Mú­si­ca mes­ti­za

La ar­tis­ta Am­pa­ro Sán­chez vuel­ve con una pro­pues­ta acús­ti­ca. Di­ce que tie­ne con Cór­do­ba una co­ne­xión “en lo mu­si­cal, en lo per­so­nal y en lo es­pi­ri­tual”.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Juan Ma­nuel Pai­ro­ne jm­pai­ro­ne@la­voz­de­lin­te­rior.co­mar

S u pro­pia je­fa. Así se des­cri­be Am­pa­ro Sán­chez a la ho­ra de ha­blar de tra­ba­jo. Ser mú­si­ca no es só­lo una cues­tión ar­tís­ti­ca pa­ra la lí­der de Am­pa­ra­noia, ban­da que cum­plió 20 años de tra­yec­to­ria en 2017. Com­po­ner can­cio­nes y to­car­las en la ma­yor can­ti­dad de lu­ga­res po­si­bles es un mo­do de vi­da pa­ra la ar­tis­ta an­da­lu­za, vie­ja lo­ba de la au­to­ges­tión he­cha a fuer­za de ex­pe­rien­cia.

En es­te via­je, lue­go de dos con­cier­tos en Río de Ja­nei­ro y un par más en Ca­pi­tal Fe­de­ral y Gran Bue­nos Ai­res, Cór­do­ba la es­pe­ra­ba pa­ra ex­pri­mir­la a lo lar­go de cin­co con­cier­tos en dis­tin­tas in­ten­si­da­des. Des­de una mar­cha de pro­tes­ta a una pe­que­ña sa­la en Sie­rras Chi­cas, mez­clan­do queha­cer mu­si­cal con el de­ve­nir de un via­je a un rin­cón del mun­do que le es fa­mi­liar.

Cuan­do se le con­sul­ta qué la trae de vuel­ta, lo pri­me­ro que di­ce es cuán­to le cos­tó en­con­trar el hue­co pa­ra po­der rea­li­zar es­ta gi­ra. Du­ran­te la úl­ti­ma tem­po­ra­da, Sán­chez es­tu­vo dis­fru­tan­do de la exi­to­sa reunión de Am­pa­ra­noia. “Los con­cier­tos son una ex­plo­sión de ener­gía, de ale­gría. La es­ta­mos pa­san­do muy bien, y es­pe­ro que an­tes de fin de año po­da­mos ve­nir y mos­trar­lo aquí tam­bién”, co­men­ta.

En un pa­ra­te, se las arre­gló pa­ra dar for­ma a un plan maes­tro que le sir­vió pa­ra com­ba­tir el cru­do in­vierno eu­ro­peo. Lo in­tro­du­ce en una idea: “Que­ría ha­cer unos con­cier­tos en for­ma­to acús­ti­co, con la li­ber­tad de ir a afo­ros más gran­des y más chi­qui­tos, con un re­pa­so y un re­co­rri­do de mi ca­rre­ra, tan­to de Am­pa­ra­noia co­mo en los dis­cos fir­ma­dos co­mo Am­pa­ro Sán­chez”.

–Te vas ha­cien­do ca­da vez más lo­cal en Cór­do­ba.

–Me en­can­ta ve­nir. Me sien­to par­te de aquí y real­men­te ex­tra­ña­ba, y al lle­gar me he da­do cuen­ta de que mi pú­bli­co tam­bién me ex­tra­ña­ba. En to­do mi ca­mi­ni­to co­mo Am­pa­ro Sán­chez he te­ni­do mu­cho apo­yo de la gen­te de aquí. Me sien­to muy que­ri­da, y real­men­te sien­to que es co­mo mi otra ca­sa, mi otro lu­gar. Ya es­toy pro­yec­tan­do pa­ra un pró­xi­mo via­je: ha­cer el Ca­mino del In­ca y co­no­cer esa par­te del nor­te que tan­to me lla­ma. Mi in­tui­ción me di­ce que ten­go que ir pa­ra allá. Así que sí, hay una co­ne­xión en lo mu­si­cal, en lo es­pi­ri­tual, en lo per­so­nal. Se­rá por­que soy an­da­lu­za y tam­bién ten­go mi Cór­do­ba allí (risas), pe­ro la co­ne­xión es muy real.

–¿De qué se tra­ta es­ta vuel­ta por La­ti­noa­mé­ri­ca?

–Bueno, pues, en un prin­ci­pio la idea era ha­cer un pa­rén­te­sis de to­do lo que an­do ha­cien­do por allá en es­tos dos úl­ti­mos años, que ha si­do la ce­le­bra­ción de los 20 años de mi gru­po Am­pa­ra­noia. En­tre gra­ba­ción de ál­bum, pre­pa­rar las re­des so­cia­les, ar­mar la ban­da y ha­cer con­cier­tos, he es­ta­do con bas­tan­te lío pa­ra ve­nir. Y bueno, ha­ce unos me­ses em­pe­za­mos a ar­mar, jun­to a una poe­ti­sa bra­si­le­ña que se lla­ma Ma­ría Re­zen­de, un es­pec­tácu­lo don­de uni­mos mú­si­ca y poe­sía. La idea era ve­nir a Bra­sil a pre­sen­tar­lo y a pre­pa­rar­lo. Y ahí fue cuan­do pen­sa­mos en pre­sen­tar­lo tam­bién en Ar­gen­ti­na y apro­ve­char pa­ra ha­cer al­gu­nos con­cier­tos.

Mu­jer de lu­cha

Am­pa­ro Sán­chez lle­ga de una en­tre­vis­ta y se pre­pa­ra pa­ra la otra. Es­tá en mo­do gi­ra y an­tes de arri­bar al país pa­só por Bra­sil. To­do eso lo cuen­ta ho­ras pre­vias a

“PA­RA MÍ, ES BÁ­SI­CO SA­BER QUE SOY MI PRO­PIA JE­FA Y LA DUE­ÑA DE MIS DE­CI­SIO­NES, CON ERRO­RES Y ACIER­TOS”. “ES­TA­MOS EN UN TIEM­PO EN EL QUE VA­MOS A VER UN AVAN­CE EN LOS DE­RE­CHOS DE LA MU­JER”.

es­tre­nar “Her­ma­nas”, el es­pec­tácu­lo jun­to a Re­zen­de en el pa­tio del Cen­tro Cul­tu­ral Es­pa­ña Cór­do­ba en un ce­le­bra­do con­cier­to. La en­tre­vis­ta se ha­ce el miér­co­les por­que el jue­ves es 8 de mar­zo y ese día Am­pa­ro ha­ce huel­ga. A su mo­do y des­de ha­ce tiem­po, ella es una de las re­fe­ren­tes de la mi­li­tan­cia fe­mi­nis­ta en el ám­bi­to cul­tu­ral hispanoamericano.

–¿Có­mo ana­li­zás la lu­cha de las mu­je­res y el pro­ce­so de cam­bio que es­tá ge­ne­ran­do es­te mo­vi­mien­to?

–La ver­dad que con una mi­ra­da muy po­si­ti­va, ¿no? Es al­go que es­tá pa­san­do a ni­vel glo­bal y que vie­ne te­jién­do­se des­de ha­ce mu­cho. Hay un nue­vo fe­mi­nis­mo de par­te de las jó­ve­nes, con mu­chas va­ria­cio­nes e ideo­lo­gías, pe­ro con el mis­mo en co­mún, que es la igual­dad en­tre hom­bres y mu­je­res. El año pa­sa­do el 8M me pi­lló en Bar­ce­lo­na y una de las co­sas que más me sor­pren­dió fue la can­ti­dad de chi­cas jó­ve­nes. Es­ta­mos en un tiem­po en el que real­men­te va­mos a ver un avan­ce en cuan­to a es­tos de­re­chos.

Lo fun­da­men­tal es que los po­lí­ti­cos to­men de­ci­sio­nes que afec­ten a esos de­re­chos que tie­nen que ver con no­so­tras.

–Lle­vás en al­to la ban­de­ra de la au­to­ges­tión. ¿Có­mo po­drías des­cri­bir tu for­ma de tra­ba­jo?

–Han si­do las cir­cuns­tan­cias las que me han lle­va­do a dar­me cuen­ta de que si que­ría ha­cer al­go lo te­nía que ha­cer por mí mis­ma. Ro­deán­do­me, eso sí, de un equi­po de per­so­nas que me apo­yan y creen en mí. Pa­ra te­ner to­tal li­ber­tad en la par­te ar­tís­ti­ca y en la for­ma en la que lo com­par­tes con la gen­te, es fun­da­men­tal la li­ber­tad, y la au­to­ges­tión te da esa li­ber­tad y ese im­pul­so pa­ra crear y pa­ra lle­gar de otra ma­ne­ra. Aho­ra es­toy pro­du­cien­do can­cio­nes a otros ar­tis­tas y tam­bién lo ha­ce­mos así, or­ga­ni­zán­do­nos pa­ra po­der mos­trar el ar­te de otro de una ma­ne­ra muy ar­te­sa­nal, di­ría­mos. Pa­ra mí es bá­si­co sa­ber que soy mi pro­pia je­fa y la due­ña de mis de­ci­sio­nes, con mis erro­res y con mis acier­tos. Me sien­to muy or­gu­llo­sa de mi ca­rre­ra.

(GEN­TI­LE­ZA SAL­VA MUSTÉ)

Bue­na re­la­ción. La can­tan­te di­ce sen­tir­se muy a gus­to cuan­do vi­si­ta nues­tra pro­vin­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.