Lle­gó “Dark”, nue­va se­rie de Net­flix.

Net­flix es­tre­nó“Dark”,su­prim era pro­duc­ción ale­ma­na pa­ra el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal. Se tra­ta de una am­bi­cio­sa se­rie en cla­ve de thriller fan­tás­ti­co con un gi­ro so­bre­na­tu­ral. Ten­drá 10 ca­pí­tu­los.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Ce­ci­lia Sán­chez

La ten­den­cia ex­pan­si­va que vie­ne te­nien­do Net­flix en los úl­ti­mos años les da­rá a los ar­gen­ti­nos sus­crip­tos a la ca­de­na de strea­ming la po­si­bi­li­dad de ex­pe­ri­men­tar una nue­va for­ma de te­le­vi­sión, aje­na a nues­tra pan­ta­lla. La plataforma subió ayer su pri­me­ra pro­duc­ción ale­ma­na in­ti­tu­la­da Dark, crea­da jus­ta­men­te en ese con­tex­to de am­plia­ción de sus mer­ca­dos, y con la que pre­ten­de abrir el jue­go a nue­vos ni­chos pro­duc­ti­vos.

Si bien los pri­me­ros avan­ces de es­ta nue­va pro­pues­ta, que co­que­tea con el mis­te­rio, el thriller ,la cien­cia fic­ción y la am­bien­ta­ción ochen­to­sa, la em­pa­ren­tan mu­cho con la jo­yi­ta del mo­men­to, Stranger Things. El clima y pro­pues­ta ar­tís­ti­ca tam­bién tie­nen mu­cho de las se­ries nór­di­cas que flo­re­cie­ron en es­ta edad de oro que atra­vie­sa la pan­ta­lla chi­ca, co­mo Bor­gen, Bron Broen o la ori­gi­nal The ki­lling.

Co­mo sea, la ex­pec­ta­ti­va so­bre su es­treno es gran­de por una cues­tión esen­cial: no es usual pa­ra la te­vé ale­ma­na pro­du­cir es­te ti­po de pro­gra­mas y, mu­cho me­nos, que otros pú­bli­cos fue­ra de su te­rri­to­rio se sien­ten a ver­los. Sin em­bar­go, tras el gran éxi­to de Deuts­chland 83 (que cru­zó el Atlán­ti­co y en Ar­gen­ti­na se pu­do cap­tar el año pa­sa­do por Di­rec­tTv), y de Sen­se 8 (con la pa­ta ale­ma­na di­ri­gi­da por Tom Tyk­wer –Co­rre Lo­la co­rre– ba­jo la ve­nia de las her­ma­nas Wa­chows­ki), se ge­ne­ró un nue­vo cal­do de cul­ti­vo pa­ra que nue­vos pro­yec­tos co­mo és­te pu­die­ran abrir­se ca­mino, pen­sa­dos pa­ra una au­dien­cia in­ter­na­cio­nal. La con­fian­za pa­re­ce gran­de, ya que sin ha­ber tes­tea­do aún la re­cep­ción, Net­flix ya es­tá pro­du­cien­do tam­bién en ese país Dogs of Berlín, un po­li­cial que se es­tre­na­rá en 2018.

Vía li­bre

Co­mo vie­ne sien­do usual tam­bién, cuan­do Net­flix acep­tó la se­rie les dio car­ta blan­ca a sus crea­do­res. “Sa­bía­mos que es­ta­ban bus­can­do ideas en Ale­ma­nia y les pro­pu­si­mos Dark. Pa­ra no­so­tros, ha si­do co­mo ro­dar tres o cua­tro pe­lí­cu­las sin in­te­rrup­ción”, con­tó du­ran­te la pre­sen­ta­ción del pro­gra­ma el di­rec­tor sui­zo Ba­ran bo Odar, quien en­ca­be­za el equi­po crea­ti­vo de es­ta fic­ción, que tie­ne 10 epi­so­dios y un mul­ti­tu­di­na­rio elen­co re­la­ti­va­men­te des­co­no­ci­do. Odar tam­bién des­ta­có que la “li­ber­tad crea­ti­va con Net­flix ha si­do to­tal y no es­ta­mos acos­tum­bra­dos a eso. Con­fia­ron en no­so­tros y esa es la úni­ca for­ma de ha­cer se­ries tan bue­nas co­mo Mad

Men o Los So­prano”, com­ple­tó.

Tra­ma com­ple­ja

Dark, que es­tá am­bien­ta­da en tres dé­ca­das di­fe­ren­tes con sal­tos al pa­sa­do y el fu­tu­ro en­tre los años 2019, 1986 y 1953, tra­ta so­bre la re­la­ción que se es­ta­ble­ce en­tre va­rias fa­mi­lias en Win­den, un pue­bli­to fic­cio­nal pró­xi­mo a la ca­pi­tal ger­ma­na, lue­go de la des­apa­ri­ción de un jo­ven que más tar­de es en­con­tra­do muer­to en un bos­que cer­cano a una plan­ta nu­clear. “Cua­tro fa­mi­lias van mon­tan­do un rom­pe­ca­be­zas has­ta que des­cu­bren que to­das es­tán co­nec­ta­das de una for­ma trá­gi­ca a tra­vés de su des­tino. La in­ves­ti­ga­ción ha­rá que sal­gan a la luz los se­cre­tos que las fa­mi­lias es­con­den re­mon­tán­do­se al pa­sa­do”, ade­lan­ta­ba el pro­duc­tor Qui­rin Berg en el mis­mo even­to.

El da­to curioso so­bre es­ta his­to­ria es que la idea del es­pa­cio-tiem­po no es li­neal sino cir­cu­lar, ade­más de te­ner un agregado so­bre­na­tu­ral. Odar, y su co­la­bo­ra­do­ra y es­po­sa, Jant­je Frie­se –am­bos na­ci­dos a me­dia­dos de los 1970–, ex­pli­ca­ron que la ins­pi­ra­ción pro­vino de una in­fan­cia sig­na­da por la cul­tu­ra ató­mi­ca y lo que sig­ni­fi­có pa­ra gran par­te de Eu­ro­pa el desas­tre de Cher­nó­bil en Ucra­nia y la con­ta­mi­na­ción que te­mió el res­to del con­ti­nen­te.

“Mi ma­má so­lía de­cir­me, ‘No jue­gues afue­ra es­pe­cial­men­te si es­tá llo­vien­do, por­que te va a ma­tar’, o tam­bién, ‘No po­dés com­prar ca­ra­me­los en esa tien­da por­que son ra­diac­ti­vos’”, con­tó Odar a The New York Ti­mes so­bre la sos­pe­cha y psi­co­sis co­lec­ti­va que in­va­dió a la so­cie­dad ale- ma­na tras el ac­ci­den­te de la plan­ta, y que even­tual­men­te ter­mi­nó con la clau­su­ra de to­dos sus reac­to­res nu­clea­res en 2011. Así y to­do, los pa­ra­le­lis­mos con Stranger Things no tar­da­ron en lle­gar tras el lan­za­mien­to del pri­mer trái­ler. Sin em­bar­go, Odar fue rá­pi­do pa­ra des­pe­gar­se. En una en­tre­vis­ta pa­ra la re­vis­ta SFX, di­jo que es­tán “más ba­sa­dos en la cien­cia, pa­ra ser ho­nes­tos, que en Stranger Things, que tie­ne mons­truos. Nues­tro ele­men­to so­bre­na­tu­ral tie­ne que ver con la teo­ría de Al­bert Eins­tein de que el tiem­po no es li­neal, sino un círcu­lo”, ex­pli­có. “Yo di­ría que te­ne­mos más de Da­vid Lynch y de Da­vid Fin­cher, pa­ra nom­brar a al­gún ci­neas­ta”, agre­gó lue­go, y se di­fe­ren­ció tam­bién del ele­men­to nos­tal­gio­so, “ese que pin­ta to­do lin­do en el pa­sa­do”. Igual­men­te, la me­jor de­fi­ni­ción vino de Frie­se, quien com­ple­tó: “Dark ven­dría a ser el os­cu­ro her­mano eu­ro­peo de Stranger Things”.

Te­mor nu­clear y otros fan­tas­mas. La se­rie se desa­rro­lla en un pe­que­ño pue­blo, con­ti­guo a una plan­ta nu­clear. “Cua­tro fa­mi­lias van mon­tan­do un rom­pe­ca­be­zas has­ta que des­cu­bren que to­das es­tán co­nec­ta­das de una for­ma trá­gi­ca a tra­vés de su des­tino”, di­jo el pro­duc­tor de Dark, Qui­rin Berg.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.