Úl­ti­mo adiós a Ana Ma­ría Al­fa­ro

Una sem­blan­za de Ana Ma­ría Al­fa­ro, una fi­gu­ra icó­ni­ca de Cór­do­ba y del mun­do del es­pec­tácu­lo. Al­gu­nas pa­la­bras pa­ra des­pe­dir­la.

VOS - - Página Delantera - Bea­triz Mo­li­na­ri bmo­li­na­ri@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Un gol­pe en enero pa­sa­do pu­so a Ana Ma­ría Al­fa­ro en el ca­mino de la fra­gi­li­dad fí­si­ca. Na­da, com­pa­ra­do con el otro gol­pe, el he­cho trá­gi­co de sep­tiem­bre de 2015. En­ton­ces se ha­bía mo­vi­do el eje de la mu­jer que co­no­ció la sen­sa­ción de una fra­gi­li­dad di­fe­ren­te cuan­do fa­lle­ció uno de sus dos hi­jos, Ser­gio Klo­ner, su com­pa­ñe­ro de ra­dio y te­le­vi­sión. “Qui­sie­ra que las pa­re­des me tra­guen”, ha­bía con­fe­sa­do po­co des­pués de la muer­te de Ser­gio, tres años atrás. An­tes de eso, Ana Ma­ría era in­mor­tal. Du­ran­te años, lle­gó, so­la o con al­gu­na ami­ga, al Tea­tro Real, al Tea­tro Co­me­dia o a la Ciu­dad de las Ar­tes, subida a sus ta­cos, ele­gan­te, con sus aros gran­des y el ca­be­llo va­po­ro­so. Pa­ra Ana Ma­ría el tea­tro era una fies­ta inin­te­rrum­pi­da, des­de que ella de­ci­dió, ca­si ado­les­cen­te, acom­pa­ñar a su ma­ri­do Jai­me Klo­ner en el gé­ne­ro que ha­cía fu­ror: el ra­dio­tea­tro. Con la trou­pe an­du­vo por pue­blos per­di­dos, de gi­ra, lle­gan­do a mon­tar un es­ce­na­rio en me­dio de la na­da, lle­van­do ilu­sio­nes. Fren­te al mi­cró­fono o to­man­do un ca­fé con una ami­ga, Ana Ma­ría con­ser­va­ba el tono y en del Jai­me, co­mu­ni­ca­do­ra em­pre­sa. vie­ja to­ma­ba de ha­ce­mos Ope­ra­ti­vo la Des­pués “La la aque­lla ra­dio­tea­tro mien­tras dic­ción ciu­dad LV2! de gen­te Ana va­ca­cio­nes tra­ba­jar”, ve­rano, Ra­dio, ¡Tan­tas épo­ca. Ve­rano. de per­fec­ta Ma­ría vol­vía cree ar­ma­ban los y y te­le­vi­sión, que de tiem­pos ma­ña­nas a Ana se fue cuan­do se Cam­bia­ban sus que la con­vir­tió que­ja­ba no­so­tros muer­te su ta­reas. Ma­ría un apren­dió el pro­pia de nue­vo ope­ra­ti­vos en res­to Ser­gio oro en de de se la la ra­dio di­ciem­bre de Vi­lla Me­sa ba­rrio Ella Car­los pe­ro no re­don­da Mai­pú a el Paz. mar­zo, po­día pro­gra­ma y aban­do­nar. se de­ja­ba y ins­ta­la­ba era som­bri­lla su el ca­sa mis­mo. De en im­por­tan­te. y cen­tro, equi­po ca­da la del de en sá­ba­do sol Ahí los la im­pia­do­so ve­re­da al­fa­jo­res, es­ta­ba al me­dio­día, clá­si­ca Ana un del Ma­ría her­vi­de­ro ve­rano. pro­te­gi­dos del la se­ñal y La sus som­bri­lla de in­ter­mi­na­bles lar­ga­da de Ana de la no­ches Ma­ría tem­po­ra­da era de tea­tro. el lu­gar, Los son­rien­do ti­ran­do elen­cos be­sos, des­fi­la­ban de­trás me­dio de dor­mi­dos, por los an­te­ojos equi­vo­ca­ba os­cu­ros. Ella un nom­bre, los pre­sen­ta­ba, los ha­la­ga­ba en­can­ta­da, co­mo de­cía la una tan­da. an­fi­trio­na es­tá “Yo bien no es­toy o mal. pa­ra Yo no de­cir ha­go si crí­ti­ca”, es­to de­cía cuan­do el te­ma era el ofi­cio que apren­dió abrién­do­se ca­mino con su ac­ti­tud de pri­me­ra da­ma. Ella sa­bía que la gen­te es­ta­ba ahí. Era una es­tre­lla po­pu­lar. Sus con­tem­po­rá­neas la re­cor­da­ban co­mo ‘la es­tre­lla de nues­tra emo­ción’, cuan­do subían el vo­lu­men, mien­tras ha­cían las ta­reas de la ca­sa. La ro­pa que­da­ba más blan­ca en la pi­le­ta de Ma­ría Rey­no­so, en Vi­lla El Li­ber­ta­dor. Los años de pri­me­ra da­ma del ra­dio­tea­tro ali­men­ta­ron su fi­gu­ra in­co­rrup­ti­ble. “¡Cui­da­do con ma­má Al­fa­ro!” Gri­ta­ba Car­los Gi­mé­nez en Ca­ra­cas, du­ran­te el fa­raó­ni­co fes­ti­val a fi­nes de la dé­ca­da de 1980. Ana Ma­ría pe­día aten­ción y to­dos co­rrían pa­ra asis­tir­la. “Lo que pa­sa es que yo me pa­ro en una es­qui­na, en Cór­do­ba, y el ta­xi pa­ra sin se has­ta fi­deos el avi­so: reía. que en con Ana le ‘Co­mo la ha­ga que la Ma­ría pu­bli­ci­dad los Ser­gio se­ñas”, ha­ce se reía com­ple­ta­ba ma­má’. con­ta­ba mu­cho, de los y la que Ana la Ma­ría gen­te tu­vo le hi­zo una sen­tir lar­ga el vi­da afec­to en más ge­nuino. Ella ali­men­tó la lla­ma di­fun­dien­do la car­te­le­ra des­de su pro­gra­ma. Los ar­tis­tas pa­ra ella eran sa­gra­dos. En­con­tra­ba siem­pre un de­ta­lle pa­ra des­ta­car. Le to­ma­ba el pul­so a la sa­la, a un es­treno, a la afluen­cia de un fes­ti­val. Ella se sos­tu­vo ho­no­ra­ble y ac­ti­va, cuan­do cual­quie­ra en su lu­gar se hu­bie­ra re­ti­ra­do. La mo­vía la gen­te, el cen­tro, el ca­fe­ci­to, la ciu­dad y la ce­re­mo­nia de su­bir­se a los ta­cos an­tes de sa­lir. Ana Ma­ría se fue y que­da en la his­to­ria de Cór­do­ba, aplau­dien­do, gla­mo­ro­sa, des­de al­gu­na pla­tea.

(LA VOZ)

Re­tra­to de ar­tis­ta. Ana Ma­ría Al­fa­ro du­ran­te una de las úl­ti­mas en­tre­vis­tas con el dia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.