Gas­tro­no­mía y mo­vi­li­dad

Weekend - - TURISMO -

Ga­seo­sa en res­tau­ran­te: 2 a 2,50 Pescado fri­to con guar­ni­ción en Zee­ro­ver (tí­pi­co mue­lle de pes­ca­do­res): 80 pa­ra 6 per­so­nas En Ba­re­foot (res­tau­ran­te so­bre la pla­ya; fo­to al pie), pla­to de ca­ma­ro­nes fri­tos en sal­sa de li­món y ajo: 31 En Blos­son (co­ci­na orien­tal), pez es­pa­da gri­lla­do con guar­ni­ción: 37,50 Bi­fe de cho­ri­zo en Da­niel Steak Hou­se: 37 Pas­tas ar­te­sa­na­les en Hos­ta­ria da Vit­to­rio: des­de 30 En Fa­ro Blan­co: la­sag­na, 21: sand­wi­ches (pa­ni­nos), des­de 11 Ham­bur­gue­sa en Dus­hi Ba­gels & Bur­gers: 13 Co­mi­da tí­pi­ca de la is­la en Mous­ta­chef (ven­ta al pe­so pa­ra con­su­mir en el res­tau­ran­te): 21 el ki­lo­gra­mo En Ura­ta­ka el clá­si­co es la piz­za de ham­bur­gue­sa: ma­sa fi­na con pan­ce­ta, al­bon­di­gui­tas, que­so y sal­sa rosa: 10 la más chi­ca

Desa­yuno en Hu­cha­da: 27 pa­ra 5 per­so­nas Ca­fé con panqueques ho­lan­de­ses en Lin­da’s (fo­to su­pe­rior): 12

Un ki­lo de car­ne (ti­po lo­mo) en su­per­mer­ca­do: 12 Ga­seo­sa de 2 li­tros en su­per­mer­ca­do: 2,50 Al­qui­ler de au­to (Hyun­dai Ac­cent): 270 por se­ma­na Naf­ta: 1,30 el ga­lón (3,78 li­tros) Taxis: no po­seen re­loj, se ma­ne­jan con ta­ri­fas fi­jas a ca­da des­tino. Via­je mí­ni­mo: 6 Co­lec­ti­vos de lí­nea: 1,50 ida o 2,30 ida y vuel­ta.

co, arre­me­te con una semblanza del Ca­li­for­nia, el ata­la­ya que es­te año cum­ple un si­glo de vi­da ilu­mi­nan­do el ho­ri­zon­te de es­te ato­lón ca­ri­be­ño de 193 km2: 30 km de lon­gi­tud por 10 en el pun­to más an­cho.

A to­dos ellos los une al­go en co­mún: des­de sus lu­ga­res tan di­sí­mi­les ofre­cen una pers­pec­ti­va que per­mi­te des­cu­brir a Aru­ba co­mo una ex­ce­len­te an­fi­trio­na que con­ta­gia las ga­nas de ve­nir y que­dar­se. Tal vez por eso los ar­gen­ti­nos que la vi­si­tan se alo­jan en pro­me­dio dos se­ma­nas. ¡Y unos 400 ya se que­da­ron a tra­ba­jar! Tal vez por eso, tam­bién, ca­si el 90 % del PBI de la is­la pro­vie­ne del tu­ris­mo: sus ha­bi­tan­tes sa­ben la jo­ya que tie­nen y la ex­hi­ben con or­gu­llo.

El au­to­bús avan­za por el Bou­le­vard M.G. Smith. Con pun­tua­li­dad sui­za par­tió de la ter­mi­nal de Oran­jes­tad (ca­pi­tal de la is­la). El cho­fer ha­bla es­pa­ñol, ha­ce las ve­ces de guía de tu­ris­mo pa­ra los que es­ta­mos a bor­do y son­ríe an­te al­gu­na ocu­rren­te pi­car­día ar­gen- ti­na. “Es­ta es Ea­gle Beach, una de las pla­yas más lin­das del mun­do”, co­men­ta, al mo­men­to que acla­ra: “No lo di­go so­lo yo, tie­ne un re­co­no­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal. Fí­jen­se que en es­ta zo­na los ho­te­les es­tán del otro la­do de la ca­rre­te­ra. Es una fran­ja con po­ca gen­te, ideal pa­ra ve­nir con una lo­na y ha­cer un re­la­jan­te pic­nic al sol”.

Ha­cia el nor­te de la is­la

Al tiem­po que se­ña­la dos fo­fo­ti (ár­bol tí­pi­co) y res­pon­de un par de pre­gun­tas, lle­ga­mos a Palm Beach: una fran­ja con­ti­gua de 3 km don­de –aho­ra sí– los gla­mo­ro­sos re­sorts se asien­tan so­bre una cos­ta ala­bas­tri­na en cu­ya ace­ra opues­ta re­lu­cen ba­res, res­tau­ran­tes y un pin­to­res­co cen­tro co­mer­cial en el cual es ca­si inevi­ta­ble no ten­tar la tar­je­ta de cré­di­to.

Si co­mo di­jo un cé­le­bre pin­tor es­pa­ñol: “So­lo lo que es in­ten­so es be­llo”, Aru­ba es­tá do­ble­men­te pri­vi­le­gia­da: por su be­lle­za in­ma­nen­te y por su am­plia di­ver­si­dad de pro­pues­tas pa­ra fa­mi­lias, pa­re­jas y ami­gos. Se­rá por eso que es tan po- si­ble la pes­ca de pez ve­la, marlin, ba­rra­cu­da y atún; co­mo su­bir 640 es­ca­lo­nes pa­ra ha­cer cum­bre en el ce­rro Hooi­berg, de 164 m; co­no­cer la his­to­ria del aloe ve­ra en una de las fá­bri­cas de pro­duc­tos der­mo­cos­mé­ti­cos más im­por­tan­te del mun­do, re­co­rrer un ma­ri­po­sa­rio, des­cu­brir an­ces­tra­les ca­ver­nas, per­der­se en lo­ca­les de se­lec­tas mar­cas de re­lo­je­ría e in­du­men­ta­ria, o dis­fru­tar con los más chi­cos de Baby Beach: una pla­ya sin olas de ape­nas 70 cm de pro­fun­di­dad.

Cuan­do el pi­lo­to del avión anun­cie “10.000 pies” a tra­vés de los par­lan­tes, fal­ta­rán ape­nas mi­nu­tos pa­ra que el fun­cio­na­rio de mi­gra­cio­nes son­ría y se­lle el pa­sa­por­te. Su ros­tro con­ta­gia­rá ale­gría. El se­llo di­rá: “One Happy Is­land” (una is­la fe­liz) en tin­ta azul. El con­ti­nua­rá son­rien­do –es co­mo un se­teo por de­fault de to­dos los ha­bi­tan­tes de la is­la–. Lue­go re­ma­ta­rá: “Que ten­ga una ex­ce­len­te es­ta­día”. Así de fe­liz y sen­ci­lla es la vi­da en es­te pa­raí­so all in­clu­si­ve don­de to­do es­tá por des­cu­brir­se. ¡Bon vi­ni (bien­ve­ni­do ) a Aru­ba!

Pa­ra­sai­ling y surf, dos de las tan­tas ac­ti­vi­da­des acuá­ti­cas que se rea­li­zan en Palm Beach. De­re­cha: tran­vía tu­rís­ti­co pa­ra des­cu­brir Oran­jes­tad.

Un sim­pá­ti­co car­tel en Moom­ba Beach se­ña­la las dis­tan­cias en mi­llas des­de Aru­ba a otras ciu­da­des del mun­do, en­tre ellas, Bue­nos Ai­res.

Pe­lí­cano en la tran­qui­la pla­ya Baby Beach, de 70 cm de pro­fun­di­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.