Om­ní­vo­ros con mos­ca

Di­ver­sas es­pe­cies om­ní­vo­ras del Al­to Pa­ra­ná cap­tu­ra­das con mos­cas. Y en la ma­yo­ría de los ca­sos, ca­si a pez vis­to.

Weekend - - PESCA - Tex­tos y fotos: DIE­GO FLO­RES

El ve­ra no/oto­ño del 2 017 se­rá re­cor­da­do co­mo real­men­te ex­ce­len­te pa­ra la pes­ca de om­ní­vo­ros en el Al­to Pa­ra­ná, y por va­rias ra­zo­nes. La pri­me­ra fue un río post inun­da­ción lleno de vi­da y con los pe­ces bien gor­dos y pe­leo­nes. La se­gun­da aguas ba­jas y ex tre­ma­da men­te cris­ta­li­nas, que per­mi­tie­ron una pes­ca ca­li­fi­ca­dí­si­ma y ex­tre­ma­da­men­te vi­sual. En un día so­lea­do, apro­xi­ma­da­men­te al 50 % de los pi­rá pi­tá y pa­cúes los veía­mos an­tes de cas­tear­les. Lue­go vol­ver a La Re­gi­na, mi lu­gar en el mun­do en el Pa­ra­ná,

con el ami­go Luis Rze­pec­ki co­mo un an­fi­trión fue­ra de se­rie. Y por úl­ti­mo, com­par­tir tres días con el Yo­da Carlos Ico­ni­coff, que me hi­zo par­te de una maes­tría in­ten­si­va, so­bre to­do en el ar­te de mi­rar, de des­cu­brir los pe­ces con los ojos. Yo creía que ma­ne­ja­ba es­ta téc­ni­ca… ¡pe­ro bas­tó ver­lo pes­car 10 mi­nu­tos pa­ra en­ten­der cuán equi­vo­ca­do es­ta­ba!

Carlos es un pa­ra­na­ce­ro apa­sio­na­do, y un es­tu­dio­so que vi­ve to­do el tiem­po me­ti­do en el río. In­ge­nie­ro de pro­fe­sión y pes­ca­dor amateur de vo­ca­ción, es un mos­que­ro su­ma­men­te ana­lí­ti­co y re­fi­na­do, que cu­rio­sa­men­te nun­ca pes­có tru­chas en la Pa­ta­go­nia. Va­mos a ver si lo ha­ce­mos de­bu­tar la pró­xi­ma tem­po­ra­da…

En 1997 co­no­ce a Ju­lio Ri­va e in­gre­sa de lleno al mun­do de la mos­ca. De la mis­ma ma­ne­ra que exis­te un an­tes y un des­pués de Cris­to, exis­te un an­tes y un des­pués de la pes­ca en Al­to Pa­ra­ná res­pec­to a Ju­lio Ri­va. El pio­ne­ro que le sal­tó la fi­cha a las pie­dras y pa­los cos­te­ros, a có­mo pes­car en su­per­fi­cie ya sea do­ra­dos con pa­sean­tes Za­ra Spook o pi­rá pi­tás con se­cas en los pi­lo­tes del puen­te Co­rrien­tes/Re­sis­ten­cia. Y co­mo co­rres­pon­de, Carlos se trans­for­mó en uno de sus dis­cí­pu­los más acó­li­tos. Una enor­me pe­na que Ju­lio mu­rie­ra tan jo­ven en 2001, ge­ne­ran­do un ba­che crea­ti­vo de mu­chos años.

D ent ro de los om n ívo­ros, Ico­ni­coff es un enamo­ra­do de los pa­cúes, que en su épo­ca de ba it cast ero pesc aba con se­ñue­los Fat re­for­ma­dos con an­zue­los sim­ples, y lle­ga­do el 2010 con imi­ta­cio­nes de fru­tos plás­ti­cos. De in­co­rrup­ti­ble éti­ca pis­ca­to­ria, fue aún más allá desa­rro­llan­do per­so­na­lí­si­mas imi­ta­cio­nes de fru­tos de si­li­co­na, que lle­va­ron al fly fis­hing de om­ní­vo­ros al “si­guien­te ni­vel”.

Epo­cas de pa­cú

Es­te año fue muy pa­cu­ce­ro, con mu­cho arro­ye­ro de 1 a 2,5 kg, abun­dan­cia de me­dia­nos de 3 a 4 kg pro­me­dio, y má­xi­mas de has­ta 6 kg. En función de ello, am­bos usa­mos equi­pos Nº 6 con figt­hing butt, lí­neas f lo­tan­tes tro­pi­ca­les del mis­mo nú­me­ro, y co­mo lea­der 2 m de ny­lon 0,50 mm pa­ra una de­ri­va pro­fun­da y aguan­tar las bru­tas co­rri­das ha­cia los pa­los. El mon­ta­je de fr utos de si l ico­na es mu­cho más na­tu­ral y de­li­ca­do que el de fru­tos du­ros. Co­mo hun­den más len­ta men­te, la ma­yor ía de las ve­ces se ve el pi­que en sub­su­per­fi­cie. Ade­más se usan an­zue­los mu­cho más pequeños que pa­san más des­aper­ci­bi­dos en ag uas cris­ta l inas, y las­ti­man me­nos a los pi­rá pi­tá que tie­nen el ojo muy cer­ca de la co­mi­su­ra de la bo­ca.

Por las con­di­cio­nes del río hu­bo que afi­nar mu­chí­si­mo los im­ple­men­tos, al es­ti­lo tru­che­ro. Se hi­zo mu­cha imi­ta­ción fi­na,

mu­cho “mat­ching the hatch ve­ge­tal” de los fru­tos cos­te­ros. Cuan­do las co­sas se pu­sie­ron real­men­te di­fí­ci­les, re­cién pu­di­mos en­ga­ñar­los con imi­ta­cio­nes de fru­ti­tos de ta­la, en­car­na­dos en an­zue­li­tos bo­ge­ros Big Gun Nº 10 y ca­ble­ci­tos de ace­ro de un má­xi­mo de 2,5 cm, pin­ta­dos de mar­ca­dor in­de­le­ble ver­de pa­ra que pa­sa­ran más inad­ver­ti­dos en las aguas es­me­ral­da. Por ejem­plo, sin ca­ble los pi­rá pi­tá pi­ca­ban mu­cho me­jor, pe­ro no aguan­ta­ba una pe­lea lar­ga, in­clu­so usan­do f luo­ro­car­bono: los de más de 2 kg siem­pre lo ter m i na­ba n cor t a ndo. O t ro de­ta­lle era la lu­mi­no­si­dad am­bien­te: nu­bla­do o llo­viz­nan­do era más fá­cil en­ga­ñar­los, pe­ro

des­pe­ja­do y con sol la co­sa se po­nía real­men­te téc­ni­ca.

En­tre las ocho es­pe­cies om­ní­vo­ras que co­bra­mos con mos­ca, sin du­das es­te fue el año de los pi­rá pi­tá blan­cos. Con in­tere­san­te den­si­dad, un es­pec­ta­cu­lar pro­me­dio de 1,5 kg, bue­nos de más de 2 kg, y va­rios gor­dos que ara­ña­ron los 3 kg. Las se­cas, que en otros mo­men­tos fue­ron su­ma­men­te efec­ti­vas, es­ta vez no des­co­lla­ron. Mien­tras los re­don­dos pequeños (pa­cuí y re­loj) do­mi­na­ban en los arro­yos, las bo­gas ha­cían lo su­yo en el río prin­ci­pal. Pa­ra ellas se rea­li­za una de­ri­va con bas­tan­te es­pe­ra por­que son los om­ní­vo­ros que pi­can más cer­ca del fon­do. Con la bo­li­ta blan­da el pi­que es in­con­fun­di­ble, con un to­que per­cu­si­vo de la pri­me­ra hin­ca­da de dien­tes y una lle­va­da lar­ga que si nos ex­ce­de­mos ter­mi­na en un cro­chet en­tre las raí­ces su­mer­gi­das. Un om­ní­vo­ro que se las trae con la mos­ca, so­bre to­do con equi­po li­viano.

El úl­ti­mo día de pes­ca, con Carlos re­gre­sa­do a sus la­bo­res, pu­de co­no­cer a otro pes­ca­dor fa nát ico: L isa nd ro Pa la r ich. Des­pe­ja­da una tor­men­ta ve­ra­nie­ga pes­ca­ría­mos con Men­cho, que con más de seis dé­ca­das fue el men­tor de to­dos los guías del Lod­ge. De los que más co­no­cen ese tra­mo del Al­to Pa­ra­ná. Te­nía­mos el in­con­ve­nien­te que a la lan­cha con eléc­tri­co se le ha­bía arrui­na­do el arran­que, por lo que ha­bía que sa­lir con un truc­ker de los de pes­ca tra­di­cio­nal. Po­co im­por­tó por­que el Men­cho nos hi­zo una ba­ja­da a pa­la “a la vie­ja usan­za” pa­ra po­ner en un cua­dri­to. Y con la no­ta de­por­ti­va que no ha­bía mo­tor pa­ra cin­char a los mo­ro­chos afue­ra de los pa­los.

Gran fi­nal

V iv i mos una l i nda ma ña­na, en que sa­ca­mos to­das las es­pe­cies, in­clui­dos do­ra­di­llos con fru­ti­tos y has­ta un ca­be­zón gran­de que tri­tu­ró un pi­rá pi­tá. Am­bos tu­vi­mos nues­tras chan­ces con pa­cúes de los lin­dos. Yo tu­ve la for­tu­na de sa­car­lo y a Li­san­dro la­men­ta­ble­men­te se le em­pa­ló. Otro me cor­tó el ca­ble de 30 li­bras con los dien­tes... ¡co­sas que pa­san cuan­do se sa­le a mo­les­tar a los le­cho­nes de río!

Una her­mo­sa des­pe­di­da de un via­je en el que por ma­las alineaciones as­tra­les, to­dos los pa­cúes bue­nos se me ha­bían des­pren­di­do o cor­ta­do. In­clui­do uno de 6 o tal vez 7 kg, que pi­có con un fru­to flo­tan­te de EVA y es­cu­pió al fi­nal de una co­rri­da de co­mo 50 me­tros. El Al­to Pa­ra­ná es un si­tio de ba­ta­llas per­ma­nen­tes: cuan­do se ga­nan se dis­fru­ta, y cuan­do se pierden se apren­de con es­toi­cis­mo.

Carlos y un be­llo pi­rá pi­tá blan­co cap­tu­ra­do con una imi­ta­ción de fru­to de lau­rel, en la zo­na del arro­yo San­ta Isa­bel.

Arro­yo El Abra, fren­te a La Re­gi­na. Un pes­que­ro tan cer­cano co­mo ren­di­dor con to­das las es­pe­cies om­ní­vo­ras pa­ra­naen­ses.

Izq.: pa­cú con mos­ca jun­to al Men­cho, guía de­cano que le en­se­ñó a to­dos en el Lod­ge. Arri­ba: trai­lea­do de la lan­cha e ilu­mi­na­ción noc­tur­na del Lod­ge.

El me­jor pa­cú: pi­có en un pa­le­río cer­cano a la desem­bo­ca­du­ra del arro­yo Tu­yu­tí. Der.: pa­cú re­loj.

Fru­tos de to­dos los gus­tos y for­mas pa­ra ten­tar la los pe­ces. Iz­quier­da: dis­tin­tas imi­ta­cio­nes en una mano. De­re­cha: mon­ta­je co­rrec­to de la fru­ta blan­da, en un an­zue­lo re­for­za­do pa­ra pa­cú gran­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.