His­to­ria de El Ca­fé de la Pla­za

El Ca­fé de la Pla­za es uno de los lo­ca­les más an­ti­guos de Cór­do­ba. En bus­ca de sus orí­ge­nes, ha­bla­mos con ex­due­ños y con clien­tes.

VOS - - Página Delantera - Ni­co­lás Mar­chet­ti nmar­chet­ti@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La con­vo­ca­to­ria se reali­zó a tra­vés de las re­des so­cia­les del Ca­fé de la Pla­za. Que­ría­mos ob­te­ner da­tos so­bre la fe­cha de fun­da­ción de es­te lu­gar tan im­por­tan­te pa­ra el ba­rrio. El due­ño ac­tual del bar, Mar­cos Las­cano, no tie­ne re­fe­ren­cias exac­tas, pe­ro en su afán de re­crear la his­to­ria em­pe­zó a unir las pun­tas de un la­zo que hoy sa­be en dón­de ter­mi­na pe­ro no muy bien en dón­de em­pie­za. En es­ta reunión en el Ca­fé se al­gu­na co­ne­xión au­to­con­vo­ca­ron u otra muy ma­ne­ra es­pe­cial per­so­nas tie­nen con que una de el lu­gar. Por ejem­plo, es­tán las tres hi­jas del ma­tri­mo­nio Bra­ne, quie­nes fue­ron los ad­mi­nis­tra­do­res des­de el año 1940 has­ta 1978. Las tres tra­ba­ja­ron en el bar. Sa­ben al­go de ca­da rin­cón de es­ta ca­so­na que es­tá en Al­ta Cór­do­ba des­de ¿ha­ce 100 años? Se lla­man Ana Ma­ría, Nor­ma Cle­men­ti­na y Ma­ría En­ri­que­ta Bra­ne. Di­ce Ana Ma­ría: “Nues­tro pa­dre, Ray­mun­do Bra­ne, fue due­ño de la con­fi­te­ría des­de 1942. Yo na­cí en el año 1943 en es­ta mis­ma ca­sa. La par­te­ra vino acá a aten­der a mi ma­má y na­cí ahí atrás”, ex­pli­ca Ana Ma­ría. To­dos abri­mos los ojos. Sí, ¡na­ció en el Ca­fé de la Pla­za! “Cuan­do no­so­tras na­ci­mos ya ha­bía una clí­ni­ca en la es­qui­na, más o me­nos don­de es­tá el Sa­na­to­rio Fran­cés”, agre­ga Nor­ma. Y cuen­ta Ma­ría: “El bar se fue mo­di­fi­can­do. En es­ta se­gun­da sa­la ha­bía me­sas de bi­llar y al fon­do em­pe­za­ba mi ca­sa. Des­pués, cuan­do no­so­tras em­pe­za­mos a cre­cer, mi pa­pá fue sa­can­do el vi­llar pa­ra que no ha­ya tan­to mo­vi­mien­to de hom­bres a la no­che. En su lu­gar, en una épo­ca pu­so una pa­na­de­ría vie­ne­sa que era un fu­ror”. Se­gún Ana Ma­ría, es­ta cons­truc- ción de es que de 1900. el se­ñor “Te­ne­mos Spi­la tu­vo re­fe­ren­cia un bar has­ta 1940. Se lo com­pró mi pa­pá, que se ca­só con mi ma­má, Ame­lia Ja­cin­ta Ce­ca­to, en 1942. En el ‘43 na­cí yo y ha­cía­mos to­do acá, con un tío que era el mo­zo. Se lla­ma­ba Sal­va­dor Bra­ne. Y cuan­do na­cie­ron ellas dos y mi her­mano Ray­mun­do, se­gui­mos vi­vien­do acá. Nos cria­mos en el bar”, re­su­me. Apor­ta Nor­ma: “Era un bar de ca­fé con le­che con pan fran­cés de la pa­na­de­ría Ro­ma, man­te­ca y dul­ce. No ha­bía me­dia­lu­nas, na­da. Tam­bién ser­vían ca­fe­ci­tos, cor­ta­dos, ga­seo­sas, he­la­dos Sop­pel­sa (el fun­da­dor era ami­go de mi pa­pá), cer­ve­zas y ba­te­rías pa­ra pi­car: ma­ní, pa­li­tos y pa­pas fri­tas. Tam­bién sánd­wi­ches de sa­la­me, que­so o ja­món co­ci­do. Pe­ro la es­pe­cia­li­dad era el sánd­wich de ja­món cru­do con man­te­ca San­cor. Com­pra­ba la pa­ta con hue­so y la cor­ta­ba él mis­mo”. “Tam­bién ven­día­mos ba­rras de hie­lo, por­que te­nía­mos una he­la­de­ra her­mo­sa. En una épo­ca te­nía­mos el úni­co te­lé­fono del ba­rrio. Yo hi­ce to­da la fa­cul­tad vi­vien­do y es­tu­dian­do acá. Me es­con­día pa­ra es­tu­diar (Far­ma­cia) en el só­tano: mi pa­pá nos in­cul­có dos gran­des va­lo­res de la vi­da: cul­tu­ra del tra­ba­jo y ho­nes­ti­dad. Pe­ro a la fa­cul­tad la hi­ce en par­te a es­con­di­das, acá aba­jo”, re­cuer­da Ana Ma­ría, quien re­cuer­da que en ese en­ton­ces la ciu­dad uni­ver­si­ta­ria es­ta­ba re­cién inau­gu­ra­da. “Era una os­cu­ri­dad to­tal”, sub­ra­ya.

Una me­sa con re­cuer­dos

Tam­bién es­tá Ce­li­na Ven­tu­ruz­zi. Fue a la reunión por­que su abue­lo Francisco se jun­tó du­ran­te más de 20 años to­dos los días con

sus ami­gos. “Pri­me­ro se jun­ta­ban en la pla­za, pe­ro un día hi­zo frío y se cru­za­ron a to­mar un ca­fé. Des­de ese día y du­ran­te dos dé­ca­das lo to­ma­ron co­mo un ri­tual: ve­nían los 365 días de año en­tre las 18 y las 21. Así que es­te ca­fé pa­ra mí es muy im­por­tan­te”.

Cuen­ta Ce­li­na que con el ca­fé sa­lía un cu­ba­ni­to, y que su abue­lo no se lo co­mía pa­ra lle­vár­se­lo a ella. “Y en ve­rano –re­cuer­da– to­ma­ban cer­ve­za, pe­ro igual a mi abue­lo le da­ban el cu­ba­ni­to por­que sa­bían que me lo iba a lle­var a mí de re­ga­lo. Así que, ¡¿có­mo no iba a ve­nir a es­ta reunión!? Es­te ca­fé es lo más”.

Ir­ma Pa­ván di­ce que vino a acom­pa­ñar a su ma­ri­do, el re­co­no­ci­do pe­rio­dis­ta Go­nio Fe­rra­ri, gran ha­bi­tué del Ca­fé. Pe­ro en reali­dad tie­ne una bue­na his­to­ria pa­ra con­tar: “Ven­go des­de siem­pre por­que vi­ví, y si­go vi­vien­do, en la ca­sa de al la­do. Des­de mi ha­bi­ta­ción es­cu­cha­ba las bo­las de bi­llar. ¡Has­ta les di cla­ses de in­glés a las her­ma­nas Bra­ne!”, re­cuer­da Ir­ma. Vi­ve aquí des­de que tie­ne 6 años.

Tam­bién cuen­ta que en los ‘80, en don­de es­ta­ba el bi­llar, se sub­di­vi­dió y se ven­dió. “Hu­bo una po­lle­ría y lue­go una mue­ble­ría, des­pués con los años se vol­teó la pa­red de nue­vo y se re­in­cor­po­ró al bar”, agre­ga.

Si­gue Ir­ma: “Éra­mos de Ge­ne­ral Ca­bre­ra, mi pa­pá era car­pin­te­ro. Y el ca­fé era y si­gue sien­do co­mo par­te de mi ca­sa. Igual an­tes las mu­je­res no iban so­las a los ba­res, só­lo con la fa­mi­lia por al­gún even­to. Aho­ra sí, to­ma­mos un ca­fé, lee­mos una revista o el dia­rio. An­tes era co­sa de hom­bres”, re­cuer­da.

Se su­ma Go­nio, su ma­ri­do: “Mi re­la­ción con el ca­fé es to­tal. Al­gu­nos co­le­gas di­cen que vi­vo acá y que voy un ra­to por día a mi ca­sa. Cuan­do era chi­co ve­nía po­co, a dar la vuel­ta al pe­rro a la pla­za al­gu­na vez. Hoy desa­yuno, al­muer­zo, ceno, ha­go mi cum­plea­ños. Es en se­rio co­mo el li­ving de mi ca­sa”, sin­te­ti­za el pe­rio­dis­ta.

Amor de bar

Ale­jan­dra Fi­gue­roa tam­bién tie­ne una lin­da his­to­ria pa­ra con­tar: “Mi pa­pá siem­pre cuen­ta his­to­rias de Al­ta Cór­do­ba, re­cuer­da sus ca­lles y sus lu­ga­res em­ble­má­ti­cos, co­mo es­te ca­fé o la can­cha de Ins­ti­tu­to. Acá a me­dia cua­dra es­ta­ba la se­de del club, se ha­cían bai­les y otros even­tos”, apor­ta. “Ahí se sen­ta­ban Kem­pes y Ar­di­les”, di­cen las her­ma­nas Bra­ne. Y se­ña­lan la me­sa que da al ven­ta­nal so­bre Fra­guei­ro.

Vic­to­ria Du­pe­tit tam­bién tie­ne una re­la­ción es­pe­cial con el Ca­fé que en 2017 fue de­cla­ra­do si­tio de in­te­rés cul­tu­ral por la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Cór­do­ba.

Des­de que su pa­pá la tra­jo por pri­me­ra vez a sus cua­tro años a to­mar un ca­pu­chino, ella sien­te al­go es­pe­cial ca­da vez que vie­ne a es­te lo­cal em­ble­má­ti­co. “Mi pa­pá tra­ba­ja­ba en el ban­co que es­tá al fren­te y me lo hi­zo pro­bar. Nun­ca hu­bo uno más ri­co que es­te. Pa­sa­ron los años y si­gue sien­do igual de bueno”, opi­na. “El nue­vo brunch tam­bién es­tá es­pec­ta­cu­lar”, con­clu­ye.

SE AU­TO­CON­VO­CA­RON PER­SO­NAS QUE DE AL­GU­NA U OTRA MA­NE­RA TIE­NEN UNA CO­NE­XIÓN MUY ES­PE­CIAL CON EL LU­GAR.

(NI­CO­LÁS BRA­VO)

Clá­si­co por de­re­cho pro­pio. Mar­cos, uno de los mo­zos del Ca­fé, con un ca­pu­chino y un es­pres­so, dos tra­di­cio­na­les del lo­cal de Al­ta Cór­do­ba.

2. Francisco Ven­tu­ruz­zi y sus ami­gos, un ri­tual que se re­pi­tió du­ran­te más de 20 años.

1. Ame­lia Ja­cin­ta Se­ca­to jun­to a una de sus hi­jas, en la dé­ca­da de 1940.

3y4. Las her­ma­nas Bra­ne en la dé­ca­da de 1950. Clien­tes fie­les en el in­gre­so del bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.