Elec­tró­ni­ca y ple­ni­tud

El dee jay Her­nán Cat­tá­neo vie­ne a co­rro­bo­rar que 2018 es uno de los años más exi­to­sos de su ca­rre­ra. En la pre­via de su do­ble pro­gra­ma en For­ja, en­tre­vis­ta ex­clu­si­va.

VOS - - Página Delantera - Ger­mán Arras­cae­ta ga­rras­cae­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

En la hu­ma­ni­dad de Her­nán Cat­tá­neo, que el vier­nes y el sá­ba­do ac­tua­rá el For­ja con en­tra­das ago­ta­das, hay un abis­mo en­tre el ful­gor que irra­dia ele­va­do en la ca­bi­na y la ama­bi­li­dad con la que se pre­dis­po­ne en una en­tre­vis­ta. Si bien en pri­me­ra ins­tan­cia su es­tam­pa y su fa­cha ava­sa­llan, tras un sa­lu­do de cor­te­sía to­do en­tra en si­tua­ción de ablan­de. Y así, ya no re­pre­sen­ta un pro­ble­ma có­mo sur­fear a una sú­per es­tre­lla que se in­tuía in­to­ca­ble. An­te sus res­pues­tas ex­ten­sas y flui­das, la di­fi­cul­tad pa­sa a ser el es­ca­so es­pa­cio pa­ra un cues­tio­na­rio que sur­fea por di­ver­sos te­mas. El primero es la re­le­van­cia que os­ten­ta en el mun­do de la mú­si­ca elec­tró­ni­ca con más de 40 años de ca­rre­ra. “Mi ca­rre­ra de dee jay em­pe­zó mu­cho an­tes de que yo

lo que sig­ni­fi­ca­ba esa ex­pre­sión. Era com­par­tir la mú­si­ca que me gus­ta­ba con mis ami­gos. ‘Ve­ní, es­cu­cha­te es­to’, esa on­da. Te­nía 6 años y nun­ca ha­bía vis­to un dee jay. En el fon­do, des­pués só­lo lo­gré pro­fe­sio­na­li­zar lo que me gus­ta­ba. Es lo que si­go ha­cien­do hoy”, diag­nos­ti­ca Cat­tá­neo con re­tó­ri­ca re­tros­pec­ti­va.

“Hay va­rios ti­pos de dee jays .El de ca­sa­mien­tos, por ejem­plo: vos te vas a ca­sar, le das una lis­ta y él la re­pro­du­ce. Yo pon­go lo que me gus­ta a mí, y si a la gen­te tam­bién le gus­ta, bue­ní­si­mo. Pe­ro si eso no pa­sa, no la voy a cam­biar. Se­ría co­mo una es­pe­cie de dee jay au­tor, ten­go mi es­ti­lo, mi mú­si­ca. Afor­tu­na­da­men­te, tras va­rios años de tra­yec­to­ria, el 80 por cien­to de la gen­te que me va a ver sa­be que es así”, aña­de el tam­bién crea­dor del se­llo Sud­beat.

“Siem­pre me pa­sa­ba eso de que po­nía mú­si­ca hou­se y me pe­dían ‘eh po­ne­te al­go de los Sto­nes’ – re­cuer­da–. Y siem­pre tu­ve esa es­pe­cie de op­ti­mis­mo de re­tru­car con el ‘ven­gan a es­cu­char es­to que es­tá bue­ní­si­mo’. La ca­rre­ra lar­ga es por ser ca­be­za du­ra. No siem­pre fue to­do bue­ní­si­mo. Ha ha­bi­do mu­chos al­ti­ba­jos. El es­ti­lo que me gus­ta a mí ha pa­sa­do mo­men­tos de mu­chí­si­ma po­pu­la­ri­dad pe­ro tam­bién de los otros. Pe­ro en es­tos úl­ti­mos no di­je ‘chau, se aca­bó el mun­do’ ni cam­bié el es­ti­lo co­mo ha­cen al­gu­nos disc joc­keys”.

Cuan­do le su­gie­re que “Soy un ca­be­za du­ra” es un buen tí­tu­lo pa­ra la en­tre­vis­ta, Cat­tá­neo son­ríe y di­ce que lo de­ja a nues­tro cri­te­rio. Pe­ro no aban­do­na la idea y le da un con­tex­to: “Hay chi­cos de Cór­do­ba que me los he cru­za­do via­jan­do por el mun­do. Vue­lan en pri­me­ra cla­se dan­do clí­ni­cas de ska­te. Se­gu­ra­men­te, a sus 12 años es­tos chi­cos les di­je­ron a sus pa­dres: ‘Pa­pá, me voy a de­di­car al ska­te’, y es­tos se ha­brán muer­to de ri­sa y preo­cu­pa­ción. Lo mis­mo le pa­só al mío cuan­do le di­je que yo me que­ría de­di­car a po­ner mú­si­ca. Si no hu­bie­ra si­do ca­be­za du­ra... Quie­ro de­cir, en ese mo­men­to no hay na­da ni na­die que te ava­le pa­ra to­mar esa de­ci­sión. Si hu­bie­ra si­do por mí, no hu­bie­ra he­cho la se­cun­da­ria. Afor­tu­na­da­men­te, mi pa­pá se im­pu­so y me obli­gó a ha­cer­la, pe­ro lo cier­to es que pu­se to­da mi pa­sión y mi cuer­po en ser dee jay”.

Cat­tá­neo ob­ser­va que des­de que em­pe­zó a ha­cer fies­ti­tas en Ca­ba­lli­to lle­va 40 años po­nien­do mú­si­ca ca­si to­dos los fi­nes de se­ma­na. “Pe­ro los pri­me­ros 20 fue­ron muy de al­ti­ba­jos. Y de más ba­jos que al­tos, te di­ría. Los úl­ti­mos 20 han si­do al re­vés, ya que has­ta los ba­jos han si­do al­tos, ¿en­ten­dés?”, es­pe­ci­fi­ca el ar­tis­ta so­bre un tiem­po pre­sen­te en el que ha ga­na­do pre­mios y mon­ta­do un es­pec­tácu­lo elec­tro – sin­fó­ni­co en el Tea­tro Co­lón.

Iden­ti­dad y per­so­na­li­dad

En es­te pe­río­do de su vi­da, ade­más, eli­gió desa­rro­llar­se de Ar­gen­ti­na ha­cia el mun­do, lue­go de va­rias dé­ca­das de re­si­den­cia en Bar­ce­lo­na. “Soltero y sin hi­jas ha­cía 120 shows por año. Lue­go me ca­sé, y mi mu­jer ve­nía con­mi­go por to­do el mun­do. Du­ran­te dos años fue así .Cuan­do na­cie­ron mis hi­jas, me re­ser­vé al­gu­nos fi­nes de se­ma­na pa­ra es­tar en ca­sa en Bar­ce­lo­na. Aho­ra ten­go tres hi­jas y la de­man­da fa­mi­liar au­men­tó, así que de cin­co fi­nes de se­ma­na, tra­ba­jo tres. La se­ma­na que vie­ne, por ejem­plo, me iré tres a Eu­ro­pa y lue­go me to­ma­ré una li­bre. Por un la­do que­ría­mos que nues­tras hi­jas, al me­nos en es­ta eta­pa de la vi­da, se críen aquí. A fu­tu­ro na­die sa­be. Si bien sa­be­mos que el país tie­ne pro­ble­mas se­rios, y el ni­vel de vi­da en Bar­ce­lo­na es más al­to, cul­tu­ral­men­te allá son muy dis­tin­tos. Mi hi­ja ma­yor cuan­do era chi­qui­ta en Bar­ce­lo­na, no re­ci­bía el ca­ri­ño que re­ci­be aquí. Si nos que­dá­ba­mos en Bar­ce­lo­na no iban a te­ner iden­ti­su­pie­ra dad ni per­so­na­li­dad cla­ra. Y yo que­ría que sí la ten­gan. Mi mu­jer y yo, ob­vio”, de­ta­lla.

–¿Y có­mo re­per­cu­te eso en tu vi­da pro­fe­sio­nal?

–Ha­ce que me to­me más avio­nes de 14 ho­ras. Pe­ro vis­te có­mo es: cuan­do te­nés hi­jos, la prio­ri­dad son ellos. Ade­más, yo en los avio­nes tra­ba­jo, así que no es un pro­ble­ma es­tar arri­ba de ellos. Pue­de pa­re­cer que es­toy re­le­gan­do al­go, pe­ro 2018 es el me­jor año que tu­ve en los úl­ti­mos 10: me­jo­res shows, re­co­no­ci­mien­to.

–“Con­nec­ted”, el es­pec­tácu­lo que pre­sen­tas­te en el Co­lón. ¿Ten­drá con­ti­nui­dad? ¿Lo fil­mas­te a ese con­cier­to? ¿Po­drías edi­tar­lo en au­dio­vi­sual?

–Gra­ba­mos ab­so­lu­ta­men­te to­do. Te­ne­mos to­do lis­to pa­ra ha­cer una ca­ja y ha­re­mos lo po­si­ble pa­ra edi­tar­la. Hi­ci­mos al­go cer­cano a un do­cu­men­tal. El Con­nec­ted que hi­ci­mos en el Co­lón lo re­pre­sen­ta­re­mos en San Juan y lue­go en Mia­mi. A mí me en­can­tó la opor­tu­ni­dad. Veía­mos que mu­cha gen­te mi­ra­ba a la elec­tró­ni­ca de cos­ta­do y con una ima­gen que es­ta­ba equi­vo­ca­da. Y pin­tó el ca­be­za du­ra: Hay que in­sis­tir has­ta con­ven­cer. Cuan­do (el pro­duc­tor) Cruz Pe­rey­ra me co­mu­ni­có la po­si­bi­li­dad de ha­cer el Co­lón, di­je es­ta es la opor­tu­ni­dad so­ña­da... Ni si­quie­ra so­ña­da, por­que no so­ñás to­car en el Co­lón. Sa­bía que iban a aflo­rar un mon­tón de pre­con­cep­tos y de lu­pas mi­rán­do­nos. In­clu­so con ma­la pre­dis­po­si­ción. Al­gu­nos dia­rios pu­bli­ca­ron que yo ig­no­ra­ría el lí­mi­te de de­ci­be­les, aun cuan­do nun­ca ha­blé de eso con na­die del tea­tro. Pe­ro los shows sa­lie­ron bue­ní­si­mos. Las crí­ti­cas ha­bla­ron ma­ra­vi­llas, la gen­te se por­tó bien. Y el que ori­gi­nal­men­te du­da­ba de que ven­dié­ra­mos un show, se en­con­tró con que ter­mi­na­mos ven­dien­do cua­tro y que des­pués lo co­ro­na­mos con otro al ai­re li­bre pa­ra 30 mil per­so­nas. La idea de con­ti­nuar el concepto es­tá, pe­ro no soy de apu­rar­me. De­be­mos ir más allá, ha­cer al­go más in­creí­ble. Pa­ra ha­cer más de lo mis­mo, no.

–En una en­tre­vis­ta re­cien­te de “Ro­lling Sto­ne”, en­tre pe­rio­dis­ta y ar­tis­ta se ha­bló mu­cho de la seg­men­ta­ción de la mú­si­ca en el nue­vo tiem­po. Mú­si­ca pa­ra co­rrer, mú­si­ca pa­ra me­di­tar. ¿Pa­ra qué usa­rías tu mú­si­ca al mar­gen de la pis­ta?

–To­das las se­ma­nas ha­go un pod­cast que sa­le en (la ra­dio) Me­tro, pe­ro lue­go es­tá iTu­nes y en Spo­tify. Co­noz­co mu­cha gen­te que me di­ce “to­das las ma­ña­na sal­go a co­rrer con tu pod­cast”. No to­das las can­cio­nes tie­nen un pe­so es­pe­cí­fi­co. Al­gu­nas del pop sí, pe­ro en los tracks elec­tró­ni­cos tie­ne que ver cuán­do lo pu­sis­te, atrás de qué, de qué for­ma lo mez­clas­te. Un set es una pa­red que con­for­más con un mon­tón de la­dri­lli­tos. Si pu­sié­ra­mos 20 dis­cos acá y ve­mos qué ha­ce ca­da uno de no­so­tros con ellos, vas a ver quién los ex­plo­ta más.

–¿Có­mo fue que Oli­ve­rio y Baun­der de Soun­de­xi­le se con­vir­tie­ron en tus so­cios crea­ti­vos?

–A Oli­ve­rio lo co­noz­co des­de que éra­mos chi­cos. Yo era dee jay de Ci­ne­ma, una dis­co­te­ca de Bue­nos Ai­res, y él tra­ba­ja­ba en la ba­rra. Él era mú­si­co y yo no. Nos jun­tá­ba­mos siem­pre, nos hi­ci­mos ami­gos y él em­pe­zó a po­ner mú­si­ca en la dis­co­te­ca que te­nía el her­mano de Da­niel Grin­bank, que era más de rock in­glés. Así em­pe­zó su ca­rre­ra de dee jay. Des­pués yo me voy a vi­vir a Eu­ro­pa, y Oli em­pie­za a ha­cer mú­si­ca con Baun­der, que tam­bién es­ta­ba en­tre Eu­ro­pa y Ar­gen­ti­na. Y así fue has­ta que en un ve­rano nos jun­ta­mos a gra­bar. Creo que fue 2003, 2004. Yo no soy mú­si­co, soy dee jay. Yo soy co­mo un ar­qui­tec­to que po­ne sus pla­nos en ser­vi­lle­tas y ne­ce­si­to que al­guien ba­je esos bo­ce­tos. El cons­truc­tor no pue­de cons­truir des­de las ser­vi­lle­tas. To­do el tiem­po ten­go ideas mu­si­ca­les, pe­ro no las pue­do ma­te­ria­li­zar. Por eso ne­ce­si­to un mú­si­co al que pue­da de­cir­le “ha­ce­me es­to en es­ta par­te”. Ellos han si­do in­ter­lo­cu­to­res bue­ní­si­mos. Co­mo via­jo mu­cho so­lo, cuan­do me en­cie­rro en un es­tu­dio a pro­du­cir, co­mo mí­ni­mo, quie­ro es­tar con mis ami­gos. Siem­pre hi­ce mú­si­cas con otros, con Mar­tín Gar­cía, con Oli­ve­rio y Baun­der, o con John Tonks, se­sio­nis­ta de Du­ran Du­ran y De­pe­che Mo­de. Si yo tu­vie­ra que ha­cer so­lo un te­ma co­mo los que ha­go con Soun­der­xi­le no só­lo tar­da­ría un mon­tón sino que me abu­rri­ría.

–Paul Oa­ken­fod, tu men­tor, tie­ne an­te­ce­den­tes de pe­so por sus co­la­bo­ra­cio­nes con ar­tis­ta pop. Más allá de que ha­yas aquie­ta­do tu agen­da, ¿te in­tere­sa a es­tas al­tu­ras ese fi­lón?

–Por cli­ché de las com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les, me so­li­ci­ta­ban re­mi­xes pa­ra Sha­ki­ra o Ricky Mar­tín, ar­tis­tas que res­pe­to un mon­tón, pe­ro con los que mu­si­cal­men­te no ten­go na­da que ver. Paul, en cam­bio, es un en­ter­tai­ner y le en­can­ta el show bu­si­ness, él tie­ne más ten­den­cia de ir y jun­tar­se. Yo, en cam­bio, si no es exac­ta­men­te lo que a mí me gus­ta, no pa­sa na­da... No ten­go esa am­bi­ción. Si me tu­vie­ra que in­co­mo­dar ar­tís­ti­ca­men­te pa­ra que al­go me sir­va, no se­ría fe­liz. Pa­ra mí, es­to nun­ca fue un con­cur­so de po­pu­la­ri­dad, ja­más lo pen­sé así. Y ade­más, es­toy muy con­ten­to con lo que con­se­guí en mis pro­pios tér­mi­nos. No quie­ro con­quis­tar el mun­do, no quie­ro el re­mix de reg­gae­tón. Ni por ca­sua­li­dad lo quie­ro.

EL ES­TI­LO QUE ME GUS­TA HA PA­SA­DO MO­MEN­TOS DE PO­PU­LA­RI­DAD Y DE LOS OTROS. PE­RO EN ES­TOS ÚL­TI­MOS NO DI­JE ‘SE ACA­BÓ EL MUN­DO’.

SOLTERO Y SIN HI­JAS HA­CÍA 120 SHOWS POR AÑO. POR ELLAS, AHO­RA NO TEN­GO PRO­BLE­MAS EN AFRON­TAR VUE­LOS DE 14 HO­RAS.

(JOSÉ HER­NÁN­DEZ)

(JOSÉ HER­NÁN­DEZ)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.