La Urra­ka, la gra­cia en mo­vi­mien­to.

La Urra­ka pre­sen­ta “Ópe­ra pri­ma”, obra de tea­tro mu­si­cal que pro­po­ne una alian­za crea­ti­va en­tre hu­mor, mú­si­ca y ob­je­tos.

VOS - - PÁGINA DELANTERA - Bea­triz Mo­li­na­ri bmo­li­na­ri@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

“De­ci­di­mos con­tar una his­to­ria re­la­cio­na­da con un per­so­na­je, un fan­tas­ma que ha­bi­ta el es­pa­cio y une las es­ce­nas”, di­ce Emmanuel Cal­de­rón, miem­bro de La Urra­ka y di­rec­tor de Ópe­ra pri­ma. “Que­ría­mos abor­dar los mie­dos in­fan­ti­les, me­ter­los en­tre la reali­dad y la fic­ción. Lo ha­ce­mos con co­mi­ci­dad. Lo mis­mo que pa­sa con los di­bu­jos ani­ma­dos al es­ti­lo de Scooby Doo, que tie­ne hu­mor y ge­ne­ra un po­co de mie­do. Va ro­zan­do ese mun­do”.

A la ho­ra de pen­sar mie­dos in­fan­ti­les, apa­re­cie­ron las cues­tio­nes que sen­tían los in­te­gran­tes del gru­po, adul­tos que iban a abor­dar el te­ma pa­ra po­ner­lo en es­ce­na. “Fue su­ce­dien­do en el pro­ce­so crea­ti­vo. Nos di­mos cuen­ta de que cuan­do uno es chico tie­ne mie­do a co­sas irrea­les co­mo el cu­co o el fan­tas­ma. En la de­vo­lu­ción con el pú­bli­co nos di­mos cuen­ta de que es­ta­ba bue­ní­si­mo. Te­nía­mos mie­do (ri­sas) de que esa lí­nea no ge­ne­ra­ra sus­to, por­que el fan­tas­ma es una sá­ba­na... La obra se fue ar­man­do a me­di­da que la fui­mos re­pre­sen­tan­do. La en­ti­dad del fan­tas­ma se la fue dan­do el pú­bli­co”, co­men­ta.

El gru­po tam­bién se dio cuen­ta de que hay un me­ca­nis­mo de con­trol so­bre los chi­cos y por eso se les ge­ne­ra mie­do pa­ra que no ha­gan tal o cual co­sa. La bro­ma re­sul­tó un te­ma que se pue­de ex­plo­tar mu­cho más ar­tís­ti­ca­men­te.

En cuan­to a la mú­si­ca, La Urra­ka eli­gió rit­mos tra­di­cio­na­les. “Siem­pre to­ma­mos rit­mos di­fe­ren­tes y ge­ne­ra­mos una obra con dis­tin­tos es­ti­los. Nos ayu­dó a ge­ne­rar un am­bien­te me­dio lú­gu­bre. Des­de lo mu­si­cal, ha­ce a la es­ce­na, ge­ne­ra un es­ta­do. Los so­ni­dos que lo­gra­mos con ins­tru­men­tos y ob­je­tos que fa­bri­ca­mos nos da una ga­ma muy am­plia”.

Bal­des, ta­blas de la­var, tu­bos de plás­ti­co, pa­le­tas de ping pong, sar­te­nes, cha­pi­tas de ga­seo­sa, bo­te­llas de vi­drio, ba­rri­les de dis­tin­tos ma­te­ria­les y has­ta in­fla­do­res de pie son al­gu­nos de los ob­je­tos uti­li- za­dos pa­ra in­ter­pre­tar un re­per­to­rio ecléc­ti­co, que en es­ta ope­ra pri­ma abar­ca di­fe­ren­tes gé­ne­ros, des­de una ‘pseu­do ope­re­ta’, has­ta un fes­te­jo pe­ruano, un funky de los años 1970, un heavy me­tal y un set tecno elec­tró­ni­co. El gru­po, ade­más, re­for­mu­la la ges­tua­li­dad des­de el tea­tro fí­si­co, se­gún la ne­ce­si­dad de ca­da es­pec­tácu­lo.

“Nos pro­po­ne­mos con­tar des­de el cuer­po y es­to se ve en Ópe­ra

pri­ma. Hay mu­cho de tea­tro de y con ob­je­tos, mu­cha mí­mi­ca. Es nues­tra iden­ti­dad. Po­ner mo­vi­mien­to al so­ni­do. Siem­pre par­ti­mos de esa ba­se, o de un so­ni­do al que le po­ne­mos mo­vi­mien­to”.

So­bre el tí­tu­lo, Ópe­ra pri­ma, que pa­re­ce un buen chis­te des­pués de 10 años de tra­ba­jo, par­ti­ci­pa­ción en fes­ti­va­les, pres­ti­gio y re­co­no­ci­mien­tos, Emmanuel co­men­ta: “Hay un te­ma mu­si­cal que es una pe­que­ña ope­re­ta, que­ría­mos po­ner la pa­la­bra ‘ópe­ra’. Pen­sa­mos, ha­ce 10 años que es­ta­mos, una for­ma de re­no­var­nos era pen­sar en un re­na­cer, un reini­cio. Nos pu­so en el lu­gar de empezar de nue­vo. Po­ner­le al es­pec­tácu­lo Ópe­ra pri­ma era empezar de ce­ro”. Ha­cen una so­la fun­ción en Cór­do­ba. Lue­go van a Río Cuar­to y Sam­pa­cho. La Urra­ka tie­ne una agen­da en la que no ca­be una fe­cha. Es­tá vi­si­tan­do lu­ga­res don­de el gru­po es co­no­ci­do. Hay mu­cho tra­ba­jo por de­lan­te des­pués de la gi­ra que ter­mi­na en Ro­sa­rio. Lue­go se ins­ta­lan en Bue­nos Ai­res pa­ra las va­ca­cio­nes de in­vierno de Ca­ba y en se­tiem­bre van a Brasil.

Cla­ra­men­te po­si­cio­na­dos en el pa­no­ra­ma del tea­tro pa­ra los chi­cos y la fa­mi­lia, se­ña­la Cal­de­rón: “Con Urra­ka nun­ca de­ci­di­mos ha­cer tea­tro pa­ra chi­cos. Se fue dan­do. Siem­pre pen­sa­mos en la fa­mi­lia. La pa­san bien los abue­los, los pa­dres y los ni­ños. El pú­bli­co nos fue po­si­cio­nan­do en ese lu­gar. Es con­tro­ver­sial eso de ‘ha­cer tea­tro pa­ra chi­cos’. Par­te de la iden­ti­dad de Urra­ka es que no tra­ta de in­fan­ti­li­zar los espectáculos. Se da por­que tra­ta­mos al ni­ño co­mo un es­pec­ta­dor más. Se da un có­di­go en co­mún, que tie­ne que ver con el tea­tro fí­si­co. Pen­sa­mos qué nos in­tere­sa­ba cuan­do éra­mos chi­cos: los di­bu­jos ani­ma­dos, La Pan­te­ra Ro­sa, Tom y Jerry, que no tie­nen tex­to y ha­blan des­de la mú­si­ca y el ges­to. Urra­ka no ba­ja lí­nea. Tra­ta al chico co­mo un par. Los chi­cos va­lo­ran eso. Es un pú­bli­co muy sin­ce­ro. He vis­to espectáculos pa­ra chi­cos en los que se aton­ta el re­la­to. A ve­ces es ri­dícu­lo ver a gen­te gran­de tra­tan­do de agra­dar a los chi­cos”, con­clu­ye Cal­de­rón.

To­dos igua­les. La idea de La Urra­ka es “tra­tar a los chi­cos co­mo un par” en los espectáculos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.