El lí­der de Me­tro­nomy se con­fie­sa.

Jo­seph Mount es el ta­len­to­so mú­si­co de­trás de Me­tro­nomy. Tras una tem­po­ra­da sa­bá­ti­ca y a una dé­ca­da de pe­gar­la, el pro­yec­to in­glés vuel­ve a las ta­blas y se pre­sen­ta en el Lo­lla­pa­loo­za ar­gen­tino.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Ja­vier Mat­tio jmat­tio@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La mú­si­ca in­die del nue­vo mi­le­nio no se­ría ge­nui­na sin la ac­ción de un con­jun­to de lo­qui­llos que ci­men­ta­ron las ba­ses de un es­pec­tral so­ni­do del fu­tu­ro pa­sa­do, un espejo retrovisor dis­tor­sio­na­do que se im­po­ne co­mo ho­ri­zon­te y pla­ta­for­ma pa­ra una cul­tu­ra en apa­rien­cia re­ce­si­va. Mien­tras ban­das co­mo The Stro­kes o Ar­ca­de Fi­re co­lap­san o acu­san el des­gas­te, so­lis­tas me­ga­ló­ma­nos re­fu­gia­dos de­trás de ca­ma­leó­ni­cos pro­yec­tos co­mo Ke­vin Par­ker (Ta­me Im­pa­la), Chaz Bun­dick (To­ro Y Moi) o Da­niel Lo­pa­tin (Oneoth­rix Point Ne­ver) mar­can el in­ter­mi­ten­te rum­bo. Jo­seph Mount es uno de ellos, res­pon­sa­ble ba­jo el alias de Me­tro­nomy de cin­co tra­ba­jos que co­que­tean con el le­ga­do re­tro des­de el ex­tra­ña­do pre­sen­te, en­tre la ge­nia­li­dad, la ar­te­sa­nía y el buen gus­to.

Más irre­gu­lar que sus aven­ta­ja­dos con­gé­ne­res, Me­tro­nomy al­can­zó cier­ta fa­ma con el ins­pi­ra­do y ac­ce­si­ble The En­glish

Ri­vie­ra (2011), aun­que su pú­bli­co fiel no ha­ce dis­tin­cio­nes den­tro del ex­tra­ño (y co­ol) mun­do de Mount. Su úl­ti­mo disco, Sum­mer 08 (2016), im­pli­có la so­le­dad crea­ti­va ab­so­lu­ta del mú­si­co in­glés, ya des­pren­di­do de su banda, y allí gui­ñó a la es­ce­na elec­tró­ni­ca de la que Me­tro­nomy emer­gió con Nights out (2008),

so­brio su­ce­sor de su de­but ins­tru­men­tal Pip Pai­ne (pay the

£5000 you owe) de 2006, cuan­do la vi­da to­da­vía era di­fí­cil: “Ir a una fies­ta/ en el West End/ ha­cer al­go de di­ne­ro/ ha­cer más di­ne­ro”, can­ta con im­pos­ta­da im­per­so­na­li­dad en Old Skool.

Ins­ta­la­do en Pa­rís con su re­cien­te fa­mi­lia, Mount en­ca­ra hoy una gi­ra in­ter­na­cio­nal que lo re­con­ci­lia con el for­ma­to grupal y lo trae al Lo­lla­pa­loo­za. An­tes, el ar­tis­ta se ha­bía lan­za­do a un año sa­bá­ti­co en que se de­di­có a los su­yos. Tan in­ten­sa­men­te, que el ar­tis­ta dis­tin­gue pau­sa de re­la­ja­ción: “Tu­ve mu­cho tra­ba­jo. No es­tu­ve de gi­ra pe­ro me que­dé en mi ca­sa jun­to a mi fa­mi­lia. Hi­ce de to­do en ese tiem­po. Pa­ra ser ho­nes­to, no me pa­re­ció un re­creo”, re­co­no­ce vía te­le­fó­ni­ca.

¿Sig­ni­fi­có el ale­ja­mien­to de los es­ce­na­rios un ali­vio, o el abu­so del es­tu­dio lo hi­zo pen­sar en el ver­de y con­ges­tio­na­do cés­ped de fes­ti­va­les?

Pa­ra Mount am­bas ins­tan­cias son im­pres­cin­di­bles, co­mo las ca­ras do­bles de los re­ju­ve­ne­ci­dos vi­ni­los: “Si pa­so de­ma­sia­do tiem­po en el es­tu­dio ex­tra­ño to­car en vi­vo y ver a los fans, y cuan­do pa­so mu­cho tiem­po de gi­ra ex­tra­ño el es­tu­dio. To­do ha­ce a un com­bo que es ha­cer mú­si­ca y vi­vir de la mú­si­ca. Las dos co­sas es­tán bien”, afir­ma.

Y agre­ga: “Lo que ver­da­de­ra­men­te te cam­bia es te­ner una fa­mi­lia que re­cai­ga en vos, que es­pe­ra que pon­gas la co­mi­da so­bre la me­sa y esa cla­se de co­sas. Eso pa­ra mí im­pli­ca más pre­sión que de­di­car­me a la mú­si­ca. De ahí que poder gra­bar dis­cos por mi cuen­ta sea un pla­cer in­des­crip­ti­ble”. Otra per­so­na –“The En­glish Ri­vie­ra” fue lo más cer­cano al “mains­tream” que gra­bas­te. ¿Es­qui­vás la po­pu­la­ri­dad?

–Si que­rés con­ver­tir­te en un ar­tis­ta mains­tream la ma­yo­ría de las ve­ces no po­dés ha­cer­lo por vos mis­mo. Si yo bus­ca­ra que Me­tro­nomy se vol­vie­ra mains

tream ten­dría que cam­biar la ma­ne­ra en que ha­ce­mos mú­si­ca, cam­biar las can­cio­nes que ha­ce­mos, y yo pre­fie­ro te­ner de­ci­sión so­bre lo que ha­go, no quie­ro cam­biar lo que ha­go. Los ar­tis­tas que die­ron el sal­to es­ta­ban dispuestos a cam­biar lo que ha­cían pa­ra lle­gar adon­de lle­ga­ron. Yo hoy no es­toy dis­pues­to a que eso su­ce­da.

–“Sum­mer 08” re­tra­ta un mo­men­to tem­prano de tu ca­rre­ra. ¿Cam­bia­ron las co­sas en una dé­ca­da?

–Sí, to­do cam­bió. No pue­do pen­sar en na­da que no ha­ya cam­bia­do. Es cier­to que to­da­vía ten­go los mis­mos ami­gos y la mú­si­ca me si­gue ge­ne­ran­do las mis­mas sen­sa­cio­nes, pe­ro vi­vo en otro país, ten­go hi­jos, via­jo por el mun­do, soy de­fi­ni­ti­va­men­te una per­so­na di­fe­ren­te a lo que era en­ton­ces.

–¿Qué pen­sás de la cua­li­dad re­tro de bue­na par­te de la mú­si­ca ac­tual? ¿Es ho­me­na­je one­ce­si­dad?

–Nun­ca he si­do el ti­po de per­so­na que tra­ta de crear un so­ni­do nue­vo. Creo que la esen­cia de la mú­si­ca mo­der­na es re­com­bi­nar el pa­sa­do. Las can­cio­nes que es­cri­bo y sus es­truc­tu­ras no son re­tro, son mo­der­nas. Pe­ro sí, me gus­tan los so­ni­dos que me re­cuer­dan a la his­to­ria de la mú­si­ca y al pop so­bre to­do, ese ti­po de in­fluen­cia. Quie­ro creer que mis dis­cos sue­nan al pre­sen­te, al 2018.

–Di­jis­te al­gu­na vez que el ál­bum “Sum­mer 08” era tu tra­ba­jo fa­vo­ri­to. ¿Qué disco te gus­ta­ría gra­bar aho­ra?

–Uno que pue­da lle­gar a nue­vas per­so­nas, que desafíe to­do lo que Me­tro­nomy ha si­do has­ta hoy.

SI YO BUS­CA­RA QUE ME­TRO­NOMY FUE­RA PO­PU­LAR, TEN­DRÍA QUE CAM­BIAR LA MA­NE­RA EN QUE HA­CE­MOS MÚ­SI­CA, Y YO PRE­FIE­RO TE­NER DE­CI­SIÓN SO­BRE LO QUE HA­GO. CREO QUE LA ESEN­CIA DE LA MÚ­SI­CA MO­DER­NA ES RE­COM­BI­NAR EL PA­SA­DO. LAS CAN­CIO­NES QUE ES­CRI­BO Y SUS ES­TRUC­TU­RAS NO SON RE­TRO, SINO MÁS BIEN MO­DER­NAS.

Mount es la men­te maes­tra de­trás de Me­tro­nomy, una de las agru­pa­cio­nes más ce­le­bra­das de los úl­ti­mos años den­tro de la mú­si­ca in­die.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.