos co­mu­ni­ca lo que va en di­rec­ción a nues­tro pen­sa­mien­to. Tam­bién ape­la­mos a pen­sar en la res­pon­sa­bi­li­dad del re­cep­tor a es­ta al­tu­ra, y no so­la­men­te en la del emi­sor.

–Plan­tean “la pre­gun­ta co­mo he­rra­mien­ta fun­da­men­tal”. ¿Có­mo se ha­ce hoy pa­ra rom­per con el sen­ti­do co­mún?

–No­so­tros rei­vin­di­ca­mos el pen­sa­mien­to, la ca­pa­ci­dad de pen­sar. Re­cu­pe­ra­mos a gran­des nom­bres que desafia­ron a su tiem­po y que pro­pu­sie­ron pen­sar dis­tin­to, fue­ra de los dog­mas. Es una ma­ne­ra in­tere­san­te de ha­blar de un re­co­rri­do: es­ta idea de des­ar­ti­cu­lar el dis­cur­so de po­der es muy an­ti­gua. Ha­bla­mos mu­cho de Fou­cault, con su par­ti­cu­lar con­cep­to de que “to­do po­der ge­ne­ra re­sis­ten­cia”. Lo que es­tá di­cien­do es que mu­chas ve­ces el po­der ge­ne­ra esa re­sis­ten­cia, y ad­vier­te que “no sea­mos la re­sis­ten­cia que el po­der ne­ce­si­ta”, ¿no? Po­ne­mos el ejem­plo de la pe­lí­cu­la Ma­trix, cuan­do Neo da fi­nal­men­te con el Ar­qui­tec­to y cree que lo pue­de des­truir, y el Ar­qui­tec­to le ter­mi­na di­cien­do que él es en reali­dad una in­ven­ción su­ya. El po­der es mu­cho más po­de­ro­so de lo que no­so­tros pen­sa­mos y pro­pi­cia cier­tas re­sis­ten­cias que le son ab­so­lu­ta­men­te fun­cio­na­les.

–Te in­vo­lu­cras­te de lleno con el pe­rio­dis­mo. ¿Có­mo ves la actualidad de los me­dios?

Es una actualidad muy ti­ro­nea­da, don­de cues­ta en­con­trar la ver­dad. Hay mu­cha más ope­ra­ción que in­for­ma­ción y hay una es­pe­cie de ba­na­li­za­ción del pú­bli­co, una sub­es­ti­ma­ción evi­den­te en cier­to ti­po de ti­tu­la­res y de con­te­ni­dos, don­de hay no­ti­cias ni si­quie­ra con­fir­ma­das que se dan por he­cho. Creo que hay un des­pre­cio por el lec­tor, al que se con­si­de­ra ca­paz de to­le­rar cual­quier co­sa. Es­ta­mos en un mo­men­to com­pli­ca­do. El me­dio se es­cu­da en que el pú­bli­co quie­re ver eso. Hay mu­cha ope­ra­ción, la in­for­ma­ción más o me­nos cer­ca­na a la reali­dad es bas­tan­te es­ca­sa.

–¿Có­mo jue­ga la pre­sión del en­torno y de tus se­gui­do­res a la ho­ra de en­ca­rar nue­vos pro­yec­tos?

–Es­toy muy aten­to a lo que di­cen mis lec­to­res, con los que ten­go mu­chí­si­mo con­tac­to a tra­vés de las re­des y en las char­las. Me gus­ta que­dar­me a fir­mar li­bros y sa­car­me fotos. Ahí me pi­den tal o cual li­bro, o me su­gie­ren que tra­ba­je equis te­ma. Y en ge­ne­ral lo to­mo en cuen­ta, me in­tere­sa lo que la gen­te opi­na so­bre de­ter­mi­na­das cues­tio­nes. Un ca­so con­cre­to fue

Mu­je­res te­nían que ser, que fue pro­duc­to de mu­chas lec­to­ras que me pe­dían un li­bro so­bre mu­je­res. Me em­pe­cé a me­ter en el te­ma y un año y me­dio des­pués sa­lió.

–¿Qué li­bros te que­dan pen­dien­tes por es­cri­bir?

–Mu­chos, por suer­te. Ten­go que ter­mi­nar la se­rie Los mi­tos..., que que­dó en el año ’66, y hay mu­cho por es­cri­bir to­da­vía. Es­toy tra­ba­jan­do en la se­gun­da par­te de Mu­je­res..., que sal­drá el año que vie­ne. Ten­go mu­chos ga­nas de me­ter­me con una bio­gra­fía de Juan Bau­tis­ta Al­ber­di, que me pa­re­ce un per­so­na­je in­creí­ble y po­co co­no­ci­do, y que atra­vie­sa dis­tin­tos mo­men­tos e ins­tan­cias de la his­to­ria ar­gen­ti­na. Es el pa­dre de la Cons­ti­tu­ción pe­ro tam­bién un hom­bre muy crí­ti­co al pseu­do li­be­ra­lis­mo con­ser­va­dor de fin de si­glo. Hay va­rias co­sas que es­tán en car­pe­ta y bas­tan­te pa­ra en­tre­te­ner­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.