En cam­bio cons­tan­te

El gran ar­tis­ta pop Leo Gar­cía aca­ba de so­me­ter­se a ci­ru­gías plás­ti­cas. “Que­ría ver­me bien en el es­pe­jo pa­ra acep­tar­me”, ase­gu­ra. Eso lo ha­rá sen­tir­se me­jor... pa­ra dar lo me­jor.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Ger­mán Arras­cae­ta ga­rras­cae­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Fue re­pen­tino, de un día pa­ra el otro. Leo Gar­cía em­pe­zó a postear sel­fies de una per­so­na muy pa­re­ci­da a él, pe­ro com­ple­men­ta­das con tex­tos que ha­bla­ban en pri­me­ra per­so­na.

¿Un otro por sí mis­mo? Na­da que ver, el ros­tro cap­ta­do era el su­yo, só­lo que des­pués de atra­ve­sar una ci­ru­gía plás­ti­ca.

A juz­gar por la mi­li­tan­cia pop de Gar­cía, un crea­dor que con­mo­cio­na co­mo tro­va­dor folk pe­ro que tam­bién se con­sa­gra a la crea­ción de hits de fá­cil es­cu­cha des­de un cri­sol ge­né­ri­co, es­te “re­fresh” pue­de to­mar­se co­mo una ma­ni­fes­ta- ción ar­tís­ti­ca en sí mis­ma.

Qui­zás con­ci­ba a su cuer­po co­mo ma­te­ria ma­lea­ble pa­ra dar con un nue­vo es­ta­tus es­té­ti­co. “¿Por qué la trans­for­ma­ción? ¡Por­que exis­ten ci­ru­ja­nos es­té­ti­cos ma­ra­vi­llo­sos!”, con­fie­sa Leo Gar­cía me­dian­te au­dio de What­sApp.

“Y por­que eso pue­de dar­te un im­pul­so en la au­to­es­ti­ma, yo lo re­co­mien­do –aña­de–. Hay gen­te que no se sa­tis­fa­ce con lo que le de­vuel­ve el es­pe­jo y eso se pue­de arre­glar, se pue­de co­rre­gir. Hay gen­te que tie­ne pro­ble­mas con la pér­di­da del ca­be­llo y se pue­de ha­cer un im­plan­te. Hay gen­te que no le gus­ta la na­riz pa­ra ba­jo, agui- le­ña co­mo la mía, y se la pue­de po­ner pa­ra arri­ba. To­do de­pen­de de lo que uno ne­ce­si­te pa­ra acep­tar­se”.

“Por otro la­do yo soy vir­gi­niano... los vir­gi­nia­nos te­ne­mos un es­pí­ri­tu que nos exi­ge mu­cho. A mí me exi­gía es­to: ver­me bien en el es­pe­jo pa­ra acep­tar­me. Yo fun­ciono así; otros, no. Si me veo bien, me acep­to, y pue­do dar lo me­jor pa­ra los de­más. Esa es la ta­rea”.

–¿Pe­ro no te­més que tu (nue­va) apa­rien­cia eclip­se tu obra mu­si­cal?

–Pa­ra na­da, por­que ahí es don­de en­tra el ejer­ci­cio del ar­te. El ar­te en sí mis­mo, no es­tá pa­ra agra­dar; lo im­por­tan­te es que mi ar­te me gus­te a mí. Y ahí vuel­vo a lo de re­cién: si me sien­to bien, pue­do dar lo me­jor y el ar­te se for­ta­le­ce. No me im­por­ta lo que opi­nen. Es­ta­mos en una so­cie­dad muy con­ta­mi­na­da por el qué di­rán. En­ton­ces, qué me­jor que yo ha­ga lo que quie­ra, sin ha­cer­le da­ño a na­die, pa­ra es­tar pleno y com­par­tir ese es­ta­do. Cual­quier de­ci­sión que me ha­ga sen­tir bien, me­jo­ra­rá mi ca­rre­ra ar­tís­ti­ca. En cuan­to a lo ries­gos, opino lo mis­mo que (Andy) War­hol: ries­go es lo que co­rre una per­so­na que tra­ba­ja en la al­tu­ra y se pue­de caer. En el ar­te no hay ries­go, tie­ne que ha­ber li­ber­tad por so­bre to­das las co­sas.

Su­pe­rac­ción

Es­tos re­to­ques de Leo Gar­cía no lo en­cuen­tran en una me­se­ta. Es de­cir que no se pro­du­je­ron con el úni­co fin de lla­mar la aten­ción, en el me­dio de un acia­go pe­río­do crea­ti­vo. El pa­sa­do in­me­dia­to mues­tra el cros­so­ver ge­ne­ra­do por

To­ma­te el pa­lo; y en tiem­po pre­sen­te, re­sue­na dis­cre­to su dis­co pro­du­ci­do por Lit­to Neb­bia, Mú­si­ca del co­ra­zón.

HAY GEN­TE QUE NO SE SA­TIS­FA­CE CON LO QUE LE DE­VUEL­VE EL ES­PE­JO Y ESO SE PUE­DE ARRE­GLAR, SE PUE­DE CO­RRE­GIR.

ES­TOY CONS­TRU­YEN­DO CAN­CIO­NES MUY BUE­NAS PEN­SAN­DO EN EL ROCK NA­CIO­NAL, QUE ES CO­MO MI ESEN­CIA.

–“To­ma­te el pa­lo”, de Miss Bolivia y con par­ti­ci­pa­ción tu­ya, ge­ne­ró un cros­so­ver im­pa­ra­ble. ¿Te­nés ba­jo la man­ga un te­ma de im­pac­to si­mi­lar?

–Fue un hi­to, sin du­das. Sen­tí que siem­pre hay un hit es­pe­rán­do­me, por más que ese te­ma no sea de mi au­to­ría. Es de Paz, de Miss Bolivia. Mi par­ti­ci­pa­ción, de to­dos mo­dos, es muy esencial pa­ra que esa can­ción sea un hit. Es­toy agra­de­ci­do a ella y a la vi­da. Ha­cía tiem­po que no es­ta­ba so­nan­do en una can­ción tan fuer­te co­mo en esa. Lo que se lla­ma un hit, o el im­pac­to de una can­ción, es al­go que no se pue­de pro­gra­mar. Por­que yo pue­do es­tar se­gu­ro de al­go, y en es­te asun­to de la mú­si­ca, a se­gu­ro se lo lle­va­ron pre­so. Sí es­toy cons­tru­yen­do can­cio­nes muy bue­nas pen­san­do en el rock na­cio­nal, que es co­mo mi esen­cia. Em­pie­zo a te­ner cla­ri­dad en eso, de­ján­do­me de ha­cer tan­to ro­llo con los so­ni­dos y con las pro­duc­cio­nes.

–¿Cuál es tu nue­vo pro­pó­si­to, en­ton­ces?

–Me en­fo­co en la can­ción, en lo que a mí me per­mi­te can­tar con la gui­ta­rra y ser cla­ro, y po­der des­ta­car mi voz y mi ca­ris­ma. Es esencial, es to­do lo que ten­go. Lo de­más, es to­do bi­joute­rie. Tra­ba­jar con un buen pro­duc­tor ha­ce que to­do lo que gra­bes sue­ne ex­ce­len­te, pe­ro si no es­tá esa esen­cia…En fin, con res­pec­to a un nue­vo hit, si tie­ne que ser, se­rá. Si uno es­tá muy de­ses­pe­ra­do por pe­gar­la, co­me­te un error, por­que la men­te pro­yec­ta mu­cho más de lo que la reali­dad pue­de con­te­ner. Pue­de ser muy da­ñino ge­ne­rar­se ex­pec­ta­ti­vas. Con ha­cer bue­na mú­si­ca, sé que voy por buen rum­bo. Si una can­ción nue­va ge­ne­ra un gran im­pac­to, se­rá por­que tu­vo que ser. Cuan­do con­se­guí aten­ción con

Mo­rris­sey o La is­la del sol, una can­ción que ja­más ima­gi­né que pu­die­ra pe­gar y que ja­más pen­sé pa­ra mi ca­rre­ra so­lis­ta, no me lo es­pe­ra­ba. Con Reír­me más pa­só lo mis­mo y ya que ci­tas­te a To­ma­te el pa­lo, te cuen­to que a la voz la gra­ba­mos en el li­ving de mi ca­sa. Si si­go aten­to al pa­so a pa­so, sé que mi ca­rre­ra es con­sis­ten­te. El res­to son fe­nó­me­nos y nú­me­ros que no tie­nen por qué amar­gar­nos por­que nos sa­can del eje prin­ci­pal: ha­cer las co­sas por­que nos cau­san fe­li­ci­dad.

–En Cór­do­ba se reali­zó el fes­ti­val “La Nue­va Ge­ne­ra­ción”, con la idea de cer­ti­fi­car que hay una nue­va mo­vi­da, que hay nue­vos mo­dos de ex­pre­sión y con­su­mo. ¿Te con­si­de­rás el san­to pa­trón de esa mo­vi­da?

–No me con­si­de­ro eso, la ver­dad. Es­tá bueno que lo pien­ses así, me sien­to muy ha­la­ga­do. Lo que pa­sa es que a mí me re­nue­van los nue­vos ar­tis­tas. Es­cu­cho to­do el tiem­po a los ar­tis­tas de siem­pre (Mer­ce­des So­sa a mo­rir, Gar­del a mo­rir) y a to­dos los gran­des del rock na­cio­nal que te pue­das ima­gi­nar. No obs­tan­te, me con­mue­ve cuan­do apa­re­ce un ar­tis­ta nue­vo. Y más si pue­de con­ver­tir­se en ami­go, en cóm­pli­ce. Me gus­ta que me lle­ne el co­ra­zón al­go emer­gen­te. Sien­to que es una ma­ra­vi­lla de la vi­da, al­go se­me­jan­te a la sen­sa­ción de ver có­mo cre­ce una flor, no quie­ro per­der nun­ca esa ca­pa­ci­dad de sor­pre­sa. Qui­zás no sea un ac­to de ge­ne­ro­si­dad, me sa­le so­lo. An­te un ar­tis­ta nue­vo y con­mo­ve­dor, rá­pi­da­men­te aga­rro la gui­ta­rra, canto sus te­mas, me ha­go fan. Es­cu­cho una ban­da nue­va y me sien­to ca­si co­mo un cho­lu­lo. Cuan­do me di­cen “Uy, Leo Gar­cía, qué bueno que te co­pás con nues­tra mú­si­ca, sos un ge­nio”, siem­pre con­tes­to “¡y en­ci­ma es­to!”. Es un plus por­que me en­can­ta lo que ha­cen. Ade­más, las re­des nos po­nen las no­ve­da­des ahí; si no te dis­te cuen­ta, es por­que no las es­ta­bas bus­can­do.

–Se di­ce que Gus­ta­vo Ce­ra­ti pa­gó con su vi­da el sín­dro­me de Pe­ter Pan, la ob­se­sión de sen­tir­se jo­ven y to­do­po­de­ro­so por siem­pre. ¿A vos có­mo te sien­ta la idea de en­ve­je­cer?

–No sé si fue por eso, pe­ro no creo que de­ba­mos ha­blar­lo en es­ta si­tua­ción. Creo que to­dos de­be­mos sen­tir­nos jó­ve­nes. Esa ob­se­sión tie­ne que es­tar en to­dos, La ju­ven­tud no tie­ne na­da que ver con las arru­gas ni con el de­te­rio­ro fí­si­co sino tie­ne con una ac­ti­tud. Y si uno tie­ne una ac­ti­tud jo­ven, a tus hi­jos vas a po­der­los edu­car me­jor y con un ma­yor gra­do de con­fian­za. No se­rán re­bel­des ne­ce­si­ta­dos de apar­tar­se del sis­te­ma de va­lo­res de sus pa­dres. Si en los ‘90 fui­mos de un mo­do, hoy en 2018 te­ne­mos que ser de otro. La adap­ta­ción cons­tan­te es ser jo­ven. No hay na­da me­jor que es­tar en sin­cro­nis­mo ab­so­lu­to. Si no de­jas que el tiem­po avan­ce, no ma­du­rás. A pro­pó­si­to del sín­dro­me de Pe­ter Pan, en un mo­men­to en­ten­dí que ten­go que ma­du­rar, de­jar de vi­vir co­mo un ni­ño, pe­ro quie­ro ser jo­ven por siem­pre. ¡¡¡Fo­re­ver Young!!! Y con res­pec­to al cuer­po, es ne­ce­sa­rio ha­cer ejer­ci­cios, mo­vi­li­zar­lo, cam­biar las die­tas. Si uno se la pa­sa co­mien­do gra­sas y sal, se le acen­tua­rá el co­les­te­rol y la dia­be­tes. Es una cues­tión de sa­lud. Sen­tir­se jo­ven es sa­lu­da­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.