Sou­ve­nir, la po­ten­cia del ges­to

Co­men­ta­rio de “Nun­ca na­die mu­rió de amor, ex­cep­to al­guien al­gu­na vez”.

VOS - - Escena + - Ale­jan­dra Mi­glio­re Es­pe­cial

Dos cuer­pos en es­ce­na le dan vi­da a es­ta pie­za so­bre el amor y la cruel­dad, es­cri­ta por Ri­car­do Ry­ser y di­ri­gi­da por Gui­ller­mo Bal­do. Se tra­ta de una mu­jer que­ma­da y su acom­pa­ñan­te. Aun­que lo que en­cuen­tra el es­pec­ta­dor es un cuer­po cu­bier­to, ca­si ín­te­gra­men­te, por un ven­da­je, un cuer­po que por prin­ci­pio le es­tá ve­da­do. Ese es el pri­mer sou­ve­nir, en un jue­go de sus­ti­tu­cio­nes me­ticu­loso.

La mu­jer que­ma­da es in­ter­pre­ta­da por Cha­cha Al­va­ra­do, quien lle­va ade­lan­te un des­plie­gue ac­to­ral mag­ní­fi­co, sos­te­ni­do en sus ojos, ma­nos y bo­ca, pe­ro fun­da­men­tal­men­te en su voz inigua­la­ble. En ella in­ter­pe­la la fe­ro­ci­dad de un cuer­po que tiem­bla. Unos me­tros más allá se re­cor­ta Ana, la del nom­bre fá­cil, la que en ver­dad tiem­bla aun­que no se mue­va ni un cen­tí­me­tro. Da­nie­la Ferreyra con­den­sa esa fra­gi­li­dad en la mi­ra­da co­mo si fue­ra Ana quien es­tu­vie­ra con­fi­na­da y só­lo dis­pu­sie­ra de sus ojos pa­ra ex­pre­sar­se. En­tre ellas se tra­ma un contrapunto ver­bal só­lo desafia­do por la mú­si­ca ori­gi­nal, que acom­pa­ña y nu­tre la ca­den­cia.

Atra­ve­sa­das por el hu­mo, en me­dio de una at­mós­fe­ra pe­sa­da y so­bre una es­pe­cie de ta­pe­te se en­cuen­tran am­bas. Es un te­rri­to­rio arra­sa­do, las en­tra­ñas vuel­tas ha­cia fue­ra vo­mi­tan ob­je­tos, sou­ve­nirs que traen al­go con­si­go, re­cuer­dos de otras vi­das des­pa­rra­ma­dos caó­ti­ca­men­te co­mo si una bom­ba hu­bie­ra ex­plo­ta­do aden­tro. Aún don­de ya no hay na­da por des­en­tra­ñar, un sen­si­ble di­se­ño de lu­ces re­fuer­za la apues­ta por lo ve­la­do y sus­ci­ta en el es­pec­ta­dor el de­seo de acer­car­se a ese es­ce­na­rio omi­no­so.

En un su­til re­gis­tro de hu­mor y dis­tan­cia­da del rea­lis­mo, la obra sus­pen­de el pac­to de ver­dad. La ac­ción es­tá en el tex­to que pa­sea por un uni­ver­so de evo­ca­ción, con­vo­can­do tiem­pos di­sí­mi­les, lu­ga­res re­mo­tos en una so­la voz, en un úni­co cuer­po que ha si­do pre­sa de to­dos los fue­gos, que no es sino uno y el mis­mo. Co­mo la muer­te, co­mo el amor y sus in­fi­ni­tos ros­tros o nom­bres, un ín­di­ce que se­ña­la en otra di­rec­ción. Los par­la­men­tos de esos cuer­pos ofre­cen un tes­ti­mo­nio sub­je­ti­vo, par­cial, fa­bu­lo­so. Qui­zás só­lo sea la ima­gi­na­ción de esa mu­jer, o una men­ti­ra... qui­zás ni si­quie­ra ellas exis­tan. Qui­zás só­lo sea una ex­cu­sa pa­ra pen­sar las for­mas de ar­der, nues­tros pro­pios incendios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.