Có­mo fue el show de Pau­lo Lon­dra.

Pau­lo Lon­dra tu­vo su pri­mer gran con­cier­to en Cór­do­ba. “Na­da co­mo es­tar en ca­sa”, di­jo el ar­tis­ta que ago­tó el Qua­lity y que rom­pe to­dos los ré­cords.

VOS - - Página Delantera - Jo­sé Heinz jheinz@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

En al­gún mo­men­to te­nía que po­ner­se a prue­ba de es­ta ma­ne­ra: en un es­ce­na­rio gran­de, en con­di­cio­nes téc­ni­cas óp­ti­mas, con en­tra­das pa­gas (y ago­ta­das des­de va­rios días an­tes). Pau­lo Lon­dra, el cor­do­bés que rom­pe ré­cords a ca­da pa­so que da, lle­vó sus can­cio­nes a un Qua­lity en su fla­man­te ver­sión es­ta­dio, con un pú­bli­co efer­ves­cen­te cu­yo pro­me­dio de edad ha­ce pen­sar que el trap, al me­nos en Ar­gen­ti­na, es al­go ne­ta­men­te ju­ve­nil. Es­tá to­do bien si sos adul­to y te gus­ta, por su­pues­to, pe­ro es un fe­nó­meno que se mue­ve ali­men­ta­do por la ener­gía ado­les­cen­te.

El show del vier­nes arran­có ape­nas mi­nu­tos des­pués de las 21.30, acom­pa­ña­do de un gri­te­río que an­ti­ci­pa­ba el tra­to que re­ci­bi­ría la jo­ven es­tre­lla –ape­nas 20 años– por par­te del pú­bli­co lo­cal. Cla­ro, es que Pau­lo sa­lió de acá, sur­gió de las pla­zas del cen­tro y los ba­rrios ale­da­ños, aun­que hoy co­se­che fa­ná­ti­cos de mu­chos paí­ses de ha­bla his­pa­na. Es un cor­do­bés que to­ma fer­net, jue­ga a la Play y al bás­quet y sa­be có­mo se pro­nun­cia “cu­lia­do”.

Al co­mien­zo las pan­ta­llas pro­yec­ta­ron un vi­deo que mez­cla­ba una en­tre­vis­ta a Lon­dra con imá­ge­nes de ar­chi­vo, y la edi­ción ha­cía pa­re­cer una ca­rre­ra bre­ve en un lar­go de­rro­te­ro ar­tís­ti­co. En esos po­cos mi­nu­tos cuen­ta su his­to­ria, su des­cu­bri­mien­to del hip hop gra­cias a la pe­lí­cu­la 8 mi­llas y el mo­men­to en que goo­gleó “com­pe­ten­cias de rap en Cór­do­ba”. Así lle­gó a la Sin Es­cri­tu­ra, des­pués al Quin­to Es­ca­lón y el res­to, co­mo sue­le re­pe­tir­se, es his­to­ria.

Una vez fi­na­li­za­do ese pe­que­ño do­cu­men­tal, sí, apa­re­ció Lon­dra jun­to a Alan Te­je­da, su dee jay y com­pin­che en to­do el show. La pri­me­ra can­ción del es­pec­tácu­lo fue tam­bién su pri­me­ra co­la­bo­ra­ción con el co­lom­biano Ovy on the Drums, una de las alian­zas más fruc­tí­fe­ras de la mú­si­ca ur­ba­na la­ti­noa­me­ri­ca­na de los úl­ti­mos tiem­pos: Con­de­na­do pa­ra el mi­llón, cu­ya le­tra fue can­ta­da por la gen­te en su to­ta­li­dad, in­clu­so cuan­do pre­sen­ta do­bles tiem­pos que exi­gen ve­lo­ci­dad ver­bal y una bue­na ca­pa­ci­dad pul­mo­nar.

“Na­da co­mo es­tar en ca­sa”, co­men­tó Pau­lo un ra­to des­pués, ves­ti­do con una re­me­ra bor­dó de ta­lle ex­tra lar­ge, jeans gas­ta­dos y unas Vans ro­jas. Se lo no­ta­ba có­mo­do y fe­liz con la si­tua­ción, con­fia­do y tran­qui­lo, de re­gre­so en sus pa­gos. La di­ná­mi­ca del con­cier­to se la da el in­ter­cam­bio per­ma­nen­te con Te­je­da, ya que en­tre te­ma y te­ma bro­mean y pre­sen­tan lo que vie­ne a con­ti­nua­ción.

Por ca­so, an­tes de Me tie­ne mal, su gran can­ción de desamor, si­mu­lan una char­la en­tre ami­gos, los dos sen­ta­dos en unas ban­que­tas, y la can­tan so­bre esa ba­se jazzy co­mo si es­tu­vie­ran ran­chean­do en un li­ving. Ese cli­ma de en­tre­ca­sa re­apa­re­ce­ría po­co des­pués, cuan­do Lon­dra mos­tró que en la zo­na iz­quier­da del es­ce­na­rio ha­bían mon­ta­do un aro de bás­quet. Des­pués de unos ti­ros a su car­go, in­vi­ta­ron a dos per­so­nas a pro­bar suer­te (los dos em­bo­ca­ron y se lle­va­ron sus re­ga­los).

Otro de los pun­tos fuertes del show son las vi­sua­les, un com­ple­men­to cla­ve pa­ra un es­ce­na­rio dis­pues­to pa­ra ape­nas dos per­so­nas. An­tes de Cuan­do te be­sé, por ejem­plo, co­men­zó a so­nar el ring­to­ne tí­pi­co del iPho­ne y las pan­ta­llas pro­yec­ta­ron un ce­lu­lar en el que apa­re­cía un vi­deo de Becky G –el gran fea­tu­ring de esa can­ción– que man­da­ba un sa­lu­do a la gen­te.

Lue­go se su­ce­die­ron otros hits de la ca­rre­ra del cor­do­bés (Cá­ma­ra len­ta, Lu­na lle­na, Te amo, Ne­na Mal­di­ción, Dí­me­lo), en­to­na­dos con una con­fian­za que Lon­dra ha ga­na­do en los úl­ti­mos me­ses: agi­ta a dis­tin­tas par­tes del pú­bli­co, de­ja va­cíos pa­ra que can­ten, ti­ra unos pa­sos, se sa­cu­de el fle­qui­llo; en de­fi­ni­ti­va, Pau­lo y Alan di­vier­ten y se di­vier­ten.

En sus an­te­rio­res pre­sen­ta­cio­nes en es­ta pla­za –The F**k King, o el fes­ti­val La Nue­va Ge­ne­ra­ción–, Lon­dra ha­bía mos­tra­do un per­fil más tí­mi­do y rí­gi­do, co­mo si to­da­vía es­tu­vie­ra en una fa­se be­ta. Lo del vier­nes fue otro ti­po de es­pec­tácu­lo, con mu­cho más des­plie­gue y en­sa­yo, que de­jó a su pa­so un ai­re con­sa­gra­to­rio. Pau­lo se sin­tió me­jor, co­mo re­za Re­lax, la can­ción con la­que em­pe­zó to­do.

(INS­TA­GRAM PAU­LO LON­DRA)

Pa­ra los fans. Lon­dra tu­vo un muy buen pri­mer show en Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.