“Él era de la vie­ja es­cue­la del mis­te­rio”

La viu­da de San­dro ha­bla de la se­rie ins­pi­ra­da en el ído­lo que se es­tre­na ma­ña­na. Tam­bién re­cuer­da su re­la­ción con ella y con las fa­ná­ti­cas. “Aden­tro, él era Ro­ber­to”, ase­gu­ra.

VOS - - PANTALLAS - Ja­vier Vo­gel Es­pe­cial

El 14 de agos­to de 2006, Ro­ber­to Sánchez lle­gó al Con­gre­so de la Na­ción pa­ra re­ci­bir la men­ción de ho­nor Se­na­dor Do­min­go Faus­tino Sar­mien­to. Ese día el ído­lo rió y llo­ró al re­pa­sar su his­to­ria en un Sa­lón Azul des­bor­da­do. Se re­fi­rió a la en­fer­me­dad pul­mo­nar que cua­tro años más tar­de le qui­ta­ría la vi­da. Ade­más, di­jo: “Agra­dez­co es­ta ma­ra­vi­lla que a los 60 años me re­ga­ló Dios, que es mi nue­va com­pa­ñe­ra, sin la cual es po­si­ble que yo hoy no es­tu­vie­ra aquí”.

San­dro ha­bla­ba de Ol­ga Ga­ra­ven­ta, con quien se ca­só el 13 de abril de 2007 en una ce­re­mo­nia puer­tas aden­tro de su ca­sa de Ban­fi­eld, res­guar­da­da del pú­bli­co y de los me­dios, con el mis­mo ce­lo con que el ar­tis­ta cui­dó su in­ti­mi­dad du­ran­te dé­ca­das.

Pa­sa­ron ocho años des­de la muer­te de San­dro y, aun­que en más de una opor­tu­ni­dad su nom­bre es­tu­vo en los me­dios, su viu­da siem­pre man­tu­vo un per­fil ba­jo. An­tes del es­treno de San­dro de

Amé­ri­ca, la se­rie, re­ci­bió a VOS en la ca­sa de la le­yen­da. –¿Le cos­tó acep­tar que se hi­cie­ra una se­rie so­bre San­dro?

–Pri­me­ro, di­je que no por­que me da­ba mie­do. To­do lo que ten­ga que ver con San­dro es muy de­li­ca­do por­que las per­so­nas a ve­ces se lo to­man a mal. For­mé un pe­que­ño gru­po de tra­ba­jo que su­per­vi­sa­ba los guio­nes y me con­sul­ta­ban. Va­rias ve­ces tu­ve que de­cir: “No, es­to no es así”. Hu­bo ro­ces, pe­ro es­tu­vo to­do bien. En­tien­do que las mi­ni­se­ries de hoy son muy abier­tas y mo­der­nas, pe­ro Ro­ber­to era muy re­ser­va­do y al­go an­ti­guo en su ma­ne­ra de ser. Ha­bía que respetar su es­ti­lo. –¿Pre­sen­ció las gra­ba­cio­nes?

–So­la­men­te fui a una en el Gran Rex, con An­to­nio Gri­mau. Es­ta­ba preo­cu­pa­da de que las fa­ná­ti­cas no lo acep­ta­ran, las “ne­nas” son muy per­so­na­les, pe­ro fue im­pre­sio­nan­te. Des­pués vi los pri­me­ros tres ca­pí­tu­los y que­dé con­for­me. Adrián Cae­tano es fa­bu­lo­so.

En la fic­ción, el pa­pel de Ol­ga es­tá a car­go de Mu­riel San­ta Ana, que an­tes del ro­da­je se acer­có a Ban­fi­eld a com­par­tir un al­muer­zo y una char­la ex­ten­sa.

–¿Las par­tes que ac­túa San­ta Ana es­tán ins­pi­ra­das en su pro­pio re­la­to?

–Sí. No hay una co­ma ni un acento de más. Es to­do tal cual lo vi­ví. Creo que ni mis hi­jos sa­ben lo que pa­sa­mos en esos años, por­que nun­ca fui de con­tar con pro­fun­di­dad. Fue di­fí­cil por­que la de Ro­ber­to era una en­fer­me­dad muy cruel. Es­te co­me­dor dia­rio es­ta­ba lleno de tan­ques de oxí­geno. Ade­más, pa­ra una mu­jer co­mún co­mo yo, era di­fí­cil es­tar con un ído­lo.

–¿El muro que los se­pa­ra­ba de la ca­lle es muy grá­fi­co de lo que vi­vían?

–Aden­tro, él era Ro­ber­to. Hu­bo que tra­ba­jar mu­cho pa­ra ha­cer­le en­ten­der que San­dro era un per­so­na­je al que te­nía que guar­dar con el es­mo­quin en el placar. Un día le di­je: “Ro­ber­to, no te enojes, pe­ro sos un ser hu­mano co­mo cual­quier otro. Vos sos can­tan­te co­mo otro es pin­tor, mé­di­co o al­ba­ñil. Aho­ra te­nés que pre­gun­tar­te quién sos por­que lle­gas­te a una edad en la que el per­so­na­je te ab­sor­bió mu­cho”. –¿Fue co­mo ha­cer te­ra­pia en su pro­pia ca­sa?

–Es­ta­ba en­fer­mo. Te­nía un sexto sen­ti­do muy mar­ca­do, sa­bía que te­nía po­co tiem­po y qui­so sa­ber quién era de ma­ne­ra pro­fun­da. Ro­ber­to sen­tía que no po­día ha­cer te­ra­pia por­que no ha­bía psi­có­lo­gos pa­ra ído­los. Yo le de­cía que los pro­fe­sio­na­les sa­ben guar­dar lo que ha­blan con los pa­cien­tes, pe­ro él era de la vie­ja épo­ca. –¿Él hu­bie­ra que­ri­do lle­var una vi­da más nor­mal?

–Nun­ca me di­jo que le pe­sa­ra, pe­ro lle­gó a pa­sar 18 me­ses sin ver la ca­lle. De­cía que es­ta­ba en una jau­la de oro. Era de la vie­ja es­cue­la del mi­to, del mis­te­rio, del si­len­cio.

–Al­go de eso que­dó, por­que us­ted pa­re­ce muy preo­cu­pa­da por la ima­gen de Ro­ber­to y por có­mo lo si­gan vien­do las “ne­nas”.

–Soy muy cui­da­do­sa de ellas. Vie­nen, to­can tim­bre, char­la­mos. Las apre­cio mu­cho, tra­to de con­te­ner­las. Ellas lo ama­ban. Ro­ber­to las lla­ma­ba pa­ra los cum­plea­ños, y si se en­te­ra­ba de que al­gu­na es­ta­ba pa­san­do por un mal mo­men­to se co­mu­ni­ca­ba pa­ra alen­tar­la. –¿Có­mo era su vi­da an­tes de la re­la­ción con San­dro?

–Te­nía una vi­da nor­mal. Tra­ba­jé 13 años en El Cas­ti­llo, don­de Ro­ber­to qui­so ha­cer un es­tu­dio de gra­ba­ción. Fi­nal­men­te no lo hi­zo y Aldo Are­si, su re­pre­sen­tan­te, ins­ta­ló sus ofi­ci­nas, que era don­de yo tra­ba­ja­ba. Las per­so­nas des­co­no­ci­das no sa­ben lo ma­ra­vi­llo­so que es poder ha­cer lo que se te da la ga­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.