Pa­sa al fren­te

An­tes de su pre­sen­ta­ción en el fes­ti­val Nue­va Ge­ne­ra­ción, en­tre­vis­ta­mos a Ma­ri­li­na Ber­tol­di, que aca­ba de lan­zar el con­sa­gra­to­rio dis­co “Pren­der un fue­go”.

VOS - - Página Delantera - Ger­mán Arras­cae­ta ga­rras­cae­ta@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Al mis­mo tiem­po que se eri­ge co­mo una mi­li­tan­te fe­mi­nis­ta fir­me y cla­ra, Ma­ri­li­na Ber­tol­di pu­bli­có Pren­der un fue­go, un dis­co di­ver­so, ex­pe­ri­men­tal y lú­di­co que “de­cons­tru­ye“al pro­yec­to de chi­ca in­do­ma­ble que li­de­ra una ban­da de rock.

Por­que más que po­ner­se de pie pa­ra se­ña­lar al­go que es­tá mal sin pe­dir san­gre pa­ra re­di­mir­lo, tal co­mo lo so­li­ci­ta­ba Pe­te Towns­hend, la san­ta­fe­si­na acer­ca su uni­ver­so pri­va­do sin abra­zar nin­gu­na di­rec­ción es­pe­cí­fi­ca. To­ma sus ru­tas con apa­ren­te des­tino in­cier­to.

En otras pa­la­bras, Ber­tol­di se ex­pre­sa más cer­ca de Fion­na Ap­ple que de Court­ney Lo­ve, di­ga­mos.

“Creo que las dos son chi­cas que men­cio­nás son in­do­ma­bles, dos ejem­plos bas­tan­te pa­re­ci­dos. Bueno, pa­ra ser sin­ce­ra, las mu­je­res que se de­di­ca­ron al rock, no por nin­gu­na ca­sua­li­dad, fue­ron y son así. Hay mi­les de mú­si­cos hom­bres tí­mi­dos, per­fil ba­jo, tran­ca. No­so­tras has­ta aho­ra no nos pu­di­mos dar ese lu­jo, sal­vo al­gu­nas ex­cep­cio­nes”, diag­nos­ti­ca Ber­tol­di al em­pe­zar su in­ter­cam­bio con VOS.

“Tu­vi­mos que desa­rro­llar un ca­rác­ter –aña­de–, he­rra­mien­tas emo­cio­na­les que qui­zás no es­tá­ba­mos lis­tas pa­ra te­ner. Pe­ro que si que­ría­mos ser li­bres, era el pa­so a se­guir. Y to­do sea por ser li­bres. Me cos­tó mu­cho po­der lle­gar a es­tar emo­cio­nal­men­te pre­pa­ra­da pa­ra un dis­co co­mo és­te”.

Pren­der un fue­go es un há­bi­to ma­cho, cár­ni­co, ar­gen­tino que, apa­ren­te­men­te, Ber­tol­di quie­re sub­ver­tir muy su­til­men­te. “Creo que mi exis­ten­cia den­tro de la es­ce­na del rock na­cio­nal ya es sub­ver­si­va. Soy una mu­jer que ha­ce sus pro­pias can­cio­nes y na­die le di­ce qué tie­ne que de­cir o ha­cer, có­mo so­nar, có­mo pararse, có­mo ves­tir­se. Que ser yo mis­ma en la es­ce­na del rock sea re­vo­lu­cio­na­rio ha­bla más de la es­ce­na del rock que de mí”, in­ter­pre­ta.

En­tre las de­man­das fe­mi­nis­tas que Ma­ri­li­na po­ne de ma­ni­fies­to en sus re­des, en los úl­ti­mos días se des­ta­có la vin­cu­la­da a la del cu­po femenino en los fes­ti­va­les de rock. ¿Cree­rá que tal lu­cha lo­gra­rá con­so­li­dar un al­to por­cen­ta­je del to­tal de la grilla en Cos­quín Rock, por ejem­plo?

“Lo me­jor que pue­do ha­cer es pro­po­ner­lo, abrir el de­ba­te y es­pe­rar lo me­jor –con­tes­ta–. Ca­da vez que ten­go el es­pa­cio lo char­lo. Pue­den te­ner mil du­das res­pec­to al cu­po, pe­ro de­fi­ni­ti­va­men­te ya no hay vuel­ta atrás. Y tie­ne mu­cho sen­ti­do im­pul­sar es­ta y otras me­di­das. De­ba­ta­mos la ley, no si tie­ne que su­ce­der o no. En to­do ca­so pro­pon­gan otra co­sa, pe­ro si es­pe­ran que si­ga­mos así en­ton­ces se equi­vo­can”.

Ber­tol­di cuen­ta que cuan­do era chi­ca e iba a ver ban­das, nun­ca vio a

nin­gu­na mu­jer ar­gen­ti­na so­bre un es­ce­na­rio im­por­tan­te ha­cien­do lo que ella po­ten­cial­men­te po­dría lle­gar a ha­cer. “En­ton­ces, co­mo nun­ca lo vi, nun­ca pen­sé que lo po­dría ha­cer. Si a mí, a los 13 años, me hubieses lle­va­do a ver a Ma­ría Ga­brie­la Epu­mer, o me hubieses da­do un dis­co su­yo, me hubieses aho­rra­do mu­chos con­flic­tos, du­das con­mi­go mis­ma, me hu­bie­se ge­ne­ra­do un clic her­mo­so. Un clic que ca­da hom­bre, en es­te y to­dos los paí­ses del mun­do, ha­ce al ver al­go que es de lo más natural pa­ra ellos: un hom­bre en un es­ce­na­rio”, con­fie­sa.

–¿Te sen­tís una por­ta­voz ge­ne­ra­cio­nal en un mo­men­to his­tó­ri­co cla­ve?

–No pien­so en eso. Esos son tí­tu­los que apa­re­cen cuan­do una ya es gran­de y la gen­te ne­ce­si­ta or­de­nar el pa­sa­do pa­ra re­cor­dar­lo pro­li­ja­men­te. Yo soy una mu­jer pri­vi­le­gia­da que se dio cuen­ta de sus pri­vi­le­gios y no quie­re que nin­gu­na pi­ba más ten­ga que pa­sar por to­da es­ta mier­da de de­re­chos de pi­so pa­ra ha­cer lo que ama. Y aun así, pri­vi­le­gia­da y to­do, me cos­tó mu­chí­si­mo. ¿Qué que­da pa­ra el res­to?

–“Nun­ca en­ten­dí tu amor” es un tí­tu­lo que lle­va im­plí­ci­ta una idea per­so­nal (una idea tu­ya) so­bre qué es ese in­tan­gi­ble, có­mo se tra­du­ce en he­chos co­ti­dia­nos. ¿Qué es el amor?

–“Can­to to­do lo que creo can­tan­do” di­ce otro de los te­mas, que es más o me­nos co­mo de­cir “A me­di­da que can­to, pien­so”. Y tie­ne mu­cho que ver con có­mo fue con­ce­bi­da la fra­se que men­cio­nas­te: “Nun­ca en­ten­dí tu amor”. La ti­ré de una, sin pre­me­di­tar­la, y me di cuen­ta de que es­ta­ba lle­gan­do a una con­clu­sión por vi­ven­cias per­so­na­les. La es­tro­fa ha­bla de un víncu­lo más bien pa­sio­nal, y el es­tri­bi­llo di­ce que aun así “nun­ca en­ten­dí tu amor”. Es­ta­mos tan in­mer­sos en la pe­li holly­woo­den­se que nos ol­vi­da­mos de que, a ve­ces, a las co­sas hay que dis­fru­tar­las co­mo son y no for­zar­las a es­truc­tu­ras que ma­tan la es­pon­ta­nei­dad de los víncu­los. Creo que las pro­me­sas a fu­tu­ro en las re­la­cio­nes son lo mis­mo que po­ner­le fe­cha de ven­ci­mien­to. Por otro la­do, ha­bla de que no hay cul­pa­bles, sim­ple­men­te no nos en­ten­di­mos. Y ya. Esa par­te es la que más me gus­ta de su sig­ni­fi­ca­do.

–En el me­dio de “Co­rre­te” se fil­tra una de las par­tes de una dis­cu­sión te­le­fó­ni­ca, en­tre­cor­ta­da, por­que tu in­ter­lo­cu­tor/a no te de­ja ar­gu­men­tar. ¿Sen­tís que las re­la­cio­nes de es­te tiem­po es­tán atra­ve­sa­das por el con­flic­to por­que son más trans­pa­ren­tes, por­que de­mo­ni­zan el ocul­ta­mien­to?

–No va por ahí en es­te ca­so. Dis­cu­sio­nes en­tre pa­re­jas, o cual­quie­ra sea el víncu­lo, van a exis­tir siem­pre. Son par­te de las re­la­cio­nes. Qui­zás en lo que ha­ya que po­ner más ener­gía y aten­ción es en de­jar de de­mo­ni­zar el con­flic­to. No sen­tir in­me­dia­ta­men­te a una dis­cu­sión o a un ro­ce co­mo una fa­lla. Es co­no­cer los lí­mi­tes de la otra per­so­na y mar­car los tu­yos. Mien­tras me­nos mie­do le ten­ga­mos a eso creo que va­mos a ir en una di­rec­ción mu­cho más sa­na y trans­pa­ren­te.

–¿Quién es “Tito” al que le im­plo­rás vol­ver?

–Es una per­so­na real, que no se lla­ma Tito, pe­ro hay un chis­te­ci­to in­terno que lo apo­da así in­di­rec­ta­men­te. Tito no me ha­bla ha­ce co­mo un año, pe­ro jus­to ha­ce unos días que­da­mos en vol­ver a jun­tar­nos pa­ra char­lar. Ve­re­mos có­mo avan­za. Yo ya le di­je to­do en una can­ción, que igual creo que no sa­be que es pa­ra él.

–¿Cul­ti­vas­te re­la­ción crea­ti­va o amis­to­sa con al­guno de los mú­si­cos de­nun­cia­dos por abu­so? En el ca­so de que ha­ya si­do así, ¿al­gu­na te sor­pren­dió es­pe­cial­men­te?

–No tu­ve ami­gos de­nun­cia­dos. Sí co­no­ci­dos, pe­ro na­da tan de cer­ca. Va­rias me sor­pren­die­ron, pe­ro no quie­ro de­di­car­me a ha­blar de los ca­sos pun­tua­les. Ese es un asun­to en­tre ellos, sus víc­ti­mas y su pú­bli­co. To­do el res­to de la gen­te es­ta­mos apren­dien­do mu­cho de esos ca­sos pu­dien­do ob­ser­var qué pa­sa cuan­do hay es­cra­ches, có­mo reac­cio­nan los acu­sa­dos, có­mo reac­cio­na su pú­bli­co, de leer los co­mu­ni­ca­dos de las ban­das y leer los de­ba­tes que se ar­man aba­jo. Va­mos apren­dien­do de ca­da pa­so que se da en el te­ma. Igual, nun­ca es­tá de más acla­rar que es­toy siem­pre con las pi­bas. Nun­ca tu­vi­mos voz en es­tos te­mas, y se es­tá des­ta­pan­do una olla que es­ta­ba des­bor­dan­do. Es ob­vio que va a ge­ne­rar to­do es­te re­vue­lo. Y tam­bién es muy bueno que pa­se.

–¿Que­da un pa­so por dar?

–El si­guien­te pa­so es qui­zás en­con­trar otro mo­do de de­nun­ciar. En­tien­do com­ple­ta­men­te el ano­ni­ma­to en una de­nun­cia, no lo cues­tiono por su ra­zón de ser, pe­ro tie­ne que ha­ber al­gún mo­do de que las víc­ti­mas que no quie­ren re­ve­lar su iden­ti­dad pue­dan de­mos­trar que exis­ten.

SI A MIS 13 AÑOS ME HUBIESES LLE­VA­DO A VER A MA­RÍA GA­BRIE­LA EPU­MER, ME HUBIESES AHO­RRA­DO MU­CHOS CON­FLIC­TOS.

(GENTILEZA RO­CÍO FRI­GE­RIO)

GENTILEZA RO­CÍO FRI­GE­RIO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.