Vol­vió con to­do

La zo­na nor­te man­tie­ne una tem­po­ra­da im­pre­sio­nan­te pa­ra la pes­ca de do­ra­dos y va­ria­da de cue­ro. Una sa­li­da en ka­yak fis­hing muy en­tre­te­ni­da y fruc­tí­fe­ra.

Weekend - - KAYAK FISHING - Tex­tos y fotos: GABRIEL PRO­CAS­TER

La se­gun­da quin­ce­na de marzo y los pri­me­ros días de abril nos en­con­tra­ron jun­to a mi ami­go Ri­car­do Bus­ta­man­te en la bús­que­da de points rendidores pa­ra va­ria­da de cue­ro y do­ra­dos. Un buen mo­men­to es­tá atra­ve­san­do nues­tro que­ri­do Río de la Pla­ta en la zo­na nor­te.

Es sa­bi­do que los do­ra­dos bus­can sec­to­res de co­rrien­tes mar­ca­das y eso en el Río de la Pla­ta (con un fon­do plano por de­más) es di­fí­cil en­con­trar­lo, por lo que te­ne­mos que mo­ver­nos al fi­lo de los ca­na­les de na­ve­ga­ción pa­ra dar con un ve­ril ren­di­dor. Es ta­rea com­pli­ca­da lo­ca­li­zar los points, pe­ro cuan­do apa­re­cen, los pi­ques son con­ti­nua­dos. Y en­con­tra­mos que cuan­to más abier­ta es la zo­na del río y ma­yor pro­fun­di­dad tie­ne el ve­ril, los ta­ma­ños de las cap­tu­ras se in­cre­men­tan. Por lo tan­to, hay que na­ve­gar, ha­cer las prue­bas y es­tar dis­pues­to a levantar el fon­deo y tras­la­dar­se va­rias ve­ces du­ran­te una jor­na­da. Lo ideal es pes­car­los con ba­jan­te o cre­cien­te mar­ca­da, ya que el agua apa­ren- te­men­te en el río “no se mue­ve”, pe­ro por aba­jo en el ca­nal co­rre y a ve­ces muy ve­loz.

La pes­ca y la car­na­da

Ex­cep­to en lu­ga­res muy pun­tua­les con aguas con­te­ni­das y cla­ras en don­de va­mos a po­der uti­li­zar ar­ti­fi­cia­les, los do­ra­dos y la va­ria­da de cue­ro es­tán pi­can­do con ba­gre ama­ri­llo, por lo que a nues­tro equi­po le de­be­mos agre­gar una ca­ña li­via­na de va­ria­da, lí­nea de dos an­zue­los y

lom­bri­ces, pa­ra que pre­vio a la pes­ca del do­ra­do ten­ga­mos una bue­na pro­vi­sión de ba­gre­ci­tos pa­ra en­car­nar. Lo ideal es man­te­ner­los vi­vos y no qui­tar­le las púas, pa­ra en­car­nar­los de­ba­jo de la ale­ta dor­sal y que pue­dan na­dar li­bre­men­te den­tro de sus po­si­bi­li­da­des. Si es­tá bien pa­sa­do el an­zue­lo, el ba­gre se man­tie­ne en per­fec­tas con­di­cio­nes has­ta que lle­ga al­gún do­ra­do.

La mo­da­li­dad de pes­ca va­ría de acuer­do con las con­di­cio­nes del agua, e in­clu­so del pi­que en el mo­men­to. Re­co­men­da­mos ha­cer los pri­me­ros in­ten­tos con una lí­nea sin las­trar, só­lo un lí­der de 30 li­bras (1 li­bra=0,453 ki­lo) de apro­xi­ma­da­men­te 30 cm de lar­go to­ma­do del mul­ti o mo­no­fi­la­men­to y el ba­gre en­car­na­do. Ese apa­re­jo mí­ni­mo se lan­za al cen­tro del ca­nal y se de­ja de­ri­var has­ta lle­gar al ve­ril. Si el ba­gre se em­pe­ci­na en na­dar y que­dar­se en el cen­tro del cau­ce, no lo mue­van, dé­jen­lo: nos con­vie­ne que pa­rez­ca el ce­bo más na­tu­ral que exis­te.

Si hay mu­cha co­rrien­te en el fon­do, otra op­ción es ha­cer una lí­nea con un plo­mo co­rre­di­zo. De esa ma­ne­ra las­tra­mos el apa­re­jo y el lí­der que­da fla­mean­do. La úl­ti­ma op­ción y que fun­cio­na muy bien con do­ra­dil los, es una bo­ya que tra­ba­je de 50 a 70 cm de pro­fun­di­dad. Es muy di­ver­ti­do ver co­rrer el apa­re­jo y de gol­pe no­tar que des­apa­re­ce pa­ra vol­ver a ver­lo a f lo­te a 20 me­tros de don­de se hun­dió.

El do­ra­do no es un pez fá­cil pa­ra pes­car­lo des­de el ka­yak. Des­de mi hu­mil­de ex­pe­rien­cia, es un

pez que hay que de­jar­lo co­mer. Cuan­do to­ma la car­na­da tie­ne dos ac­ti­tu­des bien mar­ca­das: un cor­te vio­len­to y rá­pi­do, sin po­der cla­var el pi­que, ya que el la­bio del do­ra­do gol­peó con­tra la pa­ta del an­zue­lo y no lle­gó a cla­var­se. Es una lle­va­da vio­len­ta, y si lo apu­ra­mos per­de­mos me­dio ba­gre y nos lle­ga pren­di­do ape­ni­tas del cue­ro el an­zue­lo.

Otra ma­ne­ra de co­mer es cuan­do se lo lle­va en la bo­ca ha­cia otra zo­na. Te­ne­mos que po­ner­nos fi­nos y po­der iden­ti­fi­car si la lle­va­da es de cla­va­da o de tras­la­do. Es­to tie­ne un ries­go y re­quie­re mu­cha san­gre fría, ya que hay que es­pe­rar ca­ña en mano, lí­nea y re­el lis­tos, a sen­tir cuan­do fre­na­mos el ca­rre­te que del otro la­do el pez ca­be­cea, se qu ie­re l le­va r la ca r na­da. En ese mo­men­to de­be­mos pro­du­cir un mo­vi­mien­to rá­pi­do y con de­ci­sión pa­ra po­der per­fo­rar la par­te ósea de la bo­ca del do­ra­do.

Si con­se­gui­mos bo­gas chi­cas, tam­bién po­de­mos uti­li­zar­las co­mo car­na­da. Con­si­de­re­mos lle­var un equi­po de “back up” más pe­sa­do, una lí­nea ar­ma­da con lí­de­res de 60 li­bras de re­sis­ten­cia y dos an­zue­los en tán­dem en­car­na­dos des­de la co­la y de­ba­jo de la ale­ta dor­sal, en­fren­ta­dos.

Los equi­pos

Pa­ra ob­te­ner car­na­da vi­va, ca­ña de 12 lb y re­el fron­tal del ti­po 2500. Mo­no­fi­la­men­to o mul­ti­fi­la­men­to li­viano. Pa­ra do­ra­dos y do­ra­di­llos, ca­ña de 10-17 lb, 1,90 m de lar­go, pre­fe­ri­ble­men­te en­te­ri­za, ac­ción fast o ex­tra fast. El lar­go de la va­ra tie­ne un mo­ti­vo pun­tual. El do­ra­do re­quie­re una cla­va­da fir­me, y des­de el ka­yak (al es­tar en una po­si­ción a ras del agua) de­be­mos dar­le un ar­co apro­pia­do a la ca­ña pa­ra efec­ti­vi­zar el mo­vi­mien­to, si no co­rre­mos ries­go de­rom­per­la.En el ca­so de que bus­que­mos un tro­feo (nun­ca se pier­de el op­ti­mis­mo), ca­ña de 30 lb de re­sis­ten­cia, 2,10 a 2,40 m de lar­go, en­te­ri­za, mul­ti­fi­la­men­to 50 lb y re­el ro­ta­ti­vo o de ba­jo per­fil de bue­na ca­pa­ci­dad y trac­ción.

Man­du­vas

Pa­ra man­du­vas re­sul­tó ex­ce­len­te el ba­gre ama­ri­llo. Es un pez muy pe­lea­dor, to­ma la car­na­da de ma­ne­ra vio­len­ta y si te­ne­mos

suer­te da uno o dos sal­tos al sen­tir­se cla­va­do por el an­zue­lo. Lue­go la lu­cha es más de pro­fun­di­dad que la del do­ra­do y no tan vio­len­ta, pe­ro es muy de­por­ti­vo y muy agra­da­ble de ver. Po­de­mos en­con­trar por­tes gran­des, no se con­fíe. Los me­jo­res re­sul­ta­dos los tu­vi­mos con bo­yas.

Con con­di­cio­nes ad­ver­sas

En los días de mu­cho vien­to y olea­je que im­po­si­bi­li­tan o al me­nos com­pli­can las sa­li­das en ka­yak, op­ta­mos por acer­car­nos al sec­tor de ma­ri­nas de nues­tro club, po­si­cio­na­do so­bre el Ca­nal Sa­ran­dí, que desem­bo­ca en el Río de la Pla­ta y río Lu­ján. Allí mis­mo, a pe­sar de la con­ta­mi­na­ción por com­bus­ti­bles y des­per­di­cios, he­mos te­ni­do pi­ques muy in­tere­san­tes y des­cu­bri­mos, ca­si ac­ci­den­tal­men­te, un point que pue­de ser muy ren­di­dor.

Oja­lá es­tos ejem­pla­res de las fotos pue­dan so­bre­vi­vir y con­ver­tir­se en do­ra­dos de 4 o 5 kilos la pró­xi­ma tem­po­ra­da. Le pe­di­mos en­ca­re­ci­da­men­te que si los pes­ca, los re­tor­ne al agua en la me­jor con­di­ción po­si­ble, ya que en la zo­na nos ase­gu­ra­re­mos dis­fru­te por mu­cho tiem­po más. Has­ta la pró­xi­ma y bue­na pes­ca.

Do­ra­dos por do­quier. Una cap­tu­ra de muy buen por­te y otro ejem­plar sal­tan­do cer­ca del ka­yak. La tem­po­ra­da en el Río de la Pla­ta re­sul­tó ex­ce­len­te en los pri­me­ros días de abril.

Ri­car­do y un be­bé de man­du­va pescado con bo­ya y ba­gre ama­ri­llo. Y el aca­rreo de los bo­tes por la ex­ce­len­te ba­ja­da de hor­mi­gón del Club Tri­bu­na­les de San Isi­dro. Se sa­le con sol y buen cli­ma y se vuel­ve co­mo po­da­mos. El día re­sul­tó muy nu­bla­do y ventoso du­ran­te la tar­de.

Arri­ba: río agi­ta­do en una de las sa­li­das. Der.: Ricky en las ma­ri­nas del club con un ju­ve­nil que den­tro de seis me­ses va a pe­sar al­re­de­dor de 4 o 5 kilos.

El siem­pre di­ver­ti­do ba­gre ama­ri­llo. Los más nu­me­ro­sos en to­das las zo­nas re­le­va­das y muy fá­ci­les de pes­car. Só­lo bas­ta una ca­ña li­via­na, lí­nea de dos an­zue­los y va­rias lom­bri­ces.

Arri­ba: Ricky con un man­du­va de buen ta­ma­ño. Lo pes­có a 10 me­tros de la cos­ta, fon­dea­do so­bre el ve­ril. Arri­ba izq.: man­du­va que re­sul­tó el me­jor de la jor­na­da. Un pi­que muy di­ver­ti­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.