Fle­chas de Los Pam­pas

Un es­pe­jo po­co co­no­ci­do de la lo­ca­li­dad de Co­ro­nel Mar­tí­nez de Hoz ofre­ce una ex­ce­len­te po­bla­ción de pe­je­rre­yes y de muy atrac­ti­vos por­tes.

Weekend - - PESCA - Tex­tos y fotos: MAR­CE­LO AL­BA­NE­SE

El via­je lo rea­li­za­mos gra­cia sa­la in­vi­ta­ción del pro­pie­ta­rio del es­pe­jo y sin pér­di­da de tiem­po de­ci­di­mos pre­pa­rar to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra es­ta sa­li­da e ir en busca de los fle­chas de pla­ta.

Pa­ra lle­gar a Los Pam­pas des­de Ca­pi­tal Fe­de­ral se de­be to­mar la au­to­pis­ta ac­ce­so oes­te, lle­gar a la ru­ta 7 que lle­va has­ta Lu­ján, y lue­go em­pal­mar con la ru­ta 5 has­ta Carlos Casares pa­ra des­pués des­viar por ru­ta 50 que nos di­ri­ge (lue­go de unos 48 ki­ló­me­tros) has­ta la en­tra­da de Cnel. Mar­tí­nez de Hoz. Fi­nal­men­te to­ma­mos la ru­ta 70 y a unos 7 km da­mos con el es­pe­jo. Cer­ca de la laguna se en­cuen­tra el pue­blo de Fa­cun­do Qui­ro­ga, en don­de

nos es­pe­ra­ba Pa­tri­cia pa­ra alo­jar­nos en el ho­tel El Es­ta­blo, ubi­ca­do en pleno cen­tro y equi­pa­do con to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra dis­fru­tar de la es­ta­día y sa­car­le el má­xi­mo pro­ve­cho.

Tem­prano por la ma­ña­na del día si­guien­te nos sor­pren­dió una fuer­te tor­men­ta, que nos hi­zo de­mo­rar has­ta me­dia ma­ña­na. Pa­sa­do es­te con­tra­tiem­po par­ti­mos

ha­cia la laguna y en el lu­gar nos es­pe­ra­ban Luis Muz­zo y Munguía Jor­ge con la em­bar­ca­ción lis­ta pa­ra dar co­mien­zo a la jor­na­da. En la char­la pre­via nos pu­sie­ron al tan­to de có­mo es­ta­ba la pes­ca, acla­rán­do­nos que las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas no eran las más alen­ta­do­ras, de he­cho anun­cia­ban llu­via pa­ra to­do el día.

Por es­ta ra­zón, nos apu­ra­mos a car­gar los equi­pos y na­ve­ga­mos rum­bo al pes­que­ro ele­gi­do. Al­go pa­ra des­ta­car: en ca­so de llu­vias no hay pro­ble­ma con el ac­ce­so de­bi­do a que el es­pe­jo se en­cuen­tra bien pe­ga­do a la ru­ta 70 y los me­tros de ingreso que son de tie­rra se en­cuen­tran en per­fec­tas con­di­cio­nes. Re­co­rri­mos unos 500 me­tros y an­cla­mos to­man­do co­mo re­fe­ren­cia dos mon­tes que vi­sua­li­zá­ba­mos en la cos­ta.

La pes­ca y equi­pos

Uti­li­za­mos ca­ñas de 4,30 m, re­el fron­tal con mul­ti­fi­la­men­to del 0,18 mm y lí­neas de tres bo­yas en di­fe­ren­tes ga­mas de co­lo­res (to­das rin­die­ron muy bien). Los an­zue­los: N° 1 y 1/0. Se pue­den uti­li­zar lí­neas fi­jas o con mo­da­li­dad de tram­pa en su mis­ma ma­dre. Las car­na­das fue­ron mo­ja­rras (es po­si­ble ad­qui­rir­las de pa­sa­da en la lo­ca­li­da­des de 9 de Ju­lio o Carlos Casares).

Con las lí­neas en el agua y las bra­zo­la­das a unos 20 y 60 cm, los pri­me­ros pi­ques no se de­mo­ra­ron, ob­te­nien­do pie­zas de 28 a 35 cm, que to­ma­ban nues­tro ce­bo con to­tal vo­ra­ci­dad. Las con­di­cio­nes cli­má­ti­cas no eran bue­nas, ya que ha­bía cha­pa­rro­nes cons­tan­tes y fuer­tes rá­fa­gas de vien­to.

Lue­go de una ho­ra de­ci­di­mos

mo­ver­nos más ha­cia la cos­ta y bus­car los ba­jos don­de mo­ría el vien­to, lu­gar don­de la ex­pe­rien­cia me de­cía que allí iba a en­con­trar los gran­des ma­tun­gos que ofre­ce es­te es­pe­jo. Di­mos con un gran jun­cal emer­gen­te y con una pro­fun­di­dad de apro­xi­ma­da­men­te 1 me­tro de agua. Le­van­ta­mos las bra­zo­la­das y las co­lo­ca­mos a 10 y 40 cm. En­car­na­mos con dos mo­ja­rras ten­tan­do al pez más gran­de y ca­si sin de­mo­ra ob­tu­vi­mos una co­rri­da en la se­gun­da bo­ya cap­tu­ran­do una fle­cha de 45 cm.

Muy ro­bus­tos y com­ba­ti­vos

Lue­go de va­rios lan­ces, Ni­co­lás tu­vo en su lí­nea una lin­da co­rri­da que mo­vió fuer­te una de las bo­yas. Era el mo­men­to de con­cre­tar el pi­que y el re­sul­ta­do fue un lin­do pe­je­rrey que su­peró los 40 cm. Así fui­mos su­bien­do di­fe­ren­tes pie­zas que ron­da­ban siem­pre los 500 gra­mos.

Cuan­do la llu­via aflo­jó un ins­tan­te de­ci­di­mos cam­biar de sec­tor y rea­li­zar un ga­re­te. Nos mo­vi­mos unos 700 m ha­cia la par­te sur de Los Pam­pas y de­ja­mos que el vien­to nos de­ri­va­ra ha­cia la fran­ja nor­te. Se veían mu­chos pe­je­rre­yes en su­per­fi­cie. Man­da­mos las lí­neas otra vez al agua y los pi­ques lle­ga­ron al ins­tan­te, con pie­zas que os­ci­la­ron en­tre 30 y 40 cm.

El pe­je­rrey se veía muy ten­ta­do fren­te a una car­na­da abun­dan­te en los an­zue­los, es muy vo­raz. Y lo des­ta­ca­ble: tie­ne bo­ca

gran­de. De he­cho, lo más acon­se­ja­ble era po­ner dos mo­ja­rras vi­vas en el an­zue­lo en­he­bra­das de co­la a ca­be­za. Otra car­na­da que dio muy buen re­sul­ta­do fue el fi­le­te de dien­tu­do (hay que lle­var­lo de­bi­do a que la laguna no cuen­ta con esa es­pe­cie).

El vien­to en su­per­fi­cie ca­da vez era más in­ten­so, por lo que nos mo­vi­mos cer­ca de la cos­ta y con­ti­nua­mos la jor­na­da re­fu­gia­dos en el re­pa­ro. An­cla­mos a unos 200 m, don­de te­nía­mos una pro­fun­di­dad apro­xi­ma­da de 80 cm y mu­chí­si­mo mo­vi- mien­to de pe­je­rre­yes. Vol­vi­mos a levantar las bra­zo­la­das en­tre 15 y 40 cm. Así se die­ron co­rri­das en las lí­neas, con pi­ques de lle­va­das fir­mes y con­cre­tas. Nues­tra jor­na­da prác­ti­ca­men­te iba lle­gan­do a su fin, con la cuo­ta de 30 pie­zas ma­yo­res a 25 cm por pes­ca­dor con­cre­ta­da.

Sien­do las 16 ho­ras di­mos por con­clui­da la pes­ca ya que las llu­vias no ce­sa­ban y el vien­to era ca­da vez más in­ten­so, con rá­fa­gas que su­pe­ra­ban los 40 km. El es­pe­jo se en­cuen­tra muy bien po­bla­do de pe­je­rre­yes, con ejem- pla­res que lle­gan a los 1,80 kg de pe­so. Otra zo­na re­co­men­da­ble de pes­ca es la co­la de la laguna: en­tre los cla­ros de jun­cos se en­cuen­tran los ro­bus­tos ma­tun­gos. En es­te lu­gar hay que tra­tar de ha­cer el me­nor rui­do po­si­ble o pa­rar el mo­tor unos cuan­tos me­tros an­tes, e ir bo­tan­do con la em­bar­ca­ción. Se pue­de rea­li­zar la pes­ca en la to­ta­li­dad del ám­bi­to, pe­ro hay lu­ga­res –co­mo los men­cio­na­dos– don­de uno se lle­va her­mo­sos tro­feos. Con una se­gui­di­lla de ba­jas tem­pe­ra­tu­ras es­to se va a po­ner mu­cho más in­tere­san­te to­da­vía.

El eco­sis­te­ma

Los Pam­pas tie­ne una cu­be­ta de 700 ha de agua sa­la­da y una pro­fun­di­dad má­xi­ma de 3,50 m que se abas­te­ce con ver­tien­te na­tu­ral, agua de llu­vias y des­bor­des de cam­pos cir­cun­dan­tes. De he­cho, las con­ti­nuas llu­vias y des­bor­des hi­cie­ron que su ni­vel na­tu­ral se vie­ra su­pe­ra­do con has­ta 1 me­tro más de al­tu­ra. Ade­más, brin­da una her­mo­sa va­rie­dad de aves y ofre­ce una cos­ta am­plia pa­ra rea­li­zar la pes­ca des­de allí.

Un da­to fi­nal: es im­por­tan­te des­ta­car que la úni­ca es­pe­cie que se en­cuen­tra en es­ta laguna es el pe­je­rrey.

El es­pe­jo po­see muy bue­na ca­li­dad de pe­je­rre­yes com­ba­ti­vos, con sor­pre­sas que pue­den lle­gar al 1,8 kg.

Izq. arri­ba: a pe­sar de la llu­via, el pi­que nun­ca ce­só. Der. arri­ba: la mo­da­li­dad al ga­re­te y los co­lo­res cla­ros de bo­yas, mar­ca­ron di­fe­ren­cia. Cen­tro: los fle­chas es­tán muy ro­bus­tos y to­man con to­tal vo­ra­ci­dad los ce­bos.

Arri­ba: los pe­jes se des­ta­ca­ron por su bo­ca gran­de, ideal pa­ra ten­tar­los con dos mo­ja­rras por an­zue­lo. Te­ner to­do lo in­dis­pen­sa­ble en nues­tro bol­so. De­re­cha: el es­pe­jo es de muy fá­cil ac­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.