Pa­ra mi­rar con su­ma mo­de­ra­ción

VOS - - Vos + Pantallas - Da­niel San­tos dsan­tos@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La idea es di­ver­ti­dí­si­ma. Hay que de­jar a un la­do la ton­te­ría de con­si­de­rar­la una se­rie que ha­ce apo­lo­gía del con­su­mo de al­cohol: que el in­vi­ta­do eli­ja el tra­go que quie­ra pa­ra con­tar una his­to­ria se­lec­cio­na­da co­mo pue­de no im­pli­ca na­da más que eso. El eje es ver có­mo cuen­ta la his­to­ria, có­mo es­tá guio­na­da pa­ra que se en­tre­te­ni­da, có­mo el in­vi­ta­do se en­re­da un po­co en las pa­la­bras y los ac­to­res ha­cen ma­la­ba­res pa­ra po­der re­pre­sen­tar­lo.

Es un jue­go, na­da más. Pe­ro el pro­ble­ma de Pa­sa­do de co­pas no es si in­ci­ta a be­ber sin mo­de­ra­ción sino si con­si­gue el ob­je­ti­vo de di­ver­tir y, al mis­mo tiem­po, con­tar al­go que no se sa­bía mu­cho. Y no lo con­si­gue.

En al­gu­nos epi­so­dios, que pue­den ver­se sin con­ti­nui­dad al­gu­na (e in­clu­so pue­den ver­se par­tes de una mis­ma en­tre­ga), la gran pro­duc­ción y la bue­na idea no lo­gran ce­rrar un buen pro­gra­ma de te­le­vi­sión. El ci­clo ne­ce­si­ta­ría un po­co más de Munds­tock, y de que ha­ya un tra­ba­jo de los in­vi­ta­dos un po­qui­to más se­rio... pa­ra ha­cer reír.

Ade­más, Pa­sa­do de co­pas es tan des­pa­re­jo co­mo sus in­vi­ta­dos: al­gu­nos pue­den lu­cir­se en el re­la­to ab­sur­do de una par­te po­co co­no­ci­da de la his­to­ria ar­gen­ti­na, pe­ro la re­pre­sen­ta­ción no con­si­gue acom­pa­ñar­lo (ojo, con una gran pro­duc­ción). O al re­vés. O hay ar­tis­tas que no son tan bue­nos pa­ra con­tar, pe­ro las ca­rac­te­ri­za­cio­nes sí es­tán afian­za­das y son efec­ti­vas.

En to­dos hay un exa­ge­ra­do es­fuer­zo por re­sul­tar gra­cio­sos, lo que res­ta pun­tos a la cuen­ta fi­nal.

La idea es bue­na, pe­ro el al­cohol, que es la ex­cu­sa que sir­ve co­mo pun­to de par­ti­da, tam­bién es su gran pro­ble­ma de fon­do (blan­co).

Aun­que hay que ver los ocho epi­so­dios pa­ra te­ner el ve­re­dic­to fi­nal, con sus in­con­ve­nien­tes es mu­cho me­jor que la ma­yo­ría de las pro­duc­cio­nes que hay en la te­le­vi­sión abierta.

EL AL­COHOL, QUE ES LA EX­CU­SA QUE DA PIE AL PRO­GRA­MA, ES TAM­BIÉN SU MA­YOR PRO­BLE­MA: NO TO­DOS SON DI­VER­TI­DOS CON UN TRA­GO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.