Ba­las per­di­das

“En de­fen­sa propia” es un thriller pa­sa­tis­ta y sin nin­gún ti­po de apor­te al gé­ne­ro. Sorprenden la ac­tua­ción del pe­que­ño Ty Shel­ton y lo ave­jen­ta­do que lu­ce Bru­ce Wi­llis.

VOS - - COMENTARIO DE CINE + VOS - Lu­cas As­mar Mo­reno Es­pe­cial

Es pro­ba­ble que Bru­ce Wi­llis en­tre al li­bro guin­ness de los ré­cords co­mo el ac­tor que más ve­ces ha in­ter­pre­ta­do a un po­li­cía. Ver­lo con un uni­for­me pi­dien­do re­fuer­zos por wal­kie tal­kie mien­tras apunta con un ar­ma ya es icó­ni­co, sería la me­jor po­se pa­ra eter­ni­zar­lo en un mo­nu­men­to. Es­ta vez com­par­te cartelera con Hay­den Ch­ris­ten­sen, a quien to­dos aso­cia­rán de in­me­dia­to con Ana­kin Sk­ya­wal­ker.

El thriller tie­ne un cu­rio­so pun­to de par­ti­da, al me­nos des­de lo cli­má­ti­co: el hi­jo de Will (Hay­den) su­fre bull­ying, así que al pe­que­ño Ty Shel­ton, el ac­tor que in­ter­pre­ta al hi­jo. Ty Shel­ton es, sin du­das, lo me­jor de la pe­lí­cu­la, to­da una re­ve­la­ción con­si­de­ran­do que es és­te su pri­mer pa­pel en el ci­ne.

Pe­ro la trau­ma de­be­rá com­pli­car­se pa­ra que Bru­ce Wi­llis se pon­ga en ac­ción, y en es­tos pa­seos por el bos­que en bus­ca de un al­ce, pa­dre e hi­jo tes­ti­mo­nia­rán un fu­si­la­mien­to ma­fio­so. A par­tir de allí, el fil­me de Ste­ven C. Mi­ller se aden­tra de­ci­di­do en el gé­ne­ro thriller, con una vuel­ta de tuer­ca tras otra, per­so­na­jes que no son lo que apa­ren­tan, se­cues­tros, ex­tor­sio­nes, bo­ti­nes ocul­tos y un pa­dre que rom­pe­rá cual­quier lí­mi­te con tal de pro­te­ger a su hi­jo.

Si al­go sal­va a En de­fen­sa propia de hun­dir­se en un mar de in­si­pi­dez, es cier­to re­la­ti­vis­mo mo­ral que el di­rec­tor ac­ti­va des­de la óp­ti­ca del ni­ño. Por de­trás de un thriller me­nor y a ve­ces ab­sur­do, hay un fil­me de ma­du­ra­ción agri­dul­ce, un paso de la ni­ñez a la adul­tez en me­dio de per­se­cu­cio­nes y ti­ros que se in­crus­tan en los ár­bo­les. Las me­jo­res es­ce­nas es­ta­rán a car­go del jo­ven Ty Shel­ton jun­to a uno de los “ma­los”, con diá­lo­gos in­ge­nio­sos, in­clu­si­ve tier­nos, fil­ma­dos con la can­ti­dad exac­ta de pla­nos.

De to­dos mo­dos, es­to es ape­nas una par­ce­la óp­ti­ma den­tro de un con­jun­to de­fi­cien­te. La pe­lí­cu­la abu­sa de los gi­ros ines­pe­ra­dos y des­man­te­la cual­quier ló­gi­ca de guión. A uno le que­da la sen­sa­ción de que es un fil­me he­cho por en­car­go, sin gran­des pre­ten­sio­nes, per­fec­to pa­ra dis­traer­se en un co­lec­ti­vo de lar­ga dis­tan­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.