La nue­va no­ve­la de Ju­lián Ló­pez.

“La ilu­sión de los ma­mí­fe­ros”, se­gun­da no­ve­la de Ju­lián Ló­pez, na­rra los días apa­sio­na­dos y amar­gos de una his­to­ria de amor en­tre dos va­ro­nes que só­lo se ven una vez a la se­ma­na.

VOS - - Página Delantera - Demian Orosz do­rosz@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La es­cri­tu­ra con fra­ses es en­jo­ya­das. de­li­ca­da, en­vol­ven­te, To­do es­tá ca­li­bra­do pa­ra re­te­ner los epi­so­dios frag­men­ta­rios de una re­la­ción en­tre dos va­ro­nes que se ven un so­lo día a la se­ma­na. Se aman y se des­pi­den, aban­do­nán­do­se en un pla­ne­ta he­la­do que em­pie­za a en­ti­biar­se con el nue­vo en­cuen­tro. El rit­mo y el tono, el pul­so lí­ri­co que sos­tie­ne La ilu­sión de los ma­mí­fe­ros, fue en­con­tran­do su cur­so en bre­ves ce­re­mo­nias de es­cri­tu­ra que Ju­lián Ló­pez se obli­ga­ba a en­sa­yar los do­min­gos por la ma­ña­na. Co­men­zó a su­bir posteos en Fa­ce­book, tex­tos cor­tos que edi­ta­ba en el mo­men­to, y no vol­vía a es­cri­bir has­ta el do­min­go si­guien­te. Des­pués de cua­tro o cin­co tex­tos, su­po que es­ta­ba es­cri­bien­do una his­to­ria de amor. La ilu­sión de los ma­mí­fe­ros, la se­gun­da no­ve­la del na­rra­dor y poe­ta ar­gen­tino, apa­re­ció en esos ejer­ci­cios do­min­gue­ros que le per­mi­tie­ron re­cu­pe­rar cau­dal li­te­ra­rio des­pués de una se­quía que se ha­bía vuel­to preo­cu­pan­te. La es­tra­te­gia sir­vió pa­ra des­tra­bar el pas­mo y la in­mo­vi­li­dad en la que lo ha­bía de­ja­do Una mu­cha­cha muy be­lla, su des­lum­bran­te de­but co­mo no­ve­lis­ta, en 2015. “No soy un es­cri­tor pro­lí­fi­co –cuen­ta Ló­pez–. Tar­do mu­cho con ca­da ma­te­rial y tar­do mu­cho des­pués. Pe­ro me es­ta­ba em­pe­zan­do a preo­cu­par. Pa­sa­ba el tiem­po y no apa­re­cía na­da. Me em­pe­cé a an­gus­tiar y me di cuen­ta de que lo úni­co que ha­cía era su­bir es­tu­pi­de­ces a Fa­ce­book. En­ton­ces me pro­pu­se cin­co mi­nu­tos de im­pro­vi­sa­ción los do­min­gos a la ma­ña­na. Y fue una bue­na es­tra­te­gia. Ha­bía al­go que pal­pi­ta­ba ahí muy cla­ra­men­te y em­pe­za­ba a per­fi­lar una idea. Lo que te­nía de bueno esa idea de im­pro­vi­sa­ción era que me obli­ga­ba a res­pe­tar cier­ta ac­tua­li­dad ur­gen­te del tex­to”. esa abor­dar “ca­si” ca­so

Una un Un

–Cuan­do –Es la­do, no­ve­la muy pa­sa mu­cha­cha es­tá an­he­lo pa­re­ci­da au­to­bio­grá­fi­ca”. La ins­pi­ra­da be­lla”, la al­go ha­bía ilu­sión sa­lió fan­ta­sía si­mi­lar? en muy una de­cías “Una ese de en ma­ne­ra la los be­lla. sen­ti­do que ¿En ab­so­lu­ta mu­cha­cha que ma­mí­fe­ros es­te era Por en de a fan­ta­sía, tam­bién to­do gran ca­so, me­di­da de amor es pe­ro po­dría con­fe­sio­nal. la en­tre es his­to­ria una de­cir dos no­ve­la que Es ti­pos. que la es a que his­to­ria En mí en me que ese hu­bie­ra ni­vel nun­ca de tu­ve, gra­ve­dad. gus­ta­do por lo te­ner. me­nos En­ton­ces Pe­ro con di­ría que sos­te­ni­da es una por cons­truc­ción un an­he­lo. fic­cio­nal iba –¿De­fi­nis­te a ser una pre­via­men­te no­ve­la de amor que en­tre hom­bres? –Pa­ra mí esa es una pre­gun­ta ocio­sa. Me sa­lió así, y por su­pues­to tie­ne que ver con la ma­ne­ra en que yo per­ci­bo el amor. Si yo quie­ro ha­blar pro­fun­da­men­te del amor sen­sual, lo pien­so en­tre dos va­ro­nes. Por aho­ra. Pe­ro el tex­to apa­re­ció así, y ahí fui. Yo te­nía bas­tan­te temor de que fue­ra leí­da co­mo una no­ve­la gay. No me in­tere­sa­ba pa­ra na­da eso, y creo que de he­cho la no­ve­la al­gu­nas te­má­ti­ca a el aman­te zo­nas me­ter­me. no­ve­la lo más la –El que te­ma so­bre no­ve­la me en es­toy na­rra­dor no sor­tea ca­sa­do. te­má­ti­cas, gus­tó gay. las una de fue de Afor­tu­na­da­men­te re­ci­bien­do que Me la ahí, no­ve­la leí­da ha­cer­se de jus­ti­fi­ca­ción Cla­ra­men­te preo­cu­pa­ba ha­bía y di­ce: mí tam­bién en en­tre de al­gu­na cla­ve amor. ele­gi­do son car­go “Lo ellas evi­tar lecturas gay, sa­car eran que vez del no de la la y era una que­dar de­fi­ni­cio­nes. en tu esa ma­ne­ra Hay vi­da, fi­ja­do, po­si­bi­li­dad ahí o le me­nos ¿Eso un per­te­ne­ce de an­he­lo sig­ni­fi­ca za­far con­tun­den­te”. de ser al de de al­go per­so­na­je? las no de los apa­re­ce –Hu­bo úl­ti­mos de una una de­re­chos, años co­sa co­sa res­pec­to muy alucinante pe­ro ace­chan­te de tam­bién la con­quis­ta en del so­bre ge­nial Es­ta­do qué pa­ra sos. re­fe­ri­da las Quién per­so­nas a la sos. pre­gun­ta que Eso han es que­da­do Sin em­bar­go, al mar­gen pa­ra de mí los eso de­re­chos. es tam­bién de la iden­ti­dad, una es­pe­cie y no me de in­dus­tria in­tere­sa. Por esa ra­zón me preo­cu­pa­ba que la no­ve­la no se le­ye­ra en cla­ve gay. Y hay un an­he­lo, sí, de un yo que quie­re di­sol­ver­se. Y un an­he­lo de má­xi­ma: de­jar de res­pon­der a cual­quier ti­po de de­ber ser (soy ho­mo­se­xual o lo que sea) y al reclamo de le­van­tar cual­quier ban­de­ra. Me vuel­ve el poe­ma de Emily Dic­kin­son ¿Vos me el os­cu­ri­dad sen­ti­do des­lum­bró; quién de sú­per sos?”. que la luz, me di­ce lu­mi­no­sa. A me des­lum­bró mí “Soy de­jó ese poe­ma en na­die. Y una me en que­dé ahí. Des­pués Ri­chard hay Sen­nett, un nor­te­ame­ri­cano, que di­ce al­go así: a quién se le ocu­rre ser uno mis­mo y co­no­cer­se. Pa­ra eso es­tán los de­más, uno tie­ne que co­no­cer el mun­do y co­no­cer a los otros. A es­to por ahí sí se lo di yo al per­so­na­je, las co­sas que más cla­ras tu­ve de mí fue en re­la­ción con los de­más. La no­ve­la tie­ne –y en ese sen­ti­do po­dría de­cir que es lo más au­to­bio­grá­fi­co– una pre­ten­sión a ve­ces exa­ge­ra­da de re­fle­xión so­bre lo pro­pio y lo que se jue­ga en el en­cuen­tro. –¿Có­mo en­tra la poe­sía a tu es­cri­tu­ra? ¿Tra­ba­jás de­li­be­ra­da­men­te ese tono lí­ri­co? –Yo es­cri­bo lo que pue­do. El tex­to apa­re­ce y de­ci­de por vos. Des­pués, cuan­do lo em­pe­zás a co­no­cer al tex­to, te po­nés a tra­ba­jar en fun­ción de eso. En ese sen­ti­do la es­cri­tu­ra es real­men­te sil­ves­tre. Apa­re­ce una co­sa que vos no co­no­cés, y cuan­do la em­pe­zás a co­no­cer te­nés que po­ner­te a dis­po­si­ción de eso. Una no­ve­la fun­da­men­tal en mi vi­da de lec­tor fue Me­mo­rias de Adriano, de Mar­gue­ri­te Your­ce­nar, tra­du­ci­da por Cor­tá­zar. Me si­gue pa­re­cien­do ex­tra­or­di­na­ria aun cuan­do tam­bién me pa­re­ce em­pa­la­go­sa. Es una no­ve­la que tie­ne un pul­so lí­ri­co que a mí evi­den­te­men­te par­te El que len­gua­je sea ma­te­ria­li­dad. me es­tá ma­te­rial es­cri­tu­ra. de des­lum­bran. se muy mi­ran­do al­go de mi im­po­ne. un me mi y uni­ver­so cons­cien­te de lo tex­to apa­re­ce uni­ver­so con­mue­ve. lo que el Una A que A mun­do, Lo mí yo mí es yo de con­si­de­ro es­cri­tu­ra que co­mo las me des­de de pue­do es­cri­tu­ra. de Y tra­mas in­tere­sa me no es­cri­tu­ra. sí, un que la in­tere­sa dón­de con­si­de­rar de po­tro pe­ri­pe­cia. bue­na con­tie­ne que no su el O sur­ge de en­tre­vis­ta que amor. –¿De –Ha­ce ma­mí­fe­ros le Se­gu­ra­men­te de pre­gun­ta­ban dón­de mu­cho al­gún a Jo­ni con sur­ge, la­do, tiem­po Mit­chell, ilu­sio­nes? era acer­ca des­pués es­ta si leí es en idea que una del de la su amor de al­guien dis­co la A es­pe­cie no mí pu­die­ra Blue. exis­tía, me im­pac­tó pa­ra Y que ella pen­sar la era su­per­vi­ven­cia. de­cía mu­cho una el que amor tre­ta que el así, pen­sar­lo. y so­bre y muy Me to­do desafian­te re­sul­tó que ella muy pen­sar pu­die­ra in­tere­san­te en esos El amor tér­mi­nos. sino pa­ra que Yo era mí no una es le co­mo no­té re­fle­xión. amar­gu­ra, “la” ex­pe­rien­cia más por im­po­si­bi­li­dad de la vi­da, se­gu­ra­men­te o por fic­ción En­ton­ces, que por por el es­plen­dor un la­do, amo­ro­so. no es­toy idea, to­tal­men­te pe­ro la ver­dad de acuer­do es que con no lo esa sé. Soy bas­tan­te ag­nós­ti­co en es­te te­ma. Y en to­do ca­so me pa­re­ció que el amor po­día pen­sar­se así, co­mo una ilu­sión de lo hu­mano. Exis­ta o no exis­ta, sea nar­ci­sis­mo o sea el cuen­to ver­da­de­ro, es esa pul­sión irre­fre­na­ble que ha­ce que la vi­da sea a ve­ces in­tere­san­te.

(A24)

For­mas de lec­tu­ra. “Te­nía bas­tan­te temor de que fue­ra leí­da co­mo una no­ve­la gay”, di­ce Ló­pez so­bre su nue­vo li­bro.

La ilu­sión de los ma­mí­fe­ros Ju­lián Ló­pez Ran­dom Hou­se 176 pá­gi­nas $ 369

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.