Dis­fru­tar aun con frío

Có­mo ves­tir­nos pa­ra vi­vir las atrac­ti­vas ex­pe­rien­cias de la épo­ca fría. Elec­ción de la in­du­men­ta­ria se­gún la zo­na a re­co­rrer.

Weekend - - PESCA - Por Pa­tri­cio Red­man*

Cuan­do ba­jan las tem­pe­ra­tu­ras, mu­chos aficionados guar­dan sus ka­yaks has­ta la lle­ga­da de la pri­ma­ve­ra y así se pri­van de unas de las ex­pe­rien­cias más in­tere­san­tes. Los am­bien­tes fríos, con el vien­to so­plan­do y ca­si siem­pre de­sola­dos son una in­vi­ta­ción a la aven­tu­ra en el me­dio acuá­ti­co. Cla­ro que con ba­jas tem­pe­ra­tu­ras es cru­cial em­plear ro­pa ade­cua­da pa­ra en­fren­tar los ri­go­res del cli­ma y así na­ve­gar se­gu­ros. Re­cor­de­mos siem­pre: el prin­ci­pal enemi­go del re­me­ro es la hi­po­ter­mia. El frío con­ti­nuo mer­ma nues­tra ca­pa­ci­dad de to­ma de desicio­nes y li­mi­ta la res­pues­ta fí­si­ca.

¿Qué nos po­ne­mos? Las dis­cu­sio­nes so­bre el te­ma re­sul­tan en­tre­te­ni­das y eter­nas. A lgu­nos eli­gen los cos­to­sos tra­jes se­cos, otros el tra­di­cio­nal neo­pre­ne en to­das sus va­rian­tes y mu­chos com­bi­nan cha­que­tas de agua con pan­ta­lo­nes im­permea­bles. An­tes que na­da ana­li­za­re­mos el lu­gar don­de pen­sa­mos re­mar, por­que no son lo mis­mo las aguas tem­pla­das del Del­ta por­te­ño que los ríos mi­sio­ne­ros o los la­gos pa­ta­gó­ni­cos.

Co­mo la ce­bo­lla. El abri­go por ca­pas es el más in­di­ca­do cuan­do re­ma­mos en aguas tem­pla­das, que por otra par­te son la gran ma­yo­ría de nues­tro país. Es de­cir, em­plea­re­mos una pri­me­ra ca­pa (la que va so­bre la piel) que nor­mal­men­te es de te­ji­do sin­tá­ti­co y sa­ca la trans­pi­ra­ción de la piel y “se­ca rá­pi­do”. Mu­chas mar­cas de­por­ti­vas tie­nen es­te ti­po de re­me­ras a las que de­no­mi­nan “dry­fit” , “cli­ma co­ol” o “ca­pi­le­ne”, to­das ellas de se­ca­do rá­pi­do. Lue­go te­ne­mos una se­gun­da ca­pa de abri­go, que sue­de ser un cha­le­co o bu­zo po­lar que nos man­tie­ne ca­lien­tes. Y por úl­ti­mo em­plea­re­mos co­mo ca­pa ex­ter­na al­gún ti­po de cha­que­ta que sea im­permea­ble y que ade­más fre­ne el vien­to. Hay un enor­me aba­ni­co de op­cio­nes en cuan­to a es­te ti­po de cha­que­tas im­permea­bles. Pue­den ser es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra ka­yaks con pu­ños y cin­tu­ra de neo­pre­ne o tam­bién es po­si­ble em­plear cam­pe­ras li­via­nas del ti­po que se usan en montañismo. Lo ideal se­ría ves­tir al­gún mo­de­lo de cam­pe­ra que sea del ti­po res­pi­ra­ble con mem­bra­na Go­re-Tex o si­mi­lar, ya que per­mi­ten la sa­li­da del su­dor. Ja­más em­plea­re­mos ro­pa de al­go­dón pa­ra las ca­pas in­te­rio­res por­que tien­de a hu­me­de­cer­se y nos qui­ta ca­lor. Co­mo prin­ci­pio bá­si­co, ha­cien­do de­por­te en zo­nas frías pres­cin­di­re­mos de la ro­pa de al­go­dón. Otro error bas­tan­te co­mún de los aficionados es abri­gar­se en de­ma­sía: lo más in­di­ca­do es em­plear la me­nor can­ti­dad de ro­pa po­si­ble pa­ra evi­tar “su­dar” ex­ce­si­va­men­te.

Los tra­jes. El tra­je se­co es –por le­jos– la me­jor op­ción pa­ra re­mar sbre un ka­yak. De es­to no hay du­das. Bá­si­ca­men­te es un tra­je en­te­ri­zo de tela im­permea­ble y res­pi­ra­ble que tan­to en cue­llo co­mo en pu­ños tie­ne cie­rres her­mé­ti­cos de lá­tex o neo­pre­ne. Com­bi­na­dos con ro­pa in­te­rior tér­mi­ca son abri­ga­dos, fun­cio­na­les y muy có­mo­dos. Se dis­fru­ta usar­los ya que no res­trin­gen los mo­vi­mien­tos. Son muy se­gu­ros en ca­so de caí­da al agua. Y re­sul­tan la so­lu­ción ideal pa­ra una tra­ve­sía en zo­nas frías. Pe­ro tie­nen dos des­ven­ta­jas. Pri­me­ro que re­sul­tan one­ro­sos pa­ra nues­tra eco­no­mía: por ejem­plo, un tra­je se­co im­por­ta­do de los Es­ta­dos Uni­dos, de pri­me­ra mar­ca, ron­da los U$S 900. La se­gun­da es que tie­nen una vi­da útil re­la­ti­va­men­te cor­ta y hay que cui­dar­los en las prác­ti­cas o ma­nio­bras (co­mo la de re­in­gre­so), por­que se des­ga­rran con re­la­ti­va fa­ci­li­dad. Ade­más hay op­cio­nes de cha­que­tas im­permea­bles com­bi­na­das con pan­ta­lo­nes tam­bién a prue­ba de agua. Por lo ge­ne­ral son más eco­nó­mi­cos, pe­ro cum­plen so­bra­da­men­te la función.

La op­ción del neo­pre­ne. Si­gue vi­gen­te co­mo una al­ter­na­ti­va más eco­nó­mi­ca de ves­ti­men­ta. Ge­ne­ral­men­te, se em­plea un jar­di­ne­ro de 4 a 6 mm de es­pe­sor com­bi­na­do con una cha­que­ta de 3 o 4 mm. Es se­gu­ro en ca­so de caí­da al agua, aun­que re­sul­ta in­có­mo­do en re­ma­das lar­gas por­que res­trin­ge el mo­vi­mien­to de la re­ma­da. Aun así fue lo que se usó por dé­ca­das –y se si­gue uti­li­zan­do– con re­sul­ta­dos bas­tan­te acep­ta­bles.

*Es­pe­cia­lis­ta en ka­yak.

Arri­ba: clá­si­co Long John de neo­pre­ne, anorak im­permea­ble y res­pi­ra­ble, y tra­je se­co. Aba­jo: bo­ti­tas de neo­pre­ne, mi­tón cu­bre­mano, guan­tes de neo­pre­ne y go­rro de la­na o po­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.