Las ba­rras son de ellas

Có­mo em­pe­za­ron las mu­je­res a tra­ba­jar en la coc­te­le­ría y có­mo hoy ocu­pan es­pa­cios des­ta­ca­dos en los ba­res de Cór­do­ba. Ha­blan las re­fe­ren­tes.

VOS - - Página Delantera - Giu­lia­na Luc­chet­ti gluc­chet­ti@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Eám­bi­to que an­tes la­bo­ral. n cuan­do con­quis­tas im­po­si­ble que­da­ban un mun­do Cien­tos uno no só­lo de pien­sa re­mi­tir­se mas­cu­lino, la de en mu­jer, ofi­cios ma­nos en las es al de por los mu­je­res. hom­bres, Co­mo hoy son la coc­te­le­ría, ocu­pa­dos pro­fe­sión mo­no­po­lio que mas­cu­lino, his­tó­ri­ca­men­te pe­ro que fue ca­da vez tie­ne más adep­tas. Es só­lo cues­tión de mi­rar un po­co ha­cia atrás en la his­to­ria pa­ra re­cor­dar que la mu­jer fue se­gre­ga­da del mun­do de las co­pas y de la no­che por con­si­de­rar­se un lu­gar de reunión ex­clu­si­va­men­te de hom­bres. Unos cuan­tos años an­tes, hu­bie­se si­do im­pen­sa­do que una fu­tu­ra ma­dre de fa­mi­lia y ama de ca­sa, que de­bía aten­der el ho­gar y los ni­ños, pu­die­se pa­sar sus ho­ras noc­tur­nas de­trás de una ba­rra. En Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos, des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, las mu­je­res de­bie­ron ha­cer­se car­go de esos es­pa­cios has­ta que los hom­bres vol­vie­ron y re­to­ma­ron su lu­gar. Lue­go, en el si­glo 20, vol­vió la prohi­bi­ción de la mano de los gre­mios de bar­ten­ders, que qui­sie­ron im­pe­dir la exis­ten­cia de ba­rras aten­di­das por mu­je­res, ar­gu­men­tan­do que afec­ta­ba la mo­ral in­di­vi­dual y so­cial. Re­cién en la dé­ca­da de 1960, gra­cias al fe­mi­nis­mo, lo que an­tes era una idea que po­día pa­re­cer­le un chis­te a más de uno se cris­ta­li­zó. Vo­tar, es­tu­diar en la uni­ver­si­dad, to­mar­nos un cóc­tel so­las en un bar o ser quien lo pre­pa­ra se vol­vió par­te de nues­tra co­ti­dia­ni­dad. No obs­tan­te, aún hoy, que una mu­jer se de­di­que al bar­ten­ding si­gue ge­ne­ran­do re­sis­ten­cia y pre­jui­cios, pe­ro es­to no de­tie­ne a las cien­tos de jó­ve­nes que asis­ten a las es­cue­las de coc­te­le­ría y de­jan sus curriculum en al­gún bar. El clien­te y la edu­ca­ción So­bre el te­ma, re­co­no­ci­das bar­maids (tér­mino que es­tá sien­do re­con­no­ta­do pe­ro que en su ori­gen ser­vía pa­ra de­fi­nir a la mu­jer que ser­vía, lim­pia­ba y tam­bién ofi­cia­ba de pros­ti­tu­ta) de nues­tra ciu­dad acuer­dan en que hoy sus co­le­gas hom­bres, ge­ne­ral­men­te, las res­pal­dan, y que la sub­es­ti­ma­ción vie­ne de par­te de los clien­tes, con quie­nes ho­ra mis­mas. “Es de de re­edu­ca­ción un em­pren­den rea­li­zar que ru­bro las muy un ca­pa­ci­da­des pa­ra un cóc­tel ma­chis­ta. lar­go que son ca­mino com­pren­dan a las En la una que que te po­días épo­ca la ban­ca­bas te­nías la­bu­rar que igual igual, de­mos­trar que que ellos, te aguan­ta­bas es­tar pa­ra­da, la crear can­ti­dad al­go de rá­pi­do ho­ras o o so­por­tar a un clien­te que es­tá bo­rra­cho... Aho­ra ya no es tan así, hay mu­chas más mu­je­res que an­tes”, co­men­ta Vic­to­ria Men­go, quien ha­ce ya 10 años que es­tá en el ofi­cio y que ac­tual­men­te es la je­fa de ba­rra de Apar­ta­men­to, uno de ba­rrio los ba­res Güe­mes. más re­co­no­ci­dos del Por otro la­do, Lo­re­na Ver­ga­ni, una de las bar­maids pio­ne­ras de la al­ta coc­te­le­ría en Cór­do­ba, ga­na­do­ra del pre­mio a “la me­jor bar­ten­der de la pro­vin­cia” en 2015 y la pri­me­ra mu­jer del in­te­rior del país en re­pre­sen­tar a la Ar­gen­ti­na en una com­pe­ten­cia in­ter­na­cio­nal (Pa­na­me­ri­cano 2007), co­men­ta: “Co­mo so­mos mu­je­res, pa­ra al­gu­nos clien­tes es­ta­mos más aba­jo o no te­ne­mos la mis­ma per­cep­ción o pers­pec­ti­va que un hom­bre. En esas si­tua­cio­nes lo que tra­to de ha­cer es to­mar lo que me es­tá di­cien­do el clien­te y en­tre­gár­se­lo de vuel­ta con un cóc­tel ex­ce­len­te­men­te he­cho, pa­ra en­se­ñar­le que una mu­jer de­trás de una ba­rra pue­de es­tar muy bien plan­ta­da, ma­ne­jar muy bien sus he­rra­mien­tas, y que tie­ne la ca­pa­ci­dad de in­ter­pre­tar lo que ese pa­la­dar o ese es­ta­do aními­co quie­re”. Las bar­maids mi­llen­nials vie­nen con otra ca­be­za, con otra for­ma de plan­tar­se an­te due­ños, en­car­ga­dos y clien­tes. Qui­zás sea fru­to de ha­ber cre­ci­do en­tre ai­res de cam­bio, o qui­zás sea por el ar­duo tra­ba­jo que tu­vie­ron que ha­cer sus an­te­ce­so­ras, pe­ro lo cier-

to es que el he­cho de que las más jó­ve­nes en­tren al mun­do de la coc­te­le­ría pi­san­do fuer­te obli­ga a los ba­res y a las mar­cas a amol­dar­se a una nue­va vi­sión del tra­ba­jo, a sus nue­vos có­di­gos y for­mas de co­mu­ni­ca­ción. Ro­cío Ra­mí­rez, bar­maid que co­men­zó su ca­rre­ra ha­ce sie­te años, opi­na: “La ma­yo­ría de los bar­ten­ders con los que tra­ba­jé fue­ron hom­bres. Me dan su opi­nión, me em­pu­jan a que siem­pre dé un po­co más de mí, a que quie­ra apren­der, a que pro­gre­se. He dis­cu­ti­do con en­car­ga­dos y due­ños, pe­ro nun­ca agaché la ca­be­za, por­que creo que así co­mo uno pi­de res­pe­to, tam­bién de­be res­pe­tar. Nun­ca de­jé que me tra­ta­ran mal, y cuan­do pa­só me fui”. due­ños en Con­su­mi­do­ras Fran­co los sie­te de Be­la Bat­tez­za­ti, años Lu­go­si, que re­pre­sen­ta­das lle­va uno cuen­ta abier­to de que los el una bar, mu­jer es­ta tra­ba­ja es la pri­me­ra en una vez de que sus ba­rras. Ce­ci­lia Oje­da (37), bar­ten­der que cre­ció en el ofi­cio con Ver­ga­ni, es quien rom­pió esa es­truc­tu­ra. Se­gún ella cuen­ta, co­men­zar a tra­ba­jar en el bar fue en­trar a un lu­gar car­ga­do de ener­gía mas­cu­li­na y le lle­vó un tiem­po a sus co­le­gas ha­cer­se de la idea de que ella es­ta­ba ahí pa­ra que­dar­se. De to­das ma­ne­ras, su­po es­ta­ble­cer­se y en el pre­sen­te ase­gu­ra que “tra­ba­jan to­dos por igual” y que “en­tre ellos no exis­ten las di­fe­ren­cias”. El he­cho de que ca­da vez ha­ya más chi­cas en la coc­te­le­ría, que los ba­res y mar­cas sean cons­cien­tes de que el mun­do es­tá cam­bian­do, im­pli­ca que el tra­ba­jo de la mu­jer no pa­sa inad­ver­ti­do, y que te­ner a una mu­jer a car­go ya no pa­sa por “ser lla­ma­ti­va”, sino que tie­ne que ver con su ca­pa­ci­dad pa­ra desa­rro­llar­se den­tro de ese es­pa­cio. Y que tam­bién hay un pú­bli­co fe­me­nino que con­su­me y es­pe­ra sen­tir­se re­pre­sen­ta­do.

Com­pe­ten­cia

Aun­que hay es­pa­cios que to­da­vía ha­cen agua, equi­pos de ba­rra so­lo de hom­bres o con­cur­sos a ni­vel mun­dial en don­de la di­fe­ren­cia en­tre la can­ti­dad de con­cur­san­tes hom­bres y con­cur­san­tes mu­je­res Men­go Lau­ra En es bas­tan­te re­fe­ren­cia Ma­ra­jofsky, re­cuer­da des­pro­por­cio­na­da. a un pe­rio­dis­ta es­to aná­li­sis úl­ti­mo, de de La blog Na­ción so­bre coc­te­le­ría que tam­bién que tie­ne bus­ca un im­pul­sar a las mu­je­res a de­trás de las ba­rras, con quien con­ver­só en Word Class (una com­pe­ten­cia muy im­por­tan­te a ni­vel mun­dial). Allí, Ma­ra­jofsky le ex­pli­có. “No es que la mu­jer no es ca­paz de lle­gar a las ins­tan­cias de com­pe­ten­cias pa­ra ser ele­gi­das co­mo cam­peo­nas sino que a la mu­jer no le in­tere­sa tan­to ser re­co­no­ci­da a ese ni­vel ni la com­pe­ten­cia en­tre co­le­gas pa­ra de­mos­trar al­go, por eso no se ven tan­tas com­pe­ti­do­ras. No por­que no ten­gan mé­ri­to pa­ra lle­gar, sino por­que no es al­go que les in­tere­se de­ma­sia­do”.

UNA MU­JER DE­TRÁS DE UNA BA­RRA PUE­DE ES­TAR MUY BIEN PLAN­TA­DA Y MA­NE­JAR SUS HE­RRA­MIEN­TAS. Lo­re­na Ver­ga­ni

HE DIS­CU­TI­DO CON EN­CAR­GA­DOS Y DUE­ÑOS, PE­RO NUN­CA AGACHÉ LA CA­BE­ZA. UNO PI­DE RES­PE­TO Y RESPETA. Ro­cío Ra­mí­rez

Vic­to­ria Men­go. Tra­ba­ja en ba­rras des­de ha­ce 10 años y ac­tual­men­te es­tá en el bar Apar­ta­men­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.