Pin­tu­ras mo­der­nas

Pe­dro Pai­va se fue a vi­vir a Es­pa­ña ha­ce tres años pa­ra de­di­car­se a pin­tar. Por pri­me­ra vez ex­po­ne en Cór­do­ba, y ha­ce un ci­clo tea­tral con Los Mo­der­nos en Me­di­da x Me­di­da.

VOS - - Página Delantera - Da­niel San­tos dsan­tos@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Una mu­jer que le com­pró un cua­dro le re­ga­ló, sin que­rer, un es­lo­gan: “Pon­ga un Pai­va en su vi­da”. Con esas pa­la­bras, ella com­par­tió la fo­to en sus re­des so­cia­les, mos­tran­do el ori­gi­nal que aca­ba­ba de ad­qui­rir.

La fra­se es per­fec­ta, lo di­fí­cil es sa­ber qué Pai­va quie­re uno pa­ra su vi­da, por­que pa­re­cen ha­ber de­ma­sia­dos. Nin­guno tie­ne pe­lo, pe­ro no es la úni­ca co­sa que los une. La otra es el ta­len­to.

En su Uru­guay na­tal es “el Coco” Pai­va, que du­ran­te 12 años fue cu­ple­te­ro de va­rias mur­gas tra­di­cio­na­les co­mo Ara­ca la Ca­na La Rei­na de la Te­ja o Don Ti­mo­teo. Al mar­char­se, con 40 pi­ru­los y en bi­ci­cle­ta, con la idea de con­quis­tar Pe­rú, lle­gó a Cór­do­ba y aban­do­nó el “Coco” y tam­bién su nom­bre ver­da­de­ro, Da­niel, pa­ra lla­mar­se Pe­dro.

Lle­gó la fría tar­de del 13 de ju­nio de 1998 a Cór­do­ba: te­nía 40 ha­ce 20, y la co­que­te­ría no pue­de con­tra las ma­te­má­ti­cas pa­ra adi­vi­nar­le su edad. Lle­gó con la pla­ta jus­ta pa­ra un sand­wich y un agua por día, y la po­si­bi­li­dad de ha­cer re­tra­tos a cam­bio de al­go.

Aquel in­vierno, se echó a me­dio dor­mir (pa­ra cui­dar la bi­ci) fren­te al Co­le­gio de Es­cri­ba­nos. Pe­ro el por­te­ro del lu­gar lo in­vi­tó a pa­sar la no­che en el so­fá, y le dio un ca­fé con le­che y un criollo que fue su pri­mer ban­que­te.

“Me iba muy mal en lo mío, en el tea­tro in­de­pen­dien­te. Y me hi­ce una pre­gun­ta, que por suer­te tu­vo una res­pues­ta con­tun­den­te: si es­toy tan mal a los 40, có­mo voy a es­tar a los 50. Tu­ve la ac­ti­tud pa­ra ir­me. Hoy no pue­do re­crear ese mo­men­to. Pa­ra mí es tan ex­tra­ño co­mo te pue­de pa­re­cer a ti. Mi re­cuer­do es in­te­lec­tual, no emo­cio­nal. Ni ven­go del de­por­te de aven­tu­ras ni de co­sas ex­tre­mas, pa­ra ve­nir en bi­ci­cle­ta”, re­cuer­da Pe­dro de aquel vie­jo Da­niel que se tu­vo que ir de su país, in­clu­so con tres ni­ñas pe­que­ñas.

“Pue­do ima­gi­nar el mo­men­to dra­má­ti­co a ni­vel emo­cio­nal. Siem­pre de­cía, en ese mis­mo dis­cur­so na­da ela­bo­ra­do, que me iba a Pe­rú. Era co­mo de­cir ‘me voy al nor­te, voy su­bien­do’. Las dos po­si­bi­li­da­des que te­nía eran vía Cór­do­ba y su­bir, o lle­gar a Men­do­za y su­bir por Chi­le. To­do en un plano ab­so­lu­ta­men­te teó­ri­co”.

Pai­va di­ce que a ve­ces, cuan­do lo cuen­ta, le pa­re­ce que es­tá ha­blan­do de otro, pe­ro era él. “Lo que te­nía co­mo al­ter­na­ti­va de au­to­fi­nan­ciar­me, y es cu­rio­so por­que hoy ven­go a ha­blar de mis pin­tu­ras, es que ha­cía re­tra­tos... a cam­bio de un pla­to de co­mi­da, por ejem­plo. Y te­nía un mo­nó­lo­go, que le lla­mé Qui­ta­pe­nas, y que hoy ha­go en Es­pa­ña ca­si co­mo ho­me­na­je a los co­mien­zos”.

El prin­ci­pio

De Cór­do­ba no sa­bía na­da, ni dón­de es­ta­ba el cen­tro ni por dón­de co­men­zar. Has­ta que co­no­ció a Roberto, el por­te­ro. “Vio que yo ma­ne­ja­ba dos fra­ses se­gui­das y me di­jo que po­día pa­sar. Él te­nía, co­mo tie­ne to­do se­reno, la pro­por­ción de azú­car, ca­fé y le­che en pol­vo mez­cla­da jus­ta pa­ra pre­pa­rar”.

Las co­sas se fue­ron aco­mo­dan­do. A los tres me­ses ac­tua­ba en Man­da­ri­na y pa­sa­ba la go­rra, cuan­do un pe­so to­da­vía va­lía un dó­lar. “El pri­mer día que lle­gué, an­tes de dor­mir en la ca­lle, en­tré al Tea­tro Ma­ría Cas­ta­ña, que fun­cio­na­ba en Li­ma 373. Ellos me ofre­cie­ron a po­co de ha­ber lle­ga­do, un par de días pa­ra ha­cer el mo­nó­lo­go. El pri­mer día, lo co­no­cí a Ale­jan­dro Orlando”.

Orlando es la otra mi­tad de Los Mo­der­nos, el gru­po que vi­vió su pro­pio mi­la­gro y que los lle­vó a con­quis­tar Es­pa­ña y a re­co­rrer es­ce­na­rios por to­das par­tes, in­clu­so su Uru­guay, don­de lle­gó co­mo un ex­tran­je­ro.

En uno de los via­jes de Bue­nos Ai­res a Ma­drid co­no­ció a Ma­ría Án­gel, quien se sen­tó a su la­do en el avión. Hoy es su pa­re­ja y la ra­zón de ha­ber ele­gi­do Pam­plo­na co­mo su lu­gar en el mun­do en 2015, des­pués de nue­ve años de re­la­ción a dis­tan­cia. “A mí me cam­bió la vi­da, y a ella en tér­mi­nos emo­cio­na­les”.

–No di­ría que la te­nías ata­da, pe­ro fue un ries­go de­jar to­do lo que ha­bías lo­gra­do.

–Los Mo­der­nos to­da­vía exis­ten, ojo, pe­ro tam­bién era ne­ce­sa­rio un pa­ra­te.

–¿Y la pin­tu­ra cuán­do apa­re­ce en tu vi­da?

–Des­de siem­pre di­bu­jé, pe­ro nun­ca me ha­bía de­di­ca­do a pleno. Al ra­di­car­me en Pam­plo­na, de al­gún mo­do pa­ra mí im­pli­ca­ba rein­ven­tar­me. En Es­pa­ña sig­ni­fi­ca­ba em­pe­zar de ce­ro. Me pu­se a di­bu­jar, y de a po­co me in­tere­só la pin­tu­ra co­mo len­gua­je. Me gus­ta pin­tar pa­ra con­tar co­sas. No pinto una flor, o una na­tu­ra­le­za muer­ta, el co­lor es el len­gua­je. Quie­ro de­di­car­me a la pin­tu­ra, ser pin­tor. Qui­sie­ra vi­vir de la pin­tu­ra, con dig­ni­dad. No es fá­cil, por­que ten­go que des­cu­brir un mun­do que no es el mío; ten­go que apren­der­lo e in­gre­sar a un mer­ca­do en el que ya es­toy in­gre­san­do. –¿Y por qué la acua­re­la?

–Me abre un mun­do ma­ra­vi­llo­so, me per­mi­te téc­ni­ca­men­te, ex­pre­sar­me con be­lle­za. Cuan­do la ma­ne­jás bien, ge­ne­ra be­lle­za. Yo pinto una idea, la ex­pre­so, y cuan­do se va se­can­do la acua­re­la ha­ce, en tér­mi­nos fí­si­cos y quí­mi­cos, lo que tie­ne que ha­cer.

–¿Sos ob­se­si­vo y de­ta­llis­ta? ¿Te per­do­nás los erro­res?

–El au­tor de su obra co­no­ce los erro­res. Por ahí di­cen: só­lo los ves vos. Pe­ro mi­rá qué de­ta­lle: los veo yo. Y yo soy el re­pre­sen­ta­do por una obra, si lo pue­do sub­sa­nar, lo ha­go.

Mues­tra

A Cór­do­ba tra­jo 20 de sus obras, que ex­pon­drá en la mues­tra “Tras los pa­sos”, des­de el jue­ves en El Buen Pas­tor. “Con­si­de­ro que me re­pre­sen­tan”, ade­lan­ta Pai­va.

Las obras no es­tán so­las. No pu­do evi­tar acom­pa­ñar­la de al­gu­nos textos ori­gi­na­les, que las com­ple­men­tan. “Por de­fi­ni­ción, la obra tie­ne que con­tar por sí mis­ma al­go, pe­ro ten­go el plus de un tex­to que com­ple­men­ta lo que se ve. A los cua­dros que ven­do le doy la op­ción del tex­to, des­pués no sé si los col­ga­rán o no”.

La pin­tu­ra de Frida Kah­lo se lla­ma Frida Ca­la: “Die­go Ri­ve­ra/ ama a Frida Kah­lo/ y pin­ta Ca­las. /¿Tú lo ca­las?”.

“Son pa­ra mí dig­nos y gus­tan, por­que los he mos­tra­do, lla­man la aten­ción, son pro­pios. Lo que te­nés que exi­gir­te, co­mo au­tor, así co­mo en el tea­tro, es ha­cer al­go per­so­nal. Tan­to en los textos de Los Mo­der­nos co­mo en mi obra pic­tó­ri­ca, ten­go que ser ho­nes­to”.

Pai­va di­ce que no es un gran com­pra­dor de ar­te, pe­ro tie­ne al­gu­nas jo­yi­tas que ado­ra en las pa­re­des de su ca­sa. Un Troi­lo pe­que­ño he­cho por Her­me­ne­gil­do Sá­bat, y dos ori­gi­na­les rea­li­za­dos por El To­mi: uno de la his­to­rie­ta Po­len­ta con Pajaritos que sa­lía en Se­xHu­mor ,yel otro lla­ma­do Yo maté a El Prin­ci­pi­to, don­de se ve al per­so­na­je ca­yen­do al va­cío con su pro­pia es­pa­da cla­va­da.

–Si pu­die­ras vi­vir de la pin­tu­ra, ¿re­sig­na­rías el hu­mor?

–Ten­go dos o tres obras que en­tran en el mun­do de la son­ri­sa, no del hu­mor. No po­dría ha­cer un cua­dro que ge­ne­re car­ca­ja­das, lo mío pa­sa por la poe­sía y ex­pre­sar al­go a tra­vés del co­lor.

–Men­cio­na­bas a Sá­bat. ¿Al­gu­na vez te viste ha­cien­do obras con hu­mor po­lí­ti­co?

–No ten­go es­cri­tu­ra de te­má­ti­ca po­lí­ti­ca. Con Ale­jan­dro, al an­dar en­tre Ar­gen­ti­na, Uru­guay, Chi­le y Es­pa­ña, no po­de­mos ha­cer re­la­tos do­més­ti­cos. Pe­ro ade­más no ten­go

NO PO­DRÍA HA­CER UN CUA­DRO QUE GE­NE­RE CAR­CA­JA­DAS. LO MÍO PA­SA POR LA POE­SÍA Y POR EX­PRE­SAR AL­GO A TRA­VÉS DEL CO­LOR.

DES­DE QUE EM­PE­CÉ A PIN­TAR, LA EVO­LU­CIÓN ES GEO­MÉ­TRI­CA. SI HU­BIE­RA PIN­TA­DO DES­DE HA­CE 20, ES­TA­RÍA EN OTRO LU­GAR.

hu­mor po­lí­ti­co de si­tua­ción. Me in­tere­san más los te­mas exis­ten­cia­les, el amor, el desamor, el tiem­po, la muer­te; te­mas uni­ver­sa­les.

Pe­dro di­ce que le gus­ta­ría ha­cer obras de ar­te pa­ra ni­ños. “No es­tá mal que ten­gan a Bat­man en las pa­re­des, pe­ro qué bo­ni­to se­ría que tu­vie­ran un cua­dro con un he­cho ma­ra­vi­llo­so y fan­tás­ti­co. Que el ni­ño crez­ca con la obli­ga­ción de lle­var­se su cua­dro”, sue­ña.

–Cuan­do te fuis­te a tus 40, tus ni­ñas eran muy chi­cas. ¿Te per- do­na­ron?

–Pa­ra mí fue tre­men­do. El tiem­po pu­so to­do en su lu­gar... por­que me fue bien. Pu­de de­vol­ver un da­ño que tu­ve que ha­ber he­cho. En tér­mi­nos amo­ro­sos, eso im­pli­ca un per­dón. La cul­pa la tu­ve, por­que es­tu­ve au­sen­te un tiem­po sig­ni­fi­ca­ti­vo, pe­ro hoy creo que no ha ha­bi­do un da­ño im­por­tan­te. Siem­pre cuan­do ga­nás en al­go, per­dés en otra co­sa. Si me hu­bie­ra que­da­do, no hu­bie­se te­ni­do la co­sa de pa­dre au­sen­te, pe­ro tam­po­co hu­bie­ra he­cho la vi­da dig­na. Ha­blo en tér­mi­nos ma­te­ria­les, por­que el amor lo ten­go y lo tu­ve siem­pre.

–¿Sen­tís que em­pe­zás tar­de con la pin­tu­ra?

–Un po­qui­to sí, lo sien­to. No di­go que sea tar­de de­fi­ni­ti­va­men­te, pe­ro sí la­men­to no ha­ber em­pe­za­do an­tes. En cua­tro años des­de que em­pe­cé a pin­tar, la evo­lu­ción es geo­mé­tri­ca. Si hu­bie­ra pin­ta­do des­de ha­ce 20 hoy es­ta­ría en otro lu­gar.

–Pe­ro no hu­bie­ras he­cho Los Mo­der­nos.

–O los hu­bie­ra em­pe­za­do a los 60. Igual, aun­que es un po­qui­to tar­de no im­pli­ca que no lo­gre gran­des co­sas. No me que­jo, es la que me to­có.

(PE­DRO CAS­TI­LLO)

(PE­DRO CAS­TI­LLO)

Al­gu­nas obras de Pai­va. “Dos co­ra­zo­nes” y “Cal­za­do pa­ra un be­so”. La mues­tra de acua­re­las de Pe­dro Pai­va po­drá ver­se a par­tir del jue­ves a las 19 en el Buen Pas­tor. Ade­más, se pue­den des­cu­brir en la pá­gi­na www.pai­vas­tu­dio.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.