Cu­rio­si­da­des de Je­sús Ma­ría.

Con 52 edi­cio­nes so­bre la es­pal­da y una más a pun­to de co­men­zar, la fies­ta gau­cha ate­so­ra cu­rio­si­da­des que va­le la pe­na re­pa­sar.

VOS - - PÁGINA DELANTERA -

EL INI­CIO. To­do co­men­zó du­ran­te la no­che del 16 de ma­yo de 1965, cuan­do la coope­ra­do­ra de la es­cue­la Pri­mer Te­nien­te Mo­ran­di­ni dis­cu­tió y re­sol­vió or­ga­ni­zar un even­to de tras­cen­den­cia pa­ra jun­tar fon­dos que ayu­den a pa­liar la di­fí­cil si­tua­ción que atra­ve­sa­ba par­te del alum­na­do. Uno de los miem­bros de coope­ra­do­ra, En­ri­que Jar­bas Pe­rey­ra, su­gi­rió un es­pec­tácu­lo de ji­ne­tea­das. Otro de ellos, Jo­sé Cas­ti­llo, su­gi­rió in­vi­tar a to­das las coope­ra­do­ras de las es­cue­las de Je­sús Ma­ría y, unos días des­pués, a las de Co­lo­nia Ca­ro­ya.

EL GES­TO. El pri­mer fes­ti­val se mon­tó en un bal­dío, ape­nas acon­di­cio­na­do y con co­mo­di­da­des mí­ni­mas pa­ra el pú­bli­co. Pe­ro fue tan exi­to­sa la edi­ción de enero de 1966, que 11 in­te­gran­tes de la co­mi­sión di­rec­ti­va re­sol­vie­ron hi­po­te­car sus ca­sas pa­ra con­se­guir el cré­di­to con el que se le­van­tó el an­fi­tea­tro Jo­sé Her­nán­dez que co­men­zó a cons­truir­se en agos­to de 1966 y es­tu­vo lis­to en enero de 1967. La obra cos­tó al­re­de­dor de $ 12 mi­llo­nes y $1,5 mi­llón de mano de obra.

COLOR Y CO­RA­JE. Fé­lix Vi­cen­te, coau­tor del li­bro so­bre los 25 años del fes­ti­val jun­to a Héc­tor Mo­li­na, ase­gu­ra­ba que el es­lo­gan del fes­ti­val le per­te­ne­cía. En enero de 1967, de­bu­ta­ron las lu­ces de co­lo­res co­mo par­te de la ilu­mi­na­ción de es­ce­na­rio ya que, has­ta ese mo­men­to, só­lo se co­no­cían unas lu­ces ama­ri­llen­tas. El “Color” del es­lo­gan era ese de­but de las nue­vas lu­mi­na­rias y el “Co­ra­je” lo po­nían los ji­ne­tes en el cam­po de la do­ma.

RÉ­CORD DE UNA NO­CHE. So­le­dad Pas­to­rut­ti si­gue sien­do la due­ña de la ta­qui­lla más al­ta pa­ra una no­che fes­ti­va­le­ra. En la edi­ción de 1998, le hi­zo ven­der al Fes­ti­val po­co más de 33 mil tic­kets. En ese tiem­po, al fes­ti­val le fal­ta­ban dos de las enor­mes tri­bu­nas que hoy tie­ne y la or­ga­ni­za­ción de­ci­dió sus­pen­der la ji­ne­tea­da de ese día, abrir las tran­que­ras y per­mi­tir que la gen­te se aco­mo­de en el cam­po de la ji­ne­tea­da. No ca­bía ni un al­fi­ler y el úni­co ai­re que co­rrió esa no­che fue el del ge­ne­ro­so re­vo­leo de pon­chos del pú­bli­co.

LA JI­NE­TEA­DA TIE­NE SU MARADONA. Jor­ge Raúl Aris­te­gui se ga­nó los ga­lo­nes a prue­ba de ha­za­ñas y ré­cords. Aris­te­gui es el úni­co ji­ne­te que sa­lió campeón en Je­sús Ma­ría en 10 opor­tu­ni­da­des. Sí, 10. Y es el úni­co, ade­más, que lo hi­zo en las tres ca­te­go­rías: Cri­na Lim­pia (1984, 1985, 1987, 1988, 1996, 1997, 1998, 1999), Bas­tos con en­ci­me­ra li­sa (1992), y Gu­ru­pa su­re­ra (1990). Mu­chos ji­ne­tes bus­can sa­car­se una fo­to con él cuan­do vie­ne a Je­sús Ma­ría y has­ta ha­ce dos años, con 57 años, se­guía com­pi­tien­do.

SU­PE­RAR AL PADRINO. Du­ran­te mu­cho tiem­po, uno de los ré­cords de can­ti­dad de pre­sen­ta­cio­nes a lo lar­go de es­tas cin­co dé­ca­das es­tu­vo en ma­nos de Ho­ra­cio Gua­rany. El “Po­tro” ac­tuó por pri­me­ra vez du­ran­te la sex­ta edi­ción de Je­sús Ma­ría y se des­pi­dió en la edi­ción 50, api­lan­do tras de sí 22 pre­sen­ta­cio­nes y una pe­lea de ca­si 15 años con el Fes­ti­val en­tre 2001 y 2015. Su su­ce­sor “na­tu­ral”, Os­car Es­pe­ran­za “Cha­que­ño” Pa­la­ve­cino, des­pués de que ac­túe en la edi­ción 2018 acu­mu­la­rá 23 pre­sen­ta­cio­nes con­se­cu­ti­vas en el Jo­sé Her­nán­dez.

EL MO­MEN­TO MÁS TRIS­TE. La sex­ta no­che de la edi­ción 2010 de Je­sús Ma­ría se vis­tió de lu­to cuan­do el cam­po de do­ma se co­bró la pri­me­ra víc­ti­ma en su his­to­ria, la del ji­ne­te mi­sio­ne­ro Al­fre­do Spín­do­la (23), quien ha­bía que­da­do ten­di­do so­bre la gra­mi­lla, des­pués de una apre­ta­da mor­tal del ca­ba­llo “El Do­ra­di­llo”, de la tro­pi­lla de Ce­jas-Ca­sas. Un ra­to an­tes de la me­dia­no­che se dio por con­clui­da la no­che y tam­po­co hu­bo ac­ti­vi­dad en el cam­po de do­ma du­ran­te la jor­na­da si­guien­te.

NOM­BRES DE LOS PALENQUES. A lo lar­go de es­tos 53 años, de tan­to en tan­to ocu­rre que un ac­ci­den­te obli­ga a sa­cri­fi­car a un ca­ba­llo –sal­vo en 2013 que mu­rie­ron dos ye­guas du­ran­te la mis­ma edi­ción–. En los pri­me­ros tiem­pos, la or­ga­ni­za­ción acos­tum­bra­ba po­ner­les a los palenques el nom­bre de al­gún “re­ser­va­do” y los re­la­to­res de ji­ne­tea­da acos­tum­bra­ban de­cir el nom­bre del pa­len­que y ex­pli­car el por qué. Con el re­cam­bio de re­la­to­res, des­pués de la dé­ca­da de 1980, la me­mo­ria se per­dió y tam­bién la cos­tum­bre de re­cor­dar ese da­to.

UN ES­PEC­TÁCU­LO RE­CIEN­TE. En la edi­ción de 2006, se pro­du­jo el de­but del es­pec­tácu­lo de las tro­pi­llas en­ta­bla­das o el en­tre­ve­ro de tro­pi­llas en la que cien­tos de ani­ma­les co­pan el cam­po de la do­ma pa­ra una com­pe­ten­cia que con­sis­te en no per­der la tro­pi­lla e in­clu­so en ro­bar­se unos caballos de tro­pi­lla aje­na. Ca­da tro­pi­lla va si­guien­do el pa­so de una ye­gua ma­dri­na y to­dos los in­te­gran­tes de esa tro­pi­lla tie­nen el mis­mo pe­la­je. Es uno de los mo­men­tos más ce­le­bra­dos des­de las tri­bu­nas.

EL JI­NE­TE MÁS AUDAZ. Aun­que com­pi­ten ji­ne­tes de otros paí­ses ca­si des­de los ini­cios del Fes­ti­val, ra­ra vez se con­sa­gra­ron cam­peo­nes de Je­sús Ma­ría. Una de esas ex­cep­cio­nes la tie­ne en su ha­ber el uru­gua­yo Er­nes­to Cue­vas, que fue campeón en Cri­na Lim­pia en 1967 y 1969. Ase­gu­ran los me­mo­rio­sos que la ma­yor proeza que le vie­ron ha­cer a Cue­vas du­ran­te la edi­ción de 1967 fue rea­li­zar su mon­ta... ¡con los ojos ce­rra­dos! El aplau­so del pú­bli­co cuan­do se ba­jó –tras cum­plir su tiem­po re­gla­men­ta­rio y no ser de­rri­ba­do– fue atro­na­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.