Téc­ni­cas pa­ra el SURUBI

Es­tra­te­gias y equi­pos pa­ra dar con uno de los pe­ces más gran­des de nues­tras aguas dul­ces, tan­to con se­ñue­los co­mo con car­na­da.

Weekend - - PESCA - Tex­tos y fotos: ALE­JAN­DRO IN­ZAU­RRA­GA

El su­ru­bí, al igual que el do­ra­do, es uno de los gran­des ob­je­ti­vos de los pes­ca­do­res de­por­ti­vos de nues­tro Litoral, es­pe­cial­men­te de los que gus­tan de los desafíos fuer­tes.

Pa­ra es­te gran pre­da­dor de acecho ge­ne­ral­men­te pro­fun­do, los equi­pos de­ben es­tar com­pues­tos, por ejem­plo, por ca­ñas de 7 pies de 15 a 25 li­bras (1 li­bra: 0.453592 kg) con re­eles ro­ta­ti­vos me­dia­nos car­ga­dos con mo­no­fi­la­men­to del 0,40 o mul­ti­fi­la­men­to del 0,24. Ter­mi­na­dos en apa­re­jos sim­ples, de un so­lo an­zue­lo Nº 7/0 a 8/0 vin­cu­la­do al se­dal me­dian­te un lí­der de ace­ro mul­ti­fi­la­men­to de 30 a 50 li­bras. A pe­sar de que la bo­ca del su­ru­bí, por su den­ti­ción vi­li­for­me, es po­co agre­si­va pa­ra la lí­nea y se lo po­dría pes­car in­clu­so sin lí­der de me­tal, o en to­do ca­so con uno de nai­lon más grue­so o de fluo­ro­car­bono, la po­si­bi­li­dad de cap­tu­rar otras es­pe­cies den­ta­das, co­mo el do­ra­do, o su­frir ata­ques de pa­lo­me­tas, im­po­nen el em­pleo de lí­de­res me­tá­li­cos.

Con só­lo ob­ser­var su anato­mía se in­fie­re que su zo­na de ac­ción es cer­ca­na al fon­do del río, don­de se mue­ve bus­can­do ali­men­to pe­ro tam­bién a res­guar­do de la co­rren­ta­da. Por eso, pa­ra ten­tar­lo, hay que tra­tar de lle­gar ahí con ce­bos y se­ñue­los.

Tro­lling

El tro­lling es una de las mo­da­li­da­des más uti­li­za­das en el Al­to Pa­ra­ná, y con­sis­te en arras­trar un se­ñue­lo ar­ti­fi­cial con la ve­lo­ci­dad de avan­ce de una em­bar­ca­ción a mar­cha len­ta, con la que se pue­den cap­tu­rar gran­des tro­feos. Só­lo que a ve­ces en lu­gar de ve­nir pren­di­dos de las fau­ces vie­nen en­gan­cha­dos de otra

par­te del cuer­po, co­mo la co­la o el lo­mo, ya que el se­ñue­lo va ba­rrien­do gran­des ex­ten­sio­nes de fon­dos. Y en es­te asun­to hay dos po­si­cio­nes que no han lle­ga­do a un acuer­do: los que di­cen que eso es ro­bar el pescado y no pes­car­lo, y los que afir­man que la cap­tu­ra es de­por­ti­va­men­te vá­li­da de to­das ma­ne­ras y que los en­gan­ches en el cue­ro se de­ben a que el su­ru­bí tam­bién ca­za con la co­la aton­tan­do a sus pre­sas. Pe­ro eso es te­ma pa­ra una no­ta es­pe­cí­fi­ca don­de desa­rro­lla­re­mos las dos pos­tu­ras a fon­do.

Actuando en tro­lling, la cla­va­da de­be ser prác­ti­ca­men­te si­mul­tá­nea al mo­men­to en que el pez to­ma el fal­so bo­ca­do, ya que si no se per­ca­ta del en­ga­ño y rá­pi­da­men­te lo ex­pul­sa de su bo­ca.

Ce­bos na­tu­ra­les

En la pes­ca con ce­bos, en­tre los en­car­nes más efec­ti­vos y uti­li­za­dos es­tá la mo­re­na, que cuan­do es me­dia­na se la lla­ma bo­te­llo­na y cuan­do es real­men­te gran­de ma­ma­cha. Tam­bién se pue­den usar an­gui­las, cas­ca­ru­dos, lom­briz gran­de de tie­rra o mi­ño­ca y has­ta car­na­da blan­ca co­mo bo­gui­tas o tro­zos de sá­ba­lo. Con ce­bos na­tu­ra­les y pa­ra bus­car­los bien a fon­do, se pue­den agre­gar plo­mos pa­san­tes de 20, 30 y 40 gra­mos en el nai­lon que vie­ne del re­el, tan­to pa­ra pes­car fondeados co­mo con la em­bar­ca­ción a la de­ri­va o “a

pin­dá”, co­mo se co­no­ce en el nor­te a es­ta for­ma de ac­tuar.

Pa­ra que la car­na­da no se se­pa­re del le­cho, una po­si­bi­li­dad es las­trar el lí­der con una o dos mu­ni­cio­nes de plo­mo de 10 gra­mos apre­ta­das cer­ca del ojo del an­zue­lo. Otra al­ter­na­ti­va es en el nai­lon que vie­ne del re­el: ha­cer un nu­do co­rre­di­zo a una dis­tan­cia de no más de 80 cm y agre­gar una per­la pa­ra que el plo­mo ha­ga to­pe. De es­ta for­ma el en­car­ne tra­ba­ja­rá re­la­ti­va­men­te li­bre, pe­ro aco­ta­do por el to­pe de la plo­ma­da, no per­mi­tien­do que se ale­je de­ma­sia­do del fon­do. Es­tos me­ca­nis­mos de re­ten­ción del ce­bo en la hon­du­ra son muy re­co­men­da­bles cuan­do se ac­túa con mo­re­nas gran­des o ma­ma­chas que, mer­ced a su por­te, tie­nen ma­yor ca­pa­ci­dad de na­ta­ción y por sí mis­mas se ale­jan del le­cho.

A di­fe­ren­cia de la pes­ca con ar­ti­fi­cia­les, con ce­bos na­tu­ra­les y de­pen­dien­do del ta­ma­ño del en­car­ne y los por­tes de los pe­ces pre­sen­tes en el área, hay que dar­le una pru­den­cial lle­va­da con el re­el abier­to, lue­go tra­bar el re­el, de­jar que ten­se y eje­cu­tar una fir­me es­to­ca­da.

Com­ba­te

La pe­lea que so­bre­vie­ne lue­go de la cla­va­da, sea la mo­da li­dad que sea, sue­le ser fuer­te, más cuan­do se tra­ta de uno de los gran­des. Es que en su pri­me­ra eta­pa de vi­da el su­ru­bí pe­que­ño y vul­ne­ra­ble pa­ra so­bre­vi­vir de­be es­ca­par, es­con­der­se, re­fu­giar­se en­tre la ve­ge­ta­ción de las ori­llas más in­trin­ca­das, huir a la hon­du­ra ba­rro­sa de un po­zo o me­ter­se en­tre ca­ma­lo­ta­les y ca­rri­za­les. Es­ta con­duc­ta lo man­tie­ne vi­vo en un uni­ver­so pla­ga­do de pre­da­do­res. A me­di­da que el su­ru­bí cre­ce, pa­sa de presa a pre­da­dor, pe­ro con una gran ex­pe­rien­cia en ori­llas, po­zo­nes y re­co­ve­cos del río. Y pa­re­cie­ra que ese ref le­jo de los pri­me­ros tiem­pos aflo­ra a la ho­ra de sen­tir­se pren­di­do de adul­to. Sa­bien­do es­to y que arre­me­te­rá ha­cia los obs­tácu­los, es que de­be­mos es­tar pre­ve­ni­dos y aten­tos a lo que va a ocu­rrir lue­go de la cla­va­da. La ta­rea de pes­ca­dor y ti­mo­nel de­be es­tar coor­di­na­da si hay que bus­car mo­ver la em­bar­ca­ción has­ta un sec­tor del río con me­nos po­si­bi­li­dad de en­gan­ches o si sim­ple­men­te hay que acom­pa­ñar la dis­pa­ra­da del pez pa­ra evi­tar que se ter­mi­ne la re­ser­va de nai­lon.

Co­mo da­to fi­nal: en la cuen­ca es el se­gun­do pez más cas­ti­ga­do por la so­bre­pes­ca co­mer­cial, sien­do su­pe­ra­do úni­ca­men­te por el sá­ba­lo. Otra de las ra­zo­nes pa­ra cui­dar­lo, pre­ser­var­lo y lue­go de pes­car­lo de­vol­ver­lo al río, pa­ra que en el po­dio de los bue­nos pe­ces de­por­ti­vos si­gan es­tan­do por mu­cho tiem­po los gran­des su­ru­bíes que tan­tas y tan bue­nas emo­cio­nes son ca­pa­ces de brin­dar­nos.

Los há­bi­tos de ca­za­dor noc­turno del su­ru­bí ha­cen que la pes­ca a la no­che sea muy efec­ti­va.

Los su­ru­bíes en­cuen­tran en Yacy­re­tá un obs­tácu­lo ca­si in­sal­va­ble, por eso Ita Iba­té e Itu­zain­gó es una zo­na de con­cen­tra­ción de gran­des ejem­pla­res.

Gran­des sor­pre­sas del Pa­ra­ná Me­dio. Pa­ra el com­ba­te con­vie­ne que el pes­ca­dor va­ya a la proa, le­jos de la pa­ta del mo­tor y a la vis­ta del ti­mo­nel, y des­de allí tra­te de can­sar y do­ble­gar al pez an­tes de izar­lo.

A la car­na­da na­tu­ral (arri­ba) la de­tec­ta con sus bar­bi­llas ma­xi­la­res, la aprie­ta con sus fau­ces, se des­pla­za y la en­gu­lle, por eso hay que dar­le lle­va­da de unos me­tros con el re­el abier­to. Con se­ñue­los (arri­ba der.) hay que cla­var ni bien se sien­te el ata­que.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.