Una be­lla ca­ja de sor­pre­sas

El pue­blo ca­ta­mar­que­ño y sus al­re­de­do­res nos re­ga­lan his­to­ria, ac­ti­vi­da­des y una na­tu­ra­le­za que atra­pa.

Weekend - - TURISMO - Tex­tos: NOELIA FRA­GUE­LA.

Si es­tu­vo en Ca­ta­mar­ca al­gu­na vez, es se­gu­ro que ha de vol­ver por­que Pa­cha­ma­ma es imán que se pren­de a l a l ma…”, así sue­nan las co­plas del Po­lo Giménez cuan­do lle­ga la ho­ra de de­jar Fiam­ba­lá. Si bien es só­lo uno de los pequeños pue­blos que es­con­de la re­le­ga­da pro­vin­cia nor­te­ña, es mues­tra su­fi­cien­te pa­ra en­ten­der que Ca­ta­mar­ca es una ca­ja de Pan­do­ra que nun­ca se ter­mi­na de abrir.

Con po­co más de 6.000 ha­bi­tan­tes, Fiam­ba­lá es la se­gun­da ciu­dad más im­por­tan­te del de­par­ta­men­to de Ti­no­gas­ta y la úl­ti­ma que al­ber­ga la RN 60 an­tes de aden­trar­se ca­mino a Chi­le. Sig­ni­fi­ca “Pue­blo del vien­to” en dia­lec­to ca­cán y ha­ce fuer­te ho­nor a su nom­bre. Las tem­pe­ra­tu­ras en ve­rano al­can­zan los 44 ºC y en in­vierno ba­jan a los -4,2, mien­tras que la am­pli­tud tér­mi­ca pue­de lle­gar a los 19 gra­dos. El cli­ma es se­co y de­sér­ti­co y al atar­de­cer los vien­tos desatan mo­les­tos re­mo­li­nos de are­na.

Sin em­bar­go, es­te lu­gar de­te­ni­do en el tiem­po es­con­de ma­ra­vi­llas im­pen­sa­das co­mo ter­mas cu­ra­ti­vas, du­nas má-

gi­cas, la­gu­nas mul­ti­co­lo­res, ce­rros y que­bra­das con pie­dras se­mi­pre­cio­sas, mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos, re­li­quias ar­queo­ló­gi­cas, los vol­ca­nes más al­tos del mun­do y mu­cho vino del bueno.

Gas­tro­no­mía

La prin­ci­pal ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca es la vi­ti­vi­ni­cul­tu­ra, aun­que no exis­te una ex­plo­ta­ción co­mer­cial a gran es­ca­la. Las ca­lles y ru­tas es­tán inun­da­das de v iñe­dos, olivares y no­ga­les que mu­chas ve­ces pierden sus co­se­chas

en el sue­lo ári­do sin que na­die se mo­les­te en le­van­tar­las.

El cli­ma ha­ce que la cáscara de la vid sea más grue­sa y con­cen­tre mu­cho azú­car lo­gran­do vi­nos in­ten­sos, con más cuer­po y gra­dua­ción a lcohó­li­ca. Las úni­cas dos bo­de­gas im­por­tan­tes son Don Die­go, de ca­pi­ta­les ita­lia­nos, y Ti­zac, de Carlos Ari­zu, uno de los due­ños ori­gi­na­les de la fa­mo­sa bo­de­ga men­do­ci­na. La ma­yor par­te de su pro­duc­ción se ex­por­ta o que­da en las prov i ncias ale­da­ñas.

La ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca es aco­ta­da pe­ro ex­qui­si­ta. El fuer­te son las em­pa­na­das, los gui­sos po­ten­tes, el lo­cro, la hu­mi­ta al pla­to, la s t or ti l l a s r el le - nas y mu­cha car­ne, to­do acom­pa­ña­do de f ia mbres, pa n ca­se­ro y enor­mes acei­tu­nas. A la ho­ra del pos­tre abun­dan los dul­ces ar­te­sa­na­les de ca­yo­te, hi­go y za­pa­llo, las nue­ces con­fi­ta­das y los al- fa­jo­res de tu­rrón de miel, dul­ce de le­che y dul­ce de uva.

Ter­mas cu­ra­ti­vas

A só­lo 14 km de la ciu­dad y em­pla­za­das en me­dio de ce­rros mul­ti­co­lo­res, emer­gen las fa­mo­sas Ter­mas de Fiam­ba­lá con sus 18 pi­le­to­nes ubi­ca­dos en for­ma de cas­ca­da de ma­ne­ra as­cen­den­te, que van de los 28 a los 51 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra. El com­ple­jo cuen­ta con un cam­ping, ha­bi­ta­cio­nes y ca­ba­ñas to­tal­men­te equi­pa­das pa­ra 4 per­so­nas ($ 1.000 por día la ca­ba­ña). Ade­más, tie­ne un co­me­dor, kios­co, ves­tua­rios, me­sas y pa­rri­llas que se pue­den usar con la en­tra­da, que es de $ 100 pa­ra ar­gen­ti­nos y $ 150 pa­ra ex­tran­je­ros.

Exis­ten otras ter­mas más ca­lien­tes y me­nos co­no­ci­das, aún vír­ge­nes de to­da ex­plo­ta­ción co­mer­cial. Un ver­da­de­ro pa­raí­so es­con­di­do en la ciu­dad de Las Pa­pas, un pue­bli­to al nor­te de Fiam­ba­lá que no lle­ga a los 100

ha­bi­tan­tes y se re­sis­te al ol­vi­do a pe­sar del mal es­ta­do del úni­co ca­mino que exis­te pa­ra lle­gar.

Es un cir­cui­to de 55 km que ates­ti­gua el pa­so del co­lo­nia­lis­mo por es­ta ale­ja­da zo­na del país. Reúne pequeños pue­bli­tos, es­tan­cias, ca­pi­llas e igle­sias cu­yas cons­truc­cio­nes com­bi­nan la ma­de­ra y el ado­be (mez­cla de pa­ja, ba­rro y es­tiér­col), el ma­te­rial más uti­li­za­do en to­da la ciu­dad. El re­co­rri­do co­mien­za en Ca­sa Gran­de, a dos cua­dras de la pla­za prin­ci­pal de Ti­no­gas­ta, y ter­mi­na en la Igle­sia de San Pe­dro, una cons­truc­ción ori­gi­nal de 1770 de­cla­ra­da Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Na­cio­nal en 1941. Sus pa­re­des de 90 cm de an­cho, las ma­de­ras tra­ba­ja­das a mano y las pin­tu­ras ori­gi­na­les cuz­que­ñas del Al­to Pe­rú le otor­gan al lu­gar un pre­cio in­va­lua­ble, aun­que lo que más apre­cia el fiam­ba­le­ño es el sím­bo­lo re­li­gio­so que re­pre­sen­ta su pa­trono de la fe y el tu­ris­mo.

Es un pue­blo muy cre­yen­te. En el me­dio del de­sier­to re­sur­gen di­mi­nu­tos al­ta­res que rinden tri­bu­to a la Vir­gen del Va­lle con ofren­das de to­do ti­po. Tam­bién abun­dan los pequeños ce­men­te­rios a la ve­ra de los ca­mi­nos. Y en Se­ma­na San­ta se ha­ce el vía cru­cis con cru­ci­fi­xio­nes reales.

Mu­seo del Hom­bre y Seis­mi­les

El mu­seo se fun­dó en 1997, un año des­pués del ha­llaz­go de

dos mo­mias de me­dio si­glo de an­ti­güe­dad que se en­cuen­tran en per­fec­to es­ta­do. Tam­bién hay ex­po­si­ción de ce­rá­mi­cas, mi­ne­ra­les y es­ta­tui­llas an­ti­quí­si­mas que fue­ron do­na­das por la gen­te del pue­blo. Ca­ta­mar­ca es la pro­vin­cia con más si­tios ar­queo­ló­gi­cos del país.

La mues­tra de los Seis­mi­les es­tá de­di­ca­da a un gru­po de 14 vol­ca­nes inac­ti­vos que su­pe­ran los 6.000 me­tros de al­tu­ra y se ubi­can al nor­te de la ciu­dad, ca­mino al Pa­so de San Fran­cis- co, el lí­mi­te de Ca­ta­mar­ca con Chi­le, a 4.728 me­tros so­bre el ni­vel del mar.

Los ce­rros más co­di­cia­dos por los an­di­nis­tas son el Pis­sis (6.678 m, el ter­ce­ro más al­to de Amé­ri­ca) y Los Ojos del Sa­la­do (6.900 m, el se­gun­do más al­to). En­tre f ines de nov iem­bre y prin­ci­pios de abril lle­ga gen­te de to­do el país, Sui­za, España, Bra­sil y Fran­cia pa­ra rea­li­zar la ha­za­ña. La ma­yo­ría son es­ca­la­do­res ex­pe­ri­men­ta­dos que pre­fie­ren su­bir sin guías.

Pe­ro el pa­seo de los Seis­mi­les guar­da otros atrac­ti­vos más ac­ce­si­bles co­mo El Bal­cón de Pis­sis, que ofre­ce una de las vis­tas más im­po­nen­tes de la Cor­di­lle­ra de los An­des, y los la­gos de co­lo­res que lo ro­dean: rosa, tur­que­sa, ne­gro y blan­co, se­gún los mi­ne­ra­les del sue­lo. Ade­más es­tán los sa­la­res, las ver­tien­tes de agua, el avis­ta­je de aves y la laguna de Cor­ta­de­ras, don­de se pes­can bue­nas tru­chas, per­cas y pe­je­rre­yes.

Tu­ris­mo aven­tu­ra

Uno de los mo­ti­vos que hi­zo co­no­ci­da aFiam ba­lá fue el pa­so del Rally Da­kar en 2009, 2010, 2011, 2012 y 2016. Al nor­te de la ciu­dad, las Du­nas de Ta­tón (a 40 km), en Me­da­ni­tos, y la Du­na Má­gi­ca de Sau­jil (a 15 km) son el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra la prác­ti­ca del sand­board, los pa­seos en cua­tri­ci­clo y los re­co­rri­dos en 4x4.

A fi­nes de ma­yo y por cua­tro días, las Du­nas se­rán es­ce­na­rio de la quin­ta edi­ción del “Fiam­ba­lá De­sert Trail”, con ca­rre­ras de 15, 30, 50, 80 y 170 km. Los que pre­fie­ren el­trek­king pue­den vi­si­tar­la Que­bra­da del In­dio y ha­cer un pa­seo en­tre ro­cas ar­ci­llo­sas y pie­dras de co­lo­res, don­de se abren in­fi­ni­tos pa­sa­di­zos es­con­di­dos a me­nos de 20 km de la ciu­dad, ca­mino ha­cia el Pa­so de San Francisco.

El re­co­rri­do es­tu­vo or­ga­ni­za­do des­de la Se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo de Ca­ta­mar­ca (Mar­ce­lo So­sa) jun­to a la Sub­se­cre­ta­ría de Tu­ris­mo, Cultura y De­por­te de Fiam­ba­lá (Luis Reales). Pa­ra las ex­cur­sio­nes en 4x4 a las du­nas, el con­duc­tor fue Cé­sar Gon­zá­lez (ce­sar­gon­za­lez492016@gmail.com; Cel.: 03837-15691356).

Fotos: EN­RI­QUE ABBATE

To­das las cons­truc­cio­nes son muy an­ti­guas y es­tán he­chas de pa­ji­lla y ado­be.

En la Que­bra­da del In­dio se pue­de ha­cer trek­king sin con­tra­tar una ex­cur­sión, pe­ro con­vie­ne re­co­rrer los re­co­ve­cos de día y nun­ca con llu­via por pe­li­gro de des­pren­di­mien­tos

Con 18 pi­le­to­nes de en­tre 28 y 51 °C de tem­pe­ra­tu­ra, las Ter­mas de Fiam­ba­lá son uno de los prin­ci­pa­les atrac­ti­vos tu­rís­ti­cos.

El sy­rah es la ce­pa más tra­ba­ja­da en la re­gión.

Ar­qui­tec­tu­ra y gas­tro­no­mía, na­tu­ra­le­za y fau­na, de­sier­to y aven­tu­ra. Fiam­ba­lá es un lu­gar po­co ex­plo­ta­do y con mu­cho pa­ra dar. La Du­na Má­gi­ca, ubi­ca­da en la lo­ca­li­dad de Sau­jil, mi­de 70 me­tros de al­to y es la más co­di­cia­da pa­ra los aman­tes del sand­board.

La ciu­dad tie­ne 870 pla­zas y se con­si­gue alo­ja­mien­to des­de $ 150 la no­che por per­so­na en ca­sa de fa­mi­lia, has­ta $ 1.000 la ha­bi­ta­ción do­ble. En pre­cio y ca­li­dad se des­ta­can La Sa­la y La Ca­so­na del Pino.

Las tor­ti­llas re­lle­nas de Félix, un clá­si­co de la pla­za prin­ci­pal de Fiam­ba­lá. Los co­mer­cios son muy po­cos y só­lo hay un su­per­mer­ca­do en to­da la ciu­dad. Tam­po­co hay ca­sas de cam­bio pa­ra los ex­tran­je­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.