Za­pa­ti­llas au­to­má­ti­cas

Cuál es la ven­ta­ja de su uso en el pe­da­leo a cam­po tra­vie­sa. Pe­li­gros de la ex­pe­rien­cia. Mo­de­los dis­po­ni­bles en nues­tro país

Weekend - - AVENTURA -

En­tre los que pe­da­lea­mos es co­mún ha­blar de “los au­to­má­ti­cos”, pe­ro no nos re­fe­ri­mos a nin­gún ti­po de me­ca­nis­mo ex­tra­ño, es la for­ma usual de nom­brar las za­pa­ti­llas con tra­ba au­to­má­ti­ca. ¿Cuál es la di­fe­ren­cia fun­da­men­tal con el cal­za­do tra­di­cio­nal? Que se uti­li­za una za­pa­ti­lla es­pe­cial con en­gan­che al pe­dal, que no es el clá­si­co de plás­ti­co o me­tal, sino que po­see un me­ca­nis­mo de en­gan­che en el cual cal­za la par­te in­fe­rior de la za­pa­ti­lla. Una vez tra­ba­dos so­mos uno con la bi­ci y con un mo­vi­mien­to la­te­ral del to­bi­llo nos po­de­mos des­en­gan­char pa­ra ba­jar el pie.

Ex­pe­rien­cia. Es­tos sis­te­mas tie­nen su tiem­po de apren­di­za­je: el an­cla­je es ins­tan­tá­neo con un clá­si­co clack y ya es­ta­re­mos pe­da­lean­do, pe­ro nos te­ne­mos que acos­tum­brar a des­en­gan­char rá­pi­da­men­te an­te de­ter­mi­na­dos obs­tácu­los. Es co­mún que nos ol­vi­de­mos o du­de­mos de des­en­gan­char o no en los pri­me­ros tiem­pos y ten­ga­mos caí­das en se­co an­te un se­má­fo­ro que se po­ne en ro­jo –me ha­go car­go de es­to úl­ti­mo–. Ven­ta­jas. La prin­ci­pal de es­tos sis­te­mas es el lla­ma­do pe­da- leo re­don­do: los múscu­los siem­pre es­tán ha­cien­do fuer­za, ya sea em­pu­jan­do o arras­tran­do los pe­da­les; no co­rre­mos el ries­go de que an­te un sal­to o po­zo se nos es­ca­pe un pie del pe­dal, evi­ta las pos­tu­ras in­co­rrec­tas de pe­da­leo y –so­bre to­do– nos otor­ga un con­trol su­pe­rior, ya que an­te algunos obs­tácu­los po­de­mos aco­mo­dar la bi­ci con pequeños ti­ro­nes o sal­ti­tos de la rue­da tra­se­ra. Des­ven­ta­jas. Son va­rias: el tiem­po que nos lle­va ajus­tar el me­ca­nis­mo de des­tra­be a nues­tra ex­pe­rien­cia, las inevi­ta­bles caí­das en el apren­di­za­je, el cos­to de la in­ver­sión pe­dal/ za­pa­ti­llas, el au­men­to de pe­so de la bi­ci (ín­fi­mo si com­pa­ra­mos con las ven­ta­jas que ofre­ce) y el inevi­ta­ble man­te­ni­mien­to pa­ra que fun­cio­nen co­rrec­ta­men­te.

Op­cio­nes. En ca­si to­do el mun­do, son dos: zapas de ru­ta y tra­bas de ru­ta, y za­pa­ti­llas ti­po trek­king con tra­ba con otro sis­te­ma de des­en­gan­che más ve­loz. Pe­ro inex­pli­ca­ble­ment e en la A r - gen­ti­na la op­ción de ru­ta es ca­si la úni­ca. Su­ce­de en­ton­ces que el bi­ker ter­mi­na com­pran­do za­pa­ti­llas con las cua­les no pue­de ca­mi­nar más de 2 km sin rom­per­se los to­bi­llos, o con un sis­te­ma de des­tra­be len­to que pue­de de­ve­nir en ac­ci­den­te (frac­tu­ras com­pli­ca­das en mu­chos ca­sos). Co­mo de­mues­tran las no­tas mul­ti­aven­tu­ra de Wee­kend, so­mos mu­chos los bi­kers que al­ter­na­mos en una mis­ma sa­li­da la MTB con el trek­king. Es co­mún tam­bién que de­ba­mos pa­sar puen­tes pre­ca­rios con la bi­ci a cues­tas, o tre­par al­gún ár­bol o molino pa­ra ve­ri­fi­car nues­tra po­si­ción. Cuan­do sen­de­rea­mos, de­ce­nas de ve­ces te­ne­mos que ayu­dar­nos con los pies, ya sea pa­ra de­rra­par, o pa­tear la­te­ral­men­te pa­ra en­de­re­zar nues­tro rum­bo. En exi­gen­cias mon­ta­ño­sas se per­ci­be aún más la ven­ta­ja de “em­pu­jar y arras­trar” el pe­dal au­men­tan­do el con­trol y el ren­di­mien­to fí­si­co. La po­li­va­len­cia de es­te cal­za­do mix­to trek­king/bi­ci es su­pe­rior en to­do as­pec­to. El te­ma pen­dien­te es que no­so­tros, co­mo bi­kers, pre­sio­ne­mos a los co­mer­cian­tes pa­ra que ten­ga­mos tam­bién esa op­ción al de­ci­dir la com­pra.

*Es­pe­cia­lis­ta en moun­tain bi­ke.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.