Un ri­tual que ce­le­bra la poe­sía

“Mu­je­rE­lec­tro” es una reunión de es­tí­mu­los, con el tex­to co­mo pro­ta­go­nis­ta. Co­men­ta­rio de la obra di­ri­gi­da por Ba­ti Die­bel.

VOS - - Vos + Escena - Bea­triz Mo­li­na­ri bmo­li­na­ri@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Con un es­pec­tácu­lo per­for­má­ti­co, di­ná­mi­co, cons­trui­do so­bre un con­cep­to de tea­tra­li­dad que no de­cae, Ba­ti Die­bel pre­sen­ta Mu­je­rE­lec­tro en La Co­che­ra. La obra pro­po­ne un en­tra­ma­do de tex­tos que lle­van al es­pec­ta­dor por un ca­mino sem­bra­do de poe­sía, tra­ge­dia y per­so­na­jes fe­me­ni­nos pro­vis­tos por la his­to­ria, la le­yen­da y el tea­tro de dis­tin­tas épo­cas.

Die­bel lo­gra un ac­to de re­afir­ma­ción del gé­ne­ro con ar­mas sen­si­bles: la poe­sía de al­to ni­vel es­té­ti­co, la mú­si­ca y los cuer­pos de las ac­tri­ces al ser­vi­cio de la pa­la­bra. La obra co­mien­za con una pro­cla­ma y la per­for­man­ce de Vir­gi­nia Pe­ña: ‘Ven­go del ayer’. La ac­triz abre el re­per­to­rio in­ten­so en el que ca­da ac­triz su­ma su voz y es­ti­lo a la cons­truc­ción de un ma­ni­fies­to que de­nun­cia, po­ten­cia, de­cla­ra y siem­bra es­pe­ran­za. Lue­go, Sol Ar­ga­yo, An­drea Asís, San­dra Ipe­ri­co, Le­ti­cia Woods y Cla­ra We­ller ma­ni­fies­tan por bo­ca de las poe­tas dis­tin­tos as­pec­tos que con­for­man la iden­ti­dad agó­ni­ca de la mu­jer a tra­vés de los tiem­pos.

La pues­ta ofre­ce imá­ge­nes po­de­ro­sas en un de­ve­nir cons­tan­te. “Na­tu­ra­le­za de bri­sa y de lum­bre”, la mu­jer que es to­das adop­ta di­fe­ren­tes nom­bres. San­dra ‘Ta­ti’ Ipe­ri­co es, por ejem­plo, Li­lith; Cla­ra We­ller in­cre­pa a los res­pon­sa­bles de la caí­da de Ur. Apa­re­ce una no­via (An­drea Asís); Ma­ria­na Pi­ne­da (Le­ti­cia Woods); Sol Ar­ga­yo ofre­ce su voz con re­gis­tro de so­prano. Mu­je­rE­lec­tro es una reunión de es­tí­mu­los, con fuer­te pre­sen­cia del tex­to. En ese sen­ti­do, el desem­pe­ño fren­te al poe­ma in­ser­to en la tea­tra­li­dad de la obra no es pa­re­jo. Por mo­men­tos, al­gu­nas ac­tri­ces en­ca­ran la pa­la­bra con ges­tos mi­mé­ti­cos, con bra­zos agi­ta­dos, co­mo si la fuer­za es­tu­vie­ra en el ges­to más que en la pa­la­bra, co­mo si el ges­to lle­ga­ra pa­ra ilus­trar la poe­sía. Otras ac­tri­ces se lle­van me­jor con los tex­tos. En ge­ne­ral, el des­ni­vel ob­ser­va­do no opa­ca el al­can­ce de los poe­mas, ade­más de que ha­cer poe­sía des­de ese lu­gar es muy fuer­te e in­ter­pe­la al es­pec­ta­dor ac­tual.

La di­rec­to­ra ha ele­gi­do tex­tos mag­ní­fi­cos y los hi­la sin di­fe­ren­cias en­tre uno y otro. Qui­zás se po­dría ofre­cer al es­pec­ta­dor en el pro­gra­ma las re­fe­ren­cias pa­ra que más tar­de el pú­bli­co res­ca­te los tex­tos com­ple­tos. Las ac­tri­ces en­tran y sa­len acom­pa­ña­das por la pan­ta­lla que cum­ple una fun­ción poé­ti­ca tam­bién sig­ni­fi­ca­ti­va. Co­mo la mú­si­ca en vi­vo, que da al es­pec­tácu­lo la ca­te­go­ría de per­for­man­ce. Lu­cas So­lé, res­pon­sa­ble del di­se­ño so­no­ro, crea la mú­si­ca, la eje­cu­ta y se en­cuen­tra con la voz de Ta­ti Ipe­ri­co en una alian­za ar­tís­ti­ca muy in­tere­san­te.

La pan­ta­lla ace­le­ra la es­ce­na o crea cli­mas. El dis­cur­so vi­sual de Emi­lia Mo­li­na am­pli­fi­ca el es­pa­cio, sir­ve de bi­sa­gra, jue­ga con las re­pe­ti­cio­nes que mul­ti­pli­ca las mu­je­res. El tra­ba­jo de Wal­ter Cam­mer­to­ni en el ase­so­ra­mien­to co­reo­grá­fi­co po­ne a los cuer­pos en un re­gis­tro de crea­ti­vi­dad par­ti­cu­lar, se­gún sea la voz fe­me­ni­na que asu­me el tex­to. Die­bel ofre­ce la mi­ra­da con el ai­re irre­ve­ren­te y sin cul­pa del gru­po de La Co­che­ra.

Frag­men­tos de Que­re­mos flo­res; Mi cuer­po ,y Si dios fue­ra mu­jer po­nen fin a una ce­re­mo­nia com­par­ti­da por el tea­tro y la poe­sía, don­de na­die que­da afue­ra.

(PREN­SA MU­JE­RE­LEC­TRO)

To­das las mu­je­res. La obra reúne a ac­tri­ces que se ma­ni­fies­tan por bo­ca de dis­tin­tas poe­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.