Va­ria­da pa­ra to­dos los gus­tos

La lo­ca­li­dad en­tre­rria­na de La Paz si­gue dan­do bue­na pes­ca tan­to con se­ñue­los co­mo con car­na­da. Do­ra­dos, ca­cho­rros de su­ru­bí, ta­ra­ri­ras, cha­fa­lo­tes y más.

Weekend - - PESCA - Tex­tos y fotos: JU­LIO PO­LLE­RO

Así co­men­zó es­te re­le­va­mien­to en la ciu­dad en­tre­rria­na de La Paz: “Ju­lio, el río es­tá cho­co­la­te, no va­mos a pes­car na­da, a qué vas a ve­nir? Pe­ro con­fian­do en los co­no­ci­mien­tos del guía ar­ma­mos nues­tro iti­ne­ra­rio de via­je y, ob­via­men­te con nues­tra ex­pec­ta­ti­va in­tac­ta en re­la­ción a la pes­ca y a pa­sar bue­nos mo­men­tos, con­for­ma­mos un lin­do gru­po y pu­si­mos fe­cha de via­je.

En los úl­ti­mos días el río Pa­ra­ná ve­nía muy su­cio, con se­di­men­to en su­per­fi­cie y los pes­que­ros tra­di­cio­na­les no te­nían la fuer­za acos­tum­bra­da, por lo que la mer­ma de pi­que era la cons­tan­te en to­dos los lu­ga­res en los que pe­día­mos in­for­ma­ción. Igual­men­te es un río lleno de vi­da y que siem­pre pue­de sor­pren­der­nos. Eso, su­ma­do a la im­pa­cien­cia y los ca­pri­chos de los pes­ca­do­res, da­ba un cock­tail con gus­to a desafío que era muy di­fí­cil de per­der.

Lis­tos pa­ra via­jar

Nos co­mu­ni­ca­mos nue­va­men­te con A ní­bal Bal­her, guía y ami­go que ope­ra en to­do el del­ta pa­ce­ño, y le pro­pu­si­mos in­me­dia­ta­men­te sa­lir a bus­car dis­tin­tas es­pe­cies so­bre los ríos ma­dre y el del­ta de la is­la Cu­ru­zú Cha­lí. In­me­dia­ta­men­te acep­tó el desafío y se su­mó a nues­tras ga­nas de pro­bar a la na­tu­ra­le­za.

La Paz es un tra­di­cio­nal pes­que­ro a ori­llas del río Pa­ra­ná que cuen­ta con un gran par­que náu­ti­co pa­ra pa­seos y pes­ca de­por­ti­va. Tam­bién tie­ne un her­mo­so sec­tor de ter­mas y gran mo­vi­da noc­tur­na con ba­res y cen­tro co­mer­cial muy atrac­ti­vo pa­ra to­dos los que la vi­si­tan. Co­mo en la gran ma­yo­ría de los pue­blos del in­te­rior, la gen­te es muy hos­pi­ta­la­ria y siem­pre es­tá en­ci­ma de los tu­ris­tas pa­ra ayu­dar y com­par­tir bue­nos mo­men­tos.

La is­la Cu­ru­zú Cha­lí ca­si el cen­tro neu­rál­gi­co de los pes­que­ros de la zo­na, un her­mo­so lu­gar don­de po­de­mos en­con­trar di­fe­ren­tes

ti­pos de ria­chos, la­gu­nas, ba­rran­cas y ser­pen­tean­tes arro­yos que nos di­bu­jan in­nu­me­ra­bles can­ti­da­des de mi­ni pes­que­ros ca­pa­ces de dar­nos las ma­yo­res ale­grías de la pes­ca de­por­ti­va.

Son mu­chas las es­pe­cies que po­de­mos pes­car en es­ta zo­na: do­ra­dos, su­ru­bíes, to­do ti­po de ba­gres, pa­lo­me­tas, bo­gas y cha­fa­lo­tes, en­tre otras. Y to­das tie­nen su par­ti­cu­lar en­can­to y di­fe­ren­tes ma­ne­ras de ser pes­ca­das. Nues­tra idea era po­der pes­car tan­to con ar­ti­fi­cia­les co­mo con car­na­da na­tu­ral. Se­gún las co­sas que nos con­ta­ban nues­tros in­for­mes, su­po­nía­mos que los se­ñue­los no iban a fun­cio­nar, pe­ro eran so­lo su­po­si­cio­nes, por­que aún fal­ta­ba lle­gar.

To­ma­mos un mi­cro de lí­nea en el que via­ja­mos có­mo­da­men­te du­ran­te la no­che y a pri­me­ra ho­ra es- tá­ba­mos arri­ban­do a la ter­mi­nal­de La Paz, don­de nos es­pe­ra­ba Ani­bal pa­ra alo­jar­nos en el com­ple­jo Las Pal­me­ras, lu­gar muy có­mo­do y pin­to­res­co con ca­ba­ñas al­pi­nas.

Mien­tras desa­yu­ná­ba­mos, algunos in­te­gran­tes ya ar­ma­ban los equi­pos y se­pa­ra­ban los se­ñue­los en dis­tin­tas ca­jas pa­ra te­ner or­den en el mo­men­to de bus­car­los pa­ra su uso.

Los equi­pos

Apa­re­cie­ron los pri­me­ros ra­yos de sol y rá­pi­da­men­te nos fuí­mos pa­ra el puer­to, lu­gar don­de Da­ni y Car­li­tos, otros de los guías que nos acom­pa­ña­rían, ya nos es­pe­ra­ban con la em­bar­ca­ción lis­ta pa­ra co­men­zar nues­tro día de pes­ca. Pa­ra la pes­ca con ar­ti­fi­cia­les lle­va­mos ca­ñas de bait­cas­ting y de spin­ning en­tre 1,70 y 2,10 m con una po­ten­cia má­xi­ma de 20 li­bras (1 li­bra = 0,4535 ki­lo) y re­eles fron­ta­les de ba­jo per­fil car­ga­dos con hi­lo mul­ti­fi­la­men­to de 40 lb.

En cam­bio, pa­ra pes­car con car­na­da na­tu­ral lle­va­mos ca­ñas de

has­ta 2,40 m con ac­ción de pun­ta y re­eles ro­ta­ti­vos con buen re­gis­tro de freno car­ga­dos con ny­lon 0,40 mm. Subimos nues­tros ar­se­nal a la em­bar­ca­ción y co­men­za­mos a na­ve­gar por aguas del río Es­pi­ni­llo en di­rec­ción nor­te bus­can­do los pri­me­ros pes­que­ros.

Di­fí­cil pri­me­ra jor­na­da

Sin­ce­ra­men­te, el agua es­ta­ba muy sucia y veía­mos con di­fi­cul­tad la po­si­bi­li­dad de te­ner un buen día de pes­ca, co­sa que los guías se en­car­ga­ron de ha­cer­nos ver lo con­tra­rio. Los pri­me­ros in­ten­tos iban a ser con car­na­da na­tu­ral y se­rían so­bre un ban­co de are­na en el me­dio del río.

Pu­si­mos mo­re­na de car­na­da en nues­tros an­zue­los 8/0 y algunos co­lo­ca­ron un plo­mi­to co­rre­di­zo de unos 20 g pa­ra ha­cer ba­jar un po­qui­to más la lí­nea; la for­ma de pes­car se­ría al ga­re­te. Fue­ron to­das las car­na­das al agua y sol­tan­do lí­nea fui­mos es­pe­ran­do los pi­ques, co­sa que no se dio lue­go de pa­sar dos ve­ces por el mis­mo lu­gar. Rau­da­men­te re­co­gi­mos nues­tros apa­re­jos y se­gui­mos su­bien­do el río bus­can­do otras op­cio­nes. Hi­ci­mos pa­ra­das pa­ra pes­car an­cla­dos so­bre las cos­tas ba­rran­co­sas, don­de tu­vi­mos algunos to­ques de do­ra­dos y su­ru­bíes chi­cos que no con­for­ma­ban, por lo que de­ci­di­mos ha­cer una pa­ra­da

en la is­la pa­ra al­mor­zar e in­ten­tar pes­car ta­ra­ri­ras en los ba­ña­dos, co­sa que su­ce­dió con sin­gu­lar éxi­to ob­te­nien­do unas cuan­tas ta­ru­chas de por­tes va­ria­dos, to­das con ar­ti­fi­cia­les de su­per­fi­cie.

A con­ti­nua­ción, aco­mo­da­mos to­do y sa­li­mos río aba­jo pa­ra in­ten­tar la pes­ca con se­ñue­los, sa­bien­do que no eran las me­jo­res con­di­cio­nes. Gol­pea­mos al­gu­nas cos­tas ba­jas y otros lu­ga­res con pa­los se­mi su­mer­gi­dos don­de pu­di­mos dar con do­ra­dos me­dia­nos y al­guno que su­peró los 65 cm de lar­go. Po­de­mos re­don­dear co­mo sa­ti­fac­to­rio nues­tro pri­mer día de pes­ca pe­ro ya que­ría­mos sa­lir a pro­bar otras op­cio­nes. La se­gun­da jor­na­da nos fui­mos de­re­chi­to por el río Pa­ra­ná a pro­bar to­das sus co­rre­de­ras, pe­ro igual­men­te in­ten­ta­ría­mos con car­na­das na­tu­ra­les y ar­ti­fi­cia­les.

In­ten­tos a pin­dá

Los guías nos mos­tra­ban algunos cor­tes in­tere­san­tes don­de veían co­mo ideal pa­sar­les a pin­dá, uti­li­zan­do gran­des mo­re­nas co­mo car­na­da, y la ver­dad no erra­ron. Hi­ci­mos un par de ba­ja­das y pren­di­mos algunos ca­cho­rri­tos de su­ru­bí con la lin­da ex­pe­rien­cia de dar con las es­pe­cies pin­ta­dos y ra­ya­dos, y mez­cla­dos sa­lie­ron va­rios do­ra­di­tos y algunos pa­tíes. La tri­pu­la­ción pe­día a gri­tos rea­li­zar la pes­ca con se­ñue­los, por lo cual su­ge­ri­mos a los guías ir a lu­ga­res don­de tu­vié­ra­mos la po­si­bi­li­dad con­cre­ta de ob­te­ner al­gu­nas cap­tu­ras. Lle­ga­mos a un sec­tor don­de so­bre­sa­lían pun­tas de is­las, bo­cas de arro­yos y co­rre­de­ras con pa­los que tem­bla­ban por la co­rren­ta­da: un si­tio de ma­nual don­de to­dos qui­sié­ra­mos es­tar. Y la di­ver­sión no tar­dó en lle­gar.

Ma­ne­ja­dos co­rrec­ta­men­te y uti­li­zan­do la po­ten­cia del mo­tor eléc­tri­co de proa, pu­di­mos re­co­rrer los me­jo­res lu­ga­res lan­zan­do de­ce­nas de ti­ros y pes­can­do va­rias es­pe­cies ca­za­do­ras que nos lle­na­ron de ale­gría. Vol­vi­mos a ha­cer un al­to pa­ra al­mor­zar, mien­tras los chi­cos si­guie­ron con las ta­ru­chas en los des­bor­des y ba­ña­dos, al tiem­po que los más vie­ji­tos nos que­da­mos jun­to a la me­sa con­tan­do anéc­do­tas y pen­san­do en la pes­ca de la tar­de ya de re­gre­so al puer­to.

To­do si­guió igual, con al­gu­nas cap­tu­ras me­no­res y otros tan­tos ye­rros. Pa­ra ter­mi­nar nues­tro re­la­to po­de­mos de­cir que no de­be­mos de­jar­nos lle­var por apa­rien­cias, el Pa­ra­ná es­tá lleno de vi­da y no im­por­ta el co­lor del agua ni los co­men­ta­rios, sino que de­be­mos in­ten­tar­lo y pro­po­ner­nos pa­sar­la de la me­jor ma­ne­ra pes­can­do jun­to a nues­tros ami­gos.

Vi­si­te­mos La Paz, uno de los pes­que­ros tra­di­cio­na­les don­de “fra­ca­so” no es­tá en­tre sus palabras fa­vo­ri­tas.

Ba­jan­do al ga­re­te por el arro­yo Gra­na­di­llo. In­ten­ta­do dar con los su­ru­bíes, tam­bién pi­ca­ron algunos pequeños do­ra­dos.

Do­ble­te de bue­nos do­ra­dos pes­ca­dos con se­ñue­los de me­dia agua. Tam­biín pi­ca­ron con car­na­da, pe­ro las pa­lo­me­tas ga­na­ban la con­tien­da.

A la es­pe­ra en uno de los tan­tos arro­yos in­ter­nos. Her­mo­so su­ru­bí ati­gra­do pescado con car­na­da.

Cha­fa­lo­te con ar­ti­fi­cial y pa­tí “bu­rro” cap­tu­ra­dos con car­na­da. Hu­bo muy bue­na pes­ca va­ria­da.

De izq. a der.: es­pec­ta­cu­lar sal­to de un her­mo­so do­ra­do que to­mó mo­re­na de car­na­da. Uno de los bue­nos, de ca­si 5 kilos. Aba­jo: su­ru­bí ati­gra­do con Go­zio Sha­dow en la bo­ca.

En des­bor­des y la­gu­nas in­ter­nas hu­bo mu­cha ac­ti­vi­dad de ta­ru­chas a flo­te, pu­ra di­ver­sión.

Pes­ca y de­vo­lu­ción de su­ru­bíes en arro­yos in­ter­nos. To­dos con car­na­da na­tu­ral y pes­can­do le­jos de la em­bar­ca­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.